Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
23 septembre 2007 7 23 /09 /septembre /2007 03:02
abstracto006.jpg            Está más liviano. El kilo está más liviano, ya no pesa el kilo un kilo, ahora pesa: un kilo menos 50 microgramos. No sé si eso es 9,999,949 o 9,949 microgramos. ¿De qué estoy hablando? Bueno, resulta que en Francia hay un kilo, el kilo, un modelo del peso, que utilizan para copiar otros kilos que envían alrededor del mundo. El modelo de kilo no es único, ya que se hicieron unas 6 o 7 copias del mismo. Las mantienen en un ambiente cerrado, una caja de cristal sin aire, para que el polvo y la suciedad no modifiquen el peso. Resulta que la otra vez pesaron el modelo original, y, ¡zas! Está más ligero que las copias, nada menos que 50 microgramos. La nota explicaba cuánto era eso, los 50 microgramos, nada más que una huella digital. O sea, si agarras un vaso, pues, le aumentas peso, esas marcas visibles, apenas, que dejan tus surcos digitales, eso es 50 microgramos. En otras palabras: el kilo perdió 50 microgramos, no saben muy bien porqué ni cómo, comparado con las copias es más ligero, ¿y a quién diablos le importa?
            No es que me voy a morir de hambre, ya que del kilo se saca el litro, y de a litro se vende la leche en mi país. Bueno, digamos que me quitan 50 microgramos de leche, al hacer la conversión, de seguro que perdía más leche derramada o por errores de la máquina empaquetadora o porque se quedó pegada a los bordes de la bolsa de plástico. ¿A quién le importan los 50 microgramos? Sabemos que a nadie, esta noticia fue dada como una curiosidad, no como una tragedia. Yo la utilizo como un ejemplo para ilustrar nuestra construcción de mundo. Recuerden, 50 microgramos. Ahora, sigamos.
            Uno más uno igual a dos. ¡Ja! Obvio, eso es cierto, pero no tiene ningún sentido real. Ejemplo, un libro autor X más otro libro autor J hacen dos libros de autores. ¿vale? Sí, pero no como algo real, es una construcción abstracta. A veces no nos damos cuenta de cómo hemos ordenado los seres humanos nuestra realidad, debido a que muchos de los objetos—casi todos—que utilizamos se ajustan a nuestra mentalidad: abstracta, lineal. En primer lugar, volviendo a los libros, una persona puede entrar a una biblioteca y salir con dos libros, y otra persona puede hacer lo mismo. Matemáticamente, estas dos personas tienen un valor intercambiable, Juan con dos, Julio con dos. Pero Juan tiene dos libros de ciencia ficción, mientras Julio tiene dos volúmenes de Feng shui, no son abstract003.gifequivalentes ni de lejos. Ahora, ¿Qué sucedería si Juan y Julio tuviesen cada uno sendas copias del mismo par de libros? Es más difícil demostrarlo, pero no importa, no podrían ser nunca equivalentes exactos, eso no existe en la realidad. La tecnología humana no está tan desarrollada como para hacer construcciones idénticas a nivel atómico y molecular, lo que convierte a todas las copias iguales—que sólo existen en el mundo humano—a iguales sólo en apariencia.
            El ser humano comprende al mundo abstrayendo su realidad, simplificándola. La suma, en la realidad, es imposible ya que no existen dos unidades que se puedan convertir en dos, después de una sumatoria. Abstrayendo, claro, todo vale: dos hombres más dos mujeres, cuatro seres humanos; una casa más un auto, dos objetos; 8 páginas papel bond, 20 páginas papel sábana, 45 hojas cuadriculadas grandes, 23 hojas cuadriculadas pequeñas, sumadas igual a 96 hojas de distinto tipo, y así, cuantas veces quieren, se puede sumar cualquier cosa con cualquier cosa. Pero abstrayendo. En la realidad ni siquiera se puede sumar una moneda de 5 pesos con otra de igual denominación, ¿por qué? Porque deberíamos ignorar una serie de individualidades, uno: no pueden estar igual de limpias, dos: no podrían haber sido creadas al mismo tiempo, tres: no pueden estar en el mismo lugar, cuatro: de seguro que su estructura molecular varía en algo. Así de fácil. Abstrayendo tenemos 10 pesos, y vamos a comprar un litro de leche, sin saber si sí o no le faltan 50 microgramos.
            Nuestros pesos y medidas son una construcción abstracta, muy útil para no tener que estar midiendo todo, todo el tiempo, o pesando, etc. Nos ayudan a aligerar nuestro trabajo y agilizarlo, nos sirven. Nuestra noción de tiempo nos ayuda a ordenarnos. Nuestra mentalidad abstracta nos ha permitido llegar donde estamos hoy, yo puedo escribir esta entrada en mi casa, cómodo, en una computadora, y después subirla para que la pueda ver quien guste. Pero nuestra manía de abstraer también nos ha perjudicado bastante. Antes, sigamos con los aspectos que son construcciones abstractas en vez de realidad.
abstract004.gif            Yo sé que Istanbul es una ciudad de Turquía, de visitarla podría reconocer muchos hitos de la ciudad, debido a que antes fue Constantinopla, capital del Imperio Romano de Oriente (También conocido como ‘bizantino’), y a mí me encantó la historia de este imperio, además, también leí la historia de los turcos otomanos. Podría hablar mucho sobre esta ciudad, sobre su pasado. Y nunca he estado en Turquía. Estoy seguro que de viajar con un mapa al lugar, revisando el mapa y viendo la realidad podría encontrar cada punto señalado en el mapa. Todos sabemos que el mapa es una abstracción codificada del territorio, y sirve muy bien. La información que contiene, y los datos que yo tengo sobre Istanbul, también son parte de nuestra inconmensurable capacidad para transmitirnos información: me refiero al lenguaje, a la escritura, a nuestra habilidad para leer las huellas que dejan las aves en el fango. Videos, fotografías, podemos transmitir imágenes de mil maneras. Imágenes que son, y siempre serán, sólo una abstracción/captura de la realidad.
            Un venado depende de su olfato y oído para sobrevivir. Un ser humano podía comunicarse con otro y averiguar qué sucedía más allá de su punto de visión, escribiría esa información y la transmitiría a sus descendientes. Ninguna criatura sobre la faz del planeta nos supera en nuestra capacidad para transmitir información. ¿Exactamente cuánto de lo que sabemos y tomamos como un hecho, depende sólo de información transmitida y no comprobada? Nunca todo, pero sí la mayor parte.
            Construimos nuestra realidad en base a la información que recibimos, no sólo de nuestros ojos y oídos, también a través de nuestra capacidad de recepción comunicativa, esa información es almacenada como abstracciones. En el fondo son dos temas, la abstracción y lo que nos hace, y la información y sus consecuencias, pero hay un innegable lazo entre ellas, una tiene que ver cómo almacenamos información y cómo abordamos nuestra realidad (pesos y medidas, números), la otra es el medio que transmite esa información. El resultado de la mezcla de uno y otro es la construcción abstracta de cada ser humano, y ahí tenemos muchísimos problemas. Mencionar un buen montón me tomaría demasiado tiempo, y creo que es suficiente el dejarles la idea, los conceptos básicos y que ustedes vean su realidad para ver dónde está ese ABSTRAKTO CONSTRUKTO de la mente humana y si sirve, o no. Mencionaré sólo dos problemas: el hecho de ver al conjunto en base a números ha creado un deleznable método educativo que pide resultados similares a un conjunto humano siempre heterodoxo—lo único bueno de la escolaridad mundial actual es ver lo poco, o nada, efectiva que es. Nuestra capacidad y naturalidad para recibir información ha permitido que gente con nula capacidad de discernimiento (siempre un mínimo porcentaje, pero en un mundo tan poblado son millones) acepte cualquier información como válida y, por tanto, como parte de su realidad.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Preguntas
commenter cet article

commentaires

Gabriel 03/10/2007 17:49

Me gustó mucho este último post, fresco y bastante abstracto

Rodrigo Antezana Patton 08/10/2007 03:49

Gaborro, me alegra que te haya gustado la entrada... pero... espero que también hayas captado la idea. Es un problema muy atractivo, ver cómo nuestra visión de las cosas a veces está basada en tantos datos no reales. Bueno, reales, claro, sólo que de construcción convencional. Es muy interesante. Pero me temo que vendrán dos de unos tres que tal vez no te gusten, espero que los leas: 'Le petite crétin' o 'breve semblanza del Che Guevara', 'El aporte de George Bush', y 'Quién es Majmud Ajmadineyab'. Ah, y buscaré como se escribe bien 'petite crétin'. pd: oye, ¿estás en Bélgica, no? ¿O estás en Holanda? Si estás en Bélgica, me tienes que traer chocolates pase lo que pase, un paquete chico, no soy muy exigente. Si estás en Holanda, pues, me traes un paquete chico de chocolates belgas.

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages