Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
23 juillet 2007 1 23 /07 /juillet /2007 08:07
            (Dos son las razones para cambiarle el nombre a tan famoso personaje, la primera, creo, tiene que ver con la manía de traducir lo traducible, para ver cómo queda. La segunda, es simplemente evitar visitas casuales de demasiadas personas. Prefiero ver cómo crece la bitácora de manera natural.)
 

estebanrey002.jpg            Recuerdo que un amigo de mi padre estaba muy emocionado con una película, al punto de querer que la veamos nosotros, mi padre, mi hermano y yo, se suponía que era un filme para niños y de niños. A nosotros nos gustaban las películas, por lo que no objetamos, eran los años ‘80s y un país atrasado recién ingresaba en la tecnología del video club, los había, pero las películas todavía tardaban en llegar y la calidad de los videos no siempre era la deseada. En este caso había una buena copia, pero estaba en inglés, mi hermano y yo todavía no manejábamos la lengua por lo que alguien tendría que hacer de traductor. No es ningún secreto que a mi padre siempre le gustó contar historias, por lo que fungió de traductor durante la función, y estoy seguro que no le desagradó el trabajo. La película era buena, sencilla e interesante, te llegaban a interesar los personajes, hacían tonterías de chiquillos y, sin embargo, la historia era mucho más seria de lo que uno esperaba. Además, tenía una agradable canción de fondo, iba más o menos así: and when the night’s come (y cuando la noche haya llegado) will you stand by me, will you stand by me (¿podré contar contigo?, ¿podré contar contigo?). Sin comprender lo que decía la letra, me agradaba la tonada. Era uno de esos detalles que pintaban la torta, buena masa, buena crema y bien decorada. La película era “Cuenta conmigo” (Stand by me), no sé si en ese tiempo tenía la noción de que el cuento en el que se basaba la peli’ lo había escrito uno de los autores más vendidos y adaptados de la historia, nadie menos que Esteban Rey.
 

            Breve semblanza biográfica: Nació en una familia con pocos recursos, allá por los años 50’s. No tuvo una infancia muy feliz, pero tampoco sufrió mayores tragedias, aparte de la muerte de uno de sus amigos, arrollado por un tren, accidente que Esteban tuvo la mala fortuna de atestiguar. Hablando de su propia adolescencia, él la recuerda con preocupación, como un período incómodo, aunque afloran algunos buenos momentos. Comenzó a trabajar, como típico joven estadounidense, en pequeñas cosas, trabajos eventuales, de todo un poco, ahorraba estebanrey003.jpgdinero, y así se pagaría sus estudios universitarios. Estudiaría y se graduaría como profesor de inglés, o sea: literatura e idioma. También, desde muy temprano, Rey comenzó a escribir cuentos, su estilo y mundo lo llevaban a un género en particular, las historias de terror. Los cuentos no pagaban muy bien, tampoco su posición como profesor, después de salir de la universidad, la joven pareja de Esteban y Tabitha (primera vez que veo este nombre), no vivía en el lujo. Sería como consuelo, por debilidad o por algo, Esteban comenzó a beber, y no me refiero a agua.

 

Las novelas dan más dinero, eso lo sabe todo el mundo que escribe, ha escrito o pretende escribir, pero también implican más trabajo, muchísimo más trabajo. Para Esteban debió ser duro hacer malabares entre su tiempo de trabajo, sus cuentos, y sus múltiples adicciones (ah, sí, después del trago vino la hierba, después lo otro… al principio cosas baratas), además, sacando el manuscrito incompleto de la basura, Tabitha le había sugerido que debía terminar su novela: Carrie. Ésta se trataba de una muchacha con poderes telekinéticos que no era capaz de controlar.

 

            Rey no tuvo mucho problema para vender la novela, no le dieron un cheque muy gordo, no importaba, había terminado el trabajo, y las novelas siempre pagaban mejor que los cuentos, son, desde un punto de vista mercantilista y por palabra, más grandes. Luego podrían venir más y mejores, pero Esteban ni siquiera tuvo que hacer el esfuerzo, las ventas de ‘Carrie’ llegaron al techo, su próximo cheque, por el mismo libro en edición popular, ya le permitió comprarse una nueva casa, auto y renunciar a su trabajo en el colegio, a partir de ese momento, allá por el año 1973-74, Esteban Rey había llegado a las grandes ligas de la literatura comercial y pensaba quedarse ahí. Hoy por hoy, la filmografía de Esteban Rey es tan grande que hablar de ella exigiría su propio libro, y de seguro que también éste sería un gran éxito comercial. Yo, al asunto, sólo pienso echarle un vistazo.

 

            Mencioné “Cuenta conmigo” porque mi introducción a este autor fue ésa, fílmica, no literaria. Creo que no debe existir una persona sobre la faz del planeta, que sepa leer y escribir y que pueda consumir películas occidentales, que no conozca a Esteban Rey o a su obra, eso es un logro sorprendente, ya que, como novelista, esto quiere decir que su aporte a la imaginación global es uno de los mayores del Siglo XX, y sigue dando pelea en el XXI.

 

Veamos un poco, y veamos algunas. “Carrie”, la obligada adaptación cinematográfica de la obra fue estebanrey005.jpgdirigida por un talentoso Brian De Palma, era una de sus primeras películas, y fue un gran éxito. Creo que yo nunca la vi completa (tal vez les podría interesar mi artículo Redescubriendo el miedo, sobre lo que veía y no), sólo pude verla mucho después. De niño, la imagen de la joven, rodeada de sangre y con ojos enloquecidos, me asustaba demasiado. ¿Relacionaba el mundo de “Cuenta conmigo” con el autor de “Carrie”? Pues no, no creo. Me parece que la primera vez que el nombre de Esteban Rey se imprimió en mi cabeza fue cuando vi “El resplandor”, un filme de Stanley Kubrick, aquí se priorizaba al director, yo no vi el filme como una adaptación de una novela de terror, la vi como una obra del director (a quien considero un genio, con su lado de cretino. Que nunca falta, claro). “El resplandor”, a un muchacho impresionable como yo, me impacto hasta la médula, y sólo mi madurez relativa, más el hecho de que la vi por la tarde, de día, impidió que mi ciclo de pesadillas retornara gracias a este trabajito. Ahí ya podemos mencionar un elemento en común con “Carrie”, lo sobrenatural.

 

Ya todo un adulto, años 90’s, hubo una película de Esteban Rey que causó un gran revuelo. El autor se estebanrey007.jpgdesligó del proyecto, tuvo que demandarles para que retiraran su nombre de la producción, probablemente consideraba a su cuento mucho mejor, debo reconocer que, a pesar de todo, esa película a mí me gusta, me refiero a “El cortador de césped”, traduciendo literalmente su título en inglés. La exploración del tema de realidad virtual, el problema in crescendo y la resolución final del conflicto, me gustan. Una vez más tenemos el asunto de la telekinesis, uno de los favoritos del autor. Para entonces, como todo el mundo, ya conocía muy bien el nombre de este escritor, ya era una referencia. No daré más detalles sobre este filme, si les apetece diversión ligera y entretenida, creo que podrán disfrutarla. Su título original es “The lawnmower man”.

 

Por estos años también un amigo me comentó que una serie que había visto era muy recomendable, tenía un nombre muy extraño: “Los langoleros”, langoliers, es la palabra inglesa utilizada, y se refiere a esos espíritus tan frecuentes en las viejas tradiciones animistas, o supersticiones populares. Era una mini serie de televisión que aquí llegó a los videoclubes primero. La parte inicial, en la que los personajes son introducidos al nuevo mundo, está muy bien lograda. Sucede que un grupo de personas se duermen en un avión, despiertan en una nave desierta donde sólo están unas cuantas personas, y no hay pilotos. Después de un pánico inicial, van tomando en cuenta que deben aterrizar y buscar ayuda, pero al aeropuerto que llegan, apenas, está estebanrey008.jpgcompletamente desierto. Lo inexplicable permite las constantes especulaciones de los involucrados, es una serie muy hablada, pero la insólita situación le otorga un buen ambiente. Los personajes son algunos de los arquetipos favoritos de Esteban Rey: el hombre histérico, la niña con poderes mentales, el escritor; todo ellos frecuentemente utilizados por este autor. A partir de cierto punto, y en algo debido al torpe uso de los efectos especiales, la serie decae, pero la suficiente tensión acumulada permite ver la obra hasta el final. Creo que les entretendrá.

 

La próxima serie de Esteban Rey fue la patética “The Stand”, que podemos traducir como “La resistencia”, o “El aguante”. Los eternos arquetipos de Rey, en esta ocasión, fallan, y es interesante ver cómo le gusta tener numerosos personajes en sus obras. Hay otras producciones con su nombre que tampoco merecen ser mencionadas. ‘The tommyknockers’, serie de TV, ya no llamó mi atención. Vi pedazos. Pero “The Shawshank redemption” o “Sueños de libertad” con Tim Robbins y Morgan Freeman, sería una de las mejores películas del año, sino la mejor. Una amiga mencionó que, en comparación con el libro, la película era mediocre. Creo que fue la primera vez que escuché hablar de la obra escrita de Rey, obvio, todos sabían que existía, pero nadie la había estebanrey010.jpgleído. ¿Valdría la pena leer a un autor tan claramente comercial? Antes de avanzar, ¿es comercial algo malo? Sucede que se utiliza como sinónimo de algo muy popular, y, por lo general, lo muy popular obedece a reglas muy básicas, por lo que automáticamente se convierte en algo malo. Rey era muy popular, ¿sería malo? No conozco a nadie que no le haya gustado “Shawshank”, es un buen guión. Siquiera la estructura central de la novela, tendría que ser igual de buena. Mmm, me dio algo de curiosidad leer a Rey, ¿por qué no?

 

Por estos años llegó una serie que yo no me preocuparía por ver, es más, debí mencionarla antes que a ‘Tommyknockers’, “IT”, debido a que este pronombre no tiene un equivalente muy preciso en español se suele usar ‘eso’, pero los distribuidores se decidieron a utilizar el título original. Un algo, “It”. La producción, en los avances, se veía bastante pobre, así que ni me preocupe por verla. Ya habría tiempo para encontrarme con ella, mucho después (ah, no la vean, no es buena, pero el comprarla y verla es la razón de este artículo, junto con la noveleta me provocó escribir sobre este autor).

 

wgl4.jpgComo absoluto fanático del juego ‘Colina Silenciosa’ (Silent Hill) pues todo lo que esté relacionado con el mismo llama mi atención. Tengo la película, original (lo que, con los precios y salarios del tercer mundo, equivaldría a pagar por la misma unos 200 US$ o más). En el juego, los nombres de las calles son todos de autores de libros de terror, ¿hay la calle King? Creo que no, no la recuerdo, pero está la calle Bachman, que resultó ser un seudónimo que él utilizo para algunos de sus libros (para que un mismo autor no publique más de un libro al año, creían que el mercado no lo aceptaría). Uno de estos años, con un ataque de sailentjilitis, cuando lo único que vale tiene que tener algo que ver con este juego, pues busqué en amazon, la librería de Internet, los libros que tuviesen algo que ver con el juego, los que fueron mencionados como inspiradores del mismo, resultó que el ‘cuento’ de Esteban Rey, tenía uno de los elementos clave en el juego, la niebla, título, precisamente, del ‘cuento’. Pero desconfío de las colecciones de cuentos, no todos son buenos, no todos pueden tener el mismo nivel. Las novelas se venden más, lo sabe todo el mundo. De King me pedí ‘It’, de Koontz un compendio de tres novelas, barato.

 

‘It’ es la historia de un grupo de niños, no muy populares, pero todos buena onda, que deben unirse y aliarse para pelear en contra del abusón del pueblo y un monstruo que devora infantes. También está el hecho de que los recuerdos de los adultos, de su infancia, están entremezclados narrativamente con lo que los adultos deben hacer cuando la amenaza regresa. La novela tiene 1093 páginas, en la edición popular de Signet, en la tapa hay una fracción del rostro de un payaso, y a mí me fascinan los payasos tenebrosos (que dentro de una narrativa personal me vienen persiguiendo desde hace mucho, escribí un guión con ellos, pronto lo pondré en línea).

 

estebanreyit2.jpgAdemás, a veces soy de aquellos que tiene la debilidad por el peso de un texto, o sea el número de páginas, también estaban las muchas recomendaciones al título por parte de los lectores. ¿Me perdonan si les digo que todavía no la he terminado? Oigan, ¡1093 páginas! Entonces, sacaré conclusiones parciales, la primera mitad, demuestra sensibilidad y un gran talento para trabajar con arquetipos. ¿Qué es un arquetipo? Rápido y básicamente, un personaje que posee características familiares: el guapo, el feo, el tonto, podrían ser caracterizaciones de arquetipos, pero estos pueden volverse más complejos: la mujer chismosa—atractiva o no—, el viejito que sabe mucho de cómo era el barrio, etc. Los de Rey están bien trabajados, tienen presencia, y la multitud de personas que debe construir para ‘It’ es sorprendente, Esteban trabaja con muchedumbres y es capaz de salir bien parado del intento.

 

Hay autores que gustan de trabajar con lo que mal llamamos élite, con los ricos o los famosos, con reyes, princesas, residuos de una narrativa de mecenazgo imperial que tuvo su merito y razón de ser. Chandler es uno de ellos, su buen detective, el incomparable Philip Marlowe, se pasea por los barrios ricos, sacando las basuritas de la ‘buena gente’ (Chandler es un magnífico escritor, su obra se recomienda a sí misma, y aprovecho para recomendarles hacer caso a la obra). Rey es lo opuesto, a él le gusta la gente común, trabaja con la clase media, y si puede, con la clase media baja. Los chicos de “Cuenta conmigo”, todos tienen algún problema en casa, ninguno tiene mucho, siquiera dos son pobres. Los pasajeros de “Los langoleros” son todos hombres promedio, incluyendo al empresario fracasado, no se trata de EL empresario, es uno más del montón. Esa pareciera ser la consigna de Rey, uno más, pero con algo especial. Su capacidad para darles algo de personalidad a los arquetipos con los que está trabajando: el líder, tartamudo; la chica bonita, pobre; el enfermizo, con la madre obsesiva, etcétera, es sorprendente. No creo que alguien podría hacer un trabajo mejor con un universo de voces tan vasto. También está su habilidad para relatar el mundo que rodea a los personajes, los pequeños detalles. Obviamente los saca de su memoria, los condimenta con imaginación. El pueblo se parece mucho a Bangor, Maine, donde él nació y todavía vive. De seguro que algunas creaciones se parecerán a sus amigos. Rey, de cualquier manera, sabe cómo imprimir en el papel ese mundo que conoció y deforma para sus historias.

 

estebanrey004.jpg            ‘It’ también tiene muchos detalles vulgares, debido a la naturaleza del mundo de Rey, de no estar ahí sería falsear su mundo. Los personajes no alcanzan a tener la complejidad de seres completos. No importa. La historia fluye, el único problema, es que a partir de cierto punto uno debe poner mucho de su parte para hacer creíble la amenaza de ‘It’, ese algo. Se lee fácil, tiene mucho mérito, es una agradable y llevadera narrativa infantil, de recuerdos de la infancia, de terror, etc. Las primeras 450 páginas son buenas en su mayoría. Es un trabajo que impresiona por el tamaño, por el detalle. Tiene muchos defectos, no es una gran obra, pero vale la pena. (Ya la termino, es que a veces salto en mis lecturas.) Y, justo, resulta que el otro día, al pasar por una librería, pues vi un título: ‘La niebla’, de Esteban Rey, y zas, me vi obligado a reservar el ejemplar. Era un buen precio. Lo compré, lo leí.

 

            ‘La niebla’ es más una noveleta que un cuento, me olvidé que lo decían en las recomendaciones a la selección de cuentos donde fue incluida: ‘Skeleton Crew’. Si me hubiesen dicho que era una novela y punto, pues yo la habría comprado, ésa era la obra que me había llamado a Rey, en primer lugar (yo soy de los que acepta obras vulgares en el cine con más facilidad que en la palabra. Tal vez nunca habría leído a Rey de no ser por ‘Colina Silenciosa’). Me extendería con más detalles, pero esta entrada ya viene siendo demasiado larga: ‘La niebla’ de Esteban Rey es una gran noveleta. Hay maravilla, cuando el entorno cambia y surge la amenaza, hay valor y humanidad, hay lecciones. Es una obra sólida hasta sus cimientos, una aventura extraordinaria de un estebanreyfog.jpggrupo de seres humanos promedio. Es difícil simpatizar con algunos de los mediocres personajes de Rey, mediocres a propósito, pero es mentirse el pensar que no existen en la realidad, son un recurso narrativo válido; aunque no sea de mi agrado personal. Sus dos cuentos, también incluidos en el libro, edición De Bolsillo, son buenos.

            Las obras descomunalmente populares como la de Esteban Rey, siempre tienen varios méritos. Debo unirme a la crítica más rancia, cuando digo que no se trata de grandes obras, por los límites de complejidad, por la falta de sutileza, porque la profundidad de una obra es lo que verdaderamente genera eco. Pero la mayor parte de la literatura seria es basura, la literatura popular, como la de Rey, tiene mucho más que ofrecer en un contexto como el actual. Y si desean leer una noveleta perfecta, pues podrían adentrarse en ‘La niebla’.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages