Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
29 juin 2009 1 29 /06 /juin /2009 09:15

                El Sha de Irán, Mojamed Reza Pajleví, era un déspota totalitario que disfrutaba de la riqueza del petróleo de manera irresponsable y reprimía a su gente con brutalidad, gracias a agentes entrenados por los Estados Unidos y el Mossad israelí, estas fuerzas tenían el nombre local de SAVAK (Organización Nacional de Inteligencia y Seguridad, ONIS, en español) (Se debe aclarar que la vista gorda de los EE.UU. ante este burro, el Sha, se debía a que era una aliado importante en la 3ª guerra mundial, que se estaba peleando en contra del horror marxista, encarnado por la URSS, y no le quedaba otra, a los EE.UU., que aceptar aliados vengan como vengan. Sólo con el gobierno de Reagan habría un cambio de opinión al respecto… y apenas. No tenían otra.), que arrestaban, espiaban, torturaban, y, en algunos casos, ejecutaban a los oponentes al régimen. Reza Pajleví, gracias al petróleo de su pueblo, era, por esos años (década del 70’s), considerado como el hombre más rico del mundo. Al celebrar el 125º aniversario de la monarquía iraní, el Sha, con un pueblo sumido en la miseria, decidió gastar 100 millones de US$ (de esos años) en el festejo. Su ineptitud y prepotencia forzaron su caída. El tipo era un imbécil. Uno de sus principales oponentes se llamaba Kjomeini, o Jomeini, el Ayatola Rujolla Kjomeini.

                Del Ayatola Kjomeini se ha escrito mucho, en resumen: un tipo cerrado, ultra conservador, y un buen tipo, de principio a fin, con una noción absolutamente islámica de lo que es buena vida. Sin embargo, se debe resaltar que era una buena persona, genuina, leal, dedicada a su gente, etcétera. Los males y problemas, en la realidad, no vienen de personas malas, sino de las personas cuyas nociones de bien provocan problemas, ya sea represión o violencia de cualquier otro tipo. Una imagen, de la vida de este hombre, que se quedó muy grabada en mi cabeza, fue la siguiente: Kjomeini, profundamente disgustado por el manejo del gobierno por el Sha, estaba ansioso por participar en política, por comunicar su punto de vista a la ciudadanía. Sin embargo, su maestro, le había pedido que no ingrese a la arena de la política, que no era ése el deber de una persona de fe. Kjomeini respetó la solicitud de su maestro, y espero hasta su muerte para ingresar en política. Dos aspectos de Kjomeini: respeto, dominio de sí mismo, paciencia, etc. Los elocuentes discursos de Kjomeini, en contra del Sha, tuvieron un gran impacto en una población religiosa, la estupidez del Sha hizo todo lo demás. Kjomeini sería exiliado de Irán, y afuera se convertiría en una figura de referencia.

                En 1979, las fuerzas opositoras al Sha, que tanto daño había hecho a su propio país, provocaron una revolución, el monarca se vio obligado a abandonar el país, nada menos que pilotando su propio avión a reacción, no uno personal, sino de pasajeros (no puedo confirmar el modelo). Kjomeini retornó al país para encontrarse con una popularidad absoluta y una bienvenida multitudinaria, semanas más tarde se instauraría la primera república islámica de la era moderna. ¿Necesitan detalles del represivo régimen que él instauró? Irán, se había librado del Sha para instaurar a un gobierno intolerante, ciego, en algunos aspectos, a los intereses de su propia gente. Lo bueno era que se trataba de gente, en muchos casos, noble de intenciones, sincera en su preocupación por el bienestar del pueblo (el problema es que, a veces, había una priorización de la religión por encima de lo práctico… bueno, muchas veces).

                La república islámica del ayatola Kjomeini era una nueva idea para el mundo, siquiera mucho mejor, en intenciones, que los egoístas gobiernos totalitarios que, como el del Sha, oprimían a casi todos los pueblos de la región. Gracias a que el sistema ideado por el ayatola contenía aspectos democráticos representativos, o sea, elecciones populares, el gobierno fue cambiando poco a poco, mejorando, modernizándose. Seguía, y sigue, siendo un estado donde sólo aquellos que profesan la fe islámica, podrán acceder a los más altos niveles de poder, es un gobierno de religiosos, donde ellos son el poder. Con todo, había posibilidades de que las mejores opiniones, dentro de los religiosos, pudiesen ser puestas a consulta popular. No tiene porqué gustarme la elección de Majmud Ajmadineyab más que la de otros políticos del planeta, la gente, por una u otra razón, puede cometer errores.

                En la elección de junio de este año, el gobierno iraní, tan imperfecto como cualquier otro, tan limitado como cualquier otro, ha demostrado que está dispuesto a traicionar la revolución del ayatola Rujola Kjomeini, ha demostrado que ya no es un gobierno que buscará guiar a su gente de la mejor manera, sino que les impondrá su juicio; ha demostrado que está dispuesto a perseguir a sus propios conciudadanos, de una manera tan brutal como lo hiciese la SAVAK, que tanto se manchó las manos de sangre de clérigos que enfrentaron al Sha para liberar a su gente. El opositor de Majmud Ajmadineyab en las elecciones, Mir Juseín Musaví, es tan parte de la institución islámica como el mismísimo líder supremo, Alí Kjamenei, ¿por qué, entonces, traicionarle de esta manera?, ¿por qué traicionar el voto popular así?, ¿por qué negarle a la gente el derecho a elegir? Las acciones de Alí Kjamenei derrotan a la Revolución Islámica, que era una posibilidad abierta para los países de mayoría musulmana, ahora podemos ver que un gobierno que tenía posibilidades de buscar beneficiar a su gente, está dispuesto a aferrarse al poder, a costa de la libertad de su gente, ya que la democracia, por mínima que sea, funciona, y los líderes islámicos de Irán, para perpetuar la cerrada visión de algunos, tuvieron que traicionarla. Qué triste.

                Todavía guardo la esperanza de que los mecanismos de regulación de la república islámica, permitan, a la larga, una salida positiva para la gente. Por el momento, sólo queda el dolor, la impotencia, la derrota, la traición a todos los ideales positivos de la revolución islámica de 1979. (Análisis del voto de la república de Irán, con sorprendentes victorias de los conservadores, en regiones donde antes tuvieron pobres resultados, deja pocas dudas de una estafa a gran escala. La respuesta del régimen a las protestas pacíficas, y no tan pacíficas, en su contra, no dejan lugar a duda que hubo juego sucio)

Sucedió que ayer se me cortó la conexión y no pude terminar de subir esta nota. La semana pasada estuve bastante ocupado, en el finde, por lo que no pude ni escribir ni subir nada. Ahora se viene un cambio a mi ritmo. Cambio de trabajo, espero tener suerte con eso, y esto también quiere decir que podré escribir más. Ojala sea eso suficiente para poder cumplir con el programa de 'Not Yet', entre otras cosas. O sea, se viene mucho trabajo. Ojala vaya bien. Nos vemos la próxima semana.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Problemas
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages