Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
7 novembre 2010 7 07 /11 /novembre /2010 04:15

Yamique001                A veces—no muchas—estoy en conexión mental con las masas—Por ejemplo, a mí también me gusta Harry Potter, a pesar de lo mucho que me puedo quejar al respecto—sin embargo, en ocasiones sucede que no entiendo de qué están hablando, o por qué están haciendo tanta alharaca. En los últimos meses, esto me pasó dos veces. Lo interesante del asunto es que no fue un asunto del momento, el primero duró dos meses y más, hasta el gran final, que me molestó, literalmente, por unas 24 horas, el segundo evento sólo tuvo la oportunidad de aburrirme por un par de días, lo que ya es demasiado—y le sigue dando. ¿A qué me refiero? Al rescate de los 33 mineros en Chile y a la muerte del ex – presidente de Argentina, Néstor K.

                No estoy diciendo que no me importen 33 vidas humanas, yo, al igual que los demás, celebró el rescate, me alegró saber que estaban vivos, en primer lugar, etcétera. Lo que nunca entendí fue que el asunto fuera noticia, ¿por qué? Seamos sinceros, fuera del par de hechos mencionados, ¿a quién le importa un pepino? Si te importan 33 chilenos, dios! Que esos mil doscientos millones de chinos te deben tener muy preocupado, ¿no? ¿o te estás carteando con 1100 millones de indios, eh? ¿500 millones de africanos? O, más fácil, ¿has averiguado el nombre, siquiera, de todas las personas que tuvieron un accidente de automóvil la semana pasada y sobrevivieron? Sabemos que no, sabemos que fuera del evento, de saberlos salvos, o rescatados, las vidas de estas personas no nos importan. No son relevantes, no van a cambiar en nada a nada que sea importante para tu vida, ni siquiera la vida de los chilenos, o los de su pueblo. (por la fama ganada cambiarán sus propias vidas, eso sí; pero ni a ti ni a mí nos importan todos los famosos del mundo, cualesquiera sean las razones por las que son famosos)

                Hasta el día de hoy me sorprende la fascinación que han ejercido, sobre un público tan amplio, los 33yamique002 mineros encerrados en la mina. La gente se queja mucho de los medios, de cómo se han transformado en difusores de entretenimiento en vez de concentrarse en transmisores de noticias. Sin embargo, si algo demuestra lo que sucedió en Chile, es que el público no quiere noticias, busca… otra cosa. Si bien la lógica de los noticieros es de chisme, difundiendo aquello que es ‘notorio’, rara vez se ocupa tanto de lo que es ‘irrelevante’. Seamos sinceros, si la vida de 33 mineros es importante, también deberían serlo los miles que mueren en las carreteras cada año. ¿Alguno de ustedes se preocupó por ellos?, ¿averiguó algo sobre sus vidas? Sabemos que ha sucedido algo único en la historia; pero, ¿es algo relevante? No. Pa’ na’a. En este momento, en Afganistán, hay varias decenas de miles de soldados europeos y americanos involucrados en una situación muy dramática que podría costarles sus vidas… ¿a alguien le importa?

                Puedo comprender que los Chilenos lo hayan visto como un símbolo de unidad y esperanza, viendo lo que se puede lograr con un trabajo ordenado y bien hecho; pero eso no explica que hayan estado viendo el hecho mientras dure, o sea, un diario comentario pequeño habría sido más que suficiente para cualquier televidente, y no tendría que haber existido durante semanas, o sea: día uno, se salvaron; día en medio, están cavando; día final, se salvaron. Y eso sería todo. ¿Noticias diarias?, ¿comentarios en vivo? Absurdo. Desde cualquier punto de vista que tenga que ver con ‘noticias’, información, es absurdo. Recuerden que los canales son esclavos de la audiencia, les muestran lo que quieren ver; aunque por detrás tengamos a un editor que intenta dilucidar lo que la audiencia considera relevante, el que manda es el público.

yamique003                Dado que no hay gran cosa que pueda pasar, ni siquiera importa un pepino si tenían amantes o no, no importa qué equipo les gustaba, o su religión, y que estaban en un hueco que les impedía hacer algo interesante durante todo el santo día, sólo se me ocurre una razón por la que la gente veía qué sucedía en la mina. Morbo. ¿Será que alguno se muere?, ¿será que les va bien?, ¿o mal? Aparte de esa posibilidad, la noción de un peligro constante, no existe diferencia entre esta gente y cualquier otro sobreviviente de desastres. ¿Alguno se hizo tan famoso? No, porque al sobrevivir ya dejaban el peligro atrás, los mineros, en cambio, seguían bajo la amenaza de una multitud de problemas. ¿Así que eso es lo que les gusta ver? Recuerdo el reingreso de la lanzadera espacial Columbia, se destruyó, se convirtió en una gran noticia, todos el mundo mandó sus sentidos pésame. Dos años más tarde, tras una misión espacial, después de qué averiguaran bien qué había sucedido, la lanzadera espacial se aprestaba a reingresar. Transmitieron el reingreso en vivo, ya que podía pasar algo. Tssssk, tssssk.

                Fuera del morbo, ¿qué interés tiene 33 mineros atrapados en una mina? Es una pena, nadie lo niega, no me refiero a eso, me refiero a la relevancia del asunto. ¿Qué me da?, ¿qué me quita? Sabemos que nada. La gente gusta de las noticias, les hace pensar que están participando en algo, en este caso, ¿en qué participaban?, ¿en aburridísimos e interminables días sin sol? Vamos, el asunto es más básico. Los mineros atrapados; aunque a salvo, están en peligro, lo que es dramático, y sobre esa mínima historia se puede generar esa noción de noticia que se tiene desde el principio de los tiempos, el chismecito, la comidilla, se puede conversar sobre qué hicieron, qué se dijeron, qué se está haciendo, cuánto avanzaron hacia su rescate. Se cree que la noticia es algo novedoso. En Afganistán, ya lo he dicho, hay miles de personas, millones, en peligro, de ataque, de asalto, de atentado, a nadie le importa, la trama es demasiado complicada, el guión muy complejo e impredecible, además de que ya es historia pasada, y que no se vislumbra un final. Nos gustan nuestros chismes en paquetes pequeños, sencillos, con final feliz, o siquiera con final. Si hubieses acabado en un desastre, el mundo habría prendido una velita, habrían recibido los pésames de todo el mundo, y al día siguiente todos habrían ido a sus trabajos teniendo un dramático tema de conversación. Los más sensibleros no habrían ocultado sus irrelevantes lágrimas (¿acaso lloran por cada muerto del mundo?).

                En los 33 mineros atrapados en Chile, yo sólo veo ‘chisme’ y ‘morbo’, lo de símbolo no se discuteyamique005 cada día, no interesa a diario, y lo de rescate es algo que sucede, se confirma y se informa, no es más, no requiere más tiempo en la tele. Así lo veo yo, espero estar muy equivocado. Y el mismo aburrimiento me dio; aunque por menos días, las noticias en torno a la muerte del ex presidente de Argentina, Néstor Kirchner. Los muertos no importan. La discusión debería haberse centrado en cómo modificaba su muerte el panorama político de ese país, y listo, na’a más. Los sentidos pésame, el lloriqueo de algunos, no tienen la más mínima importancia… como no son relevantes, pues, no deberían ser noticia. Sin embargo, en los medios de comunicación, se vio que los saludos de tal, que la reacción de cual, que la opinión de la gente, que la despedida. Y todo no importaba un remoto pepino. Las ausencias no pueden hacer algo, por eso son ausencias. No se puede discutir qué podría haber hecho algo que ya se fue, debido a que eso sería especulación, lo que nunca podrá ser una noticia. Entonces, ¿qué más queda decir sobre el asunto? Nada, se pasa la página, no importa, se habla de otra cosa.

                Estamos tan mal en nuestra noción de prioridades que podemos ver a los medios difundiendo tonterías a diestra y siniestra, además de un montón de información irrelevante. Sin embargo, por lo general, las notas menos pertinentes (ya que sabemos que se maneja una lógica de chisme como noticia, lo raro del caso, es que con la muerte de fulanito y los 33 atrapa’os, ni siquiera había algo que chismear. ¿Qué se podía decir sobre los mineros? Siguen ahí, y al día siguiente, ‘siguen ahí’, y al subsiguiente, ‘pues, no se han movi’o’. Dios, qué aburrimiento) son algo del momento. Hace tiempo que no veía tanto embobamiento con algo trivial. El problema aquí es que la gente es la que da forma a lo que se muestra, y yo, por lo general, entiendo qué es lo que le ve la gente a una noticia… ahora sí que estuve perdido. En varias ocasiones tuve que decir algo sobre esto de los mineros y me han mirado bien feíto más de uno de mis amigos, en otras prefería disimular, pretender que estaba ocupado en algo, en vez de participar, con mis dos centavos, sobre el tema. Sé que tengo la razón, sobre qué es importante y relevante, mi preocupación gira en torno a no comprender qué le veía la gente a estos hechos; pero, pa’ na’a, no le veo el chiste, ni el interés, genial que hayan sobrevivido—una vez más—y a mi qué, a mi qué, un gran qué. Uno que ustedes parecen haber comprendido, entonces, la pregunta va para aquellos que entendieron el asunto. ¿A ti qué?, ¿qué te decía?, ¿por qué te importaba? Eso, tenía que preguntar.

Todas las imágenes pertenecen a sus respectivos propietarios, y todas son irrelevantes. 

Bueno, la semana pasada se acabaron ciertas presiones laborales; pero todo está muy lejos de acabarse. Igual, voy a tener más tiempo para dedicar a mi un tanto abandonada película. Por el momento estoy pensando en dos artículos: mono loco (que ya anuncié algún tiempo atrás, y nunca lo escribí. Es una de esas ideas que uno cree que ya escribió, cuando en verdad no lo hizo) y otra sobre la narración no antropocéntrica de Lovecraft. Estuve pensando harto sobre eso. 

Bueno, con estos dos anuncios, me despido... saludos.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Preguntas
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages