Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
8 avril 2008 2 08 /04 /avril /2008 16:04

            Un niño que ha recibido la educación contemporánea sabe, en promedio, muchísimos más principios fundamentales que sus pares de la antigüedad griega, sabe más de física, más de biología que cualquiera de ellos, para cuando una persona de hoy tiene 15 años, sus conocimientos serían la envidia de los sabios del pasado, de Grecia o Roma, India, China o mesoamérica. Entonces, la pregunta se vuelve otra, nuestro período histórico, a nivel mundial, es de decadencia, demasiadas dudas, demasiadas estupideces florecen y viven en todas partes como para que sea de otra manera, ¿cómo es posible que sabiendo todo lo que sabemos ahora, exista tanta tontería? La respuesta no podía ser sencilla. Mucho tiene que ver que las cosas no son comprendidas por la mayoría, sino simplemente creídas. Por mi experiencia personal yo diría que sólo muy pocos se ponen a ‘analizar’, la mayor parte cree en esto o aquello. Otro de los principales problemas es la mala vulgarización de la gran mayoría de las buenas y lúcidas ideas que nos han permitido avanzar como especie en muchos aspectos. Muchas ideas se mal comprenden y esa mal comprensión se populariza. Un ejemplo de esta deformación de buenos principios e ideas es la evolución. A muchos sorprenderá el descubrir que la evolución no existe, que Darwin tenía absoluta y completamente la razón, fue un genio mayúsculo a la vez que un hombre de su tiempo, cuando similares conclusiones a las suyas estaban en la mente de muchos lúcidos seres humanos. Ni él ni sus contemporáneos hablaron de evolución. ¿De qué hablaron entonces? Aaaah, y antes de que me olvide, jamás habló sobre la sobrevivencia del más fuerte, eso también es errónea vulgarización.

            El libro más importante de Darwin se titula ‘El origen de las especies por medio de la selección natural, o la conservación de las razas favorecidas en su lucha por la vida’ (El Origen del hombre I, Edimat) y fue publicado en 1859. En este texto seguro que se menciona la palabra evolución, pero el título del mismo deja en claro que la tal ‘evolución’ está subordinada a la ‘selección natural’. No he leído los libros de Darwin, a nuestros ojos contemporáneos nos suenan a perogrullada, sus ideas se han insertado; aunque mal, en el conocimiento popular y por lo tanto es difícil leer un largo tratado científico que busca desesperadamente presentar pruebas que ya conocemos y consideraríamos innecesarias, es que él se dirige a sus contemporáneos para quienes todo lo dicho sería nuevo, y hasta herético. Sin embargo, escribo esta entrada con la autoridad que me da el ser desde pequeño un fanático de los dinosaurios, después me compraron libro sobre el hombre primitivo, y todo eso antes de cumplidos los siete años. Así, las ideas de Darwin son las únicas que he conocido sobre la naturaleza, y son el fundamento de la aproximación científica a la misma, por lo que sé de qué estoy hablando. ¿Habla Darwin de evolución, sí o no? Sí. Frases como “principio de oportunismo de la evolución” son suyas. El problema es que la gente suele considerar a la evolución como un concepto en sí mismo, cuando en verdad es un fenómeno de la selección natural. La evolución, en sí, no existe. El ser humano no es un ser humano porque los monos hayan evolucionado hacia estas criaturas, el ser humano es resultado de un proceso caótico y caprichoso que tuvo como consecuencia la evolución de una rama simia hacia los antropoides, y de ahí a los humanos primitivos hasta llegar al homo sapiens sapiens. De acuerdo… no queda muy claro.

            Si la evolución existiese, todas las criaturas estarían buscando ocupar nuestro nicho ecológico, los seres humanos hemos aniquilado—literalmente—al resto de las especies, nuestra huella ecológica es casi total en el planeta. Pero las criaturas no evolucionan. Lo que sucede es un proceso mucho más complejo. Darwin observó que las criaturas están inmersas en una lucha por la vida, de éstas sobreviven las más aptas, ya que esas fueron sus palabras: ‘survival of the fitest’, sobrevivencia del más apto, jamás habló de la sobrevivencia del más fuerte, ésta también es una vulgarización, y no es un error de traducción, ya que la he oído muchas veces en inglés. Las criaturas no evolucionan, y ahora comprendemos el proceso a la perfección, gracias a nuestros conocimientos del ADN y la genética—las ideas de Darwin, que las formuló sin poseer estos conocimientos, sólo han sido confirmadas una y otra vez. Tomando sólo lo básico, toda criatura busca sobrevivir y toda especie tiene los mecanismos para sobrevivir, ésta es la lucha por la vida, en todas las especies se da la pelea entre los machos para reproducirse, ésta es la selección natural y, sí, las hembras de cada especie, más los depredadores, se encargan de la ‘selección’. Así, las hembras escogen al macho más ‘apto’ para reproducirse. Los débiles de cada especie serían descartados por los desafíos que enfrenten en sus propias vidas. No debemos dejarnos engañar por la palabra ‘débiles’, no sólo son los que sobreviven los ‘más fuertes’, son los más saludables, los más aptos. Y ‘más apto’ es una idea mucho más apropiada y precisa para describir a los ganadores en la lucha por la sobrevivencia.

            La fuerza es una constante en muchas especies, el elefante marino que se convierte en macho alfa, il capo de tutti le hembri, es siempre el más pesado, el más feroz, pareciera ser el más fuerte. Pareciera. ¿Qué sucedería si un gran macho desafiase a otro macho más grande?, ¿ganaría el más fuerte? No necesariamente, y este es un punto importante, el más fuerte podría tener poca resistencia, o no ser tan feroz como el otro, o simplemente tener un problema de mandíbula que lo hace más vulnerable… o sea, el más fuerte no necesariamente será el más apto. Así, si existiese la evolución, o siquiera una evolución tendenciosa hacia los ‘más fuertes’, todos los animales habrían ido creciendo en fuerza a través de las generaciones, y si bien ha habido muchísimos casos de tendencia hacia el gigantismo en las eras geológicas de la tierra, esto se debe a que el tamaño puede ser una defensa en sí misma, pero también es importante el tamaño hacia abajo, lo que pasa es que el tamaño impresiona, en libros o en la realidad. Los grandes felinos de hoy en día son más pequeños que muchos de sus antepasados, y gran número de pequeños felinos han logrado conquistar hábilmente muchos nichos ecológicos a lo ancho y largo del planeta.

          

El proceso de selección natural es caprichoso. Una sola mirada a nuestro alrededor de gente, nos permite ver que no todos son iguales, a pesar de que todos son similares, cada uno posee una característica particular, manos más grandes, orejas más chicas, nariz alargada, etc. Esas particularidades son transmitidas genéticamente, no todos los hijos van a heredar las orejas más chicas, pero alguno sí lo hará. Lo mismo sucede con los animales, el elefante x tiene detalles que lo hacen un individuo, de igual manera el elefante z. En cada especie, en cada grupo, los individuos poseen características particulares, y existe una similitud entre todos ellos. Un cambio en el ambiente, o la permanente batalla de la selección natural, determinará si se da un paso evolutivo dentro de la especie, o si las cosas seguirán como siempre. El celacanto, un pez que como especie ha existido los últimos 310 millones de años, casi no ha cambiado desde entonces y es hoy en día prácticamente idéntico a sus antepasados tan viejos como los más antiguos dinosaurios. Siquiera tan antiguo parece ser el cangrejo... cangrejo con forma de casco y cola como varilla, no recuerdo su nombre, es único y fácil de identificar, tiene un caparazón muy grande como si llevase a cuestas una máscara (encontré su nombre en la red, es el cangrejo cacerola, ‘herradura’ o bayoneta), dice que tiene más de 200 millones de años), es el otro ejemplo clásico que demuestra que si no hay necesidad de cambio, en ese nicho ecológico, nada cambia. La evolución no podría explicar ese fenómeno, Darwin lo sabía y por eso habló de ‘selección natural’ desde el principio.

            La selección natural explica todo, el caprichoso orden de quién mata, quién se adapta y reproduce. La evolución no explica nada, ¿por qué una jirafa tiene el cuello tan largo? Desde el punto de vista evolutivo se trataría de un camélido que estaba buscando siempre las hojas de las ramas más altas hasta ver su deseo cumplido, lo que es un absurdo, desde el punto de vista de la selección natural se trata de una criatura que, llegado el momento, pudo alimentarse de las hojas que otros no podían tocar. Entre el camélido de cuello corto y el camélido de cuello largo, hay una lucha por la vida con multitud de competidores, en la que el caos da forma final al espécimen ganador. La evolución no podría permitir la extinción, ya que cualquier criatura buscaría y podría adaptarse, la selección natural nos explica porqué sucede, y lo frecuente que es, el fracaso de las especies.
Finalmente, un ejemplo de lo mal que se puede entender la evolución la da la película “Waterworld”, donde el personaje de Kevin Costner es un mutante que tiene agallas para respirar debajo del agua en un mundo inundado. El mutante vendría a ser el ser humano evolucionado que heredará el planeta, cuando alguien observa su característica, dice: “Ah, la naturaleza siempre encuentra un camino”. Y creo que menciona a la evolución. Los delfines y las ballenas han habitado las aguas del mar durante los últimos 38 millones de años y hasta el día de hoy no tienen agallas, siguen respirando aire como los demás mamíferos. Dado el gran problema que la palabra ‘evolución’ ha creado, tal vez convendría hablar de adaptación de ahora en adelante, reconociendo que la palabra ‘evolución’ ya fue perdida, una pena, che. Hay mucho más qué decir, hablar de adaptabilidad y adaptación, y muchos detalles más, pero la entrada ya se alargó, espero haber corregido siquiera un poco esa idea: no evolución, selección natural y sólo a partir de ella evolución/adaptación. Si alguien tiene curiosidad sobre el tema podría explorar en los siguientes enlaces (ubicada rápida por tema, no los he revisado personalmente): La teoría sintética--parece interesante, y Evolución biológica--que es un vistazo al asunto mucho más academico que esta humilde entrada.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Preguntas
commenter cet article

commentaires

Ektys 23/08/2016 14:11

He leido la primera parte del texto y no he llegado a mas debido a que aclarad que ni te hss moledtado en leer el texto en el que vas a basar tu "teoria" (aparte de los darwinismos el lamarkismo tambien es una corriente evolutiva conocida) y siento decirte que la seleccion natural y la evolucion van de la mano ya que evolucionar es mutar obteniendo una mejor cualidad para adaptarde al.medio la evolucion conllwva que miles de "nuevas especoes que eran "evoluciones en potencia " sw quedasen atras

Adrian 20/08/2016 05:41

solo aquel que cree en la evolución esta sujeta a la rutina nacer, crecer, reproducirce y morir al igual que los dinosaurios u otras especies, la duda ahi esta no hay un punto claro, de que somos o porque estamos en este planeta la evolucion solo esta en el conocimiento.

dfdfd 17/02/2016 04:54

si no crees en la evolucion, en que carajo crees? en adàn y eva? y el barco de noè?

Jajaja 06/03/2016 01:59

Jajajaja la matematica basica contradice la evolución, decir que la vida se formo por azar y millones de años de evolución es absurdo, 15.000 millones de años no son suficientes ni para que se cree algo tan complejo como el adn y mucho menos algo como un cerebro humano. Decir que el azar creo vida es como decir que un tornado que pasa sobre un deposito de chatarra crea un ferrari.

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages