Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
7 août 2008 4 07 /08 /août /2008 01:46

Estimados, este artículo es medio que recocido, pero no queda otra. Estaba escribiedno algo, y me di cuenta que no daba. Era una idea que todavía faltaba desarrollar y como tal no quedaba nada interesante. Como es un espacio público, pues, mejor evitar eso. No sé cuántos pueden leer mis artículos en Los Tiempos, aquí pongo el sobre "Batman, Caballero de la noche". Espero poder darles alguna nota para el fin de semana. La imágenes, obviamente, pertenecen a sus respectivos dueños y son utilizadas sólo para ilustrar sin fines de lucro.

            El Batman inventado por Bob Kane era una criatura de la noche, tenía cierto aire amenazador con sus cuernos puntiagudos y capa como alas de murciélago. Los ambientes físicos visitados por el artista, ciudades abigarradas, callejones oscuros, se hermanaban con este ser de la noche, dándole la bienvenida. O sea, obvio a primera vista que “Batman” era una historieta para niños. Batman buscaba entretener a los chicos con un héroe fantástico, carente de superpoderes, muy hábil con sus múltiples artilugios. La historieta se comercializaba junto a otras del género, en el mismo puesto de periódico. A los niños les gustan los bichos raros, ya sean monstruos mitológicos o dinosaurios, y Batman tenía algo de eso, algo de más que humano, además de luchar contra el crimen.

            Los delincuentes comunes y corrientes son tristemente malvados, gente sin escrúpulos ni moral, no tienen cabida en una historieta para niños, no sólo porque desagradan, también aburren. Para ser parte del mundo de Batman, los villanos debían ser espectaculares, y estar locos de remate. La naturaleza explícita de los enemigos de este enmascarado nocturno, obligó a los guionistas a crear una prisión especial para ellos, un manicomio de alta seguridad llamado Arkham. Chicos como esos, no podían sólo ir a la cárcel.

            Cuando llegó la oportunidad de llevar a Batman a la pantalla chica, la opción era muy clara, apoyarse en el burlesco de los personajes para hacer una serie infantil graciosa y entretenida. La serie de los 60’s me gustaba de niño, y me gusta ahora, tengo cierta debilidad por las series que sufren del mal de no tomarse muy en serio. En cuanto a la historieta, supo jugar bien con las reglas de su narrativa y logró sobrevivir bajones prolongados en la calidad de su guión. En los años setenta ya se venía venir la ‘seriedad’ que maduraría en la década siguiente. La historieta mensual de los 70’s, ya tiene historias muy tenebrosas, con crímenes de esos que molestan a los niños—o al menos molestaron a éste autor, cuando era niño. Frank Miller, como todos saben, convirtió al Caballero Oscuro en una criatura nocturna, retornaba a sus raíces a la vez que elaboraba. Kane se apoyaba en la noche, Miller parecía querer destruir el día. Por fortuna, en esencia, los superhéroes viven en una realidad optimista, donde los buenos todavía pueden triunfar, y nadie buscó cambiar eso. Valga recordar que ‘Batman – Año Uno’ de Miller, es puro genio. Su mejor trabajo.

            El hombre murciélago se sumergía en la podredumbre de, la ahora llamada, ciudad Gótica, y ¿qué sucedería con sus enemigos? El Batman de Burton o el de Nolan, tienen una gran deuda con Miller, le homenajean y le reconocen; sin embargo no he visto tantas referencias a Alan Moore. El Guasón de Nolan es hijo de Moore. Alan, en ‘Mátame de risa’, como se debería traducir ‘The Killing Joke’, presentó al público un hombre destruido por el dolor, enloquecido por la falta de esperanza. Si alguien podía simpatizar con el Guasón de Nicholson, o Romero, por el de Moore sólo se podía sentir odio mezclado con piedad. Esta historieta corta, tomo vendido aparte, era un signo de los tiempos, narrativamente más violentos y ‘serios’.

            Cuando Christopher Nolan buscó resucitar la siempreviva; aunque no muy memorable, franquicia de Batman en el cine, nos trajo a un héroe como le habría gustado a Kane, y de seguro que le gustó a Miller y Moore. El público quedó encantado, y la crítica también, su primera filme era una aventura heroica con sorpresas, villanos con planes megalómanos, y máquinas fantásticas. Es innegable que Nolan ha vuelto a dar en el blanco, yo diría que “Batman: Caballero Oscuro” es mejor que la primera. Lo que no entiendo es si tenemos parámetros para comprender qué está sucediendo cuando un filme infantil no es apto para niños. Los males del mundo no provienen de guasones maquillados con planes 100% psicóticos, el crimen real es egoísta y mezquino, narrativamente aburrido. Y los mayores horrores de la historia humana, tienen mucho más que ver con estupidez y malas ideas, que genios criminales. A mí todavía me da más miedo un Guasón sin maquillaje, en la pantalla chica, que promete Suiza en quince años, mientras los Dos Caras y sus secuaces  le aprueban sus leyes inconstitucionales. Las crueldades nunca podrán otorgar mayoría de edad a un filme, Batman y sus enemigos son un esquema infantil donde el héroe, oscuro o no, debe enfrentar a malos malísimos. Cabe prevenir; sin embargo, que aunque con sutileza, el filme está poblado de crueldades que podrían incomodar a más de un niño—siquiera incomodaron un poco a este adulto.

            Maldades aparte, “Caballero Oscuro” tiene una historia muy interesante, similar en esencia a la magnífica barbaridad de Moore, con esa pregunta molestosa, que resuena en ambas obras: ¿se puede corromper a un buen hombre? La respuesta dada por el filme posee un tono maduro. Espectacular, rápida y llena de sorpresas (varias muy crueles), “Caballero” nos hace recuerdo que el cine es teatro, y el de Nolan es del bueno. Imágenes impactantes por la música, el ritmo o la pura espectacularidad, pueblan la narración con mayor ubicuidad que infantiles maldades. Otra pieza muy bien jugada es Heath Ledger. Cierto es que no debería sorprender una buena actuación suya, después de verle cambiar de acento y adoptar una tendencia sexual distinta en “Brokeback Mountain”. A pesar de los precedentes, resulta difícil imaginar que ese tipo del maquillaje raro era el chico lindo de la ultra opa “Diez cosas que odio de ti”, de hace más de una década atrás, Ledger creció, no sólo en edad, también como interprete. El Guasón de Heath es un personaje aborrecible, bien construido por dirección, guión e interpretación—y se pide al gentil público no utilizar esa risita como timbre de celular. Ledger, como digno epitafio, logra crear un personaje memorable. Una vez más vale la pena ir a ver un filme de Batman en la pantalla grande.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article

commentaires

romeo 19/08/2008 08:56

ah, el compadre ese pertenece a esos fans de los que te jactabas, mmm, eso es interesante rodri, felicidades.(salga de su cuarto, gilipollín)

Rodrigo Antezana Patton 23/08/2008 01:43


No, macho, mi único fan, el único que me valora como se debe, eres tú. Quién más, sino? Quién más se da el trabajo de escribir tanto, visitarme tan seguido. Onlyyyyyyyyyyyyyy
yoooooooooouuuuuuuuuu... oooo oooo ooo ooooo oooo nnlleeeeeeeeeee, yoooooooouuuu


Marcus 15/08/2008 10:56

Pues la verdad, mi hermano, la neta que no se con quién me haz confundido,el que siempre te da ideas? YAAA!!,yo solo pense que seria de la puta que escribieras una joda asi.

Rodrigo Antezana Patton 23/08/2008 01:33


Error, errro, entonces. Sucede que hay siquiera una persona que siempre me sugiere ideas para novelas... como ejercicio mental es muy entretenido, eso de ir por lugares que no habrías visitado de
no ser porque te lo señalaron. Difícilmente podría satisfacerle, o a ti, con todas las ideas que me daba, y con esta que me das. Agradezco siempre este tipo de sugerencias...

Ahora, el universo de los superhéroes no es el mío, adaptar, tal vez. y... siempre podría haber un accidente, no?


Marcus 12/08/2008 16:37

Me gustaria leer una novela policiaca tuya donde adaptas el mito de los villanos que sonrien al papel,no estaria mal que inventaras un detective como Batman,je,je,je.

Rodrigo Antezana Patton 15/08/2008 01:52


Aaaah, te reconozco. Eres el que siempre da ideas para novelas, no? Siempre bienvenidas, debo decirlo. Así que dale nomás. La mente de uno siempre camina por los mismos senderos y son los otros los
que lo empujan a uno a ir por otros caminos, así que por ese lado, me vienen muy bien tus sugerencias.

ahora, hacer una novela no es nada fácil.

Tampoco imaginarse un personaje como Batman, hay centenares de personajes superheroicos y casi ninguno ha tenido la durabilidad y popularidad de Batman.

Mi primera recomendación sería, si no lo has hecho ya, leer a Raymond Chandler. Puedes visitar a Sherlock Holmes de Doyle, o al primer detective libre--o sea, uno que no es policia--en E. A. Poe;
pero, hagas lo que hagas, NO puedes dejar de leer a Chandler. Búscalo, y con ganas, recomiendo: La dama del Lago y The Big Sleep (El sueño profundo?). Ese tipo sí que era genial, tanto como los
otros dos mencionados.

Diría que no podria inventar un superhéroe, no es mi tipo de mundo; aunque tal vez podría moverme por ese mundo, trabajando con los mundos creativos de otros, hasta una vez imaginé en adaptar la
historieta 'La autobiografía de Bruce Wayne' a guión pa' cine. Busca la historieta, es muy buena. Pero, me temo que para mí, los superhéroes o ya son y ya están, como Batman, o no se puede hacer
más con ellos. Como prefiero a los héroes de carne y hueso, pues, Batman está ahí junto a Punisher, como aquellos carentes de superpoderes. Me inclinaría por hacer algo más parecido a un Indiana
Jones o a un Steve Canyon o un Spirit. Las reglas de los superhéroes son muy rigidas, y se muerden la cola todo el tiempo. Por eso, a veces creo que el Batman más genuino es esa serie graciosa de
los años 60. Payasería total. (50?)

Ahora, medio detectivesca de terro, tengo una historia, noveleta, se titula 'Apaga la luz'. Ya estaré hablando de ella más adelante.


Recherche

Archives

Articles Récents

Pages