Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
19 juin 2014 4 19 /06 /juin /2014 07:26

                En medio del mundial de fútbol, de la guerra en Siria, el conflicto en el este ucraniano, el mediocrísimo gobierno de Al-Maliki, el primer ministro de Iraq, se está tambaleando. Y no es porque los iraquíes ya no tengan más dinero para desperdiciar, o que los estadounidenses hayan comenzando a pensar un poco sobre la ayuda que dan a este gobierno, y que no sirve para nada; no, no, no, el gobierno se está tambaleando porque una guerrilla sunita está reventando a sus soldaditos en varias provincias del oeste del país.

                Lloverán análisis, fáciles relatos de lo que está ocurriendo, y muchos tendrán la narrativa equivocada, Mortal001y, para que acompañar el coro de multitudes, para aclarar un poco el ruido de lo que muchos dirán, les voy a contar, brevemente, una historia, una tragedia, de la que Maliki y los iraquíes son los culpables. ¿Recuerdan el pasado de Iraq antes de la invasión del 2003? ¿No? Bueno, aquí les presento un obligado resumen: durante los años 80’s el mundo estaba dividido en dos: los parciales a la Unión Soviética y los aliados de Estados Unidos. Todo el mundo había elegido uno u otro bando; pero había, como siempre, una opción más, la de la falsa neutralidad, utilizando a ambos bandos para perseguir tus propios fines. Claro que el mundo no era tan sencillo, del lado comunista; por ejemplo, Yugoslavia, la ex Yugoslavia, había marcado su propio rumbo, con independencia del bloque soviético; por otra parte, entre los aliados de EE.UU., países como Francia tenían sus propias agendas, y eran bastante cercanos, en algunos casos, a las posiciones soviéticas. Fuera del Europa, el resto del mundo era todavía más complejo. China era comunista, capitalista, aliada de EE.UU. y enemiga de varios países satélite de la Unión Soviética. Y, en el medio oriente, todos tenían su tribu particular a la que debían ser leales. En Iraq, la brutal dictadura de Sadam Juseín coqueteaba con ambos bandos. Iraq era un país vergonzosamente primitivo, heredero de la falta de estado árabe desde la Edad Media, y ex provincia del imperio Otomano, Iraq era un reino por una generación que había sido expulsada por el ejército, mediante golpe, y Sadam le dio un golpe a los golpistas. Así, con el poder total en sus manos, Sadam aterrorizó a su pueblo, mientras se apoyaba en su partido, el Baath, y las tribus de su ciudad natal, Tikrit, sunita dentro de un país de mayoría chií.

                Tanto occidente como el bloque soviético encontraron pronto un uso para este asesino y torturador. Sadam vio que podría atacar la nueva república islámica de Irán con el beneplácito de las dos superpotencias, y eso hizo, en 1979. El inútil ejército iraquí fracasó contra el igual de inútil ejército iraní, las armas modernas, de todo tipo y de todo bando, nunca pudieron compensar la falta de entrenamiento de ambos ejércitos. Básicamente, con armas de finales del siglo XX, los ejércitos de Iraq e Irán pelearon una guerra pretérita, que incluyó el uso de armas químicas (y Sadam también fue feliz al matar a más de 5 mil personas inocentes, cuando bombardeó la ciudad kurda de Jalabya). Un horror, la guerra Irán-Iraq se prolongó hasta 1988, cuando se firmó un alto al fuego y arreglos posteriores. Un millón de personas habían perecido, medio millón de soldadosMortal005 en ambos bandos, y aproximadamente la misma cantidad de civiles. ¿De qué sirvió todo eso? Creo que un puñado de metros cuadrados pasó de Irán a Iraq, no compensaban el brutal costo, el profundo dolor que plagaba al país. Por lo que Iraq, en 1990, decidió invadir Kuwait… y todos sabemos cómo acabó eso. Estados Unidos lideró una coalición mundial para liberar Kuwait, y lograron hacer eso, en poco más de un mes. Sin embargo, el presidente de EE.UU. no quiso invadir el país para derrocar a su tirano, porque ése no era el mandato de las Naciones Unidas. Así que Kuwait quedó libre, después de que las tropas iraquíes causaran barbaridad y media en el país, y Sadam siguió en el poder en Iraq. Tras una brutal represión en casa, contra chiíes y kurdos, Sadam vivió más de una década mofándose del poder estadounidense en manos de un inepto Bill Clinton.

                En 2003, George W. Bush decidió, en resumidas cuentas, que el mundo sería un lugar mejor si se quitaba a Sadam del poder y se instauraba una democracia en vez de una dictadura. Eso pensaba él y esas fueron las intenciones por detrás de la invasión que removió a Juseín, y al Baath, de la cima iraquí. En mes y medio, las fuerzas del dictador fueron derrotadas, sobreviviría una insurgencia débil que llegaría a ser un problema por temporadas; pero nada que pudiera hacer tambalear el poderío del invasor. Ni bien iniciaron, el gobierno de los Estados Unidos comenzó a meter la pata. Tenían dinero y buenas intenciones, lo que, por lo visto, no deberían mezclarse jamás. La ayuda estadounidense, mal invertida, sólo fomentó la dependencia y la corrupción. Carentes de planes claros, los estadounidenses no sabían qué hacer para construir un país… y los iraquíes nunca estuvieron dispuestos a ayudar.

Mortal004                Desde el principio, líderes mediocres entre los iraquíes obtuvieron diversos apoyos de alguna tribu o facción. En vez de aportar, en vez de buscar soluciones, tolerar la opinión del otro, los líderes iraquíes—de los que Al Maliki es sólo el último en una larga lista—solo aprovecharon las divisiones entre tribus, religiones y etnias para intentar salirse con la suya, y coger una mayor tajada del poder. Las rencillas de diverso tipo dominaron la política iraquí, desde la invasión, hasta nuestros días. Maliki obtuvo una posición prominente, la de Primer Ministro, desde el 2006, cuando su partido ganó la mayoría parcial en unas elecciones. Maliki utilizó todos los elementos a su alcance para dividir el país, discriminar a los sunitas, favorecer a los chiíes, y cimentar su propia posición. Mientras tanto, el gobierno de Iraq despilfarraba no sólo su dinero, y el de los estadounidenses, sino el de todo el país. De acuerdo a algunos cálculos, Iraq habría ganado unos 700 a 800 millardos de US$. ¿Dónde está ese dinero?, ¿los resultados de la inversión? Siquiera Sadam electrificó el país… ¿Maliki? Maliki y el gobierno iraquí en su conjunto, los líderes de las diversas facciones y tribus, demostraron al mundo por qué el tercer mundo es el tercer mundo. La ineptitud, el cinismo, la estupidez, el egoísmo brutal, la falta de miras, las rencillas, la humanidad patética y pequeña, todo eso hubo y hay demasiado en Maliki y sus amigos. Es cierto que todo el tercer mundo luce líderes de dudosa calidad, tanto intelectual, académica como ética; pero no todos deben confrontar la destrucción militar de su pueblo, no todos tienen gente explotando en sus calles, no todos tienen tan vastas riquezas de petróleo, y no todos tienen la posibilidad de reparar el daño hecho, mejorar, sacar un país adelante… Maliki y su gente son lo peor que el tercer mundo puede ofrecer. La estupidez del mundo, con las simpatías de los ineptos estadounidenses, más la deshonestidad y torpeza de Maliki fue alimentando, poco a poco, a la oposición sunita.

                Las tropas de EIIL (Estado Islámico de Iraq y el Levante) son sólo el nuevo denominativo para los grupos sunitas que siempre estuvieron ahí, y gracias a Maliki han ido ganando fuerza. ¿A quién me voy a unir?, ¿a quién le voy a pedir ayuda?, ¿leyes?, ¿reglas de inversión? Si no hay nadie a quien acudir, acudes aMortal002 cualquiera. Y eso es EIIL. Durante meses, EIIL ha estado peleando contra el gobierno de Maliki y sus secuaces, ¿qué hicieron ellos?, ¿pusieron orden en casa?, ¿convocaron a los líderes sunitas para un diálogo que debilitaría a EIIL? No, no, y no. Maliki incluso buscó la ayuda de los Estados Unidos, porque el tipo es un imbécil con un ejército de 200 mil hombres (Wiki dice que 14 divisiones, noticias mencionaron cerca de medio millón, podrían ser unos 200 mil, o menos, y ahora están reclutando a todos los que pueden, y muchos están desertando o han desertado). Por dios. Por suerte, la tortuga Obama sólo respondió ocultando la cabeza. Hace pocas semanas, cuando los radicales de EIIL lograron ordenar sus asuntos, en Siria e Iraq, comenzaron a ganarse suficientes aliados como para borrar de Mosul, la 3ª ciudad de Iraq, la presencia de las tropas del régimen. Ahora, Maliki se encuentra enfrentando una organización más despiadada como él, más cruel que él… y sus tropas, las lealtades compradas, se desvanecieron… arrojaron sus armas y huyeron. ¿Por qué habrían peleado?, ¿para que Maliki y sus amiguitos siguieran aprovechándose de las riquezas del país? Ni llorando.

                EIIL mostró un brutal video donde asesinó a un grupo de prisioneros a sangre fría, hace pocos horas (18 de junio de 2014), voluntarios chiitas ingresaron en una cárcel que contenía algunos prisioneros de los que se sospechaba eran militantes sunitas, ¿qué hicieron? Los mataron, los ejecutaron a sangre fría. Aquí ya no puede haber justicia, deberían dejar que se maten entre ellos… pero ¿qué van a hacer? Van a matar a un montón de sunitas solo para prolongar el impresentable gobierno de Maliki… ¡qué maravilla!

 

                Así que eso es, en resumidas cuentas, las nuevas desventuras de Iraq. ¿Qué debería hacerse? Que EIIL destroce lo que tenga que destrozar, y que Maliki y sus secuaces dejen el poder para que otros tomen el manto… pero eso no sucederá. Solo intervendrán más, Irán, EE.UU., Europa, como un conjunto de imbéciles solo intervendrán más… tan bien que lo han hecho hasta ahora. Qué tragedia. Qué tragedia de idiotas. 

Créditos: Primera imagen, Barack Obama y Al Maliki, durante un encuentro en Iraq, fotografía de Kimberly Millet, del Dpto. de Defensa de los EE.UU., de propiedad pública; Segunda imagen, un fotograma de un video de propaganda de EIIL; tercera imagen, fotografía de EIIL, compartida via su cuenta de Twitter; cuarta imagen, foto de la guerra de Iraq, 2003, de Arlo Abrahamson, del Dpto. de Defensa de los EE.UU.

La situación es una tragedia a todas luces, y es un asunto complejo, y buena parte de la culpa la tienen los otros; pero la mayor parte de la culpa debe recaer sobre los iraquíes--a menos que sean racistas, pensando que sólo los europeos y estadounidenses pueden ser sujetos--ya que ellos deberían haberse dado cuenta de qué tamaño podía ser el abismo que confrontaban. 

Bueno, esto por hoy. Nos vemos el fin de semana.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Problemas
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages