Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
19 mai 2011 4 19 /05 /mai /2011 05:04

 

S7301538                Desde hace más de dos años, desde mediados del 2009, que vengo contándole a toda persona que puedo, de que se viene el más grande colapso económico en la historia de la humanidad (manteniendo en perspectiva que es, también, el momento con mayor riqueza en esa misma historia), era que suceda entonces. De haber acontecido en el 2008, cuando cayó la bolsa y el mercado comenzaba a corregirse, la economía de los Estados Unidos habría golpeado el mismísimo fondo. Es difícil decir que habría sucedido en ese caso, de lejos, eso es seguro, habría superado a la gran depresión en lo que a caída de nivel de vida corresponde. ¿Violencia?, ¿desgobierno?, etcétera, son preguntas sobre las que sólo se puede especular. El problema, claro está, es que no cayó, ahora será mucho peor.

                Podemos impedir que una casa no caiga, a pesar de que está a punto de derrumbarse, sólo hay que poner pesos y apoyos en todos los puntos que están bajo presión, y eso impedirá el desastre, por un tiempo, ya que, de inmediato, los nuevos pesos y apoyos quedarán bajo la presión de las fuerzas que estaban haciendo derrumbar la casa. En otras palabras, se puede impedir el colapso económico, con el monto de dinero suficiente. Nadie tiene tanto dinero, no hay cómo reparar el agujero económico que los estadounidenses han hecho en su economía. La única opción es el colapso económico total, reconocer su imposibilidad de pagar su descomunal deuda, y destruir su economía artificial. No lo harán. Si los Estados Unidos, como gobierno, hubiesen estado dispuestos a reconocer sus problemas, lo habrían hecho ya, no lo hicieron. Lo que inevitablemente queda por delante es una depresión hiperinflacionaria. Los días del dólar estadounidense como moneda de reserva están contados, y le quedan pocos.

¿Cómo se llegó a esto?

                Voy a repetir una historia conocida por muchos. Es un viejo problema, saltémonos a los años 90’s, los Estados Unidos enfrentan una recesión económica. La industria estadounidense no ha podido enfrentarse a la competencia japonesa, coreana y europea, por lo que el presidente George Bush, padre, no es reelecto, el nuevo presidente será un tal William Clinton. Por esos años (1993), en la reserva federal tenemos como presidente a un tipo llamado Alan Greenspan. El tío ése, Greenspan, es una decepción para la ciencia de la economía. Con modelos keynesianos en la cabeza, o careciendo de ellos por completo, inició una reducción de los tipos de interés para ‘incentivar la economía’. O sea, repentinamente se hizo más fácil el prestarse dinero. La idea es que los negocios puedan prestarse sin mayores problemas, ya sea para emprender uno nuevo o expandir uno ya existente; sin embargo, como siempre sucede con las ideas de la inútil burocracia, el resultado podría ser muy distinto. Los negocios pueden prestarse por encima de sus capacidades, se toman más riesgos que pueden disparar el tiro por la culata, y los que se deciden a no arriesgarse pueden meter su dinero a la bolsa, u otros servicios financieros.

                La bolsa se infló, la deuda personal y empresarial creció, y todos estos gastos se veían en un PIBS7301541 incrementado, que para todos parecía ser una buena noticia. A mediados de los años noventa—me encanta este dato—Alan reconoció que la Bolsa de Valores de Nueva York estaba sobrevalorada en un 40%. 40%!!!! 4 de cada 10 US$ era especulación. Esto impulsó el crecimiento del sector financiero. Repentinamente, especular se convirtió en un buen negocio, ya no era importante producir, ni entregar positivos resultados trimestrales, jugar resultó más fructífero. Esto, por supuesto, no podía ser bueno para la economía real; pero, dado que el incremento de dinero afectaba al mundo real de pasada, pues, el ver el incremento en el precio de las ‘fantasías’ o ‘acciones’, hacía sentir bien a muchas personas, incluyendo los políticos. Por estos años, también llegó la internet. Una nueva tecnología con infinidad de posibilidades. Repentinamente, nombres como yahoo, amazon, comenzaron a hacer dinero, y como había tanto de esos billetes virtuales, se armó una gran burbuja en las compañías punto com. El problema es que, en el mundo real, tarde o temprano tienes que entregar resultados, y estas compañías punto com resultaron no ser tan lucrativas, por lo que la burbuja estalló y sus acciones se fueron hasta el piso, de una gran mayoría. Claro está que las buenas compañías de internet siguen avanzando hasta el día de hoy. Al estallar, las burbujas, destruyen lo malo, es una corrección del mercado, y éste sabe lo que hace.

S7301539                La recesión que se vino se conoció como ‘la crisis de las punto com’, y motivó una agresiva respuesta por parte de la Reserva Federal, que fue la creadora de la burbuja, y la que provocó su final. Resulta que la Reserva reconoció que no podía seguir con la política de dinero fácil, por lo que subió los tipos de interés, y eso, más los resultados del mercado, hicieron estallar la burbuja. Así, al enfrentarse a la crisis, el sector político, decidió, una vez más, hacer que el dinero se vuelva barato. El problema no habría sido tan serio ni no fuese que el por entonces presidente Bush decidió aumentar el gasto del estado a niveles superlativos. Dos enfermedades se habían extendido por todo el sistema, por un lado, el dinero fácil que permitía hacer especulaciones arriesgadas y, por otro, un gasto estatal que no es productivo, pero incrementa el PIB, lo que hace parecer que la riqueza promedio está incrementándose, cuando en verdad sólo se trata de deuda.

                Tras el colapso de las punto com, el exceso de liquidez buscó una casita segura, y no tardó en encontrarla: en la especulación inmobiliaria. Se sabía que la tremenda escalada de los precios de las casas era una burbuja, que iba a estallar tarde o temprano, el problema es que por detrás no sólo se encontraban los capitales especulativos, también estaba el propio gobierno de los Estados Unidos a través de la tontería llamada ‘empresas incentivadas por el estado’ (GSE, government sponsored Enterprise), los bancos hipotecarios Fannie Mae y Freddy Mac, que garantizaban los préstamos a familias de bajos recursos para obtener una casa. En otras palabras, incremento artificial de los precios inmobiliarios. El problema es que el vínculo político garantizaba que la burbuja sería de muy padre y señor mío, ya que el mercado reconoce su error tarde o temprano, ¿cuándo lo reconocen los políticos? La burbuja inmobiliaria estallaría el 2007, aunque se la veía venir desde lejos, y sería de un tamaño nunca antes visto. El gobierno de los Estados Unidos se vería obligado a ayudar a los bancos con multimillonarios préstamos y garantías. Sólo un pequeño porcentaje de esta ayuda a los ‘más ricos’ se haría pública, ya que, en el fondo, las cuentas debían estar en las propias empresas. Por ejemplo, los 6 billones de US$ que el estado garantiza a Fannie y Freddy no aparecen en la deuda de los Estados Unidos, sino en las cuentas de estas empresas.

¿En qué situación se encuentran ahora?

DSC01429                Por razones económicas, más que políticas, y vaya uno a saber qué otras, los estadounidenses eligieron a Barack Obama como nuevo presidente. El tío éste no tenía idea de qué hacer, ni conocía una palabra de economía, para las circunstancias en las que el país se encontraba era un inútil, carne innecesaria, una boca en balde. Desde el inicio de su presidencia, la situación económica de los Estados Unidos sólo ha empeorado, la deuda estatal está por las nubes, llegando a 14 billones sólo este año, y esta deuda no contempla una serie de cuentas (como las de Freddy y Fanny) o las deudas a largo plazo (las obligaciones que no tienen respaldo a futuro). Una economía que depende de la deuda se encontró que, gracias al gasto estatal, salió de una profunda recesión, ¿cómo?, ¿cómo pueden decir que han salido de un problema cuando lo que en verdad han creado es deuda estatal? El sector industrial de los EE.UU. está debilitado, su economía enferma ha dependido del sector de servicios, comprando a otros lo que no puede producir, por lo que su balance financiero en el comercio exterior ha quedado en negativo, desde hace años. El 2008 llegó a ser de 700 millardos de US$, ahora está por los 500 millardos, ¿cómo va sostener su economía en estas condiciones? Nadie en el mundo tiene tanto dinero para prestarles. Y el déficit estatal del gobierno federal será de 1.5 billones el 2011, en un estado que tiene un presupuesto total de 6 punto y algo billones para el año fiscal en curso. La venta de casas, para lo que va de año, ha sido la peor registrada. ¿Qué más? El desempleo está en casi 9%, y gran parte de los puestos de trabajo que se están creando son sólo un arroz más en ese problema de intercambio comercial negativo. Se viene el colapso económico de los Estados Unidos, y dado que están quitándole el valor a su moneda, a través de la inflación creada por la inserción de liquidez en el mercado, a través de su flexibilización cuantitativa, pues, la depresión que se venga será hiperinflacionaria.

                Será la peor catástrofe económica en la historia de la humanidad, en su momento de mayor riqueza, será algo que figurará con prominencia en los libros de historia, será triste a la vez que interesante y fascinante. Aquí no hubo ninguna contradicción del capitalismo, ni nada, aquí no hubo ambición desmedida sin restricciones, aquí, lo que hubo, fue la intervención del estado en la economía y el excesivo gasto fiscal. Y por todo esto, todo el mundo tendrá que pagar las consecuencias.

¿Cuáles serán las consecuencias directas?

1) Entre el 30% y 40% de la economía de Estados Unidos va a desaparecer (Esto será grave, despúes vendrá una restructuración y la gente comenzará a hacer cosas verdaderamente productivas, o dará servicios necesarios). O sea, una seguidilla de quiebras. Lo que también dañará a todas las empresas que dependen del mercado estadounidense para su sobrevivencia. Será un cataclismo, a la vez que si hacemos uso de las buenas ideas, la recuperación podría ser rápida.

2) El dólar estadounidense va a morir como moneda de reserva, será reemplazado por el Euro y el Rinminbi (China). Es por esto que se debe abandonar todo ahorro en esta moneda, los que estén en Estados Unidos deben reducir sus gastos al mínimo y comprar cosas que puedan utilizar o intercambiar por productos, una vez que llegue la depresión hiperinflacionaria.

3) Llegará el colapso financiero mundial. Esto puede parecer como algo grave, y lo será para los directamente involucrados, los banqueros, cajeros y otros; pero, en el fondo es algo que superaremos fácilmente, debido a que toda esta gente no estaba, en verdad, generando algo para la sociedad, o sea: no hacían productos, ni casas, ni ropa, ni entretenimiento, etcétera. Obvio que van a caer los países europeos que ya estaban en la cuerda floja, como Grecia, Portugal, Irlanda (más) y los demás se apretarán los cinturones. Van a quebrar una seguidilla de bancos, en Europa y el mundo, lo que no quiere decir que el Euro, como moneda, vaya a colapsar, a diferencia del dólar de los Estados Unidos. Vean que las actitudes y acciones de uno u otro han sido muy, muy distintas.

4) La criminalidad en Estados Unidos, siquiera por un tiempo, será tenebrosa, en las grandes ciudades y malos barrios.

Lo repetiré, lo que va a suceder no es algo que el mundo no haya visto antes. Ninguno de los países que han sido afectados por una depresión, en el siglo XX, han desaparecido, ninguno llegó a la anarquía. Será grave, dolerá mucho, es un momento histórico, en el peor sentido de la palabra, y superarlo, con las buenas ideas, probará ser mucho más fácil que lo imaginado. 

La idea de transmitir esta información no es la de asustar a alguien, nada más lejos de mis intenciones. Cuando alguien te dice que se viene un auto, y te va a chocar, tú no gritas, ni chillas, te haces a un lado. La idea de esto es muy simple, no es un acontecimiento único en la historia, en el siglo XX le pasó a un montón de países, y en el siglo XXI, que sólo tiene unos 11 años, ya le pasó a muchos otros más (bueno, le pasó a Zimbabue, y están con inflación fuerte, me dicen, en Laos. Además que Venezuela y Argentina también están con lo suyo). Lo que se debe hacer ahora es simplemente cuidarse, evitar el dólar, que se una moneda muerta, y no tener deudas en las tarjetas de crédito, comprar oro y plata, donde pueden. Básicamente: tomar precauciones, eso es todo.

Las fotografías son mías, y son una improvisación. No encontré un mazo de cartas y, con cassettes, pues, no queda lo mismo. No logré transmitir la idea, creo; pero debí hacerlo, ya que preferí evitar las imágenes de otros. Podrán ver que ahora voy a tener propaganda, eso recién lo pondrán a partir de ahora, recién me hice 'socio' de over-blog. Veremos cómo va. Pa' la próxima pondré mejores imágenes. Bueno, a cuidarse. 

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Problemas
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages