Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
21 mai 2008 3 21 /05 /mai /2008 07:34

(Bueno, estoy otra vez por aquí. Con un capítulo terminado de lo que tenía que hacer, ahora viene la parte fácil. Bueno, aquí está la nota sobre héroes, no merecía ser más larga, se dice todo lo que tenía pensado. Habrá algunos cambios en esta bitácora, ya era hora, y he decidido ser más multimedia aprovechando varios nuevos recursos. Veamos cómo va quedando eso. Así que vuelvo, y pronto volveré con más novedades. Muchísimas gracias a todos por su constante apoyo. Ah, el sistema también está mejor que nunca. Mi más reciente artículo en 'Los Tiempos' también está relacionado con héroes, por si acaso)

            No me gusta “El Padrino”, esto no quiere decir que yo piense que sea una mala película, no es tan buena como muchos creen, pero sí está bien hecha. Vuelvo a insistir, no me gusta, no es de mi agrado. ¿Por qué? Las razones son muchas, su narración, su historia, no aporta nada, sí, en cambio, la edición, construcción narrativa y otros aspectos, la generación de estos hombres, Lucas, Spielberg y otros, estaban innegablemente renovando el cine. Pero la historia de “El Padrino” no es en verdad buena. Fíjense el esquema de… ya no me acuerdo si la una o la dos, tenemos al hermano mayor (Sonny), agresivo, al segundo (Fredo), pasivo, y al tercero (Michael), el correcto medio. Simple. Fácil. Sin embargo, ése no es mi mayor problema con la historia, ¿cuál es? Le falta un héroe. Así de fácil, ni siquiera hay un antihéroe, porque un antihéroe es alguien malvado que en verdad resulta ser el héroe, es el héroe con mácula, aquel que buscaba lo bueno pero tenía mancha. Eso es el antihéroe, y no lo hay en “El padrino”. Este filme es una gran tragedia, y como no hay nadie con quien uno pueda identificarse, pues, se convierte en una bien narrada—con mala narración—aventura de criminales.

Me vanaglorio de ser uno de los pocos que ha comprendido esta película, de la tragedia que narra, y como es sólo eso, un gemido bien contado de gente deleznable, pues, no me gusta. El hecho de que muchas personas crean que es en verdad una ‘muy buena’, ooooh, ‘excelente’, etcétera, película, se debe, en mi opinión, a una desagradable fascinación con el poder. Es mi tesis, o sea, yo digo que…, ni siquiera el director del filme comprendió que lo que tenía entre manos era simple y llanamente una tragedia de ‘malitos’, creo que el también queda fascinado por el poder y se concentra en este aspecto para narrar una historia de acción en vez de un deprimente drama. Los malvaditos tienen poder, y jujujuuju, lo van a disfrutar. Podría demostrar sin ninguna dificultad que el filme aprovecha todos los momentos de poder y apenas roza los trágicos, estos siguen estando ahí para que personas como yo puedan descubrir el verdadero corazón narrativo olvidado por el propio director, cuando la esposa de Mike le dice que abortó sus hijos, cuando tiene que matar a su hermano, cuando debe matar al esposo de su hermana, etc. ¿Quién desea ver a un montón de cerdos bañándose en su propio cochina fiesta de sangre?, ¿a quién le importa?

Desde el momento en que empieza la película me gustaría que todo ese hato de gente asquerosa sea arrestado por la policía y puesto a buen recaudo. ¿Qué más? En serio, ¿qué más? A alguien le importa qué va a suceder, ¿acaso alguno de ellos va a tener éxito? Ya les dije, es una tragedia, ¿se acuerdan cómo acaba? Con Michael viejo, muriendo en su gran casa, después de que fue testigo de la muerte de su propia hija. ¿Qué ganó? No ganó nada, esa es la idea, es una tragedia, pero es una tragedia de gente ruin que no nos importa. O sea, no me importa, ya que mi relación intelectual con el ‘poder’ es otra. A mí no me fascina el poder, he leído mucho como para saber muy bien de lo débil que es el poder. “El padrino” debería ser un filme para niños, que son muy impotentes en la sociedad y están fascinados por las imágenes de poder, los adultos deberían contemplarlo con desprecio. El hecho de que no lo hagan, que no valoren el aspecto sólo narrativo del filme, olvidando la mediocridad de su narración, el hecho de que haya muchas lisonjas para esta narración mediocre, buena sólo técnica y narrativamente hablando (Valga hacer una aclaración, narración es lo que se cuenta, la historia, y narrativa, el cómo se cuenta, ahí vienen los recuerdos, la edición, el manejo de cámara, la construcción de suspenso, etc.), comprueba, una vez más, a mis ojos, la mediocridad cultural de nuestro tiempo. Estamos mal, bastante mal. Mmm…. No, estamos en el mismísimo abismo, seamos sinceros entre nosotros siquiera. La cultura hoy está pa’l… pa’l… bue’, está pa’ el caño. Eso no quiere decir que no sea un momento cultural fascinante, lo es, hay de todo, pero como producción general es un abismo muy, muy profundo.

Toda narración necesita un héroe. Démonos cuenta de lo complejo de este personaje, y de las casi infinitas posibilidades que nos ofrece. El héroe no debe ser perfecto, ni siquiera tiene que ser muy bueno, lo único que se requiere es que sea bueno lo que él busca. Incluso ahí puede darse un interesante conflicto moral, ¿cuánto mal se puede hacer por el bien? No hay problema. Lo importante es que busque más. El héroe no tiene porqué triunfar en su búsqueda. Puede ser Kevin, en ‘Solaris’, buscando a una irreal Harey, buscando resolver el problema planteado por la realidad del océano, no llegando a nada, disfrutando de la redención imposible. Hermoso. Con fibra, con carne, con sentimiento. Puede ser Winston Smith, en ‘1984’, destruido por el sistema al que se opone inútilmente. Puede ser… me acuerdo el nombre del actor, puede ser Tom Cruise en “Vanilla Sky”, encontrándose deforme y empobrecido en un lejano futuro, sólo con la posibilidad de iniciar una nueva vida, abandonando la realidad/pesadilla en la que estaba atrapado. Ahí está un héroe interesante, creador de su propia terrible realidad, pero no se regocija en el dolor de sus problemas.

También es ridículo no buscar que el héroe sea un buen hombre, ¿qué de malo tiene ser un buen hombre? Narrativamente no es ni aburrido ni poco meritorio. Hay un montón de buenos hombres en la vida real, no es, ni será nunca, suficiente para hacer de ellos héroes, ya que héroe es el bueno y más, mucho más. Es el ambicioso, es el hambriento de justicia—sea cual sea su noción de la misma—o de estar mejor en su propia y egoísta vida. Los héroes surgen por accidente o construcción, ambiente o forjamiento propio, para ayudar a muchos o siquiera a uno. No tienen porque ser solitarios, ni vienen siempre en manada, sus destinos no serán eternamente trágicos, ni la felicidad les espera con inequívoca seguridad. El héroe es cualquiera que en un momento dado simpatiza con aquello que es bueno, que parece bueno, o podría ser bueno, nada más. Esta opción no es fácil, ni difícil, eso ya dependerá del talento del autor. Toda narración necesita de un héroe, como necesita de un problema, no es narración el encuentro entre dos personas, si esas personas no se buscaban o no deseaban encontrarse, no son narraciones los simples accidentes, si no lo que hacemos para lidiar con ellos, y ahí tiene que estar el héroe. Una narración sin héroe debilita a la propia obra, la hace palidecer, provoca anemia narrativa. Resumiendo, es como dijo Raymond Chandler, “por estas malvadas calles debe ir un hombre, que no sea él mismo malvado, ni infectado por la maldad que le rodea. Debe ser el mejor de los suyos, y suficientemente bueno para cualquier lugar.” Chandler, con su voz mágica, nos dice más, yo creo ya haber dicho suficiente, y aquí la corto.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article

commentaires

Javier 26/05/2008 02:20

Rodrigo,Creo que en "El Padrino" el (anti)héroe claro es Michael, y de hecho calza con demasiada perfección con el perfil que tú mismo estas delineando. Veamos... Al principio Michael no quería tener nada que ver con el "negocio familiar", pero las circunstancias -la muerte de Sonny, quién era el hijo designado para proseguir, al menos por un tiempo, el "trabajo sucio"- lo obligan a hacerse cargo del asunto. Ahí lo magistral se halla en cómo se narra el proceso en el que el personaje va cediendo poco a poco, hasta deshumanizarse casi por completo (también lo citas, la inmutabilidad frente a la muerte de su madre, el asesinato de su hermano y cuñado, etc.). La última escena de "El Padrino I" muestra justamente eso, el bautismo de fuego de Michael y su aceptación del rol de Don Corleone, a saber impuesta por las fuerzas del entorno pero ya no rechazado por un Michael que se desvincula completamente de su proyecto humano (representado por Kay, a la que de tratar con cariño pasa a simplemente maltratar), y asume un legado en el que muchas decisiones y destinos se juegan por encima de su decisión.Sin embargo, aún luego de aquello y en "El Padrino II", vemos que Michael intenta sacar a su familia de la mafia, tratando de limpiar su nombre "en algunas generaciones más". No le resulta posible hacerlo justamente por la oposición de personas que forman parte de su familia y clan (vemos a Fredo y Connie, casi completamente corruptos respecto a sus papeles de víctimas o pusilanimes de la primera parte, frente a un Michael todavía ambivalente pero ya mucho más agudo en su frialdad). Así como Don Vito pensaba que Michael era el de mejor perfil para dirigir su familia (tenía el nervio y mesura necesarios), pero no le quería involucrar en el negocio, emplazándolo inconcientemente hacia la tarea; Michael comete el error de no consultar a su familia sobre su plan de "limpieza de reputación", pues aunque le interese alejar a los Corleone de la tradición criminal, hay muchas otras cosas que depende de la permanencia de tal tradición (mafiosos de más bajos niveles, políticos, etc). Y ahí sí el poder le tiende una trampa de la que ya no puede salir.Pienso que redondeando este ciclo, se muestra cómo llegó Vito Andolini (también fortuitamente) a transformarse en Don Vito Corleone. Claro que el momento del asesinato de Don Fanucci (la Mano Negra) se nos muestra que fue una decisión perfectamente consciente la que lo condujo a ese destino. Paradójico que la tragedia de su familia sea producto precisamente de la imposibilidad de tomar una decisión que rectifique ese primer sendero. (este eslabón se ata de gran forma en una escena similar de "El Padrino III", donde vemos que la consumación de la tragedia familiar de los Corleone -asesinato hija, etc.- se da a partir de un asesinato igualmente deliberado y no "ordenado por la familia" sino decidido por un bastardo, que irónicamente se transforma en el nuevo Don -y apadrinado por la ahora enormemente corrupta Connie-. Hablo de cuando Joey Tzasa es liquidado por el personaje de Andy García, por si acaso.)Antes que sobre el poder -¿solamente?- siento que la película justo trata la relación del hombre frente al poder, las reacciones humanas frente a éste y cómo la fuerza de los entornos que se forman a partir del poder (y los vínculos que construye) afectan a las personas aún sobrepasando la volición individual. Tragedia es, claro. Una gran tragedia, estoy seguro que sí. Muy a la vieja usanza y valiéndose de elementos de 1. el universo gangsteril 2. el cine/literatura clásica (Viscontti/Wilde). Ni menciono "El Padrino III", innecesaria y pésima adición a un bíptico magnífico, y que tampoco tiene que ver con el libro de donde todo este asunto ha salido. Ah, y ahí va una pista. Parece ser el estilo de Puzo rodear de personajes secundarios muy fuertes a su "héroe", difuminando algunas estructuras clásicas de identificación, y hasta a veces poniendose la zancadilla el solo (ref. "El último Don", reversión aumentada y modernizada de "El Padrino" en la que ni va por lo coral ni deja un gran protagonista rescatable)Bueno, ahí va mi opinión. Obvio que puede no gustarte la película. Lo mismo que es bastante sencillo listar algunas otras obras cinematográficas considerables como "superiores". Lo que me parece un poco extraño es que no creas que Michael es el héroe. A lo mejor puedes explicarlo un poco más claramente.Un gran saludo, y estamos charlandoJavier

Rodrigo Antezana Patton 27/05/2008 04:08


Uuuuuu. No sé quién se acuerda bien del Padrino, y de toda la saga. Y, cuándo sushi?

Creo que tus observaciones están correctas, todas las primeras. EL Padrino es principalmente una tragedia, una donde no puedes simpatizar con nadie--ése es mi problema, al menos. Pero el director
está también contento de mostrar la historia de acción, diría que demasiado. Diría. Habría que hacer una análisis demasiado preciso para determinarlo. Me da flojera. Sostengo mi tésis, que es a
ojo, pero confío en mi ojo.

Ahora, ningún filme puede tratar sólo de algo, siempre son muchas cosas a la vez, incluyendo aquellos temas no planificados. El poder en todas sus formas está presente en el filme, el hombre frente
al poder, como dices--la fuerza de la sociedad, la fuerza de la comunidad, la fuerza de los otros involucrados--y el poder en sí. Lo que hace Michael con el poder que tiene, lo que hace el padre,
todos ellos tienen poder y real. Diría que es una correcta observación, tuya, reconocer que trata todos esos temas, sin olvidar más, los inevitables más.

Mmm. Creo que el Padrino III, que no puede compararse con las otras, sí redondea la idea de tragedia. Precisamente por la muerte de la hija, y la del propio Michael. De no ser por la 3a parte, cómo
quedaría la cosa con Michael? el tío en la cima del poder? Ese final, de tipo que no tiene nada, sólo morir, me parece necesario. Sí, debería mejorarse el resto de la factura, pero, insisto, el
dire' está demasiado interesado en contar la historia de acción.

El anti héroe debe ser bueno, o mantenerse bueno, o buscar algo bueno. Probablemente la idea de Michael sea de antihéroe, pero para ser don, o padrino, ya no puede buscar nada bueno. Ya es parte de
eso. Ahí acaba. A pesar de sus búsquedas de limpiar su nombre, no lo veo mucho con afán de expiación, reinvindicación. Hay una mejor palabra, no recuerdo. Sí, la intención es la que tú dices, él es
el héroe, en antihéroe, pero es demasiado ruin para serlo. Su mundo es demasiado ruin para permitir un héroe. Un héroe, debe ser como dice Chandler, y un antihéroe, debe buscar ser un héroe.
Michael no pasa el examen.

se agradece la participación, la bitácora tiene muchos lectores que no escriben mucho, y sólo queda la participación negativa en un 90%. salu'. Y, sushi?
-------
Pucha, por error borré un añadido. Mmm. rápido. Michael es demasiado el problema él mismo, en su afán de búsqueda de poder, y para consolidarlo. Si bien existe el Michael víctima de su mundo, el
Michael ambicioso, poderoso, cruel, domina la obra, y eso debilita su posibilidad de ser héroe o antihéroe.


Recherche

Archives

Articles Récents

Pages