Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
31 août 2006 4 31 /08 /août /2006 01:48

           Con un dejo de desprecio algunas personas se refieren a cierto tipo de películas como ‘escapismo’, evasión de la realidad, dicen. Refugio de aquellos que no quieren ver lo que les rodea. Esta categorización tiene su razón de ser, pero el supuesto ‘apego’ a la realidad por parte de sus críticos es más bien una confesión de ingenuidad, que una madura evaluación de nuestro mundo. La realidad humana no tiene casi nada que ver con la realidad. Casi nada. Tiene algo de la matriz de la película homónima.

            Una afirmación tan contundente probablemente sea sorpresa para algunos, sobretodo aquellos que evitan ‘el escapismo’ y la fantasía. Los que no pueden ver dibujos animados probablemente tendrán algún problema en adaptarse, reconocer que eso que llamamos realidad es sólo un capricho humano, uno más, construido sobre la capacidad para la abstracción y convención propios de nosotros y de nada, o nadie, más.

            Un punto en medio del desierto, entre Libia y Egipto, no hay una persona a nuestro alrededor, ni siquiera un animal, tal vez uno que otro insecto capaz de vivir en pleno desierto del Sájara, eso es todo. Usted decidirá si mirando al sur o mirando al norte, abre las piernas, lo más que puedas sin perder el equilibrio, aunque hacerlo no es necesario ayudará para la imagen que deseo ilustrar. Bueno, de acuerdo a convenciones humanas, uno de los pies tendría un ingreso superior a los once mil dólares per cápita, y el otro no llegaría a cinco mil. ¿Creen que al desierto le importa un bledo esa determinación?, ¿creen que las cucarachas lamentan tener cuatro mil o se alegran al tener once al pasar la frontera?, ¿creen que una moneda de cinco bolivianos vale cinco bolivianos?

            La realidad humana está atravesada por convenciones de realidad que están sólo en nuestras mentes, esto no quiere decir que no sean reales; por supuesto que no, pero sí quiere decir que no son reales más allá de nuestras convenciones, o sea: fuera de nuestras mentes humanas. Por lo que el criterio de escapismo puede ser aplicado a cualquier persona que no se encuentra viendo ‘la realidad’. Si está viendo el noticiero, las más recientes noticias, pues se está evadiendo de su mundo. ¿Qué?, dirán los ingenuos realistafilos. ¡Claro! ¿Creen que ver la televisión es involucrarse con la realidad? ¿Es lo que está aconteciendo en la pantalla TÚ realidad? La respuesta sólo puede ser afirmativa si te encuentras viendo en la tele un reality show sobre tu vida, y transmitido en vivo en ese momento.

            Mucha gente dirá que las noticias se hacen sobre acontecimientos reales, ¿quién lo niega? Pero ¿aquello que no es noticia ha dejado de ser real? Obviamente existe una gran diferencia entre la naturaleza de las noticias y, por decir algo, “CSI”. Claro. Sin embargo, por extraño que parezca la imagen ‘real’ resultante sigue siendo la misma. ¿A qué me refiero? Perico Pérez viendo la tele: 19:00 viendo noticias, 19:30 viendo “CSI”. ¿Hay alguna diferencia real entre uno y otro? No. Lo más interesante de lo expuesto es que algunas personas simplemente tienden a ignorar la realidad de lo que no ven en televisión. Margaret Thatcher una vez dijo “Si no aparece en televisión no ha sucedido”.

            El otorgarle a priori una supuesta realidad a la televisión tiene como resultado un abordaje ‘televisivo’ de la realidad. A la gente sólo le interesa resolver los ‘problemas reales que ve por TV’. Un ejemplo claro es la reciente guerra de Iraq, cuando los Estados Unidos se disponían a invadir el país hubo muchas protestas en todo el planeta, sobretodo el primer mundo (lo que no deja de ser un dato interesante sobre su nivel de ‘tvrealidad’), sin comentar sobre la guerra en sí, todas esas personas sabían o no que hay, y había, en el mundo, una serie de conflictos armados en curso que a nadie le importan. ¿Van entendiendo? Las organizaciones que mendigan dinero se han encontrado con ese problema muchas veces, reciben mucha limosna cuando hay algún desastre, y éste se mantiene en las pantallas, la televisión cambia de tema y la gente ya no es tan caritativa con su asunto en particular, el público filantrópico cambia de intereses, la nueva noticia televisiva convoca su atención.

            ¿Es menos real la vida de un bosquimano que no ve ninguna noticia? Claro que no, tampoco lo es la del ejecutivo de Nueva York que vive pendiente de ellas, siquiera de las comerciales, ambos responden a dos tipos de convención. (La convención matemática del ejecutivo neoyorkino sería mucho más artificial, debido a que está inmersa en convenciones gödelianas, lo que ya de por sí es una gran, gran broma, pero eso es tema pa’ otra ocasión).

            Toda película es evasión, toda, no importa cuan real parezca ser, no es real, y no es tu realidad. Algunas personas buscan distraerse con una película, otras buscan ‘realidad’, sentirse que ven algo importante, sentirse que abordan un problema. En ambos casos la fantasía, la ficción, les otorga lo que estaban buscando, no la realidad. Por extraño que parezca hay gente que ve películas para sentirse bien, y otros lo hacen para sentirse mal, no hay más mérito en uno que en otro.

            Volviendo al tren, la realidad irreal de los seres humanos existe hasta nuestras propias médulas. Los deportes profesionales son sólo un tema de conversación, si bien sus habilidades son genuinas, su importancia radica en otorgar a esa narrativa, la historia de equipos que compiten unos contra otros, alguna importancia. A mi me parecen simpáticos, mas no me interesan, salvo contadas excepciones. Lo interesante de esa narrativa, que existe en los deportes, también está presente en nuestras vidas.

            Hmmm, ¿cómo decirlo pa’ no ofender? Hmmm. Veamos, Ajura Mazda no es un dios mayor que el cruel Assur, ambos tuvieron grandes templos y jugaron un papel importante en la vida de sus súbditos, hace ya algún tiempo. Ninguno de los dos fue real, eran sólo imaginación. El mundo entero está en una convención de “Viaje a las estrellas” de realidades construidas, más vale anotarlo. Hay demasiado de ficción en nuestro mundo diario, quien no lo reconozca no está siendo realista.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans mimeme
commenter cet article

commentaires

Javier Rodríguez C. 31/08/2006 17:33

Compañero!
De bastante tiempo que logro contactarte, pues ando buscandote desde hace unos 5 meses atrás, y el Romeo me dio un e-mail que ya no existía.
Bueno, tenía que hacerte llegar algunas propuestas y basicamente compartir ideas sobre un proyecto. ¿Como puedo contactarte? Bueno, puedes escribirme al email que apunto en este comentario, o sino dejarme algún comentario en el blog que aparece aquí.
Un saludo, y muy buena idea la de abrir un blog. Está muy bueno.
Javier

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages