Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
29 août 2010 7 29 /08 /août /2010 07:46

Por Rodrigo Antezana Patton

parecenreales03                Olvido que los Estados Unidos están en pleno verano, eso quiere decir que Hollywood está sacando sus platos fuertes, películas entretenidas de alto a gigantesco presupuesto. En este momento tenemos una cartelera que debería invitar a todos a pasar siquiera un rato frente a la pantalla grande. Sin embargo, pocas veces puedo decirlo, si buscan reducir sus opciones a sólo una, pues, no es ningún problema, en lo que a cine de adultos se refiere, “El origen” no tiene competencia. Christopher Nolan se vino cargado para esta producción, con todo. Junto a Leonardo DiCaprio, Nolan ha logrado construir, en poco más de dos horas, una aventura creativa, rápida e inteligente. Cualquier defecto del filme, que los tiene, se ahoga rápidamente en el sonoro mar de meritos que es la película. Cuentan por ahí que Nolan escribió este guión en el espacio de ocho años. Valió la pena.

                Si la propaganda de “El origen” abría el apetito del público, como espectador puedo decir que, a diferencia de tantas otras, el filme es más interesante que sus adelantos. “Origen” no es sólo una historia de acción, también, un amor perdido, también, juegos psicológicos, también, narración de policías y ladrones, también, cuento de cómo construir trampas, también, o la oportunidad de jugar con imágenes alucinantes. Es todo eso. Comoparecenreales002 proyecto muy ambicioso, “Origen” crea una docena de sus propias reglas: el factor tiempo en los distintos niveles de sueño, el tótem, la posibilidad de entrenar el subconsciente, lo que sucede con la sedación, el fenómeno de inserción, y bastante más. Contarnos todo eso, presentarnos todas esas ideas y reglas, podría haber sido un proceso tedioso, en manos de Nolan se convierten en una clase que desearíamos no tener que abandonar. Otra funesta posibilidad podría haber sido la de que todas estas líneas no converjan en un punto, quedando un producto desenfocado, que se muerde la cola. Si bien el filme comete algunos errores (prolonga en exceso el fondo, es demasiado caprichoso con las inserciones de Cobb), sólo genera una innecesaria incoherencia (Ella guardaba su secreto muy profundamente), cuya brevedad la hace apenas perceptible—o sea, igual disfrutamos de la película—, el resto de las reglas, más la información, se manejan con una fluidez y consistencia totales, lo que permite una serie de referencias repetidas a lo largo de la película que resumen emociones, problemas y posibilidades: la música de Edith Piaf, presente para sincronizar el movimiento; el tótem, que revelará la presencia del sueño; ella; los niños. A posteriori se pueden notar los puntos flacos de la construcción, dentro, sentado en la butaca, sólo dan ganas de aplaudir.

                La historia, el manejo de los recuerdos, los niveles, están tan bien sintonizados, los unos con los otros, que, por momentos, uno olvida que esto también es un trabajo fotográfico. Más allá de las fantasías llamativas, de los edificios sobre otros edificios, Nolan y Wally Pfister han logrado crear magníficas y evocativas imágenes, como la sencilla visión de los soñadores dentro de la camioneta. El logro del drama, aliados al trabajo estético, son dignos acompañantes de un elenco de lujo, con Pete Postlethwaite (¿Cómo se pronunciará ese apellido?) casi de extra. Junto a Leonardo están Watanabe, Gordon-Levitt, Murphy, Page, etcétera. Nolan busca jugar con sólo ases.

                Como siempre, puedo quejarme un poquito, como casi nunca, aplaudo de pie, y ya planifico la repetición. En cuanto al final, todos conocemos la respuesta, también la conoce el narrador, sólo que desea jugar un poco más con nosotros, después de todo, las películas tienen algo en común con los sueños, mientras estamos ahí, parecen reales. Vamos a creer en mentiras, siempre y cuando sepan jugar con las reglas, al igual que los sueños de Nolan, el arquitecto y los jugadores deben saber muy bien qué hacer para que estemos contentos de estar dos horas sentados. ¡Qué película!

parecenreales001

Cuando vi esta película quedé muy bien impresionado, no hay ningún defecto que pueda opacar los muchos éxitos de la producción. Me encantó, después de mucho tiempo fui al cine a repetir una película, y quedé igual de contento la segunda vez. Merecía una nota mucho más larga, pero la que incluyo en la bitácora también fue publicada en el periódico, y están con poco espacio, entoncese, de haberla hecho más larga tan sólo habría perjudicado la posibilidad de su publicación. Espero que ya la hayan visto, y si lo hicieron, pues, ¡a repetir!

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans mimeme
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages