Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
16 septembre 2008 2 16 /09 /septembre /2008 10:08

            A mí me gusta Harry Potter, y bastante. En una próxima ocasión podré hablar de los muchos aspectos que muestran el talento de la autora, y los méritos que poseé esta obra. Entonces, si me gusta, ¿porque atacar a esta heptalogía? (hepta, siete, en alusión a obras compuestas por siete pedazos. Como trilogía, de tres) La necesidad proviene de la absoluta incapacidad de nuestros tiempos para criticar. Demasiada gente gusta de las cosas como si necesitasen de alguna religión, con una pasión exacerbada y absurda, la actitud opuesta también es frecuente, donde se niega el valor que puede tener algo por el sólo hecho de haber tenido un gran éxito popular o económico. En otras palabras, tenemos o el gen de groupie (fanático incondicional) o el de esnob. Como no me adscribo a ninguna de estas mediocres tendencias, propias de nuestra era decadente, presento mis quejas sobre algo que a mí me gusta mucho, lo que no implica que esté ciego a sus defectos.

 

Desarrollo de personajes

 

            Si no me equivoco fue en el quinto libro, ‘HP y la Orden del Fénix’ (HPOF), cuando Harry comenzó a enojarse un poco con todos sus amigos, porque no le decían todo, porque no comprendían su dolor particular y sufrimiento, sí, a partir del quinto libro se lo ve un poco más resentidín, y taciturno. Incluso hay una escena de gritos en Fénix. Mmm.

J. K. Rowling tuvo la idea de los libros y los esquematizo en su mente, poco después de tener la imagen de la primera novela, la escribió. ‘HP y la piedra filosofal’ (HPPF) es el primer libro, ahí encontramos, por primera vez, a un muy simpático joven, Harry Potter, y sus horrorosos padres adoptivos, en verdad son sus tíos. Esas personas, los tíos, son todos malos personajes, su primo, Dudley, es otro mal personaje. Entre tanto mal personaje, por supuesto, Harry Potter no podía ser mucho mejor. De acuerdo a la narración del libro, Harry ha crecido viviendo en un depósito debajo de las escaleras, sus tíos siempre le han visto con desprecio, mimando a su primo y denigrandolé, a Harry, en cada oportunidad que se presentaba.

Los Dursleys son personajes unidimensionales. No importa si existen ejemplares semejantes en la realidad—no lo creo, hasta la gente basura que he conocido tiene algo más—como personajes son pobrísimos, caricaturas básicas de parientes malos. Un niño, criado en estas condiciones, despreciado, usando la ropa que su primo ya no puede vestir, restringido a un sucio depósito, ¿cómo sería un niño así? En el caso de Harry, el niño mago, carece de resentimientos, es una lindura de muchacho: generoso (comparte con Ron su riqueza, es uno de sus primeros actos), gentil (trata bien a Ron, busca tratar bien a Hermione), confianzudo (rápidamente entabla amistad con varios muchachos). Neeeeh. No me lo creo. Harry no necesariamente tendría todos los defectos imaginables, tras semejante educación, especialmente si en el cambio se lo comienza a tratar bien. Pero siquiera no sería sólo un niño simpático más. Sería, como mínimo, inseguro y envidioso, y ¿qué más? Bueno, para eso habría que aventurarse un poco en especulaciones psicológicas, no es necesario… aaaah, sí, también habría que añadir que estaría algo enojado, no con alguien en particular, sufriría de un profundo resentimiento ante su suerte, tendría esas explosiones de enojo, como en el quinto libro. Diría que Rowling recién comenzó a percibir ese aspecto de su propio personaje tras convivir con éste por siquiera unos seis a siete años.

El desarrollo de los personajes es uno de los defectos de Rowling, maneja muchos prejuicios, muchas caricaturas. ¿Por qué es Harry tan bueno si tuvo una infancia tan terrible? La mejor, y más real respuesta, es porque su autora no pensó en verdad, o no tiene la sensibilidad para ver, lo que sería tener una infancia semejante. Otra respuesta, haciendo uso de los elementos dados por la fantasía de Harry Potter, es que él, es un buen muchacho debido a que viene de una buena familia. Esta caricatura de la ‘buena familia’ nos lleva a otra ‘familia’.

Voldermort, Tom Ryddle, ¿se escribe así? Es un hijo de una mala familia. En el sexto libro, ‘HP y el príncipe mestizo’ (HPPM), Rowling nos lleva a conocer la familia de Voldermort, una cochinadita de gente. Los herederos directos de Salazar Slytherin, el malito ancestral en el mundo de Harry Potter. La mala familia de Tom hacen de él una mala persona. Ya que, él, al igual que Harry Potter, es huérfano. A diferencia de Harry, Tom vivió en orfanatos, ahí adquirió gusto por el poder de la magia. Comprensible. Pero, ¿tenía que ser Tom necesariamente malo? La respuesta que nos da la obra, de ahí la introducción de sus padres, es que sí, debido a que Tom proviene de una familia malvada. Voldermort es otra caricatura, gente mala como él no existe en la forma en que él existe. La gente muy, muy, muy mala, de la que tenemos muchísimos ejemplos en psicópatas y desquiciados de todo tipo, son gente solitaria, todos. Los que cometen los peores crímenes, lo hacen solos. En cambio, Voldemort es un líder de mortífagos, tiene sus seguidores, sus aliados. Una persona tan mala difícilmente tendría seguidores, todos se darían cuenta, rápidamente, que él es una mayor amenaza que cualquier otro enemigo que puedan tener. Dentro de la vida real sólo se me ocurre un par de malvados más terribles que Voldermort, Stalin y Mao.

Estos dos villanos de la vida real, pertenecían, ambos, a sistemas burocráticos, y sólo dentro de los sistemas impersonales de gobierno pudieron hacer sus horrores, después, antes de ser parte del sistema, todos eran buenos camaradas, respetando liderazgos y lealtades. Voldemort, como villano, es excesivo, si desprecias a tus aliados, los perderás, si no eres parte de una estructura abstracta, ¿quién querría anotarse a tu equipo para se maltratado? La caricaturesca maldad de Voldermort, puede verse como la sonrisa de un dragón en un mundo de fantasía, hace ver al malvado más impresionante y amenazador. Si Voldemort fuese en verdad el malo que se nos presenta, no habría llegado a reunir un grupo de gorilas alrededor suyo, donde sólo vale la imposición del más fuerte; pero, en una sociedad humana, ¿la imposición del más fuerte para qué?

La lista de malos personajes, caricaturas, no termina aquí. ¿Se acuerdan del profesor… el chico egocentrico de la 2ª novela? La novela es ‘HP y la cámara secreta’ (HPCS), el profesor… no me acuerdo. Profesor Lockhart, lo tuve que buscar. Otra caricatura, entretenida. ¿Quién más? La profesora de HPOF, señora Umbridge, tiene aspectos de caricatura. O el chico malo malísimo, ¿cómo se llama? Draco Malfoy, o el propio Malfoy, el padre, o el ministro de la magia, mmm… y eso que vi partes de la peli, hace poco, mmm… bueno, el ministro de la magia hasta HPOF. Otra caricatura. Obviamente, con tantas caricaturas, podemos deducir que éstas son parte del estilo de Rowling. Eso no quiere decir que por ello sean menos defecto. Y esto significa que la obra de Rowling, por el momento, no pueda calificar como algo mejor que regular literatura infantil; aunque sea genial en otros aspectos, y del talento de su obra hablaremos en una próxima ocasión.

 

Desarrollo Narrativo

 

            El mejor ejemplo de los defectos en el desarrollo narrativo de la serie Harry Potter, lo tenemos en ‘HP y el prisionero de Azkaban’ (HPPA). ¿Cuál es el nudo de la trama? En primer lugar debe presentar a Sirius Black como una amenaza, un terrible criminal que busca a Harry Potter para, supuestamente, darle una muerte terrible. Oh, sí. El problema es que todo es un engaño, uno de más de 12 a 13 años, el verdadero problema es un tal Peter Pettigrew, que ha tomado la forma de una rata, nada más y nada menos, y ha sido la mascota de la familia Weasley durante todo ese tiempo, 12 a 13 años. Vaya, vaya. ¡¡¡ El tipo se volvió una rata por 12 a 13 años!!! Vaaaaaaaaaaamos, este es el problema con las obras de Rowling, debido a que están en el mundo de la magia, pues, obedecen a sus propias reglas, las cuales pueden absolutamente absurdas, y Rowling pierde páginas, y páginas, aclarando los absurdos, dándoles vuelta una y otra vez para que aparenten tener sentido, en el mágico mundo de Harry Potter.

Rowling hace trampa.

La verdad que eso de ocultarse como ratón, rata mascota, es un absurdo absoluto y total. El que Sirius Black escape en ese preciso momento para que se desarrolle la historia tal y como nos la presenta Rowling, es otro absurdo. Rowling puede hacer lo que quiera en su mundo, y eso quiere decir que no está dispuesta a seguir las reglas de su propia creación, se impone a ellas. El resultado es construcciones bastante absurdas, de la que la megaaltrirecontraarchisorpresa de la 3ª novela es la más notoria, la realidad de Peter Pettigrew. Defectos como éste lo encontramos a cada paso—y el problema es que Rowling, una vez más, pierde páginas enteras queriendo darle sentido al absurdo, la narración marcha bien cuando puedes dar una sorpresa y no pierdes tiempo explicándola. Otro ejemplo es el ultra complejo problema de HPOF. La profecía sólo puede ser extraída por Harry Potter o Voldermort, y Voldermort debe hacer tooooooodo un drama en vez de ir a sacarla él mismo, ya que, al final, vemos que podría haberlo hecho. Ese es un problema. El otro es que la profecía, no tiene tanto valor ni para propios ni para extraños. Tanto problema por algo que en verdad no lo vale. ¿Qué más?

En ‘Harry Potter y el cáliz de fuego’ (HPCF) tenemos nada menos que un muy complejo proceso para que Harry acabé en manos de Lord Voldemort, al final del libro tenemos la confesión de Scrouch, o como se llame, el tipo de reemplazó al profesor Ojoloco Moody, es larguísima, es una cosa tras otra, página tras página. ¿No había una manera más fácil de hacerlo? Scrouch habría tenido, como el profesor Moody, mil y un oportunidades para mandar a Harry Potter donde quería. ¿Por qué no lo hizo? Pues, para seguir el esquema, para que veamos toda la aventura, para que el asunto comience a principios, y termine a finales, de año. El plan de HPCF es tan complicado, requiere de tanto cuidado, que simplemente se revela como algo innecesario, excesivo.

Rowling hace trampa, sus trabajos están llenos de planes exagerados, giros excesivos. Es como un auto corriendo por la autopista, con la radio a todo volumen y haciendo piruetas innecesarias, sí, lo vemos, pero así no se conduce, ¿por qué no modificar el camino si queremos ver esas mismas piruetas? Rowling no tiene la voluntad de hacerlo. Y estos no son los únicos defectos de la obra de Rowling, sólo los dos que considero más importantes y difundidos en su trabajo.

A pesar de todo, sin embargo, su obra ha logrado encantarme, ¿por qué? Eso lo veremos en una próxima ocasión.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article

commentaires

Stefany 17/01/2017 22:29

Estoy de acuerdo en algunas cuestiones pero difiero en dos cosas: dices que tras haberse criado con los Dursley debería ser inseguro, envidioso y tener explosiones de ira como las que tiene en el quinto libro. Bueno, no me parece imprescindible. Inseguro sí, porque nadie le ha demostrado cariño, respeto o durante sus primeros 11 años de vida, y nadie es prácticamente nadie. Ningún niño puede tener confianza en sí mismo con esta perspectiva, pero de hecho Harry no destaca -al menos en los primeros libros de la saga- por ser una persona segura de sí misma. Recordemos que cuando en "El cáliz de fuego" el falso Moody le dice a Harry que debe utilizar su punto fuerte contra el dragón él respondo "No tengo ninguno", y ese es sólo un ejemplo. De acuerdo que no es un personaje al que se le note la inseguridad a años luz pero tampoco me parece que tenga un autoconcepto brillante. Sobre lo de ser envidioso... pues no recuerdo si Harry sentía lo que podríamos llamar envidia sana cuando Ron le habla de su extensa familia, aunque sería lo normal. Lo de las explosiones de ira, depende. Muchas personas que sufren algún tipo de maltrato son incapaces de reaccionar con ira, mientras que a otras víctimas les pasa lo contrario y la rabia por la situación que viven domina su vida. En el caso de Harry parece que tiene muy asumida (al menos hasta el tercer libro) el maltrato emocional y psicológico de los Dursley, lo cual no me parece extraño, ya que en ocasiones cuando alguien es despreciado por su familia desde el nacimiento acaba aceptando como algo cotidiano y habitual y es posible que no se revele. Harry no conoció otra cosa en Privet Drive, no pudo comparar hasta que empezó a estudiar en Hogwarts y conoció otro mundo, así que hasta sus 11-12 años tenía asumido que las cosas eran así. Además por entonces todavía era un niño, no podía hacer magia fuera del colegio ni tenía manera de defenderse o intimidar a los Dursley, mientras que Vernon y Petunia (sobre todo el primero, que era más agresivo con Harry) eran adultos y tenían autoridad y poder sobre él, así que Harry estaba en inferioridad de condiciones. Motivo de más para asumir su indefensión.

Cambiando de tema, dices que te parece absurso que Pettigrew pasara 13 años haciéndose pasar por la rata de los Weasley y que "El que Sirius Black escape en ese preciso momento para que se desarrolle la historia tal y como nos la presenta Rowling, es otro absurdo". La verdad es que, siendo Peter un animago y teniendo que esconderse tanto de Voldemort -por si regresaba- como de sus antiguos amigos, no me parece nada descabellado que se transformara en rata y tratara de pasar desapercibido de esa forma (aunque podría haberlo hecho después, por ejemplo cuando Voldemort intentó regresar la primera vez, y no cuando aún no corría peligro) pero si no recuerdo mal, Sirius se escapó de la cárcel porque vio una foto en el periódico donde salía Pettigrew-Sccabers junto a Harry y Ron y lo reconoció, así que no es que la fuga de Black coincida con ningún suceso en concreto, sino que se escapa para evitar que Peter traicione también a Harry, y cuando Pettigrew descubre que su viejo amigo se ha fugado de Azkaban se escabulle para que no lo encuentre. No es casualidad sino que un hecho es consecuencia del otro. De todas formas eso es lo que yo recuerdo, tal vez me estoy equivocando.

Saludos

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages