Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
20 juillet 2011 3 20 /07 /juillet /2011 07:47

 

Abby Wambach                Es un muy reducido grupo de personas el que no gusta de las historias, a mí me encantan. Siendo de la escuela clásica, yo siempre necesito un héroe, alguien que lleve adelante la historia, en este caso: la selección femenina japonesa de fútbol.

                Japón era uno de los 16 países clasificados para la Copa Mundial de Fútbol Femenino. Le había tocado el grupo B, sus rivales serían Méjico, Inglaterra y Nueva Zelanda. Las japonesas comenzarían ganando a Nueva Zelanda. Un primer gol a los 6 minutos, la autora: Nagasato, que las neozelandesas empatarían en poco tiempo, al minuto 12 a través de Hearn. En el segundo tiempo, vendría el tiro decisivo de Miyama, que pondría al marcador en un definitivo 2 a 1. En el siguiente partido, las japonesas harían sushi con las mejicanas, a las que devoraron con un contundente 4 a 0—tal vez les sentaron mal sus burritos. Tal vez salieron con mucha confianza ante Inglaterra, que apenas había empatado con las mejicanas, y acabaron perdiendo el partido, 2 a 0. El buen rendimiento le había permitido al equipo japonés pasar a cuartos de final; pero como el segundo del grupo. No eran las favoritas, ya habían pasado por eso, Japón se clasificó a la copa siendo el tercero, de tres, de los equipos asiáticos. Tendrían que enfrentarse nada menos que al primero del grupo A, Alemania. Las ganadoras de los últimos dos campeonatos. Las germanas habían ganado todos sus partidos, tres victorias, y tenían 7 goles a favor. Fuertes, ágiles y precisas, el equipo teutón venía a realizar el trámite para seguir avanzando, yaAya Miyama in 2011 que jugaba en casa. El partido sería en Wolfsburg, el pueblo del lobo, en el estadio Volkswagen, donde las japonesas dirían To-yo-ta, o Mitsubishi, ganando a las alemanas en el tiempo suplementario, gracias a un gol de Maruyama. Las japonesas, segundas, habían ganado a las favoritas, las primeras, a las alemanas. Este fue el partido que me llamó la atención sobre este mundial.

                Poco a poco también se iba formando el otro gran protagonista de esta copa mundial, el equipo de Estados Unidos. Por extraño que parezca, en este país le pusieron otro nombre al fútbol, que, como todos saben, es palabra inglesa, le pusieron ‘soccer’, y hasta el mundial del ’94 , que se jugó en los Estados Unidos, el deporte no era muy popular, entre los varones. En la unión norteamericana, el fútbol es una tradición entre chicas, ellas juegan ‘soccer’, por lo que sus equipos siempre son de temer. La primera copa (1991), precisamente, la ganaron ellas. En la siguiente, saldrían terceras, para ganar nuevamente en 1999. Desde entonces, el equipo de Estados Unidos había logrado llegar al tercer lugar en dos ocasiones, ahora, después de más de una década, el equipo quería llevarse a casa su nada menos que tercera copa. El problema es que también habían salido segundas en su grupo, que lideró Suecia, y deberían enfrentar al otro gran favorito del Homare Sawa in 2011torneo, Brasil. Brasil tenía en su equipo a Marta Vieira, delantera, también conocida como la Pelé femenina, nada menos que Balón de Oro femenino del 2010, subcampeona olímpica, etcétera. Su presencia era un gran sombra sobre el equipo estadounidense, que daría a conocer otro nombre del torneo, Hope Solo (Hope, dicho sea de paso, se traduce por ‘esperanza’ en castellano), guardameta.

                El partido sería muy peleado, y las estadounidenses comenzarían con suerte, gracias a un autogol de Daiane, jugadora brasilera. Marta se encargaría de igualar el asunto, al patear un penal (Hope logró tapar el penal; pero una invasión de área obligó a repetir el asunto). Tapaba, entraba, la competencia se puso muy interesante. El partido fue para el alargue, y ahí, Marta metió un gol a apenas comenzado el tiempo extra. Las estadounidenses fueron con todo, atacaron, defendieron, el gol no llegaba, a pesar de los considerables esfuerzos de la delantera Amy Wambach. Terminó el tiempo de alargue y ya no había esperanza para el equipo de Estados Unidos, se adicionó dos minutos. Carrera de Megan Rapinoe, disparo al centro, Wambach, de cabeza, gol. ¡¡¡Las chicas habían empatado en el minuto 122 del juego!!! El gol más tardío de la historia de los mundiales, dice. Penales, Hope detuvo un penal, y eso es todo lo que se necesita. Brasil fuera, USA seguía adelante. (A mí me gusta el fútbol de selecciones. No veré todos los partidos, pero ya en cuartos de final, resultan interesantes. Una pena que no hayan transmitido este mundial, como se debería haber hecho.)

Hope Solo                Japón debía enfrentar a otras nórdicas para seguir adelante, a las suecas, que habían convertido en chucrut a las australianas, 3 a 1. ¿Podrían las japonesas demostrar contundencia tras su pálida victoria ante Alemania?, ¿aguantarían el embate sueco? No. Las suecas comenzarían ganando, al minuto diez, gol de una suequita de apellido impronunciable, Öqvist—o, al menos, escrito se ve muy raro. Esa sería la única gloria sueca. Las japonesas se armarían en defensa y delantera para derrotar con claridad por tres a uno a las suecas, cambiando la imagen al partido. Con un gran juego, las japonesas empatarían en el minuto 19, para que en todo el país del norte se aprendan un nombre Nahomi Kawasumi (ah, el gol es jugada de equipo, tres a cuatro toques con carrera), y por si no lo habían aprendido a la primera, les metió otro gol más, a los 64 minutos—un tiro espectacular—, justo después de que Homare Sawa, en el 60’, encajará un gol en la portería sueca. Sawa, Homare Sawa, la capitana, la veterana. Había participado en cuatro mundiales con la selección japonesa femenina, tiene treinta y dos años de edad. Desde sus quince años que Sawa había demostrado su calidad al mundo, jugando en equipos profesionales femeninos dentro y fuera de Japón, con todo su currículum futbolero, ella llevaba adelante a su equipo con hambre de éxito. Su rival, en la final, sería los Estados Unidos, que habían despedido a Francia con uno, dos y tres goles (también 3 a 1). Wambach, otra vez, y seguro que Solo no dejó gritar a las francesas más de una vez.

                Y aquí es cuando las cosas se ponen épicas.

                Japón y Estados Unidos enfrentaron a sus equipos en nada menos que 25 oportunidades. Las norteamericanas habían ganado 22 veces, y si, de acuerdo a las estadísticas, las japonesas podían aspirar a algo, eso sería un tímido empate, que ya habían alcanzado en tres ocasiones. Las norteamericanas venían en su mejor momento, confiadas, con ganas, reconociendo los múltiples talentos presentes en su equipo. Todos los números las ponían por delante de sus rivales asiáticas, continente que no tenía ni asomo de título, donde sólo china tenía una presencia en los cuatro primeros puestos. Además, físicamente, las norteamericanas eran más grandes y robustas—y en este único caso eso no quiere decir que eran gordas. Este era un partido que no me iba a perder, así que, por primera vez, leí un juego en ‘chateo en vivo’ a través de Deportes de Yahoo. Obvio, después vi los resúmenes en la televisión y en youtube, les invitó a hacerlo. Qué partido, increíble.

Nahomi Kawasumi in 2011                El equipo más fuerte comenzó adelantándose en el marcador, gracias a un cañonazo de Alex Morgan, en el minuto 69. Para las japonesas se venía un calvario de sufrimiento, mientras la delantera estadounidense golpeaba con furia. Podían volver a anotar de un momento a otro. Japón nunca se rindió. Un ataque japonés logró confundir a la defensa de Estados Unidos y Aya Miyama las dejó un recuerdo, gol para Japón, empate, a nueve minutos de la victoria. Las norteamericanas no podrían remontar el marcador, tendrían que ir a la prolongación, no importaba, no tenían miedo, ya lo habían hecho antes. Uno a uno. Estados Unidos volvió a abrir el marcador, minuto 104, centro de Morgan, cabezazo de Wambach, otra vez. Efectivo, dentro, las petizas de la defensa japonesa no pudieron hacer nada, ni tampoco la buena arquera, Ayumi Kaihori. Estados Unidos festejaba su mundial, su tercera copa. El equipo más fuerte hacía valer su condición, Japón no podría ganar a su rival, por vigésimo sexta vez. Ganaban, las felicitaciones comenzaban a llegar a través del chat, campeonas. Minuto 117, tiro de esquina para Japón, faltando tres minutos para finalizar el partido, ha sido difícil intentar escalar, problemático superar al enemigo. Aya Miyama, laSaki Kumagai in 2011 experimentada delantera, tira un centro, desvía Homare Sawa, es un instante, más rápido que un pestañeo, hay un pequeño rebote en una defensa, demasiado rápido para que alguien haga algo, ni siquiera Solo. La pelota golpea la red, gol para Japón. Apareció la capitana, su posición ideal y talento para el golpe igualó el partido. Sawa le ha otorgado una nueva oportunidad al Japón (vean este gol, es un golpe de taco volando, ¡volando!). Dos a dos. Una posible última oportunidad para Estados Unidos, un tiro libre (carrera detenida por una defensora, Azusa Iwashimisu, que fue expulsada), se pierde en medio de patadas a ningún lugar. Irán a penales. Los pronósticos, otra vez, se inclinan hacia los Estados Unidos, que ya superó esta misma instancia frente a Brasil, sin que les hayan temblado los pies. En cambio, ¿Japón? Kaihori detiene un penal. Shannon Boxx, que había tenido tanta seguridad contra Brasil, falla. Yuki Nagasato iguala los problemas, falla (Solo vuelve a brillar). Carli Lloyd, falla. Sakaguchi, adentro. Tobin Heath, falla. ¿Qué pasó? Fallaron los pies de hierro. Wambach la introduce sin problemas. El mundial lo decidirá una defensora de 24 años, su joven rostro muestra la tensión, que oculta una gran claridad, introduce su disparó en la esquina del arco, Hope no tiene ninguna oportunidad, por más que adivina la dirección.  Japón, campeón mundial.

Nunca pensé que un chat en vivo podría ser tan emocionante.

Estaba pensando en escribir algo sobre Harry Potter, recién vi la película el día de ayer, lunes--ah, me encantó--, uno estaba saliendo demasiado largo. De seguro, eso sí, algo sale sobre el tema para el próximo finde. Saludos. Ah, y busquen los videos de Youtube sobre los partidos, pondría los enlaces pero buscar con responsabilidad tomaría mucho tiempo. 

 

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages