Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
15 septembre 2011 4 15 /09 /septembre /2011 06:30

                Muy orgulloso del estreno de su serie televisiva, George R. R. Martin autor de la serie ‘Canción de hielo y fuego’, en cuyo primer tomo se basa ‘Juego de tronos’, comentaba la riqueza expresiva por detrás de la adaptación. Había multitud de fuentes para la vestimenta y el comportamiento cultural. La tierra de Westeros, un continente imaginario, tendría influencias medievales, el norte tendría algo de ruso y escandinavo, el sur sería bizantino/románico. Al otro lado, en las tierras más allá de la ciudad libre de Pentos, tendríamos un mundo con algo de todas las tribus nómadas, algo de mongoles, algo de escitas, algo de comanches. Encantado con su propia creatividad, Martin dijo algo con lo que no estoy para nada de acuerdo, algo como que nuestra imaginación es más rica que lo que nos puede ofrecer la historia. Me temo que eso demuestra la ignorancia de R. R. sobre el tema. ‘Juego de tronos’ fue una serie de televisión que me alegró el año, a mí me encantó, casi no me puedo quejar al respecto; sin embargo, la frase de de Martin ataca al corazón de unos de mis gustos, la historia, y no podía dejar que se la difunda tan fácilmente. Defender la historia de Martin no es necesario, fue un éxito descomunal, y ya la aplaudí en otra nota, corresponde, entonces, presentar mis objeciones concretas a atacar la historia.

Arte

Vayamos primero a lo obvio. Si bien el arte de la serie es muy atractivo, sobretodo en un momento cultural que—no me canso de decirlo—está basura, es imposible superar la belleza de los momentos culturales errorRR001interesantes de nuestro mundo. Es demasiado fácil defender el período clásico, el grecorromano, antiguo Egipto, Japón, China, etcétera, entonces, no lo haré. Vayamos directo a los pueblos más salvajes y primitivos, los de la selva amazónica, los subsajarianos, o del pacífico. A pesar de todo el esfuerzo que puedan poner los creativos de Hollywood, o donde sea, nadie puede reflejar la multiplicidad de expresiones que la necesidad humana de hacer algo hermoso puede crear. Incluso en estos pueblos muy primitivos, limitadísimos en sus posibilidades materiales, ellos encuentran cómo crear pigmentos, y pintan todo. Los momentos de festejo de estos pueblos básicos, o de batalla, son un festival de colores y diseños. Emplumados, cubiertos de barro, o de mil y un maneras, incluso el mundo primitivo supera con creces el tímido ‘art deco’ con el que los diseñadores pretenden representarlos.

Eventos

‘Juego de tronos’ es un complejo entramado de problemas. Tenemos la amenaza del norte, unos monstruos del hielo; la del este, los bárbaros nómadas; la central, el golpe de estado de los Lannister. Es una realidad rica en variables, un conjunto diverso que se merece el nombre de la serie. La realidad histórica no tiene nada que envidiar.

                Casi en todo momento histórico el número de enemigos era siquiera tan grande como el número de dedos en la mano. Enemigos al norte, al sur, al este y al oeste, además de aquellos que buscarían ser traidores en tu propia tierra. Cinco, casi siempre. El antiguo Egipto, con una situación geográfica privilegiada, tuvo que pelear, en muchas ocasiones, con los nubios al sur, los libios al oeste, los semitas al este, y los posibles invasores marinos, además de las múltiples fuerzas internas. Además, Egipto perdió contra siquiera una de estas fuerzas en diferentes ocasiones. Podemos asumir que el colapso del imperio antiguo proviene de unaerrorRR002 dispersión de la autoridad antes centralizada en la persona del rey, que se perdió en los diferentes nomarcas, líderes provinciales, del vasto país.

                Prácticamente cualquier período histórico, de cualquier región, permitiría hablar de una multitud de desafíos, enfrentados por el reino elegido como punto de referencia. Recordaré la caída de la antigua Asiria, un imperio muy poderoso por casi dos siglos. Una lucha fratricida debilitó a la fuerza interna del reino, lo que permitió a sus enemigos, los babilonios, al sur, los medas, al este, y los escitas, al norte, alzarse en contra del yugo asirio. El conjunto de enemigos logró derrotar al poder Asirio en el año 612.

                Un solo vistazo a la realidad que nos rodea permite ver la misma complejidad que siempre ha acompañado al ser humano. Tomaré como referencia a los Estados Unidos, el país más universal de nuestro tiempo. En este momento (09/2011), la principal amenaza es su propia ineptitud, o sea, un lío interno. Las amenazas externas son de variada naturaleza, por un lado tenemos a los islamistas, el dilema de la inmigración ilegal, la competencia económica de Japón, China, Europa, así como la dependencia en petróleo extranjero. Sólo una visión de la política interna de los Estados Unidos sería de una complejidad y riqueza sorprendentes. Entonces, la realidad sigue siendo una historia de muchísimos frentes, y sólo nuestra simplificación del pasado transforma a lo que fue una realidad rica y compleja en una simple narrativa lineal.

Personajes

                A diferencia de las novelas, en la historia no hay personajes débiles, hasta el más inútil de los hombres tiene una consistencia, en su inutilidad o grandeza, que difícilmente se puede imitar en la creatividad narrativa. De la serie, a mí me gustaron mucho varios personajes: Ned Stark, Jon Snow y Tyrion Lannister, me parecen los más interesantes, los demás, son más débiles. Robert Baratheon, bien interpretado por Mark Addy, es un mal personaje. Un rey excesivamente arrogante y torpe. Claro, el problema es que la narración tiene poco tiempo para mostrarnos el lado amable y carismático del rey, por lo que prefiere exhibir sin tapujos sus torpezas, para dejar en claro de por dónde va la historia. Va por ahí, va por un rey torpe que, pues, tendrá muchos problemas, por decirlo ligeramente. Por otro lado tenemos a Joffrey, o Jeffrey, que es una persona abiertamente cruel, poco calculador y torpe. En el fondo, este chango, Jeffrey o Joffrey, es el que mete en problemas a toda la corte, bueno, uno de los mete en problemas a toda la corte. Es el claro malvadito de la historia.

                La realidad histórica nos muestra una larguísima lista de reyes malvados y mediocres, cierto; pero, son muy escasos los tan claramente mediocres, por ahí son malos en algo, y será por  eso que enfrentarán consecuencias; pero tienen alguna habilidad, se mantienen de alguna manera en el trono. Por ejemplo, al final de la dinastía Han, los reyes mediocres eran controlados por los eunucos, entonces, si bien el rey se había dejado ganar la mano del poder, es porque trataba bien al eunuco que este ganó poder, y el eunuco, claro está, sabiendo donde está el poder que le alimenta, sabiendo donde está la autoridad, trata al soberano mediocre con total servilismo. En la serie, buscan que el dramático asunto de la mediocridad del rey lo enfrente con la poderosa familia de los Lannister. Mmm, obvio. Lo interesante del asunto es que el rey Baratheon sabe del poder de los Lannister y la rivalidad que existe con ellos, y a pesar de eso comete un sinnúmero de imprudencias peligrosas. En la historia verdadera, en el testimonio histórico, los reyes buscan tener cuidado, si no, lo pagan. Y ese es otro punto, Baratheon, comportándose así, habría perdido la corona.

errorRR003                Por otro lado, el de la crueldad, gran parte de los tiranos tenían arrebatos de culpa. Ivan el terrible, prácticamente se confesaba cada que cometía una gran masacre, por eso le gustaba crear iglesias, era una manera de expiar sus pecados. En vez de exhibir sus maldades, sentían, en muchos casos, vergüenza de las mismas. Por otra parte, los actos muy crueles de los soviéticos o los nazis, tuvieron, por detrás, la mayor frialdad posible. No eran sólo personas malvadas, no tenían sentimientos, por la mediocridad mental de la persona burocrática, o el sólo pragmatismo mental del asesino político. Además, también hay los ejemplos de tiburones en ciertos deberes, que eran muy amables en todos los demás. Jeffrey, que se pavonea de su maldad, no me convence. A diferencia del cliché, los reyes malvados eran poquísimos, ya que nadie gustaba de tener ese tipo de peligro a tu alrededor. Otra cosa, claro está, es dar rienda suelta al sadismo con los ‘enemigos’. Lo que es de suprema importancia para prácticamente cualquier gobernante, cuidar de los tuyos, pactar con los poderosos, y abusar del resto. En cambio, el cumpa Jeffrey sólo está ahí, caminando como un cliché de malito.

                Más allá de los clichés de mediocre o malvado, la realidad carece de personajes débiles, incluso si lo son. Sí, si son débiles, en las narraciones sólo se concentran en sus defectos, lo que es un error de narración, en cambio, en la realidad, conocemos todos sus buenos aspectos también. Claro, de muchos momentos históricos sólo tenemos nombres sin muchos datos; pero podemos asumir, por detrás, capacidad y talento, en el Antiguo Egipto, o en los generales de Alejandro Magno. Ptolomeo, Seleuco y muchos otros debieron ser muy buenos; aunque no tanto como su comandante en jefe. ¿Qué defectos tendrían? Los reinos no se construyen por la fuerza de una persona, tal vez es uno el que resulta ser el líder muy talentoso; pero siempre será un conjunto de personas, con diversas habilidades, el que construye un reino, o lo mantiene.

                Más fácil, como ejemplo, es mirar la realidad contemporánea en vez de dar extensas lecciones debinladen 02 historia. Veamos, en el país más universal del mundo, los Estados Unidos, tenemos a un tío que tendría problemas en encontrar trabajo en nada menos que la posición de presidente. Semejante inútil, como presidente. Lo interesante del menso este es que también tiene su lado talentoso, como demagogo; pero de los buenos. También es educado y gentil si busca serlo, lo que puede disimular algunos de sus más descollantes defectos. A pesar de ser, pareciera, una persona inteligente, sus ridículas ideas impiden que haga algo útil. O sea, hay un fondo, no es sólo un mediocre, tiene ideas tontas en las que cree firmemente y varios talentos que le permitieron salir electo. El resto del equipo que está en la Casa Blanca debe ser de lo peorcito que ha habitado ese lugar; pero no creo que tendrían problema, como público, en simpatizar siquiera en algo con esos mediocres.

                Fuera de buscar personajes con defectos y talentos, no tan obvios, y mostrar que los malvaditos son bastante escasos, me gustaría mencionar que en nuestro mundo real existen los ejemplos extremos, mucho más que en la fantasía. Como dije varias veces: la narración busca tener sentido, estructura, la realidad mandó todo eso al tacho. Veamos alguien como Osama Bin Laden, el tipo no es nada carismático, es el ordenador, el conciliador, el administrador, y un buen tipo, buena persona con los suyos, con unas ideas tan torcidas que es difícil de creer. La realidad puede crear mejores personajes que la fantasía debido a que la imaginación debe ser ordenada… nadie podría haber imaginado un personaje como Mojamed Atta, un hombre atractivo, inteligente y comprometido, cuya idea de hacer el bien es ir a darse con avión y todo contra un edificio. Increíble. Mucho más increíble que cualquier narración.

Decorado

                Claro, en la vida real o histórica, no existen los sables láser, los dragones, un AT AT, o los superpoderes; pero, el ser humano está ahí para impresionarse o maravillarse de lo real, así aprendimos. En algunos casos, en la fantasía, será lo real incrementado en tamaño, y el tamaño sí importa, puede impresionar; titanesteroides002sin embargo, terminados todos los fuegos de artificio, un dragón sólo impresiona un momento, una vez que te acostumbres, no podrá llevar el peso de una historia. Lo mismo sucede con todos los decorados, con todos los artificios de la fantasía, la historia tiene que ser humana. Entonces, bien narrado, un Aquiles te impresionará más que un Superman, o un ejército romano más que un AT AT, una tropa mongola, más que un dragón. La fantasía puede impactar por el decorado; pero será la esencia la que hará la historia. Si no, no sirve. Los ejemplos los vemos todo el tiempo. A ver, la más reciente “Furia de Titanes”, donde el monstruo marino, el Kraken, es muchísimo más monstruoso y enorme que el primero, ¿impresiona? Claro, pero no lo hace más interesante, rápidamente se pierde el interés. No es sólo el tamaño, es el cómo lo cuentas. En “Transformers” sucedió lo mismo, sabíamos que es sólo una película para divertirnos; pero, el segundo filme tiene muchísimos más robots, más grandes, y ¿a alguien le importa? Entonces, el decorado puede gustar e impresionar, a la vez que carece de agarre. Por nuestras propias limitaciones y naturaleza, podemos reaccionar ante lo grande o colorido; pero, perdemos la atención, y para captar nuestra atención no se necesita de tamaño, sino de peligro, de amenaza, de problemas, de drama humano, y ahí, el decorado no importa, como lo deberían demostrar tantas narraciones que fracasan. Y es en la historia, en la narración, donde la historia, histórica, me parece de una riqueza insuperable que la narrativa sólo puede intentar imitar.

 

Hola a todos. Vaya que me atrasé con la nota. Esta vez sí que me pasé. Bueno, a veces me pasa. Faltaba un poco, entonces, pensé, podría esperar un poco. No, no funcionó así. Diría que la principal razón para semejante atraso es el desorden, me temo que ya es una característica negativa mía que debo cambiar, por mucho que me cueste. 

La buena noticia es que, en el interín, terminé mi libro, o la primera parte de mi segundo libro (o sea, como mencioné varias veces, el libro en sí está terminado, la revisión y ampliación de la primera parte es la que está terminada, ahora, una revisión más... y, veremos si se puede publicar en este año, 2011). 

Por el momento, eso es todo. Ah, pronto vendrá un artículo sobre 'Linterna Verde' que no pudo ser publicado... y veremos si a eso le puedo añadir algo, que, en el fondo, debería.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages