Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
6 octobre 2014 1 06 /10 /octobre /2014 02:14

                Supongo que han oído hablar de ‘Juego de tronos’, pero ¿han oído hablar de ‘Una canción de hielo y fuego’? Muchos dirán que sí, ya que ‘Una canción [de]’ es sólo el ciclo de libros que George Martin denominó de esa manera. ‘Juego de tronos’, dentro del ciclo, es solo el primer libro. Libro uno, nada más. Entonces, ¿por qué HBO no comercializó la segunda temporada de la serie como ‘Un choque de reyes’, o ‘Batalla de reyes’, o como la segunda parte de ‘Una canción de hielo y fuego’? Si la primera temporada gustó, la segunda también podría haber sido, desde el inicio, una segura ganadora, y no es que sea muy difícil anunciar: ‘Choque de reyes’, la segunda parte del ciclo de ‘Una canción de hielo y fuego’. ¿O sí es difícil? Debe ser difícil, muy difícil.

 El tema de esta entrada se aplica a todas las personas, sobre todo dentro del colectivo ( tunombre004o sea: a ti dentro de la comunidad, y toda su complejidad, en vez de un rendimiento individual), y, por supuesto, me incluye a mí. Yo no me considero ningún tonto—de seguro que lo soy en más de un aspecto; pero, precisamente, eso quiere decir que todos, incluyéndome, somos algo tontos en algún aspecto—y este problema me afecta mí tanto como a cualquier otro. ¿Me afecta más o menos? Supongo que siempre depende de qué estamos hablando, y, de todas maneras, siempre me afecta. ¿Qué? Pues que, desde ciertos puntos de vista, la capacidad humana, en general, para prestar atención a palabras, conceptos, nombres, o lo que fuere, es muy, muy reducida. Éste es un fenómeno que debemos buscar comprender.

La razón por la que un gigante del entretenimiento como HBO no busca publicitar la segunda serie de ‘Una canción de hielo y fuego’ como ‘Choque de reyes’, y se ve obligada a utilizar el nombre de ‘Juego de tronos’ para ambas, se debe a que perdería público, y bastante si no lo hiciese de esta manera. ¿Por qué?, ¿cómo? Sabemos que al público en general le encantó ‘Juego de tronos’, entonces, ¿qué sucedería si se anunciase el pronto estreno de ‘Choque de reyes’, y se muestra a los mismos actores repitiendo sus papeles donde corresponde? Pues, por lo visto, un considerable número diría: qué macana que vienen con esto de ‘choque de reyes’, cuando yo quería ver ‘juego de tronos – la continuación’; digamos que, de este grupo, tarde o temprano, se enterarían que ‘choque de reyes’ es ‘juego de trono – parte 2’; pero, ¿qué habría sucedido? Habrían perdido los primeros capítulos, y podrían decidirse a ver la serie en una próximatunombre003 ocasión, cuando vuelvan a pasarla, y eso habría perjudicado los índices de audiencia de HBO, y, por extraño que parezca, la financiación de las siguientes adaptaciones. No sólo eso. Todos a los amigos a los que recomendaste que viesen ‘Juego de tronos’, ni se sentirían aludidos por ‘Choque de reyes’, o la segunda parte de ‘Una canción de hielo y fuego’, y no sólo eso, aquí no se acaban los problemas, tú también tendrías problemas en sugerirle a tus amigos que vean ‘Choque de reyes’, si les gustó ‘Juego de tronos’, ya que es, en efecto, la segunda parte de ‘Una canción de hielo y fuego’; y lo peor sería que algunas de las personas a las que habrías sugerido que vean alguna de estas historias se confundirían y olvidarían fácilmente lo que tú había dicho que ellos debían ver. Por más que, hoy por hoy, para aclarar toooodas esas dudas solo tengan que buscar George R. R. Martin en google, a pesar de eso, y precisamente por eso, tampoco sirve aumentarle palabras a un nombre que ya ha tenido éxito.

Escribirlo es más difícil, decirlo, igual, recordarlo, pues, lo mismo. Entonces, ¿qué tenemos? 3 palabras, y si son 6, o 12, ¿ya es demasiado? ¡Cómo es posible que sea demasiado!, por los dioses, ¡si son solo 12 palabras! Pero sí, es demasiado, y eso lo pueden comprobar cada que hablen de ‘Juego de tronos’. En vez de hablar de ‘tronos’ intenten meter a colación a ‘Una canción de hielo y fuego’, y verán cómo no funciona, por más que ustedes estén ahí presentes para aclarar cualquier confusión posible. ¿Por qué sucede algo así, acaso somos tan tontos? No, no y no. Yo no me considero ningún tonto—ustedes, claro, siéntanse libres de considerarme como les guste—y este fenómeno de ‘más palabras’ funciona perfectamente conmigo. El ejemplo de ‘Juego de tronos’ viene a colación porque se trata de un tema popular, visto por millones, donde HBO se ve obligado a ser ‘humilde’ y reconocer que llegar al público es muy difícil, incluso llegar al público al que ellos ya llegaron, y requiere de una energía que ni una empresa como la suya tiene. El fenómeno no está relacionado con la capacidad de memoria, ni inteligencia, es un simple hecho de la limitación de nuestras mentes… si no fuese así tu mente se destruiría en un segundo, no podrías olvidar, no podrías ocuparte de otra cosa. Serías como esos ‘idiotas sabios’ que exhiben cualidades geniales en un aspecto, como memoria fotográfica, y no pueden hacer otra cosa debido a que ese pedazo de su cerebro domina todo lo demás. ¿Recuerdan a ‘Rain man’?

tunombre002La palabra clave, y es solo una, es: compromiso, o interés. Bueno, son dos, pero pueden elegir cualquiera, las utilizo como sinónimos cercanos. Lo que sucede es que tú, y cualquier persona, tiene un sinfín de asuntos en sus vidas personales: familia, educación, círculo de amigos, dilemas del trabajo, tareas, fechas de entrega, y un larguísimo etcétera. Entonces, algo nuevo, dentro de tu mundo, requiere de un descomunal esfuerzo para capturar tu atención. Tú, y todos los demás, se mueven dentro de círculos e intereses: te interesan los temas x y z, y te mueves en el círculo de trabajo ‘y’, o estás en el colegio ‘y’, o en la universidad Y, o carrera Y. En otras palabras, tu mundo, sea cual fuere, es limitado, tienes una rutina, sin importar quien seas, y éste, tu espacio, como el de todos, tiene una muy pequeña apertura a algo nuevo. De ahí: interés o compromiso, interés por lo nuevo (de ese estilo); o compromiso con lo nuevo (de eso). Todo lo dicho, por si acaso, no tiene que ver con nuestro consumo de información o entretenimiento, sino con la manera con que construimos nuestras vidas.  Por ejemplo, tú sabes de éste tema; ése, en cambio, lo ignoras. A mí me pasa todo el rato. Como persona culta que me considero que soy, descubro a cada paso mi desconocimiento de una multitud de temas; y, por suerte, para todavía ser una persona medianamente funcional, mi mente puede ignorar un sinnúmero de asuntos con facilidad. De otra manera, no podría(mos) funcionar como ser(es) humanos.

Cualquier novedad se debe abrir un espacio en tu apretujado y limitado mundo. Si tienes interés en algo, podrás averiguar sobre el tema todas las cosas que veas como conveniente. No importa que sea un programa de televisión, un cantante, un asunto económico, político o social, podrás averiguarlo todo. Pero, ¿qué sucede si solo te interesa un poco? Entonces, hasta un futuro aviso, tendrán que utilizar ‘tres palabras’ para llegar a ti. En el caso de ‘Una canción de hielo y fuego’, los interesados en el tema son unos… cuantos millones, debido al éxito de los libros y del juego. Siendo una persona interesada en el mundo de la fantasía, en los juegos electrónicos y esos mundos, de seguro que yo había escuchado hablar—o leído—sobre George R. R. Martin en más de una ocasión; pero debí haberlo hecho en medio de la lista de diez juegos más exitosos, las novelas de fantasía más vendidas del momento, un nuevo mundo fantástico y popular, o un contexto similar.  Fuera como haya sido, nunca llegué a tener un ‘compromiso’ con esta producción, o el autor. Así que no consumí los libros ni los juegos hasta que llegó la serie de televisión, y me gustara (cuando me compré los libros). Y unos ‘cuantos millones’, para HBO y una serie que requiere el presupuesto de ‘Tronos’ no es suficiente. Para llegar a esas ingentes masas no comprometidas, con aquello que tú estés intentando promover; para poder ingresar en sus mentes e interrumpir sus múltiples cavilaciones sobre una multitud de dilemas inocuos, solo podrás contar con tres palabras, o el mensaje más simple que te puedas imaginar: Nike, just do it (sólo hazlo); Apple, think different (piensa distinto), etcétera, si utilizas más, sin importar la calidad del producto, puede que sea demasiado.

 

Y este fenómeno nos permite comprender cómo es que un producto fracase cuando es bueno, o que requiera tanto dinero invertir en cantantes o grupos de música, o películas. Promover, difundir, hacerle propaganda a algo, ése es un gran desafío, debido a que la gente no te está prestando atención, tú, seas lo que seas, no eres importante para ese gran público no comprometido con lo que tú vengas a ofrecer. Ahora, si así de difícil es con un producto, estoTunombre001 también nos permite comprender por qué son las ideas más fáciles—y a veces idiotas—las que arraigan en el público. Y no es que el público carezca de la capacidad para comprender algo más complejo—claro que sí, pueden comprenderlo todo—es que no tiene ni el tiempo ni el interés de comprender algo más. Además, dentro de su limitado mundo codificado, esas ideas limitadas se enraízan para completar su noción de las cosas, por lo que extirparlas implicaría atentar contra su comprensión de la realidad… y supongo que esto último sería tema para una próxima ocasión. Finalmente, les doy un ejemplo final para la limitada capacidad que tiene el público para recibir un nombre. Unos changos se pusieron a preguntar, entre un público joven, ¿qué les parecía el nuevo cantante Macklemore y si estarían interesadas(os) de acudir a uno de sus conciertos? La aprobación, entre público, era total, que Macklemore era bueno, que su música era interesante, etcétera (a mí, entre los viejos, me parece completamente irrelevante, y malo; aunque no sea una basura total como Iggy Azalea o similares). Y, siguieron con su semi-encuesta, ¿qué les parecía Ryan Lewis, irían a su concierto? Muy pocos entre los preguntados conocían a Lewis, una pregunta muy común fue ‘¿y ése quién es?’. Macklemore es el nombre artístico de Ben Haggerty, rapero del dúo ‘Macklemore y Ryan Lewis’. El nombre del dúo es los dos nombres. Los dos nombres siempre van juntos, en los videos, en la publicidad, y en los conciertos. Y la gente solo conocía al ‘front man’, al vocalista. Así son las cosas. Así de limitados somos, y comprenderlo ayuda, para entender mejor. 

Créditos: 1a imagen, gráfico del título de la serie de 'Juego de tronos', perteneciente a HBO; 2a imagen, foto de George R. R. Martin, el autor de 'Una canción de hielo y fuego', que sigue escribiendo, tomada por David Shankbone; 3a imagen, vestuario elegante de los habitantes de 'Desembarco del rey', uno de los muchos aspectos que muestran el alto presupuesto de esta serie de televisión, foto tomada por Benjamin Skinstad. Un vistazo a su nivel de audiencia, y cómo ha ido creciendo desde la primera temporada, muestra que HBO tenía razón al no complicar su difusión y mercadeo al utilizar para todo el nombre más sencillo; 4a imagen, Macklemore y fulano de tal, foto del dúo 'Macklemore y Ryan Lewis', tomada por Christopher Dube.

Esta entrada tenía que estar en el aire para septiembre, pero, pueden ver que me atrasé, y no sólo un poco. Supongo que, entre cosas, intervinieron los exámenes parciales; pero eso es solo un pretexto. Los exámenes fueron cosa de una semana, la verdad, no de un mes. Y escribí muy poco en todo el mes, ¿qué pasó? Mmm. Varias cosas, y de verdad creo que, poco o mucho, DotA ha afectado mi rendimiento en ciertas cosas... ¿será, será? Sí, uno no tiene todo el tiempo del mundo, así que si parte de ese tiempo lo utilizas para esto, pues, tendrás menos tiempo para todo lo demás. Neeeeh, no es verdad, he estado inconstante mucho tiempo, y solo estoy jugando más DotA desde las vacaciones invernales. Así que... debo buscar las razones en otra parte. 

He estado leyendo 'The Night Land', disponible en inglés y gratuitamente en varios lugares, de William Hope Hodgson. Me gusta, estoy al medio. En verdad tiene un muy buen ambiente, para quienes tengan la paciencia de leer su inglés forzado y arcaico adrede. Lo estoy leyendo debido a que lo mencionó Lovecraft en su texto sobre el terror, que también está disponible en la red, 'El horror en la literatura'. Hasta el momento, me gusta. Tiene mucho más a su favor que en contra. Vale la pena, la recomiendo. 

He recuperado mi mano, o sea: mi capacidad para dibujar. Ya puedo dibujar bien, como antes, así que voy a estar especulando y dibujando algunas cosas. Se las mostraré pronto; pero hacer dibujos sofisticados es un lío, así que debo pensar bien qué voy a hacer. 

Bueno, esto va a ser todo. Ah, sí, olvidada, se vienen algunas notas no muy halagüeñas. Ya saben, yo escribo en esta bitácora lo que me está molestando en la cabeza, y sobre lo que puedo hablar, y hay unas cuantas cositas que no paran de zumbarme. Hasta entonces. Ah, y ya vieron este video. Ha sido un gran éxito, y ya que mencioné a un par de malos grupos y cantantes, pues, ¿por qué no mencionar a una buena?:


Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans mimeme
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages