Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
4 janvier 2007 4 04 /01 /janvier /2007 13:31
            Mi tesis de comunicación para obtener el título de licenciado se trataba sobre Los Simpson. Uno de los temas tocados fue la participación de acuerdo al género. Obviamente, el resultado fue el que todos conocían o sospechaban, yo sólo le di una cifra, la participación masculina era mucho mayor a la femenina, dos capítulos fueron dedicados a Marge o Lisa en la primera temporada, por 11, a Bart y Homero. En la segunda temporada la cifra es 5 (F)- 16 (M), la proporción, en la 3ª temporada, 4 (F) – 18 (M). Y hasta ahí llegué, ya que sólo analice las tres primeras temporadas. Si bien no puedo afirmar que la tendencia se mantiene hasta hoy en día, creo que podemos especular muy educadamente que la predominancia masculina en ‘Los Simpson’ se mantiene. Obvio, hay un suelto capítulo sobre Lisa, o Marge, pero son lunares en un mar de grasa con testosterona Simpson. Pero lo interesante del estudio es que pude, sin temor a contra observaciones, dar una respuesta al ‘porqué’ de la predominancia masculina.
            Debo hacer notar que se trata de un análisis completamente narrativo, por lo que las razones que voy a esgrimir pertenecen a esa lógica. Marge y Lisa son personajes mucho menos flexibles que sus contrapartes varones. Tanto Marge como Lisa son más inteligentes que sus pares (no lo digo yo, lo dicen los diálogos y situaciones de la serie), y también son mucho más éticas. Esto las hacía mucho más reales, por lo que las situaciones en las que ellas se podían involucrar eran más limitadas. Los varones, en cambio, eran mucho más flexibles, podían ser muy tontos o algo inteligentes, este margen no se permitía a los personajes femeninos, ellas permanecían razonables. No incluida en la tesis (ya que situar los argumentos textuales, con citas, para defenderlo era un trabajo de chino), está el argumento de que, tanto Lisa como Marge, son también más atractivas que sus pares hombres. Como Lisa es una niña, es difícil hablar de ella en este sentido, en el programa prácticamente no hay observaciones de su belleza, aunque ganó un concurso de belleza, y el personaje de Milhouse la considera bonita. Pero en el caso de Marge la situación es mucho más clara, ella es delgada, y Moe está perdidamente enamorado de ella.
            Es más interesante situar las aptitudes y defectos en comparación, así: Homero, gordo, tonto, poco inteligente, calvo, flojo, egoísta, etc.; Marge, delgada, inteligente, frondosa cabellera, responsable, etc. Una comparación entre Bart y Lisa sería igual de chocante. Es la vieja estructura de la mujer en un pedestal; imagen muy dañina para la expresión femenina, que una fémina debe ser siempre algo positivo (inteligente, agraciada, etc.). Lo interesante del asunto es que esta dinámica otorga a los varones un sitial mucho más importante en el programa, no sólo por el hecho de que podemos reírnos de sus tonterías sino que sus defectos los meten en problemas, aunque pueden salir airosos de ellos. En cambio, el camino correcto femenino las enclaustra en salvadoras, ya que rara vez son ellas las que se meten en problemas. Para colmo de males, si bien el futuro de Lisa parece promisorio, según el propio programa, la realidad de Marge está totalmente subordinada a la de su hombre.
            Se podría decir que la imagen femenina representada en ‘Los Simpson’ responde al gusto más exacerbadamente machista: mujer perfecta (o siquiera bien nomás) para satisfacer al hombre de la casa. Aunque el programa sea más generoso con el futuro de Lisa, ella también está restringida; a diferencia de los personajes varones, sigue siendo un típico caso de mujer en el pedestal (inteligente, ética, y siquiera estará bien nomás, su hermano se lo dice: ‘eres bonita’). Esta restricción narrativa de: ‘debe ser bondadosa’, ‘debe ser inteligente’, ‘debe ser atractiva’, literalmente plaga el universo narrativo de los dibujos animados, y porque no decirlo, plaga el universo narrativo en sí. Hay muchos programas y obras donde las mujeres tienen un rol importante fuera de los estereotipos o de la restricción ‘moral’, cierto. Pero a ver denle un vistazo a esto: en ‘Padre de Familia’ (Family guy), la hija es más delgada que el obeso hermano, la esposa es mucho más atractiva que el obeso esposo. La esposa es más inteligente que el marido, la hermana más capaz que el hermano. El perro es macho, gran parte de la historia gira en torno a él, y el bebe de la familia, un psicopático malvado, pues sólo podía ser varón. La historia está dominada por hombres, una vez más.
            En ‘American Dad’, el padre de familia, pa’ variar, no es gordo, está en forma, y su esposa sólo podía ser una mujer delgada y atractiva. Él es un loco desquiciado y ella una persona siquiera más racional que él. La hija es más atractiva que el hijo, que ahora es un joven esmirriado. Una vez más, a la hija también se le otorga el rol de ser la conciencia, es inteligente y preocupada por el medio ambiente, entre otras cosas. Si bien ella tiene un rol activo, casi siempre se trata de algo bueno que ella debe recordarnos. O sea: la restricción ética permanece. En ‘Futurama’, los muchachos, incluido el robot, son un par de zoquetes, en el caso del personaje masculino, Fry, pues su estupidez llega en muchos casos al paroxismo, pero también puede ser inteligente a veces, como el indiferente robot, Bender, puede ser moral, en cambio la mujer de un solo ojo, Leela, que es atractiva y mucho más talentosa que Fry, sólo puede ser buena e inteligente (sí, la obra le pertenece al creador de ‘Los Simpson’). En ambas series los locos/tontos varones son los principales personajes.
            En ‘Jimmy Neutrón’, él niño genio es la estrella, pero está rodeado de cinco amigos, dos varones, uno gordo y tonto, y el otro flaco y también más tonto, Sheen y Carl, y dos muchachas, Libby y Cintia, las chicas son ambas atractivas (son caricaturas de semblante regular), y Cintia es muy inteligente; claro, no tanto como Neutrón. Debido a que Jimmy tiene sus contrapartes idiotas, además de que comete sus propios errores, la historia es primordialmente masculina. Las muchachas, en este programa, pueden ser egoístas y envidiosas, pero en ningún caso podrán ser tan tontas como los muchachos. El padre de Jimmy, también, es bastante más tonto que su madre. Finalmente—recordando que esta es una lista limitada y caprichosa de programas animados de gran popularidad—en ‘Los padrinos mágicos’ tenemos a un niño, personaje principal, y a un par de hadas, el varón, lo habrán podido adivinar, es un completo idiota, la mujer es inteligente y responsable. Timmy, el personaje principal puede ser desde regular, hasta un pelmazo completo. Los personajes femeninos que aparecen con regularidad, incluyen a una niñera psicopática y una niña ‘perfecta’ que sólo luce su belleza. Los padres de Timmy son dos brutos que quieren a su hijo. Si bien la niñera, por su maldad, es un personaje que genera algunas historias, es un personaje maniqueo sin mucha riqueza, al igual que la niña bonito, que responde a un estereotipo (ese, el de la chica fría y bonita). En cambio, Wanda, la hadita, ocupa ese eterno puesto femenino: la voz de la razón y la conciencia.
            A diferencia de lo que se puede creer, estos programas representan, hasta cierto punto, nuestros esquemas mentales respecto a género, también se encargan de transmitir estos modelos, esto no quiere decir que las niñas que vean los programas se transformarán en esos modelos (vamos, que esas son ideas de los 60’s), simplemente quiere decir que los programas mencionados no dan nuevos ejemplos, o ricos ejemplos en lo que a modelos femeninos se refiere. O sea: la mayor parte de los personajes femeninos mencionados son pobres, y punto. Esto se debe a un machismo mental no intencionado de los guionistas y creadores, ponen a la mujer en un pedestal en varias ocasiones, pero eso sólo perjudica a sus personajes. El santón, siempre será un mal personaje, ya que no es rico, no puede ser uno y otro, sólo puede ser bueno. La queja, ya que me quejo, de los personajes presentados es su pobreza, pero sus limitaciones se generan por ‘buenas razones’, por restringir la expresión femenina a ese ‘atractivo, bondadoso e inteligente’ ser que ‘apoya’, no participa, en nuestras vidas (en el caso de los personajes, claro, vidas narrativas). Existen una multitud de personajes femeninos atractivos en el mundo narrativo, pero todavía hay demasiados similares a los ejemplos presentados. El crear y narrar personajes femeninos interesantes es un reto para cualquier narrador, tenemos demasiados estereotipos en la mente, y la sociedad, en el mundo entero, todavía restringe la capacidad femenina, además de que se restringen ellas mismas (asumiendo simple y llanamente los roles otorgados por la sociedad, familia, etc.). Magníficas escritoras como Ursula K. Le Guin a pesar de su gran imaginación y género, han poblado sus obras de personajes principales masculinos. Hasta la imaginación sin límites de J. K. Rowling se restringió a personajes principales masculinos. Es difícil. Y el problema es que los seres humanos estamos muy influidos por las historias (‘muy’, no completamente, no totalmente). Las narraciones nos inspiran en eso que llamamos vida, que es sólo un cuento más.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans mimeme
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages