Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
12 mai 2009 2 12 /05 /mai /2009 06:06

                Mentir es fácil. Mentir es el camino que nos librará de algún problema, es el ‘yo no fui’, la construcción falsa, sea cual sea, que logra disimular el involucramiento personal en lo que ha sido un error. Para eso están las mentiras. Las hay ligeras, las diplomáticas, o graves, las criminales. Me temo que yo relaciono la verdad con la salud social, y, haciendo la analogía fisiológica, la mentira daña al cuerpo, es como si tus nervios te ocultasen que te estás quemando. El dolor está ahí para prevenir, para impedir la destrucción de lo que somos nosotros. La ‘verdad’, en lo que es sociedad, amistad, familia, o persona, es ‘nervio’. Ayuda ver el dato, sirve escuchar la información, beneficia entender el problema, y, para eso, hay que ser sinceros, con uno, con otro, con todos.

                Un conjunto de modas pseudofilosóficas, un grupo de malos estudiantes que se transformaron en pésimos maestros, han estado repartiendo sus mediocres panfletos, libelos bulliciosos carentes de rigor; aunque de buena pluma, en el mejor, y excepcional, de los casos. Ahí se dice, se cuenta, que la objetividad no existe. Vaya, qué arrogante afirmación, y qué burra. Rumorean que la realidad se ajusta a la interpretación. ¡Qué maravilla! Voy a reinterpretar mi realidad como si fuese millonario, a ver si da. No lo creo. Verán, en cualquier conocimiento hay dos niveles, la verdadera compresión del mismo, uno, y la vulgarización de éste, el otro. Yo no comprendo la teoría de la relatividad, conozco y creo entender su vulgarización, que el tiempo no es una constante cuantitativa sino algo relativo. ¿Me equivoco? No soy yo quien podrá decirlo. Lo que sí puedo decir es que, de haberme equivocado, he colaborado, sin ser ésa mi intención, en difundir una mala compresión simplificada de una idea que es mucho más compleja en esencia. De no haberme equivocado, he difundido una ‘correcta’ vulgarización.

                Las vulgarizaciones, por lo tanto, pueden ser correctas o equivocadas, o podemos hacer la diferencia como ‘simplificaciones’, que son válidas, y ‘tonterías’, que sólo perjudican. Muchas veces, los líderes de opinión pueden corregir los errores, lástima que en demasiados casos—debemos lamentarlo—la fuerza de la corriente errónea supera cualquier intención de reparo, y estas infamias terminan siendo distribuidas por doquier. Puedo dar y corregir, sin temor, una de ellas. La evolución no existe. Eso es. Ésa oración es correcta, ya que la vulgar idea que se tiene de evolución está completamente equivocada, es horroroso ver cómo la gente no entiende esta idea. Darwin habló de un concepto mucho más completo: la selección natural, que puede producir un fenómeno al que podríamos llamar ‘evolución’, o ‘cabriolitas’. Nada vivo mejora, nada vivo está buscando progresar, lo que sucede es que aquello que no se adapta, muere. Y Darwin tampoco habló de la ‘supervivencia del más fuerte’, bueno, tal vez lo hizo alguna vez, por error, parafraseando su frase verdaderamente científica: ‘la sobrevivencia del más apto’. Los ejemplos de esta mala compresión de la evolución son millones, daré uno: en la película “Waterworld”, ciencia ficción, el personaje es un ser humano que ha ‘evolucionado’ para adaptarse a un mundo acuático, ha desarrollado agallas, de pez. Así que el tipo está como pez en el agua. ‘Ah’, comenta uno de los personajes al observar este detalle del héroe, ‘la naturaleza siempre encuentra un camino’. Oh, sí, claro. La naturaleza siempre encuentra un camino, lástima que las ballenas y delfines, mamíferos acuáticos, después de unos 40 millones de años en el agua, todavía no han encontrado ese camino. El error, por si acaso, no es de la naturaleza, es del guión, que maneja la absurda, además de popular, idea de evolución. Corrijamos, pues.

                La verdad existe, entonces, y la objetividad también. Las ideas que pretenden debilitar estos fundamentos de todo raciocinio son, en algunos casos, bastante interesantes y están relacionadas con nuestra manera de, y limitaciones para, percibir la realidad que nos rodea, en otros casos son un tronco sellado carente de interior, llenado con abejas, para ser arrojado a las multitudes y provocar alguna reacción. Y vaya que algunos lo han logrado. Mucho movimiento y gritos histéricos, por supuesto, no son ninguna señal de contenido. La verdad, realidad, existe, y es la misma para ti, como para mí. Más problemático que estas perdidas ideas, malas o semibuenas, son las ridículas vulgarizaciones de las mismas, que resumo como: la realidad depende del intérprete. Al tipo lo atropellaron, no importó que lograse imaginar que el auto era de algodón, le dolió, le arrolló, le mató.

Las ideas simples se propagan rápidamente, y un error puede, con facilidad, conducir a su multiplicación y repetición. Las buenas ideas, incluso las más complejas, pueden ser correctamente simplificadas y difundirse en la sociedad. Además, por lo general, o las más de las veces, las buenas ideas son simples. Ejemplo, comparen el modelo orbital de Copernico con el de Tycho Brahe. Así, la verdad existe, como que estas palabras están escritas. Ésa es la verdad, es lo objetivo, lo interesante es que estas mismas palabras pueden ser ‘evaluadas’ de distinta manera. ‘Buen artículo’, dirán, espero, la mayoría, ‘mal artículo’, dirán otros, esto es lo subjetivo. Subjetividad y objetividad, a diferencia de otras dualidades, conviven perfectamente y en paz. La evaluación, cualesquiera que sea, que alguien haga de la realidad, no la determina. Es cierto que no compartimos la subjetividad de la realidad, cada evaluación es egoísta; pero la realidad no está construida con nuestras ‘evaluaciones’. Debido a que sí existe un mundo concreto, una realidad común, a través de la verdad y la objetividad podemos, sin lugar a dudas, identificar con facilidad a filósofos mediocres, teorías absurdas, periodistas deshonestos, y malos críticos. Ya que si es verdad, ésta es evidente y puede ser compartida con todos, de no ser así, con seguridad se trata de tonterías.

Todos los gráficos pertenecen a sus respectivos dueños. Visiten y distribuyan mi FanFic sobre Igor Karkarov.  

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Problemas
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages