Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
8 juin 2009 1 08 /06 /juin /2009 10:01

                Un tipo señalaba muy razonablemente, en un programa sobre la internet, que el ser humano siempre ha vivido en una realidad virtual, y que este fenómeno no es para nada nuevo y no está, en verdad, relacionado con las más reciente tecnologías de comunicación. ¿De qué estaba hablando?

                Muchísimo antes de la computadora, del libro, o de la palabra escrita, el ser humano tenía exactamente los mismos sentidos que hoy en día. En tiempos prehistóricos ya estábamos en contacto entre unos y otros, comunidades de la costa con pueblos de tierra adentro, valle o montaña. Si bien teníamos, como tenemos, una realidad directa, visible, que nos rodeaba, toda la información de territorios lejanos estaba limitada a la información que se podía obtener, o sea, a través de la codificación lingüística, primero, escrita, después. Ésa es la realidad virtual que el tío, ése del programa, mencionaba. Un pedazo considerable de nuestra realidad es ‘realidad mediática’ y siempre lo ha sido.

                Muchos textos antiguos hablan de territorios lejanos poblados de cosas raras, que probablemente se debieron, en origen, a la concepción fantástica de la realidad o posibles problemas de traducción. El primer libro de historia, de occidente, ‘LAS HISTORIAS’ de Herodoto, él se preocupa muchísimo de aclarar la fuente, de dónde venía la información que estaba transmitiendo. Si bien hoy en día cuestionamos muchos de sus datos, sabemos el desafío que enfrentaba en ese tiempo de reunirlo en primer lugar, y ya se vislumbra la noción de narrador honesto que dominaría la historiografía occidental hasta el oscurantismo, e incluso entonces. ‘¿Quién te lo dijo?’ se convierte en la pregunta clave para la construcción virtual válida de la realidad. Herodoto señala sus fuentes en muchas ocasiones, ya sea que lo vio él mismo, se lo dijeron los sacerdotes de Egipto, o es algo que contaban los magos de Babilonia.

                Pero no era sólo Herodoto el que hablaba, o escuchaba, todos los marineros tenían la lengua suelta, ya que a todos nos gusta ser el centro de atención. De ahí, con seguridad, vienen todas las historias fabulosas que involucran marineros… la de cuentos con que se vino Ulises, o Sinbad, que Cíclopes, que dioses, y una misteriosa bruja que lo atrapa por décadas en su isla, y el otro era más cantamañas todavía. Seguro, chicos, brujas, pájaros crok. Los antiguos egipcios tenían una noción de ‘mundo / universo’, al igual que los babilónicos, una caja, rodeada por montañas, que contenía el mundo visible y el mar. ¿Qué había más allá de esas montañas? Pues, parece que estaba rodeada de agua.

                Trescientos años antes de nuestra era, Alejandro Magno, en su campaña para conquistar el mundo, siguió el camino trazado por la literatura de Herodoto, conquistó los reinos escritos, de los que había noticias, de los que tenía más información. No sólo era un desafío geográfico el aventurarse más allá de los espacios que estaba conquistando, también era un abandono de la realidad presente en palabra. Alejandro tenía más que suficientes recursos para aventurarse hacia el norte del Cáucaso, hacia el sur de Egipto, o al Asia Central. Había reinos, guías, agua, riquezas, en todas esas direcciones; pero, si lo que nos ha quedado de los griegos es una muestra aceptable de la noción de mundo que ellos tenían, no había historias escritas, no había cuentos de las tierras del sur de Egipto, de Asia Central o el norte del Cáucaso, faltaba literatura. Como faltaban palabras, pues, la realidad de sus conquistas, aparentemente, tenían más problemas en ajustarse a esa realidad virtual ausente. Alejandro siguió el camino escrito.

                En la Edad Media, en el oscurantismo, con un mundo bárbaro, nos encontramos con datos, fieles en la medida de lo posible, provenientes del Imperio Romano de Oriente, varios frailes honestos, y algún viajero como Marco Polo (que también tuvo una gran preocupación de aclarar sus fuentes, sin contar que él fue el testigo de casi todo lo que contó), a quién no muchos creyeron. Se puede ver en los textos que la noción de realidad apenas difiere de la nuestra, ellos, en su tiempo, daban muchísimo más crédito a nociones de fantasmas y poderes sobrenaturales; pero eso, al menos en Marco Polo, es la excepción, por lo general todo es observación racional, un buen y sano empirismo. Entonces, si bien les faltaba muchísima información, la noción de que allá es más o menos como aquí, está muy presente en sus ‘nociones virtuales de realidad’. Tanto el trabajo de Marco Polo, como el de Herodoto son obras con un tono sorprendentemente moderno.

                ¿Quién te lo dijo? Es, fue y será, la pregunta clave para observar la realidad y tratar de percibirla correctamente. Recuerdo que cuando llegó la internet, allá por los años ’95, ’96, lo primero que yo hice fue confiar, cuando la red de amplitud mundial, la www, explotó, a finales de los ’90s, pues, ahí, sí, comenzaron los problemas. Ya no estaban presentes en la red sólo unas cuantas voces, sino todas las voces. Recuerdo que un tipo dijo ‘La información de la red no es confiable’, y yo, obviamente, reaccioné con hostilidad a semejante observación. Decir algo así es una verdadera estupidez. La red es sólo un medio, si el correo electrónico que te llegó es o no confiable, relevante o verídico, depende ahora, como en el pasado, de ‘quién’ es la fuente de esa información. Siempre fue así, siempre será.

                Al final de la Edad Media, al principio de la Edad Moderna, a la contemporánea, hasta nuestros días, siempre hemos dependido de la fuente, para nuestra noción de mundo virtual, que es gran parte de nuestra noción de realidad. Ahí están todos los datos del pasado que no viste, todo el mundo que no conoces, toda la información que tú no tienes. Por suerte, la mayor parte de las personas tienen una voluntad de ser honestos. Hoy como ayer, nuestra construcción de realidad depende de la honestidad de nuestras fuentes de información. Y la confusión, tergiversación, o pura mentira, puede afectarnos hoy, tanto como ayer, sólo que muchísimo más rápido. Tanto en Discovery Channel como en History Channel, se han exhibido documentales ya sea de fenómenos paranormales—que en el 99% de los casos son un fraude, y el 1% es gente confundida y medio turuta—como de extraterrestres—de lo que no hay un solo testimonio válido, con pruebas contundentes, en otras palabras, dos canales fiables, también están distribuyendo realidad virtual de pésima calidad.

                Antes eran hombres lobo, la Atlántida, países de hombres caballo, pájaros grok, o crok, hoy en día son políticos honestos, logros administrativos, extraterrestres o teorías de la conspiración. La realidad virtual humana, la de que depende de la comunicación, de la codificación, de lo escrito, visual, u otro, sigue siendo hoy tan frágil como lo fuera en tiempos prehistóricos. Lo dicho en un libro merece nuestra confianza si sus fuentes son fiables (ah, y recordemos que sus fuentes, o el propio autor, sólo han visto un pedazo de esa realidad), un periódico es fiable si el trabajo, sobre las fuentes, del periodista es fiable, lo mismo en la televisión, lo mismo de un vocero político, lo mismo de una llamada telefónica, ¿quién llama?, lo mismo de la www—que no es la internet pero todos la tratamos como que sí—o un correo electrónico. Todo depende de ‘¿quién te lo dijo?’. El segundo paso, la evaluación de la información provista, deberá ser tema de otra entrada. Pero, antes de irme, les informo que Wikipedia, en el idioma inglés, ha pasado la prueba de un estudiante (el de la foto) que introdujo información falsa, en Wikipedia fue corregida; pero un gran número de diarios y bitácoras comerciales, tomaron la información como cierta y la difundieron. Diría que en español es casi tan confiable, ya que el sistema depende directamente del número de personas que están trabajando con esta información y corrigen los errores, así, a mayor número de consultas, mayor fiabilidad. Obvio, sigue siendo el mismo tema, honestidad, y ¿quién te lo dijo?

OK. Concerning 'Not Yet', I grossly underestimated the work, so, I ask for another week. A million excuses, hopefully, this delay won't happen again.

Todas las imágenes pertenecen a sus respectivos dueños. Utilizadas sin fines de lucro.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Preguntas
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages