Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
30 avril 2011 6 30 /04 /avril /2011 07:13

Procesocristiano001                Como un estudioso amateur de la historia, arqueólogo de escritorio, me encanta leer sobre el pasado; y uno que otro libro de antropología, con fondo cronológico, y, de rato en rato, alguna novela histórica. Nada más rico que estas narraciones. ‘Las historias’ de Herodoto, por ejemplo, es un texto que yo recomiendo a todo el mundo. Es fantástico. Sin embargo, un libro que tiene una mística particular, para propios y extraños, es la Biblia. El único libro que puede llamarse ‘libro’ sin confundir a nadie. Debo reconocer que, sin leerlo por completo, a veces, me acerco al texto con la curiosidad de un profano invitado a un conciliábulo secreto. Todo es nuevo, todo es familiar. Algunas de las cosas que me encontré me dejaron bastante impresionado. Sería muy largo irnos a los detalles así que sólo hablaré de un aspecto que, por lo visto, culmina con el buen tipo llamado Yeshua, o Jésus.

                En primer lugar vale recordar que la Biblia consiste de dos pedazos: el viejo y el nuevo testamento.Procesocristiano002 Sabemos que saben. ¿Han leído el antiguo testamento? A fuerza de haber pasado tanto tiempo en círculos educativos católicos, pues, pensé que me entraría algo del tema, nada (y, no, no creo que sea mi memoria), eso se debe a que sólo te enseñan ciertos pedazos y nosotros, en el fondo, nunca nos dimos el trabajo de leerlo todo. El antiguo testamento es BRUTAL. No sólo es ‘duro’, o arcaicamente tosco, es cruel, malvado, egoísta. Daré unos ejemplos más adelante, por el momento es necesario mencionar que, de acuerdo a estudios, la primera parte de la Biblia fue escrita en tiempos en los que Asirios y Babilonios dominaban a Israel. El estilo asirio de escribir, ufanándose de sus victorias con clara crueldad, parece haber sido siquiera una inspiración, o ejemplo de estilo, para ciertos pedazos. Los libros que más lucen las crueldades son Josué, Samuel y Reyes. Frases como:

“Aquel día Josué tomó Maqueda. La pasó  cuchillo, consagrando al exterminio a su rey y a todos sus habitantes. No quedó un superviviente; trató al rey de Maqueda como al de Jericó.” (Josué, 10, 28. Edición La Biblia de nuestro pueblo [BNP], 2007. )

procesocristiano003Por si acaso, en este punto, Josué ya se pasó a cuchillo a gran parte de los habitantes de la región que los hebreos, nada más y nada menos, están invadiendo. Ah, y no es, de lejos, el único ejemplo, miren este: “Pasaron a espada todo cuanto en ella tenía vida, destruyéndolo todo por completo, sin que quedara nada capaz de respirar, y prendieron fuego a Hazor” (Josué, 11, 11. Edición Santa Biblia [ESB], letra grande Reina Valera, 2007). No es difícil encontrar frases como ésta en los libros mencionados, prueba: “Agarró a los ancianos de la ciudad, recogió espinas y cardos del desierto, y castigó con ellos a los hombres de Sucot. Derribó también la torre de Penuel y mató a la población.” (Jueces, 8, 16-17. BNP) En el fondo, lo que se muestra en estos pedazos de la Biblia, es que el pueblo original de Israel es un grupo de, literalmente, bárbaros nómadas que están saqueando e invadiendo la tierra de Canaán, con el fin, parece ser, de volverse sedentarios: civilizarse. Sus líderes profesan una fe que es verdad revelada, a la que consideran superior a cualquier otra forma de adoración, por lo que, en numerosas ocasiones, manifiestan su superioridad sobre los pueblos invadidos. ‘Jehová te los ha entregado’ es una frase muy usual en estos textos.

                También es interesante ver cómo el nombre de su dios es, a veces, Jehová de los ejércitos, identificándolo con los dioses marciales de la Mesopotamia—acuérdense de Asur, el dios Asirio). Y aquí es necesario hacer un recordatorio para mantener la perspectiva, estos son tiempos brutales. Los Asirios tienen frases similares a las citadas en los muros de sus palacios, entre enemigos no hay piedad, así que los llamados israelitas, saqueando y matando en este territorio, sólo eran uno más del montón, y muy lejos de pueblos más sofisticados como el Egipcio o el cretense, que eran la excepción. No sé cuánto mejora, o sea, aminora, la violencia a medida que avanza el libro (el génesis, que tiene mucho de tradición sumerio-mesopotámica, fue escrito después del Éxodo, Deuteronomio y otros. Proverbios, precisamente, tiene mucho de las frases y dichos de toda la zona, incluido Egipto), lo que sí sé es que los llamados profetas tienen un montón de palabras agresivas en contra de sus enemigos, y del propio Israel si no obedece la ley.  Isaías llega a decir: “¡Aullad, naves de Tarsis, porque destruida es Tiro hasta no quedar casa ni lugar adonde entrar!” (Isaías, 23, 1. ESB) Sus palabras buscan prevenir a todos los pueblos que alguna vez hicieron, hacen o harán, daño a Israel, además de a la propia gente de la fe. Pareciera ser un ordenamiento del mundo siguiendo la idea de que todo es capricho del señor, por una u otra razón; siendo la principal el no obedecer sus mandatos. (Es interesante ver que hay pedazos donde se critica a la idolatría--¿todavía había eso en Israel o sus vecinos? Y, ¿por qué habría de dirigirse a sus vecinos?) El libro es muy largo, y tiene extensos pasajes en los que canta a los buenos tiempos por venir.

                Con un tono muy melancólico nos encontramos también a Jeremías, a pesar de excepcionalesProcesocristino004 pasajes, como el siguiente: “Y enviaré sobre ellos cuatro géneros de castigo, dice Jehová: espada para matar, perros para despedazar y aves del cielo y bestias de la tierra para devorar y destruir. Los entregaré para terror a todos los reinos de la tierra, a causa de Manasés hijo de Ezequías, rey de Judá, por lo que hizo en Jerusalén.” (Jer. 15, 3-4. ESB) Vaya, se enojó. El texto es igualmente largo, con muchos pasajes melancólicos, decepcionados por la realidad, mas carentes de odio. Pareciera que la furia por la infidelidad de los reyes judíos se va amontonando, y una de sus primeras explosiones llega con Ezequiel: “Vuestros altares serán asolados, vuestras imágenes del sol serán quebradas; haré que vuestros muertos caigan delante de vuestros ídolos. Pondré los cuerpos muertos de los hijos de Israel delante de sus ídolos, y vuestros huesos esparciré alrededor de vuestros altares.” (Ez. 6, 4-5) Y esto es sólo un pedazo de una larga diatriba en contra de nada menos que la propia Israel. Parece que, en este tiempo, los judíos se habían vuelto idólatras—Vaya—, en suficiente número como para que no haya compasión. Y después vendrán profecías en contra de Amón, Moab, Edom, los filisteos y Tiro (Ez. 25, 1-17, 26, 1-20) (Y Sidón, y Egipto). Más o menos va así: “Destruiré también las imágenes y destruiré los ídolos de Menfis; y no volverá a haber un soberano de la tierra de Egipto, y en la tierra de Egipto pondré temor. Asolaré a Patros, pondré fuego a Zoán y ejecutaré juicios en Tebas.” (Ez. 30, 13-14). Hay mucha ira en extensas partes de la Biblia, sangre y pecados a granel. Es por eso que no debería sorprendernos, en medio de esta doctrina que odia tanto, el que hayan matado a un profeta en particular, en una cultura que los creaba por docena y al año, que vino a decir algo tan fuera de tono como: “Si mientras llevas tu ofrenda al altar te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja la ofrenda delante del altar, ve primero a reconciliarte con tu hermano y después vuelve a llevar tu ofrenda. Con quien tienes pleito busca rápidamente un acuerdo, mientras vas de camino con él.” (Mat. 5, 23-25. BNP) Y, mucho peor, “Amen a sus enemigos, oren por sus perseguidores” (Mat. 5, 44. BNP). Realmente, ese tipo, era otra cosa.

Bueno, sucedió lo que sucede a veces, intenté abarcar demasiado. Además de que estoy con muchas cosas en la cabeza, lo que no es bueno para la concentración necesaria para escribir--al menos, no lo es para mí. Este artículo debía estar terminado en un tirón y abarcar todo el tema de lo que quería hablar, que, como podrán ver, no es el caso. Ah, y tampoco tuve (/me di) tiempo para revisarlo. Supongo que, además, viene atrasado, debido a que es un tema de semana santa, que ya pasó. Podría haber seguido escribiendo; pero, habría quedado muy largo y no es cómodo leer tanto, creo. Mas bien, una pregunta, ¿creen que debería aumentar el tamaño de la letra? Yo uso lentes, y me parece que está bien. ¿Qué dicen? He visto bitácoras con una letra enorme, y resulta cómodo leer así, aunque cada artículo acaba enorme en pantalla.

Los que me conocen saben que no tengo 'fe', los que me conocen mejor saben que, a diferencia de tanta gente ignorante, yo no soy 'antireligioso'. Así que no este artículo no será propaganda 'anti'. Y ahí vale añadir que simpatizo mucho con este personaje, que aquí ni siquiera es mencionado, el llamado Jesús. A pesar de lo mucho que mi forma de ver la vida difiere de la suya, siquiera era un buen tipo, uno muy bueno. Me temo que todavía lo veo como fue representado en esa película de Mel Gibson, 'La pasión', o algo así. Buena, me gustó. La idea de esta nota es pensar sobre ciertos hechos culturales, y cambios culturales. No sé si la próxima semana será la segunda entrega, sí sé que subiré algo, seguro.

Eso es todo, por el momento.  

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages