Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
17 décembre 2012 1 17 /12 /décembre /2012 01:49

Caos001                Tenía entre 14 y 15 años cuando me encontré con el ‘caos’—sí, fue hace mucho tiempo. Me venía de perillas, ya que yo ya había entrado en contacto con el concepto, sólo que de costadito, de manera indirecta, a través de la biología y… y… ¿el clima? Sí, creo que el clima. El punto es que no ofrecí ninguna resistencia a la idea, entró en mí como si hubiese estado ahí todo el tiempo, y debió estarlo, después de todo, no era nada nuevo. Este año, 2012, me he dado cuenta que sí es relativamente una novedad para muchos de los científicos sociales. Como Lic. en Comunicación, pues, eso es lo que soy, un científico social que ve el mundo desde la comunicación, y no he visto que muchos utilicen el caos como idea, ahora me doy cuenta que es posible que la mayoría no lo conozca y que no lo hayan utilizado mucho. Como mencioné antes, yo lo conocí a través de la biología, porque me encantan los dinosaurios desde que tengo… desde antes de que tenga memoria, ¿dos? ¿tres años de edad? Entonces, pues, me decidí a escribir esta entrada.

                (Adelanto que yo no soy matemático, así que yo comprendo todo esto desde puntos de vista conceptuales. En otras palabras, podrían ser hostiles a las matemática pero no sean hostiles a las ideas)

El orden cuestionado

                ¿Qué es el caos? La idea es muy vieja. Viene de la física y no es ninguna novedad en ese medio. A finales del Siglo XIX, allá por el 1880 y algo, o 1890 y algo, la física estaba en plena convulsión, el viejo orden newtoniano estaba siendo reemplazado por no sabemos muy bien qué. Ahí está la física cuántica y la teoría de la relatividad que buscaban explicar el comportamiento de ciertos fenómenos como la luz y lo que llamamos tiempo (que en el fondo es sólo desplazamiento). Entonces, teníamos, gracias a Newton y sus cumpas, un mundo ordenado y predecible. Sabíamos que la gravedad era una aceleración constante y hasta teníamos elCaos002 número. Para comprender los fenómenos que nos rodeaban estaban una serie de reglitas como ‘por cada acción hay una reacción equivalente y proporcional’, etcétera. Así fue hasta que tuvimos que lidiar con ciertos fenómenos como la radioactividad, el magnetismo, la gravedad, y otros. Para los físicos del XIX fue una sorpresa ver y medir ciertas reacciones, sin irnos a detalles, encontramos otro mundo, otra manera de ordenar las cosas. Vayamos a un ejemplo para ilustrar esto.

                ¿Por qué caen las cosas? Levantas algo, se te resbala, pum, cae. ¿Por qué? No puede ser magnético, ¿verdad? No todas las cosas son magnéticas, ¿no? Bueno, sabemos que las cosas caen por la ley de la gravedad. La ley de la gravedad también explica porque tenemos una cosota enorme y redonda dando vueltas alrededor del planeta, esa cosa suelen llamarla ‘luna’, y también explica porque la Tierra da vueltas alrededor del Sol, y porque el Sol se mueve junto al resto de la estrellas de la Vía Láctea, y porque hay algunos cúmulos de galaxias en el universo conocido y… y hasta ahí llega la cosa. El universo se está expandiendo, y la expansión se está acelerando, ¿por qué? No puede ser por la ley de la gravedad, ya que de acuerdo a ella la aceleración debería ir reduciéndose poco a poco, y la tendencia deberían ser los cúmulos de galaxias, cada vez más grandes, cada vez más apretados, debido a la ley de la gravedad; pero no está sucediendo eso. El universo se está expandiendo, y, como dijo alguien, ‘si el universo se expande en vez de contraerse, eso quiere decir que lo que sabemos de la ley de la gravedad está mal’. Éste es el tipo de fenómenos que los científicos comenzaron a observar a finales del XIX y que puso sobre la mesa de discusión a toda la física newtoniana.

                Si quieren algunos detalles más sobre el asunto podrían visitar este artículo de hace algunos años atrás: Aparentemente lógico

El caos en las ciencias

                Haciendo un rápido resumen, nuevas ideas reemplazaron a las newtonianas para tratar de explicar los fenómenos físicos. Y ahí surgieron dos asuntos, o uno, relacionados con la física cuántica. Esta teoría involucra matemáticas de alto nivel con muchas variables, que, me dicen, han servido muchísimo en química, o sea: sirve para algo, y no trabaja con resultados (4 + 3 = 8) sino con posibilidades porcentuales, es como decir 20% de que sí, en vez de Sí, no, ocho o cinco. Esto es muy diferente de la física newtoniana que sí puede predecir resultados como qué velocidad va a adquirir un objeto que tiene una aceleración de (pongan número) y tiene 28 Caos003segundos de aceleración, etcétera, el punto es que obtendremos un número, en cambio, debido al gran número de variables, o la naturaleza de las mismas, que intervienen en las matemáticas cuánticas, pues, lo que obtenemos es porcentajes de probabilidad. Entonces, de aquí viene la idea del caos, no como orden, sino como ‘número de variables involucradas que impiden la predicción de un resultado’. Esos clásicos problemas de física, los de los trenes que salen de aquí para ir allá y calcular en cuánto tiempo llegan, pues, te están pidiendo una predicción. Pero, digamos, si te piden añadir la variable del viento, de la resistencia de las ruedas, de la caótica aceleración humana, pues, tendríamos que toda la clase ha sacado resultados distintos, aunque similares, y llegaríamos a porcentajes como el 45% de la clase predice que llegará en X monto de tiempo, eso, se podría decir, es física cuántica y es caos, todavía no es el caos teórico, sino el principio de incertidumbre de Heisenberg.

                A partir de estos de estos fenómenos surgen, en la matemática, los modelos que van a producir la ‘teoría del caos’, que simplemente buscan explicar cómo funcionan los sistemas con muchas variables y ahí se llegó a modelos que producen un orden fantástico no predecible. Recuerden yo conocí esta teoría de manera indirecta, a través de la biología y del clima, entonces vayamos a estos ejemplos que me pueden parecer muy didácticos: digamos que para la creación de hojas de un árbol de eucalipto ponemos una regla sencilla, en otras palabras, determinamos cómo va a ser el asunto, y la regla es algo como: la hoja saldrá del punto x y el próximocaos007 punto x deberá estar a una distancia mínima de y, más algunas otras restricciones. Lo interesante de esto es que el asunto ya viene determinado, pero nunca va a ser igual, vean todos los árboles de eucalipto, son similares, no son iguales. Si les interesa el asunto pueden ver lo que son las fractales. Básicamente, lo que a mí me interesa transmitir es que los sistemas definidos, determinados, pueden generar múltiples posibilidades, a pesar de estar ya definidos. El asunto es complejo. Bueno, vayamos al clima, ¿cuáles son los elementos involucrados? Pues: naturaleza de la superficie, temperatura ambiental a 8 metros, a 100 m, a 200 m, etcétera, composición química de la atmósfera, hora del día, nubosidad, y un larguísimo etcétera. Podemos, a ojo, predecir qué va a suceder en los próximos días, cómo va estar el clima; pero, en esencia, el clima es caótico, no es que no siga un limitado número de reglas, sino que este número limitado de variables ya crea un sistema que no podemos predecir con exactitud. Si quieren ver ejemplos visuales de estos fenómenos, como algo determinado puede crear algo caótico, pues vean las hermosas ilustraciones de fractales. En verdad son una maravilla.

                Debido a que hay muchos espacios donde influyen multitud de variables, la economía, física, biología, meteorología y otras áreas científicas hacen uso de esto; pero no ha tenido el agarre que debería tener en otras ciencias sociales que no hacen uso de tanta matemática. Más allá de la estadística, ahora me doy cuenta, no ha tenido mucho ‘agarre’ conceptual en mi área. De seguro que hay resabios de esto aquí y allí, la idea fundamental es muy vieja y se ha extendido mucho, sé que no está ahí para lo general. Para mí estos conceptos son prácticamente un acto reflejo, y es precisamente esa aproximación instintiva a este asunto que, pues, me impidió ver que otros no tenían este ‘instinto’. Por eso, pues, ahora es importante ayudar a difundirlo un poco, popularizar la idea… que se extienda… se esparza…

Caos en la sociedad

                Todavía hay muchos restos de ideas incompletas y malas dentro lo que es las ciencias sociales. Por Caos004ejemplo, se dice ‘división social del trabajo’, lo que suena muy ordenado. ¿Sucede algo que podamos llamar así? Lo que se busca hacer es crear un concepto, ‘división social’ en vez de simple ‘división’, se supone que es una idea que va a explicar cómo sucedió el fenómeno, pero, ¿realmente nos dice algo?, ¿realmente se acerca a explicar el fenómeno que busca describir? Bajo el entendido de que se debe meter la idea de ‘orden caótico’ en el mundo social, una frase como la mencionada quedaría demasiado simple y ‘ordenada’ para en verdad describir qué sucede. ‘División caótica del trabajo en base a variables socioculturales’ suena preferible. No existió nunca una ‘intervención’ social en qué hacía quién, lo más probable es que a Unga le gustaba el fuego, jugó con él, derritió algo, y comenzó a dedicarse a los metales. Y no es que la ‘sociedad’ decida algo, el herrero va a existir si algunos, un número muy caprichoso, permiten la existencia del mismo. Imaginen que al rey le da la gana que sí exista el herrero, pum, sucede.

                En este momento, la sociedad debería verse como un aglutinamiento geográfico cultural de variables;Caos006 en el pasado, podríamos hablar de ‘aglutinamiento lingüístico cultural’ o ‘aglutinamiento por líder carismático’, asumimos que de ‘variables’ en todos los casos. Es por esto que el devenir de la historia humana siempre ha seguido, se podría decir, una línea común, con líderes, estructura política, manifestaciones culturales, guerra; pero, qué religión, qué liderazgo, qué cultura, siempre han sido impredecibles. Un día, los árabes eran unos bárbaros en el desierto, como sus antepasados lo habían sido por los últimos tres mil años, y, pum, de pronto un pastor une a un grupo de ellos y comienza una marea que ha conquistado, al día de hoy, unas 1800 millones de almas. Otro día, un salvajito mongol decide unir a su gente y, pum, conquistan unos 30 millones de km2. El profeta árabe se llamaba Mahoma, el líder mongol se llamaba Temujin, conocido como Gengis Kan. Después de ver el crecimiento mongol, cualquiera diría que así debían quedar las cosas. Nadie podía competir con un grupo unificado de personas con habilidades marciales tan notables; pero, sin el carisma de la variable ‘líder’, ya los hijos de Gengis Kan enfrentaron problemas para mantener al grupo unido.

                Una fortaleza de montaña de rústicos campesinos, dominados por sus más poderosos y sofisticados vecinos neo-orientales, se convertirá en el esquema jurídico mundial, proyectarán su lengua primitiva a nade menos que a cinco países: Italia, España, Portugal, Francia y Rumania, y pasó la estructura de sus leyes a todo occidente, y, de aquí, al resto del mundo. ¿Quién? Roma, obvio. Los turcos otomanos provienen del nombre de Otman, el líder de una tribu, que construiría el imperio más poderoso del mundo islámico, que duraría más de cuatrocientos años. Un día, Samarcanda es el centro del mundo, al siguiente, no es nada. Ayer, los Estados Unidos eran el centro del mundo, un gigante inigualable, hoy, ya no existe… lo que ven es sólo una ilusión contable.

                Los grandes movimientos de la historia no son predecibles, porque no obedecen a reglas generales, son el capricho de la interacción de variables. Una variable pequeña, un día, puede, poco después, ser grande. Lo que no quiere decir que el proceso histórico carezca de reglas, todo lo contrario, como mencioné, podemos ver el desarrollo de constantes una y otra vez. Nunca es igual; aunque las reglas se mantengan: Siempre hay un Caos005líder, siempre hay una estructura social, siempre hay producción artística, siempre hay una legión de verdades aceptadas (que puede tomar la forma de una religión), etcétera, y a pesar de haber tantas ‘similitudes’, siempre es distinto, diverso, impredecible. Las personas son variables, tienen necesidades obvias (respirar, comida, bebida, sexo, entretenimiento, organización, etcétera), pero en su afán de satisfacer sus necesidades crean una diversidad de fenómenos impredecibles. Sólo vean los tipos de comida disponibles en el mundo, en algunas regiones se come sesos de mono, cucarachas, tarántulas, fetos en huevo, y un sinfín de cosas más. Comemos en todas partes, esa es la regla, ¿qué comemos? Eso es lo impredecible. Y este orden sin orden total es lo que se llama ‘caos’. A esto hace referencia la ‘teoría del caos’, y se utiliza para comprender este tipo de ‘problemas’. Y son las manifestaciones caóticas de las reglas fundamentales las que hacen a la sociedad. No somos un conjunto de criaturas que come, somos un conjunto de bichos que, siguiendo los clichés, comen ‘silpancho’, en cocha; chorizo chuquisaqueño, en Sucre; majadito, en Santa Cruz--¿o es Beni?; seviche en Perú; feijoada en Brasil; carnes frías en Alemania; pastas en Italia, y una larguísima lista más. Todos los países del mundo tienen: leyes, organizaciones, religión, partidos políticos, lo que nos interesa a los científicos sociales es cómo están organizados, cómo se manifiestan, qué buscan, y esas particulares manifestaciones siguen las reglas del caos: variables que influyen en variables, variables que cambian de magnitud, que chocan, se reproducen, desaparecen, se transforman.

                Esa sociedad multívoca, flexible y caótica es la sociedad que yo conozco, y la que deberían abordar las ciencias sociales, en vez de utilizar rígidos esquemas patosos del siglo XIX.

Créditos: Primera imagen, un buen perfil de Max Planck, foto sueca de dominio público. Segunda imagen, foto de Werner Heisenberg, de los archivos federales de Alemania. Tercera imagen, una imagen de fractal de Josep M. Batlle I Ferrer, de tipo Julia. Cuarta imagen, una magnífica ilustración de turbulencia, que es uno de los fenómenos físicos relacionados con la teoría del caos, imagen de la Fuerza Aérea de los EE.UU., foto del sargento Russell E. Cooley. Quinta y Sexta, fractales de Josep M. Battlle. Séptima, fragmento de fractal de autor desconocido.

Hola a todas. Otra vez pasó lo mismo. En primer lugar están las obligaciones de la U., exámenes finales y esas cosas. En segundo lugar estaba el programa del me corrí. Mis ideas sobre Israel son muy racionales y todo el mundo debería simpatizar con ellas; pero no vivimos en un mundo racional así que pensé que sería muy mal recibido por todos, y seamos sinceros, al público de la bitácora no le importa mucho el detalle, lo que es una pena, penita pena. Bueno, el punto es que decidí abordar el tema de 'conceptualización de problemas', o algo así, a través de otro punto de vista... aaah, y no voy a subir algo que esté de mala onda. Pa' mí, la navidad y las festividades de fin de año son asuntos pa' ponerse de buenas, por cualesquiera razones, o sea: aprovecha, ése es el punto. Y yo pienso aprovechar, así que sólo temas buena onda... pa' la mala onda está enero.

Respecto a esta nota, pues, me parece un concepto muy importante, y busca ser un brevísimo, muy incompleto, resumen pa' difundir la idea. Aquí está la info' de WIKI, sobre el asunto. Es un mundo complejo; pero la base, la idea que se debe difundir está aquí, diría.

Como otra vez estuve mucho tiempo sin subir algo, mmm, los numeros de la bitácora se fueron por el... el sendero más exiguo. Estoy, de nuevo, en 1100, tan bien que ibamos a 3000 y pico. Bueno, se vienen temas navideños, o semi'... por el momento, un saludo a todos, y que la pasen bien por cualquier razón. 

Lo olvidaba, he subido unos documentos algo viejos a la red, tienen sus peros, pero diría que podrían encontrarlos divertidos, son:

Una caprichosa selección, selección de mis artículos publicados hasta el 2007 (111 páginas gratis)

Alrededor de 1400, sobre la batalla de las Termópilas

Running Scarce, about Silent Hill 3 (en inglés)

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans mimeme
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages