Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
3 décembre 2012 1 03 /12 /décembre /2012 03:40

 

                Puede parecer que la diferencia entre el subgénero narrativo ‘apocalíptico’ y el ‘post-apocalíptico’ es apenas un prefijo, la verdad es que los temas varían bastante.

postapocali001                La narración apocalíptica se concentra en la nube negra por venir. La llegada del apocalipsis es el nudo de la historia, la amenaza que ensombrece todo el cuento. Eso no quiere decir que este subgénero esté cerrado, por eso se habla de los dos a la vez, ya que, a veces, se pisan los pies. El apocalíptico puede venir con gran pesimismo, por lo que el final puede ser el ‘fin’ de todo, de la sociedad, del mundo, o tratarse de una simple aventura, como las muchas narraciones de desastres. Entre los ‘desastres’ y ‘el apocalipsis’ sólo existe una variación de grado, por otro lado, la estructura general es muy similar. Si se quema un edificio, como en “Infierno en la torre”, tenemos un desastre, si se acaba el mundo, o pareciera que se va a acabar, como en “2012”, pues tenemos un apocalipsis. En cambio, los post-apocalíptico debe lidiar con los restos de lo que ha quedado. Lo que colapsó no debe ser necesariamente el mundo, puede ser la sociedad la que fue derrotada, superada, por los problemas que debió enfrentar… o que ella misma ocasionó.

John Clute, en su fabulosa ‘Enciclopedia de la Ciencia ficción y la fantasía’, ahora disponible en línea, menciona el término ‘Tierra arruinada’ (Ruined earth) para aglutinar a todos estos textos que hablan de un mundo posterior al nuestro, donde el consumismo y tecnología de nuestro tiempo, por mucho o muy poco, se recuerdan como leyendas. Los motivos para el desastre u holocausto que ya ocurrió son muchos, en los años cincuenta comenzó a utilizarse a la guerra nuclear como provocadora del fin de la sociedad previa, antes, teníamos a la guerra en sí como destructora del mundo, desde los 70’sposapocali003 se utiliza el problema ecológico como un posible gatillo del colapso, la crisis económica y los problemas poblacionales probablemente se pondrán de moda en el futuro cercano. En las narraciones de sociedades destruidas, lo que importa es qué hacemos después de ese momento, después de que pasó lo que tenía que pasar, qué hacemos y cómo, eso configura el corazón de la novela, o narración.

Créditos de las imágenes: Primera, afiche original de 'Cyborg' en baja resolución. Segunda, afiche original de 'Escape de Nueva York', propiedad de AVCO, Embassy Pictures. 

Infancia narrativa y preocupada

En mi infancia, diría que “Mad Max” (1979), las tres películas, y sus clones, fueron las que más me impactaron; pero, también tiene que ver el contexto político, la mal llamada ‘Guerra Fría’ (en los países del tercer mundo, los enfrentamientos entre las dos potencias principales, estuvo muy lejos de ser frío), donde un accidente podría haber provocado una catástrofe difícil de imaginar. El desastre, la amenaza del apocalipsis o su realidad, estaba presente en filmes tan dispares como “Cherry 2000” (1987) o “Voz silenciosa” (1987, “Silent voice”, o el rarísimo título de “Amazing grace and Chuck”). “Cherry” es sobre un planeta tierra destruido donde un hombre viaja a las tierras baldías en busca de una robot concubina de reemplazo—sí, así de raro. “Voz silenciosa” es sobre un niño que protesta la presencia de armas nucleares dejando de jugar beisbol y guardando silencio. Por un lado podías tener una aventura como “Escape de Nueva York” (1981), con el famoso Snake Plissken, o una producción con estilo de documental titulado “El hombre que vio el futuro” (1981), sobre Nostradamus y con Orson Welles como anfitrión, que, después de revisar el pasado, se enfoca en nuestro tiempo y futuro, augurando más guerras y desastres.

(Avance de la película 'Cherry 2000'.)


 
  Pero no es sólo que el mundo estuviese lleno de estas historias. La popularidad de “La guerra de las galaxias” o tantas otras obras que también tenían gran popularidad por esos años habrían podido guiar mis propias visiones narrativas en cualquier otra dirección, el asunto es que uno no puede abandonar el mundo en el que vive, y los problemas de mi tiempo son/eran muy concretos. La serie francesa ‘Érase una vez el hombre’, de los años 70’s, yo la vi por primera vez en formato de fascículos impresos—todavía los tengo—abordaría el tema ecológico/productivo/militar de esos años, y desde entonces he sido un neo-malthusiano (Ver Thomas Robert Malthus), que conducen al desastre.

(El video de 'Érase una vez el hombre... el futuro')


 

El agujero de ozono, la contaminación ambiental, el calentamiento global; que por estos años se llamaba ‘efecto invernadero’ y estaba vinculado a los clorofluorocarbonos—una palabra larga que se puso muy de moda por los años 80’s y principios de los 90’s—, la sobrepoblación, etcétera, obligaban a ver con pesimismo el futuro que se nos venía. En 1989, o 1990, la revista ‘Scientific American’ publicó un volumen en el que reunía los artículos sobre problemas ecológicos del año, también había otros temas, ése es el que yo tengo todavía. Si estabas medianamente informado debías estar preocupado. Así que no debería extrañar que mi primera novela fuera una narración post y pre apocalíptica.

(Avance de 'Cyborg', una simple película de artes marciales en un contexto postapocalíptico. El ambiente terrible, cruel, y de bajo presupuesto seguro que influenció mi novela.)

El viaje

                Las fuentes de esta historia son muchas, además, gran parte de la influencia llega de manera subconsciente, no es que lo haces pensando en que las cosas se deben hacer así o asá debido a tal o cual libro, o película, simplemente sucede que las acciones, personajes y espacios son de una manera particular porque así has aprendido que deben ser. ‘El viaje’ le debe mucho a ‘Dune’, la novela de Frank Herbert, debido a que la historia nos la contó mi padre cuando éramos niños, y con todos sus defectos a mí me gustó la película, ‘Dune’ está prácticamente inscrito en mi código genético. Y es interesante ver cómo una historia como ésa, que no tiene nada que ver con el género, puede tener alguna influencia en algo tan distinto. De seguro que “Mad Max”, la peli’, influyó también. Y, a pesar de todas las influencias, todas las convenciones del género, todos los miedos de esos años, todas las bombas y explosiones demográficas… ‘El viaje’ es su propia historia, el público decidirá si es buena o mala.

                Dividida en dos volúmenes, ‘El viaje’ narra dos historias, la primera es post-apocalíptica, la segunda es pre-apocalíptica.

                Primer volumen. ‘El viaje’.

Rodeada por ruinas, ocultándose de los nocivos rayos ultravioleta del sol, en un planeta con una debilitada capa de ozono, la ciudad de Paraíso acoge a una pequeña comunidad de sobrevivientes. Sus habitantes han probado ser más fuertes que los bárbaros y más astutos que los linces, a pesar de vivir bajo tierra, ellos son los legítimos señores de la región que les rodea… el problema es que parece haber llegado un nuevo enemigo. Los llaman vanderes.

                Segundo volumen. ‘La historia de Branden’.

                ¿De dónde vienes, mi enemigo? ¿Cuál es tu pasado? Y el enemigo responde: Yo… yo viví en el mejor de los mundos.

 

                Y supongo que podría hablar de un montón de aspectos de la obra, de mi sorpresa al comprobar la vigencia de este mundo pavoroso, y la validez de muchas de las ideas presentes en el mismo. Ahora también podría hablar de sus defectos, ya que tengo suficiente distancia con la obra como para poder realizarle algunas observaciones, sí puedo informar que los méritos están por encima de sus defectos, de otra manera, en vez de darme el trabajo de digitalizarlo me habría concentrado en lo nuevo. Sin temor a equivocarme, diría que les gustará…

TapaWEB

Tapa de 'El viaje', versión digital, dibujo de Román Nina Nina.

Aquí está la nota con la que venía amenazando. Como suele suceder, el tema quedó muy grande, muy amplio. La narración postapocalíptica, que viene bastante casada con la pre, es vasta y tiene muchos aspectos que valdría la pena mencionar, y si a eso le añadimos los comentarios que podría hacer sobre ciertas obras, como la pésima 'The road'--qué asquito de peli'--, pues tenemos el típico caso de abarcar mucho más de lo que se puede apretar en una entrada.

La próxima entrada será sobre el 'Estado de Israel', como única nota sobre asuntos reales del mes de diciembre, porque la venía debiendo.

También corresponde informar que volveré a compartir 'Mi caprichosa selección', un archivo que armé con una recolección de artículos publicados hasta el año... mmm, creo que 2008. Ya está hecho, y ya está olvidado, entonces, que lo vuelvan a recordar. 

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages