Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
9 octobre 2013 3 09 /10 /octobre /2013 06:02

                Estoy leyendo, finalmente, ‘El héroe de las mil caras’ de Joseph Campbell. Un texto muy famoso en narrativa. Prácticamente todos los textos que hablan de ‘cómo escribir una historia’, pues, mencionan a Campbell de alguna manera, mucho o poco. Su importancia es tal que no se puede hablar sobre el tema sin mencionarlo. Campbell analizó las narraciones mitológicas del mundo—un gran número de ellas—y llegó a conclusiones muy interesantes que, simplificando mucho, llamó ‘el recorrido del héroe’, que se repiten a lo largo y ancho del globo, y a través de toda la historia. Obviamente, esta historia del ‘héroe’ toma muchísimas formas; pero Campbell se enfocó en las coincidencias.

                El libro tiene varios defectos, debido, sobre todo, diría, a que la teoría utilizada para hablar de los mitos peca de ser muy mecánica, todo parece indicar que son defectos ‘junguianos’, el medio tronado seguidor LoveCam002del psicoanálisis que buscó ‘interpretar’ los significados de los sueños, un tanto demasiado literalmente. Entonces, aquí y allá, uno lee que se dice ‘esto’ y no queda muy convencido de eso que se dice, ya que hay explicaciones más sencillas… De todas maneras, el libro es fascinante, está lleno de ideas que resuenan, observaciones enriquecedoras, conocimiento lúcido, y un muy largo etcétera de halagos y aplausos merecidos que se le pueden hacer. Por donde se vea, vale la pena leer este libro.

                Debo reconocer que yo lo conocía por fuentes secundarias, muchas, claro; pero ya venía siendo hora de que lea el original, así que, pum, lo hice, y me gusta, con algunos de los peros mencionados.

                Escrito en 1948, y antes, el texto bien podría tener una actualización, sólo que hacerlo representaría el trabajo de una vida, ya que habría que ser siquiera un mitólogo la mitad de bueno de lo que fue Campbell para aportar algo a esta maravillosa fuente de ideas. Es con vistas a llamar la atención, una vez más, sobre su trabajo, y demostrar la utilidad de sus esquemas, que voy a analizar un mito que rompe, en parte, con la tradición mítica heredada por la humanidad. Claro, estoy hablando de Lovecraft.

                Unos días atrás, hojeando mis textos sagrados—tengo 3 ediciones de ‘La Biblia’, tres ediciones de ‘El Corán’, el libro del mormón, el tao te ching—me di cuenta que, fuera del encanto que ejercen estos libros hechosLoveCam001 con tanto cariño, yo no tengo, pues, libros sagrados, y que probablemente el libro más ‘lujoso’, o mejor editado, que poseo sea ‘H. P. Lovecraft – Tales’, editado por ‘The library of America’. Por detrás de este texto hay un gran interés, por parte de amigos, estudiosos, y público. Si bien es cierto que todos los libros de ‘The Library’ están hechos con gran atención a los detalles, pocas obras han tenido tanta influencia como la de Lovecraft en la imaginación de otros. Yo diría que esto se debe a la fuerza intelectual de sus ideas, a sus mitos… (Valga mencionar que Lovecraft no inventó los llamados mitos de Cthulhu, esa fue una idea de August Derleth; sin embargo, es innegable que el tema cósmico acaba tomando un lugar central en los trabajos de Lovecraft). Por razones de dimensión me enfocaré en un trabajo… ‘El llamado de Cthulhu’, uno de sus cuentos más emblemáticos. Así que vamos a darle un bien dirigido vistazo—ah, y les recomiendo no leer esta nota sin antes haber leído el cuento, aunque sea hace mucho.

Monomito

Campbell habla de que hay una mitología, o estructura mitológica, que se repite en las narraciones de diversos pueblos, a lo largo y ancho de nuestro mundo, y en el pasado o las historias exitosas del momento. A pesar de tener mil y un formas, la estructura se mantiene. El conflicto da inicio a la historia, todo debe comenzar porque se ha roto, de alguna manera, el orden de las cosas. ¿Cuál es el orden en ‘Cthulhu’? El orden es “No hay en el mundo fortuna mayor, creo, que la incapacidad de la mente humana para relacionar entre sí todo lo que hay en ella.” El orden es: ignorancia, desconocimiento del orden. En ‘Cthulhu’ el problema surge porque alguien LoveCam005ha roto el velo de la ignorancia. Al revés de lo que encuentra Campbell, ir más allá del velo no trae la ‘iluminación’ y la ‘conciliación’ con la estructura, más allá del bien y del mal, de la vida y la muerte, lo que trae es locura, colapso, sufrimiento y muerte. Pero, si esto es así, ¿por qué se busca romper con la ignorancia? Deber y curiosidad, sería la respuesta más fácil.

                Los ‘héroes’ del relato, George Angell, el tío, y Francis Wayland, el sobrino, se comportan de manera muy similar ante el misterio con el que se encuentran, uno es científico en una universidad, o siquiera un profesor honorario de lenguas semíticas, del segundo no tenemos muchos datos, sí que dice: “Era natural que el profesor Angell hubiese iniciado instantáneamente una minuciosa investigación,” cuando habla de las averiguaciones de su tío, y, de igual manera, él, a pesar de sospechar la oscuridad del problema, sigue adelante con la misma investigación. Mentalidad científica, inquisitiva ante los problemas, tropiezan con un ‘misterio’, y buscan resolverlo. El problema, claro, está en la respuesta que da resolver ese misterio—a la que volveré en detalle más adelante.

                Por otro lado, podemos decir que los armadores de la investigación, George y Francis, reciben la ayuda de: Primero, Wilcox, el artista, que inicia, para los lectores, el misterio, a través de sus visiones y sueños percibe la presencia de algo, tenebroso y maligno. Por sus percepciones, el precio que paga es una crisis nerviosa que le borra la memoria del acontecimiento. Sensibilidad = visión, conocimiento, consecuencia = delirio, horror. En segundo lugar tenemos al inspector Lagrasse, que aporta el conocimiento del culto en los pantanos, y logra capturar a varios de sus miembros—aparte de preocupaciones, diría que no hay consecuencias para él—,LoveCam003 (3) después tenemos al profesor, Webb, que siquiera pasó por una mala experiencia en Groenlandia, entre los esquimales ‘satánicos’; (4) finalmente, tenemos a Gustaf Johansen, el que tuvo el mayor acercamiento con el fenómeno, que colapsa en la locura, muere. Además, a esto debemos añadir la muerte sospechosa del primer investigador, el tío. Traspasar el velo de la ignorancia, en Lovecraft, conlleva pagar un alto precio. Pero ¿qué es lo que no se debe saber?, ¿qué error han cometido los personajes de Lovecraft que deben pagar ‘el precio’ de la muerte, el colapso nervioso—por breve que sea—o la locura? Para responder estas preguntas tenemos que comprender qué es el llamado de Cthulhu y qué es Cthulhu.

                Wilcox, la primera narración y segundo evento cronológico, es una persona sensible que siente el llamado de Cthulhu, junto a otros ‘artistas’, a través de sus sueños. Comenzamos a vislumbrar, la arquitectura ciclópea, las grandes dimensiones, y, sobre todo, la antigüedad del fenómeno. Lagrasse, segunda narración y primer evento cronológico, nos habla de la permanencia del fenómeno, de su tiempo pasado, y la decadencia humana que lo rodea. Los humanos que adoran a Cthulhu no son los civilizados hombres modernos, son los antiguos, los degenerados—en el sentido literal de la palabra—despojos que el movimiento de la sociedad empuja hacia los lados. La sociedad humana avanza, se civiliza, los de Cthulhu permanecen al margen, en pueblos al margen, en ritos al margen, etcétera. La falta de civilización, total, de los adoradores de Cthulhu es una muestra del pasado primitivo de la humanidad al que pertenecen. La información de Castro, uno de los capturados, nos informa sobre estos hechos: antigüedad y origen. Finalmente, la tercera narración y un evento paralelo al escuchar de Wilcox, el viaje de Gustaf Johansen, el encuentro real con Cthulhu y su ciudad, R’lyeh, nos revelan un mundo hostil y ajeno al humano, una ciudad que no obedece a nuestras ‘reglas’ de composición, de construcción, de percepción de la realidad. Francis asocia la descripción de Wilcox con lo visto por Johansen: “que la geometría de la ciudad de sus sueños era anormal, no euclidiana, y que sugería esferas y dimensiones distintas de las nuestras. Ahora un marino ilustrado tenía ante la terrible realidad la misma impresión.” Una geometría distinta, Lovecraft escribió esto cuando se ponía de moda la física cuántica y la teoría de la relatividad, así que ‘nueva geometría’ era lo más moderno a lo que se podía aludir. Y ahí dentro, en R’lyeh, están los antiguos, y sus verdades: “Johansen, gracias a Dios, no lo sabía todo, aunque vio la ciudad y el monstruo; pero yo ya no podré dormir en paz mientras recuerde el horror que espera emboscado del otro lado de la vida, en elLoveCam004 tiempo y el espacio, y aquellas malditas criaturas que vinieron de los astros más antiguos y que sueñan en las profundidades del mar, conocidas y favorecidas por un culto de pesadilla decidido a lanzarlas sobre nuestro planeta cada vez que algún terremoto vuelva a elevar la monstruosa ciudad de piedra al aire y la luz del sol”.

¿Y cuál es la verdad de los primigenios, de los antiguos?, ¿qué es lo que debería preocuparnos? Que los seres humanos no tenemos la más mínima importancia. Toda nuestra civilización, toda nuestra historia, no significan nada. Lo dicho no es ninguna sorpresa para los lectores de Lovecraft, para mí es interesante recordar como su obra es no-antropocéntrica, a diferencia del antropocentrismo—que incluye a las mitologías. Debido a que las personas las desarrollaron, los seres humanos, poco o mucho, tienen un rol primordial en ellas, o pueden llegar a traspasar el velo y recibir conocimiento trascendental, que, hasta cierto punto, tampoco es antropocéntrico—o anti-antropocentrismo (estilo “Avatar”, donde los seres humanos son los villanos del mundo perfecto, a la vez que sus héroes; también, “Revolución del planeta de los simios”), Lovecraft crea el no-antropocentrismo, que consiste en una realidad donde los seres humanos ‘ignoran’, son ‘ignorados’, y deben permanecer en la ignorancia.

 

El tiempo y los límites del espacio y la lectura sólo me permiten darle un vistazo a los esquemas de Campbell aplicados a Lovecraft. La profundidad de Joseph, la riqueza de Lovecraft permitiría una aproximación enriquecedora para la lectura de este último con los esquemas del primero. Campbell es en verdad fascinante, y en oposición al Buda sabio, triunfador y trascendental, sólo existe, en la narrativa, los héroes de Lovecraft que sólo pueden huir de la inconmensurable realidad en la locura.

Créditos: Primera Imagen, fotografía de Joseph Campbell, imagen promocional de la fundación que lleva su nombre; Segunda imagen, fotografía del Museo de Historia Natural de Nueva York, donde Campbell entró en contacto con obras artísticas de otras culturas y tiempos remotos, foto de Matt Martyniuk; tercera, fotografía de H. Philips Lovecraft, tomada para la asociación amateur de escritores; Cuarta, boceto de Cthulhu, del propio Lovecraft, se puede leer que proviene de un mensaje o carta a su amigo Barlow; Quinta y última, tapa de la revista en la que salió el cuento de Lovecraft, "La sombra de otros tiempos", una magnífica historia, imagen de Astouding Stories, utilizada con fines de comentario e ilustración.

Hola a todos. Ya saben, siempre hay la tentación de escribir sobre algo en profundidad; pero, a la hora de hacerlo, te das cuenta que es una patada de trabajo y si bien podría hacer tiempo, pues, distribuyendo bien mis actividades, la verda' es que no vale la pena... es mucho trabajo pa' q' mi mamá me diga 'ay, qué bonito'--lo que es una manera de decir que el esfuerzo no se verá recompensado. Diría. Y la verdad sea dicha: Lovecraft ya ha sido muy estudiado, ¿será que se puede decir algo que no se haya dicho ya? No sé. Sí vale hacer una nota como ésta, difundir un poco a uno y otro, pero no me animo a hacer algo más grande que requiera más trabajo sobre este tema. Ya saben, estoy algo ocupadito.

Suspendo la idea de escribir sobre 'la vida' desde un punto de vista original, por el momento. Lo más probable es que escriba sobre la fatuidad en la que se ha convertido la 'rebeldía' en nuestro tiempo.

Tal vez valdría la pena que hable sobre lo que sucede en los USA, con eso del cierre del gobierno; pero sé que no les interesa--e incluso en este momento, pues, no es algo muy importante, ni siquiera si hay una suspensión de pagos, al contrario, eso sería una muy buena noticia... si pasa eso, y hay más líos, explicaré las buenas nuevas. 

Me han dado ganas de visitar historias, así que estaré hablando de eso más que de nuestro mundo, ya hablé bastante de eso, ¿no? Voy a escribir notas para otros espacios, fuera de la bitácora, con los temas de 'sobrepoblación', y crisis por todos lados. Probablemente hagamos algo en la U; aunque pa' eso todavía falte un buen tiempo. 

Bueno, eso, como siempre, gracias por el apoyo.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages