Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
18 décembre 2008 4 18 /12 /décembre /2008 07:45

            Creo que los libros se pueden originar de cualquier manera, a veces son una pregunta, una respuesta, un deseo, un problema, un comentario, etcétera. A pesar de eso, el que un libro se origine en un libro no debe ser tan usual. ‘Ideas Homicidas’, libro que presentamos el martes pasado ante un grupo de amigos—un pequeño grupo de amigos, debo añadir. Esto de las presentaciones es una joroba, hay que moverse mucho, nos confiamos en las nuevas tecnologías, y, no, no fue suficiente. Bue’, el libro se lanzó que es lo importante—. ‘Ideas’ es mi tercer libro, es el más pequeño de todos, 77 páginas impreso, incluyendo bibliografía. Chiquito. ¿Por qué escribir un libro tan chico? Miren, no, yo no habría escrito un libro tan pequeño, de una vez lo habría subido a 100 y pico páginas, material no me faltaba. Narrar el criminal legado marxista leninista en 1000 páginas habría sido fácil, salvo escribirlo. Sólo el texto de Soljenitsin, ‘Archipiélago Gulag’ en sus más recientes ediciones debe tener, que sé yo, ¿800 páginas? Mi versión tiene 400 y pico, con letra chica y con cuarenta y pico líneas por página. Creo que no es la definitiva. Entonces, material, tema, no faltaba, y ¿por qué tan chico?

            Hay tantas ideas incompletas, tantos temas que no se tocan, una falta de bibliografía sobre asuntos que deberían ser conocidos por todos, que, con unos amigos, decidimos escribir un libro. Primera Parte: Condena al Socialismo Real, condena del marxismo, un análisis del caso más extremo (Camboya bajo el Kjemer Rouge), Segunda Parte: Elementos necesarios para el desarrollo de la riqueza, Tercera Parte, mmm… no recuerdo bien, de seguro que, bueno, si alguien introduce qué era, yo, agradecido, Cuarta parte, ejemplos de resultados, cómo funcionaron bien las formulas que permiten la generación de riqueza. Era un proyecto ambicioso, demasiado. Creo que eran uno 16 capítulos, yo tomé dos, uno de ellos era la historia del Socialismo Real, desde 1917 hasta el desmembramiento de la Unión Soviética, y el otro era sobre ‘La ética’ como parte de los elementos necesarios para la generación de riqueza. Había un límite por capítulo, 12 páginas, hasta 15. Comencé a escribir el capítulo del Socialismo, es una historia que conozco bien, a pesar de que mi dominio de la historia de la URSS no se comparaba con el tema general, mucho más amplio.

            Tenía dos páginas escritas cuando me di cuenta que no había siquiera tocado el golpe de octubre, ni siquiera el de febrero, estaba explicando los contextos de los revolucionaros bolcheviques, su naturaleza agresiva y violenta, el atraso ruso, etc. Me di cuenta que, de seguir así, ese capítulo de 12 páginas, a 15, se convertiría en ¿100? Ni modo, tuve que resignarme a tocar todo muchísimo más resumido. Igual, no podía mencionar esto y aquellos, al final me resigné y comuniqué al grupo que cada capítulo tendría que tener la dimensión que consideren apropiada. Mi capítulo sobre ‘Ideas Homicidas – El criminal legado socialista’, se convirtió en unas sólidas 33 páginas, incluyendo bibliografía, hemerografía y redfía… ¿o cómo mencionamos las páginas de la red revisadas? Bueno, en el libro todo está bajo bibliografía, una errata que corregiremos en la próximo edición, que pa’ eso va a tardar; aunque espero que pronto haya reimpresiones. Entonces, ya había acabado mi capítulo, esperé un tiempo antes de revisarlo, mientras le metía el diente al próximo, el de ‘ética’, que es básicamente la tesis de Francis Fukuyama que tan elocuentemente queda ilustrada en su libro ‘CONFIANZA’. A diferencia del tema del socialismo, el tema de ‘ética’ se me presentó algo ajeno, no podía recorrer todos los caminos, no podía dar todos los ejemplos, o lo hacía con un tono ensayístico—me puedo explicar bien—o me metía a estudiar duro y parejo, un tema del que ya sabía todas sus conclusiones, o sea, presentar un principio innecesario. Bueno, terminé el capítulo pero no estaba nada conforme con él, no tenía, ni remotamente la calidad del primero. Ni modo, creo que, a pesar de sus deficiencias, era una clara exposición del tema. Y ¿los otros 15 o más capítulos?

            Ya dije que yo tomé dos temas, los que tenía más claros en mi mente, los que me interesaban más escribir. El libro tenía que ser escrito por un total de siete personas, si no me equivoco, pero algunos de ellos tenían cuatro o más capítulos. ¿Saben cuánto tiempo me tomó escribir UN capítulo? Cuatro meses, hacer un trabajo serio, para cualquiera, toma mucho tiempo. La gente involucrada en el libro trabajaba o tenía otras ocupaciones fuera de escribir el texto. Postergamos la fecha una vez, ya que nadie había terminado sus capítulos, o estaban en borrador, mentira, había uno que sí terminó. Sólo tenía que escribir un capítulo. Él fue el único, los demás fallamos. Postergamos. Postergamos. Postergamos. Al final, si bien había varios capítulos escritos, pues, el libro distaba mucho de tener cuerpo y faltaba mucho más. A mí se me ocurrió darle una revisada al texto de mi primer capítulo y ver de hacer una buena impresión, láser, y fotocopiar el texto. Tenía cuerpo, y, a diferencia de otros temas, era completo en sí mismo. Entonces, recordé el regalo de un amigo, un pequeño libro de unas cuantas páginas (costaba 10 o 15 bs.), un texto muy sentido, poco razonado, sincero; pero sólo era propaganda de izquierdas. Midiendo palabras mi capítulo era más grande que el pequeño texto, ¿acaso no podría hacerse de él un pequeño libro con el mismo formato?

            Consulté con los amigos del proyecto, y algunos dieron su aprobación a que busqué la posibilidad de que mi texto se publique por su lado. Envíe mi ‘capítulo’ a Editorial El País. La idea era hacer una edición similar a la de la sentida propagandita simplista. La repuesta me llegó en un momento no esperado, cuando yo ya había asumido que sería una negativa, bueno, me quedaba la opción de la fotocopia, ¿no? Pues no fue necesario explorar ese tipo de difusión, El País aprobó mi texto, al principio, en edición chica, era 95 páginas, pero prefirieron modificar el formato pa’ que sea más fácil de editar. En el formato grande, más cómodo, más lendo, sale 77, y ésa es la edición que presentamos el pasado martes. ¿De qué se trata el libro?, ¿no quedó claro? Bueno, aquí les pongo un texto que estábamos probando para la contratapa:

            Todo momento es una encrucijada.

            Es una ilusión del presente el contemplar al pasado como una sucesión de hechos fijos, una cadena de eventos, donde uno lleva a otro, y cada acto es simplemente una consecuencia del anterior. Así fue, nadie lo puede negar, pero es falso pensar que así debía ser. En cada momento, se tomaron decisiones, se formularon programas, una idea fue elegida entre muchas, un camino se prefirió a otros. Así fue. Y, en todos los giros, a cada paso, otro podría haber sido el desenlace.

            La historia del Socialismo en el Siglo XX, llámese marxismo-leninismo, maoísmo, socialismo real, o de otra manera, es una triste letanía de crímenes y errores, que se amontonan hasta conformar, según algunos, la página más oscura en la historia de la humanidad. Desde su inicio, sus líderes siguieron ideas equivocadas y cometieron atropellos que luego fueron tomados como ejemplo por sus imitadores. Esta historia se debe contar, para cuestionarla, retirar el velo de idealismo que la cubre, para que no repitamos los mismos errores, no sigamos el peor camino.

            Todo momento es una encrucijada.

-------------------------

Eso. Sin el primer párrafo, y una línea más, apropiada diría yo, el texto está en la contratapa. El editor buscaba dar la idea de que recordar el pasado nos ayuda para enfrentar el futuro, y de que estás ideas, muertas, caminan como zombis entres nosotros y por ello es importante leerlas. En Bolivia, en Latinoamérica. Así que ahí está, el libro cuyo origen fue un libro, 77 páginas de los horrores del socialismo, bien fundamentado en libros muy serios. Mi tercer libro. No puedo decir para su disfrute, ya que no es el tipo de historias que me gusta contar, debo aclarar que es para su información. Desde el golpe de estado de octubre, en el viejo calendario todavía en boga en la Rusia zarista, hasta la perestroika y glasnost, que no pudieron revivir el cadáver soviético. De algo servirá aprender esa historia, espero que sí.


El libro está disponible en todo Bolivia.

Me atrasé con el artículo sobre la felicidad, añado éste que no estaba planificado, pero es el momento de difundirlo. De acuerdo a lo ya anunciado, se viene 'Ten fe y obtendrás milagros II/III' de la serie sobre la crisis económica mundial. Las dos fotografías en blanco y negro pertenecen a sus respectivos dueños, son de Hungría en 1956 cuando hubo un alzamiento en contra de la ocupación soviética y la AVO, lean el libro, y la segunda foto es sobre la 'Revolución cultural' en la China de Mao, en serio, lean el libro. La tapa del libro es Propiedad de Editorial El País. Es una manipulación digital sobre un cuadro soviético.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages