Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
18 octobre 2012 4 18 /10 /octobre /2012 03:58

 

                He escuchado muchas veces que ‘la masa no tiene inteligencia’ y frases similares. Estas palabras son correctas si hacen referencia a turba, en su significado de ‘muchedumbre de gente confusa y desordenada’. Una multitud de personas no va a razonar, por ejemplo, si alguien viene y les grita que han matado a fulano y un InteColect001confundido testigo del asesinato acusa a un pobre transeúnte inocente de todo crimen. La acusación simple y la bronca recorrerán a la multitud de un extremo a otro y será difícil cualquier razonamiento con el grupo en sí, ya que la comunicación humana no permite fácilmente la comunicación con los conjuntos de individuos. Fíjense en la comunicación masiva, que proviene de unos pocos puntos y va dirigida a un grupo colectivo anónimo que tiene distintas maneras de reaccionar ante ella (comprándola, consumiéndola, rechazando consumir, etcétera); pero, ¿cómo podrías comunicarte con el grupo?, ¿cómo podrías aclarar lo que está pasando a una multitud enardecida? A gritos, con vociferaciones sentimentales y, cuándo no, a patadas. Es en este tipo de casos donde las palabras ‘la masa no tiene inteligencia’ tienen sentido, ya que la masa actúa en base a prejuicios y sentimentalidades. El problema, como siempre, es que la gente tiene una facilidad increíble para confundir una cosa con la otra, otorgando el mismo significado a un elemento dentro de otro contexto, lo que es un verdadero crimen epistemológico, lógico o racional. Una pena.

                Fuera este grupo sí existe la ‘inteligencia colectiva’, es más, se podría decir que la única inteligencia con la que está en contacto el ser humano es la inteligencia colectiva. Fuera del contacto inter-humano, el monito que somos no es nada, es un animal, el más inteligente, el más feroz; pero sólo un animal más, y uno muerto. La ‘colectividad’, y su inteligencia, son una realidad tan patente que la poseen las más exitosas criaturas vivas: abejas, hormigas, elefantes, avispas, lobos, simios, monos, etcétera. Y, obviamente, el ser humano es la más exitosa de estas criaturas. Entonces, ¿qué implica la ‘inteligencia colectiva’? Pues, simple y llanamente, es todo aquello que el colectivo ‘conoce’. La potencia de un ser humano se ve multiplicada por el número de humanos conInteColect003 los que esté en contacto y conozcan sobre un tema cualquiera. Digamos, yo sé de: narrativa, lenguaje y aspectos gráficos, podría ayudar, en asuntos concretos, a la labor de: escritores, publicistas  y diseñadores, a la vez que, como comunicador, podría facilitar el intercambio de conocimientos. En el fondo, aclarando, podría ayudar a la sociedad entreteniéndola y haciéndola más atractiva, si eso, claro, lo permitiese mi sociedad. Incluso si pusiese todo lo que yo sé, igual, sigo siendo una persona limitadísima que no conoce de: computadoras en profundidad, electricidad, plomería, química, y un larguísimo etcétera, por favor, agricultura, arquitectura, más allá de nociones generales yo estoy perdido. ¿Cómo se cultiva tomate? No sé.

                Entonces, dentro de mi grupo, debo cruzar los dedos, alguien tiene que saber de todos esos conocimientos que yo no tengo para que se pueda construir una sociedad efectiva. Gracias a que Pablo, un amigo que les presenté hace algunos días atrás, sabía muchísimo más que yo sobre programas gráficos, yo pude hacer un mejor trabajo al ponerles colore a mis lemingos, en ‘Es sólo un río’. Eso es la inteligencia colectiva, la capacidad que tiene un colectivo para ‘resolver’ sus problemas concretos. Lo interesante es que, gracias a la internet, la inteligencia colectiva, en este momento, tiene el coeficiente intelectual más alto de la historia de la humanidad, y eso es una maravilla. Por ejemplo, volviendo al problema concreto de tener que ponerle color a mi historieta de los lemingos, como yo no podía disponer de Pablo a tiempo completo para enseñarme esto o aquello, debí acudir a los tutoriales de tutele (youtube) para que personas anónimas, parte de la inteligencia colectiva, me enseñen algunos trucos para programas gráficos. Entonces, ahora la ‘inteligencia colectiva’ con la que estoy en contacto no es sólo la que tengo disponible de manera inmediata en mis cercanías físicas, también es la que ha ‘subido’ o ‘puesto’ algo en la red. Qué maravilla. Con todas estas ventajas, claro está, deberíamos poder resolver todos nuestros problemas, todos los problemas que acosan a la humanidad, en un santiamén, así de fácil, y la verdad que sí, que podríamos haberlos resuelto, si no fuese que, en el fondo, claro está, hemos destruido a la inteligencia colectiva con tanta efectividad como hemos destruido a casi todos los marcos de referencia que otorgaban a la humanidad cualquier norte… rompimos la brújula, y mandamos al demonio a la ‘inteligencia colectiva’.

InteColect002                La ‘inteligencia colectiva’ es el conjunto social, y, como tal, no es sólo lo que se sabe bien, lo correcto; también es lo que se sabe mal, lo incorrecto. Entonces, dentro de una sociedad vamos a tener no sólo los talentos y habilidades, estarán ahí por igual, y sin ninguna vergüenza, nuestras tonterías y defectos. La corrupción, por mencionar un problema, es algo que se aprende. (Ya lo mencioné antes, el ser humano es una máquina de aprender, no sólo lo bueno, también lo malo, aprende con una facilidad increíble todas las burradas del mundo) Por lo que las ideas correctas deben luchar en contra de las incorrectas, y las malas ideas ofrecen mucha resistencia—ya que las personas no están dispuestas a enfrentar el hecho de que han perdido el tiempo solemnemente, o de que han sido unos tontos—, y ahí vienen dos problemas más: la fragmentación social y el relativismo cultural. El proceso de la fragmentación social ha deshecho a las sociedades a lo largo y ancho del globo, también ha sucedido en un país como Bolivia y en mi ciudad, Cochabamba. Por ejemplo, yo no conozco bien a ninguno de mis vecinos, y sólo sé algo de los de por allí o los de por allá por algún escándalo que hicieran en alguna ocasión. Ahora, ¿por qué tendría que poder relacionarme con mis vecinos? Pues, si lo hiciera, ellos podrían aprender de mí y yo de ellos, y en alguna ocasión podríamos ser de mutua ayuda. Si bien, en las emergencias, surge una solidaridad espontánea, ¿qué sucedería si el problema que enfrentamos no es una emergencia sino algo que requiere nuestra intervención a largo plazo? Pues, fracasaríamos, ésa es la verdad, el problema nos derrotaría, y eso es lo que está pasando ahora. O sea: a pesar de estar próximos, no estamos ‘juntos’, no conformamos una verdadera ‘sociedad’, no somos una ‘inteligencia colectiva’ real, estamos sólo presentes físicamente, y esto, más o menos, ha sucedido y está sucediendo en casi todo el mundo: estamos siendo derrotados por el problema.

                El relativismo cultural parte de los centros de control del conocimiento humano: la academia europea y su brazo más fuerte, la academia estadounidense. Al igual que el keynesianismo, un montón de ideas idiotas encontraron lugar en la academia, debido a que había, y hay, una división muy grande entre lo que se dice, lo que se puede decir, y los resultados prácticos que se deben presentar. Las ciencias duras pueden evitar este problema un poco mejor, ya que la experimentación permite, hasta cierto punto, ver qué sirve y qué no. Errores epistemológicos, han convertido a la mayor parte de las ciencias sociales/humanas, en los países avanzados, en un verdadero caos inútil. La academia del primer mundo, a pesar de uno que otro aporte interesante, es un vasto territorio de conversaciones y planteamientos estériles—diría que el único aspecto interesante es que se rescata una que otra cosa, desde la traducción de, por decir algo, el Shaname del persa, hasta alguna colección de cuentos vietnamita, fuera de estos aportes… no sirven pa’ nada. Y el problema aquí es que son las ciencias humanas las que rigen el mundo, y como son las academias del primer mundo las que mandan aquí y en todas partes, pues, por algo estamos como estamos. Ahí entra el relativismo cultural. Esta idea ha destruido laInteColect004 posibilidad de criticar algo, y lo que no se puede criticar, no se puede mejorar. Esta idea tonta busca otorgar ‘valor’ a todas las culturas por igual, no sólo a la occidental que se imita y domina a todo el mundo. El aspecto positivo de esto es que muchos han logrado valorar algo que debían haber valorado siempre, que es conocimientos locales de esto o aquello; por otro lado, si todo puede tener un valor de 10, no vale la pena tomar un examen, hacer un control o plantear una crítica. El relativismo cultural es un planteamiento interesante cuando se lo ve por su lado más proactivo, el problema está en que todo puede ser mal comprendido, mal utilizado, y esta idea es funesta para cualquier progreso, dentro o fuera del paraguas cultural occidental, y mal comprendida, aplicada o difundida, es simplemente una maldición.

                El relativismo cultural no es la única mala idea que ronda la academia del primer mundo, hay muchísimas más. Y, por el momento, todas ellas, como el keynesianismo, han ganado la batalla. Si no existiese la total fragmentación social de nuestras sociedades, se podría haber corregido alguno de esos errores, o simplemente se los habría ignorado, no hay nada como lo práctico para desmentir a las tonterías. Las muy malas ideas junto a la fragmentación de nuestras sociedades, nos han llevado a donde estamos ahora, con todos los problemas que tenemos ahora. En medio de este fracaso, las enormes posibilidades de la ‘inteligencia colectiva’ se yerguen como una esperanza, una veta que puede/debe ser explotada, no sólo por lo mucho que podríamos ganar, también porque no tenemos otra opción… 

Créditos de las imágenes:

Primera: Fotografía de los disturbios de Vancouver, de David Elop.

Segunda: Hormigas reventando a un bicho mucho más grande que una de ellas, foto de John O'neill.

Tercera: Multitud en Hong Kong, foto de Hamedog. 

Cuarta: Horizonte de Vancouver durante los disturbios del 2011, foto de Matthew Grapengieser.

Recién lo vi al buscar las fotos, aquí está el artículo de Wiki sobre el tema, espero que no diga nada con lo que no estaría de acuerdo: Inteligencia Colectiva. 

Hola a todos, voy a estar muy lejos del mar de la originalidad con esta nota; pero en mis círculos ya he venido escuchando demasiado que 'la multitud no tiene inteligencia' y sus derivados. Ya saben, es parte de la confusión ésa que tienen con 'colectivo' versus 'individuo', mis cumpas no están captando la idea. Así que no me queda otra que insistir con esto... y la verda' q' no sé si alguien le importa. Me da la impresión que ni la gente que me respeta y aprecia lee mi bitácora, el público de la bitácora ya parece ser muy propio. Bueno, alguien leerá, a alguien le servirá, eso es seguro, sólo que no sé si será a los de mi entorno, que es a quienes yo quisiera llegar, siquiera un tantito, tampoco soy alguien que se afana por el reconocimiento de sus allegados inmediatos.

El nuevo diseño de la bitácora ha sentado muy bien, ha tenido muy buena recepción, ya casi he recuperado el público perdido por el largo silencio de hace unos... ¿tres meses? 

Les informo que nunca aparecerá nuevamente un artículo sobre asuntos económicos en esta bitácora--así que, por última vez: 'estamos arruinados, tengan cuidado'--ya que me he decidido a escribir un libro sobre el tema. Dado el volumen del material y las fuentes que me permitieron acceder a esto, pues, escribir un texto me daba miedo, y creía, hasta hace muy poco, que mi trabajo sería inútil, ya que muchísimas personas más próximas al mismo podrían hacer un mejor trabajo, y ya había varios libros sobre el tema, etcétera. Sin embargo, veo que hay un nicho para un libro que busque difundir los conocimientos básicos sin ahondar en detalles, o sea: un texto panorámico, que discuta varios puntos importantes y para el público general. Así que, me decidí a escribir ese libro, por el momento su título vendría a ser algo como 'Anhelando el fracaso' o 'Ambiciones idiotas', algo así ¿Adicciones peligrosas?. Entonces, ya no les molestaré con esos asuntos por este medio, tal vez alguito en los comentarios, alguito. El estilo del texto será como los diálogos de Platón, que le otorgarán dinamismo a la lectura, a la vez que me ahorrará la pesadilla de notas y bibliografía en exceso. Emilio Martínez, en 'Ciudadano X', exploró esta manera de presentar información. Ya estoy estructurando el texto y sus temas, espero que esté listo para la próxima feria del libro de Cocha', o sea, pa' octubre del próximo año. Y no es que me vaya a tomar tanto el escribir el libro, lo que sucede, como ustedes saben, es que estoy con muchísimas cosas precediendo a este trabajo.

Finalmente, estoy revisitando mis guiones viejos: 'Gesellschaften' (Sociedades) y 'Paint my freedom' (Pinta mi libertad), y me siguen gustando, a pesar de algunos huecos, no están mal. Me alegra. Y, pues, a seguir trabajando... saludos a todos y gracias por el apoyo.

 

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Preguntas
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages