Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
31 janvier 2011 1 31 /01 /janvier /2011 06:39

tomatito005                A mí me encanta el tomate. De niño, por su configuración interna, con semillas, ramificaciones, y humedades, el tomate me repugnaba. Creo que ni siquiera me atreví a probarlo. Un día me rompí el brazo, y me dijeron, muy mentirosos, que eso había sucedido por no comer tomate. Probé esta verdura—que algunos me dicen que está clasificado como ‘fruto’—y me encantó. Desde entonces, hasta nuestros días, soy un incondicional consumidor de tomate, yo me lo como en la ensalada, pero no tendría ningún problema en devorarlo en el frutero—aunque eso se vería muy extraño. El tomate sabe bien solo o acompañando, en pizza o en salsa. Es una maravilla, si lo queremos poner de manera resumida. También podríamos llamarlo de otra manera: producto, propiedad, verdura, alimento, aditamento, objeto o lo que ustedes quieran.

                Un tomate sería un ‘producto’ desde el punto de vista de un vendedor. ¿Qué producto vendes? Tomates. Lo mismo vale para cualquier actividad económica que se realice con ellos, los tomatitos son un ‘producto’ dentro del mercado, o supermercado. Esta deliciosa rojura sería ‘propiedad’, jurídicamente hablando. A través de una transacción económica, la propiedad del supermercado pasa a ser tuya. Y esa ‘propiedad’, bien podría ser un tomate. Para un  agrónomo, los tomatitos son frutos—o tal vez me estoy equivocando de asunto—que tienen una serie de características biológicas, que les permitirá crecer en tal o cual región. E, incluso, pueden decir que se trata de una fruta!!! Para un médico, el tomate puede ser parte de una dieta balanceada, igual para el simple consumidor del tomate. ‘Aditamento’ o ingrediente sería una de las palabras que utilizarían los que se encargan de hacer ‘algo’ con el tomate, ya que esas salsas, a nivel industrial, o artesanal, no sólo tienen tomate, entonces, la noble verdura se convierte en sólo una parte más del asunto, para cocineros, gastrónomos e industriales de la comida. Finalmente, desde un punto de vista ingenieril, el tomate es un objeto que posee una serie de características, que deben ser muy bien analizadas si, por ejemplo, ustedes desean transportar el tomate a grandes distancias. ¿Cuánta presión aguanta el tomate antes de apachurrarse?, ¿cuánto calor?, ¿por cuánto tiempo? Si abordas al tomate de esa manera, pues, lo estás viendo como si fuese un ‘objeto’. Y la lista podría seguirse hasta el infinito, no por racionalidad, si no por capricho. Es el ser humano el que hizo esas distinciones, porque sirven un propósito y tienen cierta utilidad, y lo puede hacer ad aeternum, incluso más allá de lo pertinente. Lo interesante del caso es que con sólo ir al supermercado y comprar un tomate, usted ha entrado en contacto con todas las nociones de tomate presentas y muchas más, posibles y pertinentes.

                Veamos, si tú vas y compras… adquieres el ‘producto’ del super’, que se convierte en ‘propiedad’ tuya,tomatito002 mientras recorres el lugar con tu carrito, que es una sabrosa ‘verdura’ pa’ tu ensalada, que será alimento, y un aditamento para el conjunto que vas a servir—a menos, claro, que sólo quieras comer tomate—, y mientras lo estés llevando en la bolsa, pues, será un objeto, entro los muchos que habrás comprando, y cuidado con ellos que sólo aguantan cierto grado de presión. Todo puede verse desde muchos puntos de vista, económico, ingenieril, antropológico, legal, etcétera, y todo seguirá siendo un tomate, un tomatito. Nuestras caprichosas divisiones para aproximarnos a la realidad que nos rodea, nos han servido bastante bien, y tampoco es que podamos prescindir de ellas por completo, por lo que siempre es saludable recordar el hecho de que si bien nuestras mentes observan la realidad de una manera fraccionada, la realidad en sí siempre será la suma de todas esas fracciones, sin importar el número que hagamos de las mismas.

                Los conflictos que nuestra manera sesgada de abordar nos ha creado, pues, serían tema de otra nota, o muchas. Así que, ya saben, cuando yo digo ‘tomate, tomatito’, eso quiere decir que alguien está viendo algo sólo desde un muy limitado punto de vista… que sucede a menudo.

 

Lo logré. Cuatro entradas en enero. Sé que esta nota, en particular, es corta; pero también está sustanciosa, con mucho antioxidante. Siendo sincero, ya es bastante más larga que las notas promedio que hay en las bitácoras, yo siempre tuve un estilo un tanto demasiado largo. ¿Debería adaptarme al mercado? Mmm, diría que siempre hay un sector que simpatizará con notas, no siempre muy largas, pero sí un poco más. 

Pa' el próximo mes espero subir algunas fotos mías a la bitácora... el problema es que le tengo un gran miedo al: polvo, ladrón, accidente... y zas... un kilo de plata al agua... o al ratero, o al polvo. Bueh, con cuidado, no pasará nada... toco madera, cruzo los dedos, y sacrifico una que otra gallina que había por el barrio. Saludos.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans mimeme
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages