Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
30 janvier 2008 3 30 /01 /janvier /2008 12:50

(Antes, tendría que aclarar que ya he terminado la serie de los nuevos monstruos, falta una pequeña entrada sobre unos detalles al respecto, y un monstruo particular mencionado por mi hermano que no encaja muy bien entre los otros, y eso es todo. Estoy pensando tres entradas un poco elaboradas: una sobre los héroes, y otro par sobre defectos culturales de la ciencia ficción, los robots antropomórficos y el viaje en el tiempo. Un proyecto para el que necesitaré la ayuda del público: Logopolis. Después, en medio, estaré haciendo ‘Diez’, listas de ‘Los diez libros que más me gustan’, películas, etc. Les adelanto esto, por el momento.)

 
 
 
Lo importante es que importe
 
 
 

            Pocas son las obras más ambiciosas que ‘Hyperion’, de Dan Simmons. La novela, es una obra escrita en dos pedazos, y presentada en dos volúmenes, siendo el segundo ‘La caída de Hyperion’, ambos libros están disponibles en español. Los dos pedazos son claramente distintos entre sí. Limitémonos, o, más precisamente, me limitaré sobretodo al primero. Con toneladas de imaginación, Simmons nos cuenta la historia de un grupo de peregrinos en dirección a las Tumbas de Tiempo y el Alcaudón (Shrike), el señor del dolor. El Alcaudón es un monstruo metálico, con ojos rojos color rubí, con púas y filos surgiendo de su cuerpo, tres metros de alto, cuatro largos brazos. Este ‘enemigo’ podría ser suficiente para una historia de acción y mucho peligro. Pero en la obra de Simmons, este bicho es apenas un detalle del paisaje. ¿Qué más?

 

hyperion_lg.jpg            En ‘Hyperion’ están los Ousters, los fugados o los extranjeros, un grupo de humanos que abandonó la Tierra y vive en comunidades en el espacio, viajando entre las estrellas. Sus cuerpos se han adaptado a la baja gravedad de sus ciudades-nave. Está el mundo de la Red, donde puedes viajar a donde tú quieras con solo atravesar una puerta llevalejos (farcaster). En medio del entramado están las Inteligencias Artificiales, con sus propios planes, en el llamado núcleo tecnológico (la Technocore). Está Rachel, sufriendo el síndrome de Merlín. Está el Padre Duré, tal vez muerto, con el parásito cruciforme insertado en su cuerpo. Están los árboles nave de los Templarios del Muir, el árbol eterno. Están los cíbridos, un ser humano biológico que es la herramienta de una Inteligencia Artificial. Está Kassad, buscando a Moneta, una mujer que sólo encuentra en las simulaciones de guerra, ella misma parece ser una amazona que vaticina el enfrentamiento final. Están las islas vivas de Maui Covenant. Y, dominándolo todo, observando a la humanidad entera, está el árbol de dolor, donde el Alcaudón ensarta a sus víctimas.

 

            Las historias que los seis amigos contarán durante su viaje a las Tumbas del Tiempo, nos darán un agradable vistazo de una obra que rebalsa imaginación por todos lados. Pocos libros tienen tanta oportunidad de maravillarnos con la imaginación, Simmons aprovecha cada una. Va demasiado lejos, su planteamiento del problema acaba superando a su obra, está llena de caminos incompletados, borrados con el reverso de una mano, y se podría decir que gran parte es fuego fatuo, esto hyperionbicho001.jpgquiere decir que se trata de falsos caminos y falsas presencias. O sea, lo dicho y hecho no es relevante para la propia historia, está ahí porque se ve bien, suena bien, artificio. Pero los defectos, en mi opinión, no importan. ¿Por qué? Simplemente porque Simmons se introduce en su obra y en sus personajes, le importan como autor, así que a nosotros nos importan como lectores. El síndrome de Merlín, por ejemplo, sin darles detalles para no arruinar la experiencia de la sorpresa, no tiene el menor sentido. Es absurdo. Puro artificio. Y él, Dan, autor de la obra, lo sabe. Y no importa. ¿Por qué? Porque a los personajes les importa.

 

            El artificio del Síndrome de Merlín, nos es relatado no sólo como algo inusual y extraño, sino doloroso. Es un malestar que daña a una persona y a una familia. El pesar del padre, su recorrido, su lamento, el pesar de la afectada, está sentido y muy bien contado. Así, el artificio, el despliegue de fuegos artificiales, está bien utilizado, ya que Simmons, metafóricamente hablando, nos narra con precisión y habilidad la reacción del público que los ve. La historia del Padre Duré, no sólo es fantástica, es sentida. Igual la del poeta Martín Silenus. Así, todo el libro. Un grupo de personajes es introducido en un paisaje fantástico, si sólo narras el paisaje, no importará cuán interesante sea, es las peripecias humanas lo que nos interesa, y lo que convierte en una obra en efectiva, o no. Creo que esa es la principal lección de ‘Hyperion’, si les importa, sirve.

 
 
 
Y, cuando necesites problemas… ven a buscarme
 
 
 

            Cordwainer Smith, pseudónimo de Paul Linebarger, no escribió mucho, pero se puede decir que escribió todo muy bien. Sólo tiene una novela de Ciencia Ficción, ‘Norstrilia’. Su colección de cuentos, ‘El resdescubrimiento de lo humano’, de NESFA Press, una editorial sin fines de lucro que sólo pública los Smith-Norstrilia.JPGmejores libros del género, lastimosamente, un tanto carillos. Paul era una persona muy particular, con un pasado muy particular. De seguro que trabajó en inteligencia, durante la segunda guerra. Hablaba unos cinco idiomas (chino, alemán, ingles, francés, y algunos más). En sus fotografías siempre me da la impresión de que sabe algo más que nosotros, y que no nos lo piensa decir.

 

            Su novela, ‘Norstrilia’, trata de “La historia es simple. Había un muchacho que compró la Tierra. Lo sabemos, es nuestro pesar. Sólo sucedió una vez, y hemos tomado dolorosas medidas para que no vuelva a ocurrir jamás. Vino a la Tierra, obtuvo lo que quería, y logró salir vivo, tras una serie de fantásticas aventuras. Esa es la historia.” Palabras del propio Cordwainer, traducción propia. Es el primer párrafo de su libro. En otro pedazo escribe: “¿Qué sucede en esta historia? Léela”. El estilo narrativo de Smith es único, agradable, elegante, gracioso y profundo a la vez. Un crítico observó que ‘Norstrilia’ era simplemente una cosa tras otra. Y sí, en parte tiene razón. La novela juega con soltura con las posibilidades de la ciencia ficción, imagina de todo: poderes, criaturas, culturas, legados, sistemas económicos… etc. Pero la creatividad de Smith no está ahí sólo para lucirse, también es capaz de enseñar, caminas y aprendes, ¿qué mejor manera de aprender que jugando?

 

            ‘Norstrilia’, el conjunto, la novela toda, es una interesante hipótesis de lo humano, una tesis, sería más correcto decir, ya que es una descripción de lo comprobado, más que una especulación que debe ser demostrada. Es una obra llena de imaginación, artificio, pero también sabiduría. Cordwainer era un cordw.jpgacadémico de renombre, y probablemente se llenó de libros clásicos, chinos y otros, para cuando tenía 18. El resultado es un libro que se aventura a ser muy viejo, la humanidad, en la novela, es muy, muy antigua, al igual que la sabiduría que reflejan algunos de los puntos de vista de la voz del narrador que parece saber muy bien qué se necesita, y cuál es el problema. El hombre que compra la Tierra obtiene lo que corazón desea, y ¿qué obtienen aquellos que se lo dan? Digamos que le sobraba dinero, y él, generosamente, lo cede en gran parte. ¿Para qué?, ¿alguna ONG inútil como las que suelen hacer los riquillos de nuestro tiempo? No. El comprador de la Tierra dona gran parte de su dinero para crear problemas… ya que ése era uno de los problemas de su tiempo, no los había demasiados.

 

            En el libro hay un magnífico poema, es de Swinburne, por puro gusto lo compartiré con ustedes: Till the slow sea rise and the sheer cliff crumble, till the terrace and meadow the deep gulfs drink, till the strength of the waves of the high tides crumble. The fields that lessen, the rocks that shrink, here now in his triumph where all things falter. Strechted out on the spoils that his own hand spread, as a god self slain on his own strange altar, Death lies dead. (Difícil traducir poesía, pero me arriesgaré, sería injusto no hacerlo, veamos: Hasta que el suave mar se levante, y el poderoso acantilado se derrumbe. Hasta que mesetas y marismas, los profundos lagos devoren. Hasta que las fuertes olas de la marea se desmoronen. Los campos que se reducen, las rocas se encogen. Aquí, y ahora, en su triunfo, cuando todo desfallece, extendida sobre la ruina que su propia mano sembró, como un dios que se ha inmolado sobre su propio extraño altar, la Muerte yace muerta.) Melancólica, juguetona, ‘Norstrilia’, es una cosa tras otra, pero cada paso es dado de tal manera que resuene. Es probable que de él, Cordwainer Smith, se pueda decir que cualquier libro suyo es recomendable.

 
 
 
Lo están haciendo mal, no es así
 
 
 

            A veces uno cree que ha inventado algo, o que le ocurrió alguna nueva idea. Si esto no es un problema null-a002.jpgpara ustedes, pues suele ser un problema para mí. Soy un neurótico consumado, por lo que veo preguntas donde no suelen haberlas para los demás, tengo suerte de ser un ser humano funcional. El punto es que pienso bastante, sobre esto y aquello, y hay un montón de ‘problemas’ en sentido general, que me ‘problematizan’, así que al respecto pienso y pienso. Creo haber tenido ideas originales, no una, sino varias, pero… en muchos caso me he encontrado con la idea expresada por otro, sin saber si lo había pensando o si simplemente repetía algo que había logrado aprender de ese autor; aunque sin revisarlo, ya que la idea de alguien puede ser transmitida indirectamente, por aquellos que simpatizaron con esa idea. O sea, Popper tiene una idea, la escribe, publica un libro, un escritor lo lee, le gustan sus ideas y escribe un cuento, y, ése cuento, llega hasta mí. Digamos que no he leído a Popper, pero su idea llegó a mí a través del cuento de otro autor, y si las ideas que desarrollo, poco después, tienen un parecido con las de Popper, pues esto no es casualidad, es que la idea te llegó de manera indirecta. Esto me puede haber pasado en varias ocasiones. Una de ellas proviene de ‘El mundo de Null-A’.

 

            Creo que puedo afirmar que ‘Null-A’ es una de las novelas que más me ha influenciado. Tal vez, podríamos exagerar, que soy quien soy, y pienso como pienso, por ‘Null-A’. Esto, supongo, no puede ser del todo correcto, pero debió influirme bastante. Debió ayudar mucho en mi formación final. Creo haber leído ‘Null-A’, antes de terminar el colegio, es lo más probable. Los detalles de la obra se me escapan, la he olvidado en gran medida, pero el nudo sigue en mi mente. Habría que comenzar, supongo, por mencionar que el nombre del héroe de este libro es Gilbert Gosseyn, el apellido puede parecer algo exótico, no lo es, está escrito en inglés, tal como se lo pronuncia: ‘Gosane’, o ‘go sane’, su equivalente en español podría ser ‘vuélvete cuerdo’ o ‘se cuerdo’, o cualquier opción similar. ‘Null-A’, que es la filosofía que guía el planeta null-a.jpgTierra, es ‘no-aristotélica’, y las reglas supuestamente siguen: ‘Null-N’, no-newtoniano, etc. La novela no explica estas reglas, o lo hace muy someramente. La historia es una aventura, una muy buena.

 

            Nuestro héroe no sólo tiene una cabeza muy razonable. También tiene siquiera un par de superpoderes: teletranportación, y la capacidad de insertar su ‘mente’ dentro de clones suyos, por lo que su ‘mente’ es inmortal. Debo decir que no me gusta mucho este último poder, pero la aventura deja atrás cualquier objeción. Se podría resumir la obra diciendo que se trata de un héroe extraordinario que enfrenta un problema muy loco de una manera sumamente razonable haciendo uso de todas sus facultades. En otras palabras, una lección de vida. Obvio, ningún ser humano tiene los poderes de Gosseyn, pero esa es la parte ciencia ficción, lo fantástico, para deslumbrar al lector, el resto, el Gilbert que busca razonar y pensar bien, que enfrenta los problemas haciendo el mejor uso de sus propias habilidades, lidiando, a su vez, con sus propios conflictos, es algo que puede hacer cualquiera. De acuerdo al propio autor, A. E. Van Vogt, ‘Null-A’ es una lección de semántica general, créanme, ninguna lección fue mejor dada. (Y me temo que me veo obligado a introducir el dibujo de mi historieta, ya que esa frase es muy razonable, y refleja una confianza en el raciocinio, es algo que podría haber dicho Gilbert Gosseyn, y una prueba de la influencia de Null-A)undefined

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages