Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
4 juillet 2013 4 04 /07 /juillet /2013 22:29

                A ver, de la semana pasada, unos datos: hubo cambio de primera ministro en Australia; varios sustos en la bolsa de Tokyo; hubo, y todavía hay algo de, protestas en Brasil; problemas con el exceso de liquidez en China que asustaron al mundo entero; el presidente Barack Obama es un imbécil, lo seguimos confirmando cada día pero es bueno recordarlo; y subió la Bolsa de Valores debido a algunas malas noticias sobre la economía, en serio, así, tal cual. ¿Cuál es la relación entre todas esas noticias? A las que podríamos añadir muchas más, pero ¿cuál es la relación entre ellas? Hoy en día podemos preguntar ¿qué estupidez tienen en común? Es casi de risa, o supongo que sí lo es, a veces corresponde reírse de las tragedias cuando requieren tanta tontería que resulta cómico. Nadie podría hacer lo que se está haciendo, si no estuviesen pensando que están haciendo lo correcto… eso ya debería hacernos reír, siquiera un poco.

Ecoglo001                El epicentro del problema es los Estados Unidos, tal vez deberíamos comenzar por ahí: Obama es un imbécil. Sólo cuando se revele la magnitud del problema en todo su esplendor, la gente se dará cuenta de la absoluta mediocridad de este personaje. Básicamente, los datos de la economía de los Estados Unidos siguen siendo patéticos, el crecimiento es anémico, y las modestas expectativas de la Reserva Federal para el primer trimestre fueron revisadas a la baja. Digamos que en vez de crecer un 3.2 creció un 2.8, pueden buscar los datos exactos en la red. Y eso era muy malo, ya que la realidad te dice que se creció menos de lo que se esperaba. Se creció MENOS, y eso malo, por lo tanto es bueno, y subió la bolsa de valores de Nueva York. ¿Cómo es esto posible? En primer lugar, el mundo ya no tiene ningún vínculo con la realidad económica, ya no hay oferta y demanda, y no la ha habido desde hace más de treinta años. Ya les dije. De manera inmediata, la economía de los Estados Unidos está en modo de sobrevivencia desde que la crisis estallara el 2008, desde entonces hasta ahora, lo único que la mantiene viva y agonizante es la Reserva Federal, el banco central de este país, y sus inyecciones de capital. El problema es que eso reduce el valor del dinero y eso tiene consecuencias para todos, ya que se reduce el valor adquisitivo del dólar estadounidense. No del dólar en Estados Unidos, sino del dólar estadounidense donde quiera que éste se encuentre. Como el dólar estadounidense es moneda de ‘reserva’ mundial, pues, puede repartir su devaluación ampliamente, y es lo único que está postergando los fuegos artificiales de la gran depresión en los Estados Unidos. Ya mencioné que las hemos visto en otros lugares… pero el punto es que este crimen, este error, es visto como algo bueno por las personas que se encuentran especulando con este ‘dinero’ barato en la Bolsa de Valores.

                Hace unos quince días, o unos 10, la Reserva Federal, que se va dando cuenta, poco a poco, un resultado por vez, de la brutalidad de su propio juego, sugirió que podría reducir su excesiva intervención en elEcoglo002 mercado (está inyectando 85 mil millones de US$ mensuales, ¡85 millardos! Y eso sin contar el déficit del gobierno federal… caos, vaya caos) a partir de septiembre, ya que los números macro—vistos con un ojo completamente tendencioso—se iban mostrando positivos. La Reserva Federal iba, disque, intervenir hasta que la economía pueda despegar por sí sola, lo que es un claro imposible, y eso envió los números de Wall Street hacia abajo, ¿por qué? Si los números son buenos, la intervención se acaba, la intervención se acaba, la bolsa cae, la bolsa cae, desaparece todo ese dinero de especulación… así que es mejor vender antes. La Bolsa de Valores de Wall Street y la realidad económica ya no tienen nada en común. Ya no importa si la empresa va a ganar y a distribuir beneficios, ya no importa, ahora todo es especulación. Y esa especulación depende del dinero barato proveniente de la Reserva Federal, si las cosas van bien no hay dinero barato, si van mal, pues, sí hay. Entonces, si las cosas van mal, eso quiere decir que, para la bolsa de valores, va a estar bien. Qué ridículo.

                Entonces 1) las cosas van mal en Estados Unidos, y eso es bueno para la Bolsa, y el presidente actual de ese país es un tarado. Y eso está afectando a la bolsa de Tokyo, entre muchas otras. Lo que sucede en Tokyo tiene como origen el mismo problema: la economía de estados unidos, sólo que, para los japoneses, lo EE.UU. son el consumidor, y el dinero que te da ese consumidor mueve tu economía. Debido a que los japoneses vienen siguiendo la política económica más tarada que puede imaginarse desde hace más de dos décadas, pues, se han venido empobreciendo para beneficio de los estadounidenses. Y si los estadounidenses, en números generales y sinceros, se siguen yendo al diablo, los japoneses, que estaban tan felices de Ecoglo003empobrecerse para beneficio de ellos verán su pésimo plan convertido en pesadilla indomable. Una cosa es hacer las cosas muy mal, y otra es hundirte en el abismo sin posibilidad de consuelo. Los japoneses, en su estado estúpido actual, están felices de empobrecerse a favor de los estadounidenses; pero tampoco tanto. Si la situación en los EE.UU. no mejora, eso quiere decir que los dólares que reciben por sus fabulosos productos irán disminuyendo en poder adquisitivo, cada vez más, hasta convertirse en vulgar papel impreso, carente de valor alguno. Lo que pone a Japón en la incómoda posición de la que ya hablé previamente, hace un par de semanas. Lo tenebroso del asunto es que la bolsa de valores cayó, debido a que el yen subió de valor respecto al dólar; aunque el Banco Central de Japón hizo lo imposible por devaluar el yen… ¿Entienden? Ni siquiera bajando el valor de su moneda pudieron los japoneses bajar el valor de su moneda respecto al dólar, porque el dólar, en el fondo, bajó más rápido de lo que los japoneses podían devaluar el yen.

                Y nadie parece estar muy conmovido por algo así.

                2) Japón está en problemas porque los EE.UU. están en un problema mayor.

                3) China. Desde los años 80’s que China tiene un crecimiento anual superior al 10%. Al igual que la japonesa, la economía China está diseñada para beneficiar el consumo de Estados Unidos, y depende de él. O dependía. Tras la crisis de 2008, y la depresión que comenzó el 2007, las cosas no han sido las mismas para la economía china. Es cierto que los chinos han visto crecer su nivel de vida; pero las cifras chinas son en verdadEcoglo005 asombrosas. Los números de personas trabajando en producción industrial supera la población de la mayoría de los países del mundo. 200 millones de trabajadores se movilizan por el año nuevo chino. Y un largo etcétera. El problema ahora es ¿cómo seguir creciendo si el consumo de nuestro mayor cliente se ha estancado? El empobrecimiento chino, al igual que en Japón, ya no funciona, así que comenzaron a inflar una burbuja de su propia cosecha, una hipotecaria (ja ja ja, al igual que en Japón, al igual que en los Estados Unidos, al igual que en España. Caos, vaya caos, vaya mar de estupidez que recorre el mundo). Y para eso necesita mantener bien aceitadas los engranajes del sistema bancario… así a que a la menor solicitud de seriedad a los bancos (a través de mayores garantías/respaldos para los préstamos del Banco Central), al menor atisbo de que se limitará las generosas condiciones con que el Banco Central estaba prestando dinero a los bancos chinos, pues, caen las bolsas de valores del mundo… ya que, en el fondo, todas dan por descartado de que el anémico crecimiento de los Estados Unidos pueda llevarnos a algún lado. Esto debería la atención, no de uno, ni de dos, sino de todos, y no, no hay atención. Los chinos temen que la burbuja haga pum, los mercados temen no tener burbuja. No es una situación de la que uno pueda salir bien parado.

                4) Brasil es muy famoso por la samba, el fútbol y el carnaval, su crecimiento económico le viene de hace pocos años atrás, antes, Brasil era parte de esa gran broma de tonterías que es el tercer mundo, ahora Brasil es tercer mundo que busca mostrar que no es tan, pero tan tonto. Lo ha logrado, claro, y ha fracasado, obvio. Lo ha logrado por las mismas razones que gran parte del mundo no ha sentido la crisis en su plenitud, los productores primarios pueden vender sus productos a los nuevos consumidores, que, a pesar de tener mucho menos poder adquisitivo, deberían, por volumen, fácilmente reemplazar a los antiguas bocas del mundo. O sea: Brasil, en vez de a Estados Unidos, le podía vender a China, a Rusia, a India, incluso a sus vecinos como Argentina y Venezuela, que tenían burbujitas, o deudas multimillonarias, de cosecha propia. Así que Brasil estaba creciendo a un guapo 6% y todos estaban felices… ya que en el futuro estaban: la recuperación europea, la recuperación estadounidense, y, por lo tanto, el crecimiento de todos hacia un mundo feliz y hermoso. ¡Alegría! ¡Alegría! Pero, por alguna razón, los brasileños no estaban bailando esta samba.

                Del 6% el año pasado, Brasil pasó a un 2% este año (sin contar la inflación, que es muy alta por la región; y sin contar ciertos asuntos de divisas), había fracasado. ¿Por qué? Porque los Estados Unidos están en medio de una depresión económica, que afecta a China y Japón, y Brasil no puede depender de fantasías para crecer… así que, pues, prácticamente, no crece. Y eso molesta, y provoca disturbios, si a eso se le añade la corrupción, desperdicio y mala administración que siempre plagaron la política de los países subdesarrollados (como ése, y como éste), pues tenemos un típico coctel de fracaso estilo Latinoamérica.

                5) Australia cambió de primera ministro. ¿Qué tiene que ver que Australia haya cambiado de primeraEcoglo004 ministro después de varios sustos en la bolsa de nueva york, protestas en Brasil y algún detalle en Japón y China? Todo. Australia, que, al igual que Brasil, ha podido eludir el desastre de la actual depresión económica mundial, se ha encontrado con que su principal cliente, el fabrica-todo-tipo-de-producto-para-EE.UU., también conocido como China ya no tiene gas, ya no tiene energía para crecer, porque su consumidor, los Estados Unidos, está en medio de la verdadera Gran Depresión…

                De Estados Unidos a Europa… de Japón a China… de Brasil a Australia… todo nos dice lo que nos han venido repitiendo desde el año 2008, 2006 e incluso antes: ESTO ES UNA DEPRESIÓN ECONÓMICA, Y EL MODELO KEYNESIANO DE INTRODUCCIÓN DE CAPITAL EN LA ECONOMÍA YA NO SIRVE…

                YA NO SIRVE…

                YA NO SIRVE…

            Pero, sin importar cuántas veces lo repitas, esto será una gran sorpresa para la mayor parte de la humanidad, y la mayor parte de los expertos en el tema… qué patético. 

CRÉDITOS: Primera imagen, protesta contra la alza de pasajes en Recife, foto de Ninja Midia; Segunda imagen, tablero electrónico de la Bolsa de Filipinas, fotografía de Katrina Tuliao; Tercera imagen, policías antidisturbios o 'tropa de choque' como los llaman allí, en Sao Paulo, fotografía de Gabriel Vinicius Cabral; Cuarta imagen, policía en Niteroi, Brasil, en junio de este año (2013), fotografía de Fernando Frazao, ABr; Quinta imagen, Julia Gillard, la supuestamente 'conservadora' primera ministra de Australia, que fue depuesta por el parlamento para otorgarle el puesto a Kevin Rudd, fotografía de MystifyMe Concert Photography.

Hola a todas. Ya terminó la U, y todos los asuntos de la misma se acaban esta semana. Así que voy a tener algún tiempo más para ordenar y trabajar en muchos de los frentes creativos que me he abierto. También voy a ver qué puedo hacer para ganar dinero extra, algo que no demande mucho tiempo y cuyo esfuerzo esté completamente relacionado con 'necesidades' expresivas. Mmm, veremos qué logro hacer--si es que logro hacer algo.

Por otra parte, el mundo está en un verdadero caos y, por momentos, dudo de la capacidad que vaya a tener la decadente civilización occidental para sobrevivir el lío en el que se ha metido. A la vez, también existe la posibilidad de una gran renovación, desechando toda la paja que se había juntando con el trigo. ¿Será? No sé, lo vamos a ver.

Cierta confusión de fechas--últimamente he estado muy equivocado con horas, fechas y todo--me otorga más tiempo para completar un proyecto, lo lamento tanto como lo agradezco.

Para aquellos que disfrutan de leer 'manga', historierta japonesa, o siquiera curiosear de vez en cuando qué hay de interesante, pues, les tengo un nombre: Eren, búsquenlo en la red, y si les salen muchas opciones, añadan Mikasa a sus palabras clave, y si con eso no lo encuentran, pues, se les rompió Google. Y, mientras lean, no se olviden gritar: ¡la roca, Eren, la roca!

Terminé de leer 'Una canción de hielo y fuego', me falta el último número, que ya lo podiré, pero también pude adquirir 'Las cruzadas vistas por los árabes', de Maalouf, un libro que hace mucho que deseo leer. Está buenísimo... bueno, ya se vienen muchas cosas, hasta entonces, un saludo a todas.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Problemas
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages