Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
26 février 2012 7 26 /02 /février /2012 05:14

                Ayer había un mundo, hoy hay otro (y esta vez no estoy hablando de desastres económicos, ese mundo cambió el 2007). La industria del entretenimiento ha dado un giro de 180 grados y, en este rubro, hemos ingresado en una nueva era. El gran cambio no llegó junto con la red, internet, vino poco a poco de la mano de la red. Son diversos mecanismos, maneras distintas de hacer las cosas. La internet es algo tan novedoso en la historia de la humanidad que todavía no sabemos muy bien cómo utilizarla. Por suerte, nos estamos poniendo al día, muy rápido.

Tuhollywood001                Para los que no están muy familiarizados con el trabajo creativo, pues, hagamos una breve presentación de los requerimientos del proceso. Vayamos a los libros: digamos que yo escribo una novela, para publicarla no debo escarbar en mis ahorros, debo buscar un EDITOR, una persona que esté dispuesta a correr con los gastos de la impresión y distribución. En los países desarrollados, los Editores son ejecutivos de grandes empresas del libro, y tienen un comprensible interés comercial en el libro. Ellos deben buscar que la empresa se mantenga a flote, deben ganar dinero. Entonces, ¿qué sucede si mi libro no es comercial? No se publica, y sería genial que así fuese, tanta tontería no comercial que se publica. Ése no es el problema. El problema está en qué sucede si mi libro es comercial ‘raro’, o algo así. O, peor aún, ¿qué sucede si yo tengo una buena idea y nadie la quiere financiar? (No es que esté pidiendo un millón de dólares) Pues, por lo general, no pasa nada. El papel de editor siempre lo cumple alguien en el mundo del arte, sea lo que sea de lo que estemos hablando. En cine y música se lo llama: productor, en otras artes, ni idea.

                Todo el quehacer creativo está lleno de intermediarios, es una industria y tiene sus mecanismos.tuhollywood002 El problema es que no hay nada más caprichoso que la creatividad. Una buena historia puede romper barreras; pero, por lo general, la primera barrera que debes romper es la del editor/productor/mercado inmediato. No se confundan, yo creo en el mercado, porque el mercado es la gente, TÚ te debes adaptar al mercado, no al revés. La gente hizo popular a Shakespeare, a Homero, a Cervantes, a Arturo Pérez Reverte y, por otro lado, cierto es, un montón de tonterías… lo que sí, ante la oportunidad de elegir entre lo bueno y lo malo, la gente, en promedio, si tiene un poquito de educación, elegirá lo bueno. Fenómenos, en el cine, como ‘Torrente 4’, que debe ser una película vulgar y mala—yo vi la ‘1’, y quedé muy disgustado—no obedece, en mi opinión, a que el público gusta de las tonterías, lo que sucede, siempre en mi opinión, es que no encuentran una comedia más atractiva que esta. O sea, no es que a la gente le gusten las tonterías, es que irán a ver tonterías si no hay algo mejor. Y ‘mejor’ no quiere decir una película intelectual que busca enseñar alguna estupidez, sino una comedia de cabo a rabo con imaginación e interés para todas las edades, como eso no hay, entonces la gente se mete a ver “Torrente” del uno al cuatro.

                Entonces, la primera barrera para cualquier actividad creativa no tiene verdadera vinculación con el público, sino con el editor/productor/ o quien fuere. No es el gusto del mercado, es el gusto de fulano. Son estos intermediarios, algunos muy buenos y otros muy malos, los que producen el ejército de tuhollywood003tonterías que vemos en las pantallas del mundo. Malas películas, en Estados Unidos o Japón, son aprobadas por algún productor que cree tener la llave de un ‘éxito’. A veces, falla el público, no siempre es fácil publicitar una buena película, por ejemplo, “El club de la pelea”, que a mí me parece muy buena, fue un fracaso económico; pero, sabiendo esto, lo único que se debe hacer es cuidar los precios. El problema de “El club” fue su costo versus su ingreso, y el productor que la manejó, si bien fue despedido, después iniciaría su propia compañía. Ahora, ¿y el resto de las tonterías inexcusables?, ¿el resto de macanas? Pues, siempre hay alguien a quien le gusta, y esas películas, la gran mayoría, fracasan frente al público. Y, una vez más, el problema no va tanto por ahí.

                El mayor problema está en las camarillas que se crean a partir de estos esquemas de creacióntuhollywood004 artísticos. Digamos que fulano hace una buena película, pues, bueno, fulano tendrá luz verde para su próxima tontería, y lo mismo sucede si mengano hace una mala película, le quitan la luz a sus próximos proyectos, buenos o malos. Y eso es en Hollywood, donde, más que más, hay algo de libertad creativa. En otros lares, como en Francia, puf, todo debe estar arreglado, ya que cada película depende, en gran medida, del estado. Se hace un círculo vicioso, donde aquel que tiene éxito se ve beneficiado por un ambiente que está dispuesto a ayudarle, y aquel que comete un error, sin haber dado mucho dinero, queda fuera, y el número de personas que quedan fuera, buenos y malos, es muy grande. ¿Y a qué viene esto?, ¿por qué hablar sobre el tema?, ¿por qué ahora? Bueno, para bien y, de seguro, para mal, este esquema ha terminado. Ahora, tú eres el productor, y puedes financiar lo que te venga en gana.

                Primero hablemos del éxito, de lo positivo: La Aventura Doblemente Buena (Double Fine Adventure) de Tim Schafer. Resumen rápido: Tim Schafer es un veterano diseñador de juegos electrónicos vinculados al género de aventura, estilo Monkey Island. Este tipo de juegos, comenzando con la ‘mansión maniática’, fueron muy populares entre finales de los años 80 y todo los años 90’s, o siquiera gran parte. Desde entonces, por la mayor parte, se redujo su popularidad. Entonces, Tim Schafer, tenía ganas de hacer un juego de aventuras, de estilo antiguo, de principios de los 90’s, y sabía que no tendría apoyo de las productoras, de las grandes compañías, así que se metió a la red, buscó a Kickstarter (justo después de que… bueno, pero eso es otra historia), y le pidió a la gente 400 mil US$, eso es cuatrocientos mil dólares para desarrollar el proyecto, de Double fine adventure, que es el nombre de su compañía. En ocho horas obtuvo todo el dinero que quería, en un par de días llegó al millón, y ahora, faltando 16 días para finalizar la fecha terminal de su pedido, pues, ya tiene más de dos millones de US$ y 64 mil partidarios. 64 mil personas que apoyan su proyecto y ya le dieron el apoyo.

tuhollywood006                Se trata de un equipo que tiene el mejor currículum posible, todos son veteranos del área, muchos estuvieron involucrados con: Monkey Island—que es un juego genial, si lo pueden pillar pa’ jugar, puf, háganlo—, Día del tentáculo, Grim Fandango, Sam & Max, etcétera. No se podría encontrar un mejor equipo para hacer lo que quieren hacer, ellos son de lo mejor. Después, no pidieron un monto descabellado, es más, reconocían, en su video inicial, que 400 mil iba a ser lo mínimo posible, apenas eso, lo mínimo. Estamos hablando de una industria que se gasta un par de millones de dólares en desarrollar un pinche jueguito, y con mega producciones, como Modern Warfare 3, que está en los 80 millones, o más. Entonces, Schafer hace dos cosas muy bien: tiene todo el historial necesario y el precio justo, por lo tanto, consiguió el apoyo requerido, y muy rápido.

                La gente parece olvidar que Justin Bieber no atendió ningún llamado general de algún agente, éltuhollywood005 no es una ‘maravilla’ encontrada por un cazador de talentos. Es un chango que alguien vio en youtube, después de que miles de personas simpatizaran con él y halagaran su trabajo. O sea, él agente le vio porque ya lo había visto la gente en youtube. Su productor/agente, vio el potencial en Bieber porque ya tenía el precedente de sus ‘seguidoras’ en youtube. Ésa es su historia, es un chico de la internet que mostró su talento y, por x o z razón, consiguió el éxito máximo—yo, como hombre maduro y heterosexual, sólo puedo decir que tiene oído; pero, obviamente, no ha escrito ni cantado nada que me diga mucho. Musicalmente, ej, es un chico con futuro, todos sabemos que las mujeres, de todas las edades, lo encuentran muy guapo, eso es todo.

                Entonces, para bien y para mal, ahora el camino es internet (o puede serlo). Ahora tú decides, y tú son unos 2500 millones de seres humanos, y la mayoría son chinos (50% de la humanidad entra a la red, siquiera de vez en cuando). Y ahí tropezamos con otro problema: todos están en internet, todos pueden meterse a kickstarter y ahí estarán compitiendo no sólo con los otros que están buscando comenzar, sino con Tim Schafer, que es como si Spielberg buscara financiamiento, y yo, en otro video, pido unos pesitos, ¿a quién creen que lo van a ver? Youtube, y cualquier otro pedazo de la red, es sólo una muestra del mundo. A ratos hay maravillas que sólo ven 4 pelagatos, y tonterías que ven 400 millones. (La canción de Bieber, ‘Baby-baby’, es mala, y viene con rap, que ya es malo… pero es el rol de los viejos—ése soy yo—quejarse de los gustos de los jóvenes—esos probablemente sean ustedes) Lo que sí es bueno de este sistema es que sabes cuál es tu precio, aquí no hay estrellitas pidiendo millones como mimaditos, aquí todos somos medidos por el público, por el bien que hacemos a la sociedad. Así. Yo no sé qué precio tienen ustedes; pero sé perfectamente cuánto valgo yo, este es un sitio comercial, así que lo sé, sé cuánto valgo, ¿cuánto? Pues, ya casi gano un euro.

                Tengo que trabajar más duro… ja ja ja, abrazo a todas y todos.

Créditos de las imágenes:

Primera: Es Tim Schafer en una fotografía de Chris Melissinos.

Segunda: Arte del juego Monkey Island, la isla del mono, de LucasArts.

Tercera: Es Ron Gilbert, uno de los que ayudó a desarrollar el juego Monkey Island, foto de Ronald Woan.

Cuarta: Una imagen del juego Sam & Max- Hit the road, de LucasArts.

Quinta: Una imagen del juego Monkey Island, de LucasArts.

Sexta: Una imagen de Justin Bieber, tomada por Pascal Parvex. 

Como me suele suceder, el tema es demasiado largo. Aquí sólo hay un poquito, como para que le den un masquito al asunto. Puf, se podría escribir libros sobre el papel que juegan los intermediarios en la producción creativa del mundo de hoy. Lo que sí, la conclusión de todo esto, es que no existe, hoy más que nunca, otra regla que la de: trabajar, trabajar mucho y trabajar bien, para obtener el éxito que te tú te merezcas. Obviamente, eso quiere decir que yo todavía no lo he merecido; pero, estoy trabajando, estoy en eso, che, paciencia ténganme.

Pase lo que pase, mañana, bueno, hoy, domingo, subo una nota de cine... hemos tenido desencuentos comunicacionales, en tiempos de la red, nada menos. Me tocó ver 'inmortales' y 'la chica del dragón tatuado', y eso es sólo parte de las cosas que he estado viendo o haciendo..... uf, ya les cuento. 

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans mimeme
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages