Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
4 août 2011 4 04 /08 /août /2011 06:29

Por Rodrigo Antezana Patton

 

DSC01866                Claro que fui al cine, sólo a ver qué habían hecho para el estreno de la última película de Harry Potter. Afuera me encontré con una cola a diez bandas, cada fila tenía siquiera una treintena de personas, y todavía faltaban más de tres horas para el estreno. Dentro, en el segundo piso, había una muy simpática exposición de mercadería potteriana, se podía encontrar desde los infaltables libros hasta juegos de mesa, junto a muchos muñecos y peluches. Momentos después llegaron los disfrazados, ahí estaban un sorprendente Dumbledore, una copia de Severus Snape, muchos estudiantes de Hogwarts y, por supuesto, el gemelo de Harry Potter. El público asistente no dejaba de sacarse fotografías junto a los personajes, aprovechando el celular, o cámaras compactas. Ninguno de ellos estaba ahí para ver el último filme de la saga, eso llegaría mucho después, simplemente se contagiaron del momento.

                Desde hace diez años que el mago de lentes es una presencia ineludible en la pantalla, grande o chica, habiendo participado en nada menos que siete producciones. ¡Diez años! Eso es mucho tiempo. Los jóvenes que gustaron del primer filme, ven la octava película como profesionales, egresados o universitarios. Las hijas, como madres o esposas. Sin contar el ejército de nuevos jóvenes que asisten a la última película teniendo un vago recuerdo que proviene de su más temprana infancia. Para muchos de ellas y ellos, Harry Potter siempre fue un filme de esos que está basado en un libro. Han visto crecer a Daniel Radcliffe y el resto del elenco, junto a ellos mismos. En lo personal, recuerdo que la primera película no me convenció del todo; aunque siempre repito que quedé anonadado por la creatividad presente en la historia: magos, ogros, golosinas y espejos mágicos, un fabuloso castillo y un primo insoportable. No pensé que Rowling tendría muchas más novedades para el segundo filme, sería el mismo lugar, los mismos profesores—qué equivocado estaba.

                Fue la imaginación de Rowling lo que me motivo a leer los libros. Ahí encontré su sentido del humor y elDSC01880 simpático trío de amigos, en medio de un mundo que era una maravilla inventada. El tercer filme fue el primero que vi después de haber leído el libro, sólo entonces pude decir que el texto era mejor, a mi parecer, la adaptación había perdido muchas oportunidades para generar tensión o sorpresa. Nunca me gustó la dirección de Alfonso Cuarón; sin embargo, debo reconocer que fue un aporte suyo el cambio de ambiente. A pesar de lo insípido de muchas escenas, el tercer filme fue el primero que se atrevió a explayarse con el tono tenebroso y oscuro, lo que siquiera incrementó la paleta expresiva de la franquicia. La cuarta película, dirigida por Mike Newell, fue la primera que en verdad me gustó, con mínimas observaciones. Desde entonces, el elenco de estrellas que aparecía en los filmes se vio favorecido por la maduración de los actores principales, Radcliffe (Harry), Grint (Ron), Watson (Hermione) y Felton (Draco), un detalle necesario. Ahora, todas las piezas están en sus respectivas posiciones, David Yates ha participado como director en los últimos cuatro filmes, los ya no tan jóvenes amigos pasan por su mejor momento, el público aguarda ansioso. Nada podrá fallar, estoy seguro. 

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans mimeme
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages