Overblog Suivre ce blog
Administration Créer mon blog
2 décembre 2008 2 02 /12 /décembre /2008 05:56

            No puedo evitarlo, tengo que escribir sobre ‘Watchmen’.

            En enero del 2005 anuncié, en un artículo publicado, que al año veríamos la versión cinematográfica de esta historieta. Errores de la nota aparte, yo me había enterado de que se venía ‘Watchmen’, y ya. Algo sucedió ahí, como había sucedido muchas veces antes. Después, averiguando mejor, me enteré que, prácticamente, desde que esta historieta fuera un gran éxito que alguien había intentado convertirla en una película. Supongo que algunos números finalmente convencieron a los renuentes productores a invertir en esta producción, ¿qué números? Las recaudaciones de “Spiderman I al 3”, o de “Batman Caballero Oscuro”, y, más específicamente, el sonado suceso de la adaptación de una historieta poco conocida de Frank Miller, titulada ‘300’. Zack Snyder la dirigió y los productores, para adaptar ‘Watchmen’, lo buscaron a él.

            El título se podría traducir por ‘Los custodios’, haciendo uso de una palabra poco común, o ‘Los vigilantes’, más usual y familiar. Me gustan ambas traducciones.

            La nota será un breve análisis de los personajes y un comentario sobre la obra de Alan Moore, me temo que habrán muchas revelaciones, así que no es una lectura que recomiende para aquellos que no han leído la historieta y desean dejarse sorprender por cada pedazo del filme, que los avances no han expuesto ya. Así, quedan prevenidos.

            Ya no recuerdo mi primera impresión de ‘Vigilantes’, el héroe Rorschach se veía un tanto ordinario, pero su máscara le daba una apariencia enigmática, Dreiberg, Buhó Nocturno, no era nadie especial, entonces hace su aparición el Doctor Manjatan, que era precisamente lo contrario. La narración se movía entre lo ordinario, y vulgar, y lo fantástico, no era una narración familiar dentro del mundo de los superhéroes, a pesar de que yo la leía más de una década después de su aparición. Me agarró desde el primer capítulo. La obra tiene muchos defectos, en mi opinión; pero, siendo el autor quién es, y teniendo su talento, ésta logra ser mucho mejor que el peor de ellos. Básicamente, en contra de ‘Vigilantes’ yo tengo dos cosas, peca de verborrea, y el personaje del doctor Manjatan rompe el esquema, es una nota fuera de lugar, demasiado alto, o baja, simplemente no logra encajar. Ahora, el desenlace del complot central, también es un exceso, aguantable, que comprendemos.

            Vayamos por partes, a partir de cierto punto, la historieta tiene un exceso de palabras, comienza a incluir una historieta de piratas, metafórica, dentro de la narración. Diría que es algo completamente innecesario que reduce la velocidad de la historia que Moore desea contar. Ahora, por cada diálogo banal, innecesario o pobre, hay magníficos intercambios, frases, movimientos de palabras naturales, ya sea en el diario de Rorschach, o entre los diversos personajes. Moore y la pluma de Dave Gibbons se combinan para entregarte una narración humana bien construida y magníficamente narrada. Al final del primer capítulo, Dan y Laurie, conversando en la terraza de un edificio, la imagen se va alejando en cada cuadro, se cuentan recuerdos graciosos, la escritura reflejan una naturalidad total, son voces convincentes (‘Oh, dios, lo siento. Eso no es gracioso. Ja, ja, ja.’ ‘Ja, ja, ja. Supongo que no…’ Esas risas inevitables.) que terminan en una magnífica frase final, con los personajes empequeñecidos, diminutos en la terraza del edificio: ‘El comediante ha muerto’. Y a esta frase se le debe añadir la cita de Bob Dylan, que da nombre al capítulo. Comparto el recuerdo, comparto la imagen, no puedo transcribir todo. Momentos en los que la imagen nos narra la historia, y en que estos se combinan maravillosamente con la historia, hay muchos en la obra, y, con todo el perdón de Gibbons, eso es talento de Moore, lo ha hecho varias veces, en sus otros trabajos. Alan sabe manejar los cuadros de historieta como un lente cinematográfico. Además, a pesar de algún momento débil, es un maestro del guión.

            Capítulo II, se narra el entierro oficial de Edward Blake, El Comediante, en dos espacios, Laurie visita a su madre, los otros van al entierro. Está atravesado de recuerdos, el de Sally, el de Ozymandias, Dr. Manjatan, Dreiberg, el evento termina, Rorschach persigue y visita a un enemigo de Blake que fue al funeral, Moloj, y él le cuenta un pedazo final, una memoria más, la más reciente. Palabras finales de Rorschach, soliloquio en su diario, visión de la muerte de Blake. Cuadro en rojo. Rosas rojas, Rorschach, agarra una de ellas y la coloca sobre la solapa de su gabardina, último homenaje, saludo a quien él consideró un colega y un amigo. El entierro de Blake es el capítulo con la vida de Blake, momentos que nos dicen quién fue, qué hizo. Cita final, de Elvis Costello, letra de canción. Momentos como éste, ‘Vigilantes’ tiene muchos.

            Con 334 páginas de historieta, y 384 si añadimos los extras escritos, que completan algunos detalles sin ser parte de la historia—esto, medio que queda mal en la edición completa, ya que es un elemento ajeno al ritmo de la historieta, pero queda muy bien dentro lo que fue el diseño original de la misma, una revista mensual—‘Vigilantes’ es una historieta grande, a la vez que es una gran historia. Nunca sinónimos. Los temas dentro son muchos, con uno por encima de todos: ‘¿Quién vigila a los vigilantes?’, la frase ‘Quis custodiet ipsos custodes.’, de las sátiras de Juvenal, es omnipresente en la obra, ‘Who watches the watchmen, aparece en muros, graffiti, desde el primer capítulo, sin contar que es el nudo de la trama. Sólo como pregunta ya funciona, como respuesta, una meditación sobre el tema, ‘Vigilantes’ nos arroja una tenebrosa posibilidad. Es un tema provocador, interesante, si no hubiese ningún otro más, el central habría sido suficiente para hacer de ‘Vigilantes’ lo que es, una gran obra. Pero un tema no es suficiente para hacer una ‘gran’ obra, la característica de éstas es, precisamente, que contemplan muchísimos temas. En primer lugar, hay que aclarar que ‘Vigilantes’ ES una historieta de superhéroes, y ése es uno de sus temas: la reacción de la sociedad ante este tipo de personajes, y las respuestas personales de cada uno de ellos a la sociedad que ellos defienden. Citando a Nietzche, como lo hace Moore en la historieta, ‘No combatas a los monstruos, convirtiéndote en uno de ellos y cuando observas un abismo, el abismo también te observa a ti’. En la obra hay dos respuestas concretas: Rorschach, ¿el mejor personaje de la serie?, y William Blake, el comediante. La reacción social, a diferencia de los personajes, hay que rasgarla en diálogos y algunas acciones, menos convincente que estos fantásticos personajes.


            Moore también busca humanizar a los superhéroes, Dan, Laurie, Rorschach, son personas llenas de problemas y defectos. Moore ya lo hizo antes, o lo haría después una vez más, con su magnífica ‘Mátame de Risa’ (The Killing Joke), donde el Joker se nos presenta no sólo como un enloquecido asesino; aunque también lo sea. Todos los superhéroes de Moore muestran muchísimos aspectos comunes y ordinarios que, por lo general, el género ha evitado mencionar, desde la jubilación, hasta el aburrimiento. Esto no quiere decir que el Doctor Manjatan entre en esa categoría de humanización de los superhéroes, él es lo contrario, es la respuesta a la otra pregunta, si la primera es ¿cómo enfrentarían los seres humanos ser superhéroes?, la otra es ¿Cómo enfrentarían los seres humanos ser más que humanos? Ambas relacionadas con la humanidad. La respuesta narrativa de Moore, el Doctor Manjatan, es convincente, con una magnífica historia personal narrada en el capítulo IV ‘Relojero’, los más que humanos, obviamente, acabarían perdiendo su humanidad—ahora, como historieta de superhéroes, Moore también le echa un vistazo a lo que los gobiernos harían teniéndoles de su parte, ¿qué haría los EE.UU. con Superman de su lado? (ah, y mejor ellos que cualquier otro, ¿no? Mmm, tanto cliché negativo que hay que combatir)—y ésa acertada respuesta es también un problema. El doctor Manjatan rompe el molde, las razones para su exilio no convencen, son muy humanas, y débiles sobre eso. Es testimonio del talento de Moore que, a pesar de que Manjatan sea una nota tan fuera de la partitura, forme parte convincente de toda la historia.

            Y, ¿el final? Pues eso tendrán que verlo ustedes… he estado dándole un vistazo, bueno, varios vistazos, a la historieta, desde que salieron los comerciales—ah, y gracias al cuate de La Paz que me informó que ya estaban circulando, los avances están buenísimos—el punto es que, conociendo cómo trabajan los chicos de Hollywood, ‘Vigilantes’ tiene suficiente acción como para que la película esté trepidante, emocionante, sin que por ello tengan que descuidar toda la profundidad del asunto. Esto es porque Moore ha aprendido la lección—mentira, de seguro que la conocía por puro instinto—una obra, cualquier obra, debe divertir y entretener, a eso le puedes añadir todo lo que quieras: humanidad, preguntas, dudas, planteamientos, pero primero debes lograr ese paso. ‘Vigilantes’ no sólo es una gran obra con muchos temas, es una historieta de superhéroes, con maquinaría fantástica, habilidad total, vestimenta regia, buen ritmo, y un desafío que deberán enfrentar haciendo uso de todo lo que dispongan. Ya saben, la película va a ser un mar de acción, ya que todo está en el libro, y es la parte que Hollywood desea proveer al público, Snyder no va descuidar lo demás, no se preocupen, ¿recuerdan “300”? Ahí, la cosa quedó clarita, ‘Antes de que termine este día, el mundo sabrá que, aquí, muy pocos le hicieron frente a muchos’. Lo mismo será con “Vigilantes”, ‘¿Quién vigila a los vigilantes?’. Lo que yo si sé, y puedo comunicar, es que esa peli’ no me la pierdo.


Todas las imágenes pertenecen a sus respectivos dueños, y si alguien me molesta por hacerles propaganda gratis, ya veremos. Intenté poner los enlaces a los videos... la reacción de over-blog con youtube dentro de un marco de firefox fue bastante agresiva, así que, ni modo, busquen en youtube los 2 avances de 'Vigilantes', ambos están buenísimos.

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article
27 novembre 2008 4 27 /11 /novembre /2008 01:23

            Si quisieramos traducir el título del más reciente filme de James Bond, creo que podría sugerir “Un destello de paz”, siendo libre y fiel. Libre, por cuanto no son las palabras exactas, y fiel, porque capta la idea central. Si prefieren, claro, la podemos llamar “Un quanto de consuelo”, tal cual. Horroroso. Aunque en inglés suena bien, con el usual acomodo exótico con que las lenguas germanas dan la bienvenida a los vocablos griegos o latinos. Títulos aparte, todos sabemos muy bien de qué estamos hablando, éste es el agente de la Reina, el que le arruinó sus planes a Doctor No, el que persigue a Blofeld, viajó al espacio exterior en una lanzadera espacial brasileña, e impidió que unos terroristas quemen Londres con un Ojo de Oro. Eso era antes, ahora, con la crisis internacional, con el precio del petróleo por las nubes, con los Estados Unidos enfrascado en dos guerras, con los terroristas árabes luciendo atentados de película cada par de años, había que ser más austeros. James Bond tenía que venir a Bolivia.

            Sí, en serio, Bolivia, tal cual, sólo que, nadie sabe muy bien qué pasó, no pudieron filmar en el país. Inestable, parece que alguien susurró al impresionable oído del productor. ¿Qué más le habrán chismeado las malas lenguas del imperialista gobierno yankee a los ‘progres’ artistas? Ni idea. Se equivocan, chicos, la propaganda reaccionaria miente, como no podría ser de otra manera, aquí estamos yendo pa’ Suiza, sólo nos faltan… ¿Cuánto?, ¿doce años para superarles? En caso de dudas, esta figura se llama ironía. Aparentemente, la producción de Bond estaba decidida a viajar al sur pa’ hacer su filmación, eligieron un país vecino a Bolivia y, zas, ahí filmaron, se fueron a Shile. Debo reconocer que el resultado engaña, la pobreza se parece, se preocuparon en copiar alguna vestimenta de postal para turistas, algún rostro moreno casi reconoces, y los extras indígenas casi se están riendo en su momento de sufrimiento. Jiji, diciendo. Una pena que no se pudiese mostrar a la verdadera ciudad de La Paz, aberración urbanística semejante sólo hay una. Usualmente, cuando se comete un error tan grande, la gente pide disculpas y se va a un lugar habitable, en cambio, allá, siguen insistiendo. Sabemos que es cine, y es Bolivia… ahora, en qué barrios de qué ciudad Chilena habrán filmado, que si así está todo el Chile de Bachelet, uuuuh, qué mal.

            Recordando, Sean Connery fue el agente que se las sabía todas, suave, Moore tenía algo de payaso, Dalton parecía el malo de la película, Brosnan ofrecía un buen balance, buscaba ser el seductor, falta ése que hizo sólo un filme, y ¿Craig? Pues parece estar muy enojado. Actor, productor, director y guionista, consideraron apropiado, ahora que Bond no puede conducir su Ashton Martin sin que le cueste un dineral—ah, me olvido, está bajando el precio del petróleo, el problema es que ahora ya nadie tiene plata. Mmm—, dotarle de un puñado de furia como distintivo. Este nuevo James Bond está colérico, y para seguirle la pista sólo habría que hablar con los reporteros de la crónica roja, en el sentido amarillista del asunto, no idelógico. Diría que, con el corazón roto, la sed de venganza le viene bien al héroe de la narración. Y Bond sigue siendo Bond, a pesar de los detalles, menos artilugios llamativos (cuando el que más o el que menos, todos tienen su celular con cámara, filmadora, agenda, etcétera) y una reducción en las pruebas de paternidad. El filme no tiene locuras tan espectaculares como en otras versiones, lo que me parece acertado ya que éstas no necesariamente impresionan o divierten, igual vemos persecuciones en lanchas, automóviles, y malabarismos humanos, suficientes como para que la película transcurra veloz ante nuestras retinas. Ah, claro, sin olvidar una que otra explosión casi obligatoria del género de acción.

            Es interesante ver que la edición es hija de la escuela histérica, como vídeo musical de reggaetón en movimiento rápido. Por momentos dan ganas de aparecer en el cuarto de edición, acercarse al hiperactivo editor, pegarle una bofetada y decirle, bien clarito: ya deja esas drogas. Es que las anfetaminas hacen daño. Bromas y moralejas aparte, la edición ultrarecontraarchirápida de “Quantum” es la más pulcra que he visto. Sigo considerando que es más trabajo que efecto, y la mecánica de contar más rápido en verdad no afecta el encanto de la melodía, si se me permite la analogía musical, pero no puedo pasar por alto que, esta vez, la edición fluye, como agua y espuma—es un río revuelto. No es poco merito, para alguien que consume esteroides de caballo. Esto quiere decir que hay una muy cuidadosa planificación en el trabajo de cámaras. Ya saben, sin uno, no hay dos.

            Finalmente, y ¿qué tal la chica Bond? Bueno, a Olga Kurylenko hay que nacionalizarla. Y ¿qué hay de la historia? Pues, qué puedo decir, es una película de acción, hay que ir a distraerse, es cine lúdico del bueno, nada intelectual. Lo que no me impide mencionar que se trata de una peli’ de ‘progres’, ¿no? Ya saben, la típica tontería racista donde sólo los del primer mundo son sujetos, o sea los problemas de los países pobres, como esa bolivia shilena del filme, son fruto de las conspiraciones de los poderosos del primero. Supongo que en algún momento aprenderán, cuando comiencen a considerarnos personas, que nosotros tenemos todo lo necesario, la maldad requerida, la ignorancia solicitada, la sinvergüenza exigida, para destruirnos nosotros solos, solitos. Hasta que seamos sujetos para ellos, podremos contar con la colaboración de James, James Bond, y disfrutar de la película de principio a fin, esperando que a Olga no le dé cáncer de piel, después de trabajar tanto en su bronceado, y que no todos los turistas ingleses sean tan dañinos con la fuerza pública y los hoteles del barrio. “Quantum” es una buena película de acción, su velocidad puede hacernos olvidar cualquier problema ideológico, sin olvidar que sí, también está ahí, como un destello.


La nota vendría a ser medio que reciclaje, ya que salió en Los Tiempos, pero faltaban las últimas líneas.

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article
25 novembre 2008 2 25 /11 /novembre /2008 03:29

            Estuve dudando sobre la pertinencia de escribir esta entrada. ¿Acaso Hitler no es ya odiado por todos?, ¿no es ése el único beneficio de la industria del Holocausto? Que una mala persona sea odiada por todos. Pensé al respecto y llegué a la conclusión, pues, de que todavía vale la pena repetir mucho conocimiento, además, les podría dar algún sesgo particular al asunto, es que me preocupa la profusa presencia de artículos nazis que he estado encontrando últimamente. Así que aquí está:

 

A mí también me fascina el nazismo. Cuando mi amigo Lizandro vio el número de libros que tengo sobre el tema (cuatro a la rápida, una buena decena si contamos los que tratan sobre la 2ª Guerra Mundial. Como número no parece mucho, pero son grandes, gruesos, y esa cruz gamada siempre tendrá mucha presencia) me dijo: ‘Te Fascina el nazismo, ¿no?’, yo, respondí que era un antinazi que buscaba estar bien informado al respecto—en el fondo soy un antitotalitario—. Él corrigió mi observación, ‘El hecho de que te fascine no quiere decir que te simpaticen’. Y, pues, tenía razón. Es fácil sentir asco por los nazis, mucho más difícil es ser indiferentes ante ellos, ante la fuerza que todavía proyectan, ante la mística de nombres y uniformes, ante las banderas, blanco, negro y rojo, que ondean con la cruz gamada. Los nazis son un éxito de mercadeo y esa es suficiente razón para escribir esta entrada, que también sean un éxito esa imagen de chicos malos, chicos dañinos, chicos ignorantes. Pervirtieron todo lo bueno que tenían, y, en el fondo, ellos sólo eran lo malo. Como la mayor parte de las cosas malas, obviamente, su origen es francés.

 

Uno. El nazismo es una burrada ya que se basa en trasnochadas ideas bastante simplificadas de cualquier sana noción de historia y darwinismo. El primero en imaginar una burrada de estas características fue el franchute Arthur Comte de Gobineau (Comte, es conde?), vivió en el siglo XIX (1816 – 1882), hijo de una familia rica, comenzó su carrera como periodista, para después tener una carrera diplomática. Ocupo diversos puestos en un puñado de ciudades que van, desde Frankfurt del Meno hasta Atenas, pasando por Tejerán y Rio de Janeiro. Escribió mucho y, en su tiempo, obtuvo mucha fama. Su trabajo, periodístico poco riguroso, podría ser calificado de entretenido y facilón. De Tocqueville, un científico superior, le dijo, en pocas palabras: ‘tssssk, tsssk, tus teorías son bien burras’. Es que Arturito había escrito un libro que resultaría famoso: ‘Ensayo sobre la inigualdad de las razas humanas’, una de sus ideas era la pureza de la ‘sangre’, que llevaba al progreso, siendo una sociedad mestizada la razón para la caída de muchos imperios. Vendría a ser un compendio de ideas facilistas, semi darwinista, que achaca la cultura a la raza, vinculando lo natural, raza, con lo cultural, la civilización de cada raza. Esto puede parecer que tiene sentido, ya que, bien o mal los blancos eran los más cilizados del mundo; pero un fácil vistazo a la historia de la humanidad nos hace ver que esta explicación burda saca más preguntas que respuestas: ¿y el fenómeno de Japón, siempre por detrás de China para después estar muy por delante?, ¿y Egipto antiguo, mientras los griegos no eran ni arcaicos, estos ya estaban haciendo pirámides? (y mil preguntas más), ahorari, sobre esta simplista teoría racial, Gobineau tenía una preferencia por los blancos (comprensible visión de su tiempo, no por ello menos simplista, recuerden a Tocqueville) y, entre estos, por los germanos. No por nada su trabajo no fue muy popular en Francia; aunque sí lo fue en Alemania, país joven ávido de reconocimiento y hermandad interna. Alemania, durante más de un milenio, había sido un conjunto de pequeños reinos que peleaban entre sí y no tenían una autoridad por encima de todos, a diferencia de Francia o el Reino Unido (que vendría a ser lo opuesto, un grupo de reinos que, poco a poco, van uniéndose en una sola identidad política con Inglaterra a la cabeza). También hay que recordar que Gobineau era un cuate con la aristocracia bien metida en la cabeza.

Con las malas ideas de Gobienau circulando por Alemania, sólo nos faltaba un ocioso británico para completar una peligrosa mezcla: la floja pretensión sin rigor de que tu mínimo conocimiento más tu falta de método científico puede dar resultados. Houston Stewart Chamberlain (1855 – 1927) fue el culpable de popularizar, con su libro ‘Los fundamentos del Siglo XIX’ (traduciendo del inglés un título que en alemán es ‘Die Grundlagen des neunzehnten jahrhunderts’). A ver, a ojo, para mediados del XIX, Alemania, con el Emperador Guillermo I a la cabeza, junto a su Canciller Bismarck (Canciller, no primer ministro), surge como la ‘nueva’ potencia de Europa. El Imperio Británico era el más grande, vasto como el sólo, y el poder te da seguridad, los ingleses ya estaban sin más horizontes, buscando disfrutar su riqueza y fuerza, sin empuje pa’ más. Francia, debilitada, humillada por su par Alemán, difícilmente podía exigir atención mundial, en cambio los jóvenes alemanes tenían una ola de fervor patriótico que, en su mayor parte, debían inventar, y lo estaban haciendo bien, Wagner sonaba bien bonito. Es ahí donde Houston llega a estudiar filosofía en Dresden (su papá era marino). Rápido le gustó, rápido idealizó, y, pues, como es extranjero, más rápido se volvió el más alemán de los alemanes (pasa todo el rato, pa’ ser aceptado) y escribió ese libro que, en resumen dice: ‘Viva alemania, vivan los alemanes, los alemanes son los mejores y que feos están los judíos’. (a ver, nos pondremos científicos, Louis Snyder resume en dos puntos la tésis del libro: 1 – los teutones son los creadores y portadores de la civilización, 2 – los judíos eran una fuerza racial negativa en la historia) El libro incluye bastante idealización germano teutona (la raza más pura, la lengua más pura, etcétera) y ya tiene tintes, al igual que Gobineau, anti judíos, antisemitas—que estaban bastante extendido entre la gente bienpensante del Siglo XIX europeo, probablemente a raíz de una sistematización de los nacionalismos, ya que el fanatismo religioso, precisamente, había disminuido. Interesante, ¿no? Bueeeeeno… este sonso inglés completó el facilismo que desmbocaría en el nazismo. Sus teorías, ¿por qué será?, tuvieron bastante éxito en Alemania, país, cultura, nación, ansiosa de reconocimiento y hermandad interna, sin contar que cualquiera siente debilidad por un libro donde dicen que eres más lindo que los otros. Además, lo dice un extranjero, y eso tiene más impacto. La obra de Chamberlain fue apoyada por el gobierno alemán, mucho antes del nazismo, recuerden el por qué: necesidad de reconocimiento, de vínculos; aunque sean ficticios.

Si Gobineau y Chamberlain demuestran algo es el poder del libro, y las ideas facilonas. A veces pienso que cualquier libro, por burro que sea, siempre acabará influenciando mucho a la gente, ya que, no importa qué o cómo lo diga, siempre encontrará un sonso al que le guste, y éste, pues, siempre encuentra algún débil mental que le acompañe en su ignorancia. Y aquí, el gran problema, es la gran cantidad de libros burros que hay en el mundo.

 

Dos. Hitler era un izquierdoso resentido social. El título original de la entrada contenía ‘Diez razones’, el tamaño de la primera impulsó una drástica reducción, tres probarán ser suficientes. Muchos, no sé por qué, manejan a el nazismo como derecha, utilizándola para desprestigiar a la misma, cuando el nazismo es izquierda de cabo a rabo, lo que pasa es que no comparte ídolos con las otras izquierdas (todas las izquierdas tienen sus idolitos, son idólatras y creyentes, siempre dogmáticos y llenos de fe. Ignoran argumentos y el razonamiento. Ven, siempre nazis). Veamos, dentro de una conceptualización vulgar del asunto, ¿qué es izquierda? Bueno, es la idea fácil de que por dar al pueblo se le ayuda, y por eso los beneficios al pueblo son un objetivo de la izquierda, ¿no ve? La derecha sabe mejor, lo que se debe hacer, para en verdad ayudar al pueblo, es crear condiciones positivas para la generación de riqueza, eso es. Pero no estoy escribiendo esto para aclarar quién es qué y sus ideas, debo defender la tésis de que los nazis son, efectivamente, izquierda.

            En primer lugar, para igualarse entre ellos, los nazis se referían entre unos y otros como Kamerad, o camarada. Ya saben, mientras más vertical es la cosa, más igualitarios se ponen. Es que el origen del Partido Nacional Socialista Alemán, Nazi pa’ los amigos y la historia, es—eso de Socialista ya debería ser ‘revelación’ suficiente—el Partido Alemán de los Trabajadores, así, tal cual. Sus fundadores fueron Anton Drexler y Dieterich Eckart. Anton era un firme creyente en la ‘clase trabajadora’, a la vez que un antimarxista. Ambos tenían algo de antisemitas, ya que el enemigo era ‘el capitalista judío’. Se debe recordar que en Alemania, y otros lugares, los judíos eran bastante discriminados, no podían ser dueños de tierra, por ejemplo, así que no les quedaba otra que ser artesanos, comerciantes y usureros, prestamistas de dinero. El cliché de judío con dinero por prestarlo, tenía su razón de ser; aunque, como todo cliché, la imagen que se repite no es una correcta imagen de ninguna totalidad.

            Hitler, como buen resentido social, sentía desprecio por aquellos que tuviesen un centavo más que él. Así, el nazismo tenía bastante retórica antiburguesa, que era también un coqueteo con las personas de menores ingresos. Sin contar que la lógica económica de Hitler involucraba al estado directamente: estado en la educación, estado en la economía, estado en todo, a diferencia del ‘laissez faire’ (dejar hacer, dejar pasar) que es el lema clásico de cualquier movimiento que busque identificarse con la derecha. Entonces, ¿por qué es Hitler considerado de derecha? Bueno, los nacionalistas, en oposición a los izquierdosos internacionalistas—en esos tiempos era una noción de… algo así como búsqueda de la hermandad de los pueblos, o una burrada parecida—siempre han sido considerados de derecha. También se debe señalar que estas clasificaciones de quién es quién, por lo general la hacen los sociólogos, comúnmente izquierduchos.

            Si bien comunistas y nazis se pelearon las calles alemanas durante los años 20’s, al igual que ellos se consideraban revolucionarios, y también los nazis querían ayudar a la masas alemanas. El mayor representante del ala izquierducha, que es gran parte de la esencia nazi, fue Ernst Roehm, jefe de las S.A., a su regreso de Bolivia, donde estaba colaborando con Kundt, en la guerra del Chaco. Si bien Ernst acabó siendo ejecutado por peleas internas nazis, esto no quiere decir que todos los aspectos socialistas quedaran sepultados con él. Recuerden lo mencionado, el estado en todo y la hipócrita consigna de buscar beneficiar a todos. Izquierda cuchi.

 

Tres. Hitler acabó sentenciando a su propio pueblo y en vez de dolor sólo sintió desprecio. Sí, Hitler mando asesinar siquiera casi cinco millones de judíos, según los cálculos más científicos. Casi otros cinco millones morirían en manos de los nazis, entre eslavos (polacos y rusos), gitanos y ciudadanos alemanes opositores al régimen de este hombre monstruo. Dada la naturaleza sistemática, este horror ha impactado a la humanidad entera y no sin justa razón; aunque esto también permitió a los comunistas ser considerados como un mal menor dentro de la historia de la humanidad, valga recordar que los nazis, en su peor momento, todavía fueron unos aficionados comparados con sus pares rojos, en el sentido ideológico. Y, ¿esos diez millones de asesinados? Ya que estamos hablando de prisioneros rusos y polacos, y judíos, que no estaban combatiendo. ¿Y? No digo nada nuevo si reconozco el horror que esas muertes significan, y lo que yo quiero hacer es decir algo nuevo. La propaganda del Holocausto, denominada Holocaust INC. Por Norman Finkelstein, un escritor judío él mismo, ya se encargó de comunicar y publicitar este horror a todo el mundo. Y es que, en lo que al otro se refiere, hacerle crueldades no es ninguna novedad, y si bien esto no es excusa para no condenarlo, sí debería ayudarnos a mantener la situación en perspectiva, ejemplo: los judíos de Israel no tienen el menor problema en invadir territorio ajeno, y mantener a millones de palestinos en situación de miseria. O sea, no tienen ningún problema en ser crueles con otros, independientemente si los nazis fueron más sistemáticos.

            Y es que, aquí la termino, el nazismo es un concierto de horrores, rara vez se ha visto crueldad tan grande, y sobre esto se debe añadir el desprecio de Hitler por su propia gente. En mi opinión, esto: la voluntad de dañar a su gente, debería ser la condena final de este personaje. Al final de su vida, cuando ya era seguro que el mundo nazi se derrumbaba, Hitler demandó la destrucción total de Alemania para no dejarle nada al enemigo, y sin piedad del pueblo alemán que había fallado a su genio, fue Albert Speer, el encargado, al final de la guerra, de la producción y las industrias, al que le correspondió rehusar cumplir las órdenes de Adolfo, en el filme ‘Das Untergang’, precisamente se ve ese momento, cuando él, Albert, le informa que no ha cumplido su orden. De acuerdo al testimonio de Speer, a Hitler no le importó demasiado, esa Alemania prisionera de ‘eslavos y judíos’ ya no era de su incumbencia.

Mongoles, romanos, vikingos, griegos, y muchísimos otros, los chinos de Qin, los mogoles, o los indios de Ashoka, los zulúes de Chaka, todos, todos llevaron sangre y destrucción al enemigo para beneficio de sus propios pueblos, sólo nazis y comunistas fueron tan, tan destructivos con sus propias comunidades. Si odias al otro, y odias a tu propia gente, entonces, ¿qué te queda? La respuesta es nada. Sólo quedas tú, y ese egocentrismo extremo, sólo puede ser destructor, de todo lo tuyo, así como de los otros. Un líder así no merece la simpatía de nadie, y ése es el tipo de líder que Hitler fue. ¿Cómo es posible que hoy en día haya gente que todavía defienda su legado? Bueno, hoy en día no sabemos contar hasta diez, ¿no? El mundo celebró el cambio de milenio el año equivocado. Las religiones de dos centavos se multiplican. Todo se niega o cuestiona con un relativismo facilista. No me extraña la supina ignorancia y simple estupidez de nuestro tiempo, a la vez que no me incluyo en su decadencia, yo no, yo no celebré el cambio de milenio al final del ’99. Y, Hitler, sin negarle su lado genial, fue un verdadero monstruo, porque el largo de sus dientes incluyó devorar a su propio pueblo.

 

Por extraño que parezca, éste es uno de los artículos que debía escribir, así que, bueno, cumplido. De todo lo dicho, ya saben, pueden averiguar muchísimo más.

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Problemas
commenter cet article
18 novembre 2008 2 18 /11 /novembre /2008 02:52

            Se podría decir que envidio a todos aquellos que tienen un lugar al cual desearían ir. A mí también me gustan los viajes y conocer lugares nuevos, pero no tengo UN lugar que significase para mí lo que otros lugares parecen significar para ustedes. Ese vacío, es, en mi opinión, más un beneficio que un problema, esto quiere decir que yo tendré que construir mi propio lugar. Ahora, si a mí me gusta la narrativa, el cine, la imagen, la fotografía, contar historias, imaginar historias… acaso no sería Los Angeles, California, donde se encuentra la mayor industria del Cine, donde está Hollywood (¿es condado o ciudad secundaria? Ni idea.), o que está cerca de, ¿no debería ser ese mi ‘lugar’ ideal?, ¿mi objetivo?. Bueno, digamos que, desde hace tiempo, que estoy dale que dale con la narrativa, poco o mucho, fracasando, aprendiendo, y lo he hecho desde aquí. Y mientras una revisa esto y lo otro, he aprendido mucho sobre cómo se dan las cosas en Hollywood… y he tenido mucho miedo.

            Preámbulo. Estaba pensando escribir un artículo sobre como las culturas extraterrestres de ‘Star Trek’ son, en verdad, sólo reducidas versiones de cualquier cultura humana: o sea, Klingon, guerreros, Vulcanos, místicos/sabios, Ferengi, comerciantes, etc. No me acordaba del nombre de los Ferengi, así que los busqué en la red (red de amplitud mundial o www), ahora, no es tan sencillo buscar algo cuyo nombre no recuerdas en la red. Pensé que no podría ser tan difícil, de seguro que había una enciclopedia de Star Trek en línea. Y, claro que había. Una enorme, con todo. Rápido busqué razas, o culturas, o alienígenas, y ahí quedé anonadado… había, hay, centenares de nombres, o miles, ¿cómo podría encontrar un nombre que no recordaba entre todos esos? Estaban todos los nombres que alguna vez se habían pronunciado en la serie, estaban los del planeta A y el de la Z, demasiado. Tuve que buscar en otro lado, y me decidí a comprar la enciclopedia de Star Trek en versión impresa, es que, sin importar cuan mediocre sea—ah, y Star Trek tiene un muy buen nivel, con muchos capítulos dignos de cualquier antología de ciencia ficción—me fascina la creatividad humana.

            Nunca escribí el artículo sobre las culturas sesgadas de Star Trek, y con la enciclopedia perdí numerosas horas viendo sus múltiples entradas, algunas de las cuales dan vergüenza ajena. La serie tiene excelentes capítulos, también varios malos, y uno que otro pésimo. Para lo que nos compete, la enciclopedia habla sólo de la realidad interna de la misma, o sea Jean Luc Piccard es el capitán de la Enterprise, pero hay numerosas menciones de guionistas, actores, directores, etc. No estará la biografía de Patrick Stewart, pero sí mencionan mucho de cosas que acontecieron en la filmación, o si fulano tuvo otra intervención en la serie, etcétera. Y este es el datito porque el que traje a colación la serie de Star Trek y la enciclopedia: la cantidad de actores, guionistas, directores, que intervienen en cualquiera de las temporadas es enorme. Alrededor de mil setecientos nombres sólo en reparto. Casi el doble en equipo de producción. Obviamente ustedes saben que en Hollywood tenía que haber muchísimos actores, muchísimos extras, yo también; pero ¿alguna vez le pusieron rostro a esa multitud? Con mucho maquillaje, eso es lo que permite hacer la enciclopedia. Ahí están: una infantil Kirsten Dunst, futura Señora De Araña en el papel de niña alienígena, un Christopher Lloyd, el profesor Emmet de ‘Volver al Futuro’, como un comandante Klingon, hay muchísimos nombres conocidos, y extras que uno reconoce, después, en otras series, como el pakistaní de Seinfeld, está en Star Trek, no recuerdo su nombre. Busquen en la red.

            Ahora, Kirsten y Christopher tuvieron un éxito considerable. Pero, ¿no será que otras niñas y niños como Tahj Mowry o Sarah Rayne, también en Star Trek, buscaron el éxito de Kirsten y fracasaron? Y qué hay de Harry Groener, Julie Newman, France Nuyen, o Sherman Howard, por mencionar a un diminuto puñado de los 1700 actores que pasaron por esta serie con personajes, con diálogos, a los mudos no se los menciona, ¿Qué hay de esos? ¿Tuvieron éxito, moderado, grande? Los salarios de los principales actores de las series que tienen éxito son tan astronómicos, que esas personas, en muchos casos, ya no tienen la necesidad de trabajar más por el resto de sus vidas. La verda’, qué aburrido. Esas personas se transforman en los-que-fueron (has been, en inglés). Hollywood debe tener muchos de esos paseando por las calles. Y, es que si cuidas tu dinero, después de unas cuatro temporadas ya no tienes que preocuparte por calderilla—tampoco hay que ser como Michael Jackson, che. Con cien capítulos, cualquier serie, entra en un proceso que se llama Sindicación, que es vender la misma a los pequeños canales que pagan mínimas cantidades de dinero por mostrar el capítulo. Sólo en el área de Washington D.C. había una media centena de pequeños canales, dispuestos a comprar y mostrar esas series. Centavitos de mil y un fuentes, al día, puede, a la larga, dar muchísimo dinero. Muchas series que están más o menos, se esfuerzan para llegar a los 100 capítulos y listo, productores, actores y guionistas, quedan más tranquilos. Pero, ¿y si no eres la estrella, o parte del reparto principal?

            En algunas series, como Seinfeld, Friends, y otras pocas, incluso los personajes secundarios pueden quedar muy bien parados; aunque ni remotamente tan bien como sus pares principales. Muchos tendrán que seguir trabajando. En esa industria de películas, de videos musicales, de decenas de series, con una tropa de madres que trae a sus hijas e hijos en la ‘temporada de pilotos’, cuando las empresas filman las series que van a presentar a los canales, si ellos aceptan, se hacen. Probabilidades de éxito: 1 en 33. Posibilidades de éxito para obtener una parte importante, pues, varía muchísimo, para el muchacho de “Terminator 2”, la agencia de reparto (casting) se dio la molestia de entrevistar a miles de niños, miles. El elegido, Edward Furlong (Furloung?), ganó mucho, se hizo rico, famoso, y ahora rebota aquí y allá en pequeños papeles, o protagónicos en películas no siempre importantes. Por cada actor-que-fue, en las calles de Los Ángeles, debe haber centenares que no llegaron ni a eso. De ahí vienen las siglas de nombres que le dan el título a esta entrada.

            Y, si yo fuese a Los Ángeles, ¿tendría éxito? Claro que sí, ¿pero eso qué garantiza? Me acuerdo de una serie, ‘Doogie Howser’, un niño genio que se vuelve médico a los 16 años. La idea, mmm, no daba. Tuvo una primera temporada de muchísimo éxito, el chico era guapo, como cualquiera que haya triunfado en la tele, con pocas excepciones, y muy pronto obtuvo una legión de seguidoras. En la tele, la madre, con toda su sabiduría, descartaba las recomendaciones de los veteranos agentes a los que ella había visitado, para convertir a su nene en estrella. “Nos recomendaron no hacer televisión”, decía ella sonriendo, “que por nada del mundo hagamos televisión”. El éxito de ‘Doogie’, desmentía, para ella, cualquier precaución de esos ‘absurdos’ consejos. Creo que ‘Doogie’ tuvo una temporada más, y eso sería todo, o tal vez fueron tres. No era buena, no se podía trabajar bien la narrativa del genio, el médico, y el niño, era difícil y no lo lograron. Después de eso, el chico ‘Doogie’, por salir de la tele, con un rostro tan familiar, tan conocido, tan enmarcado en ese personaje, no encontró trabajo en el cine, durante mucho tiempo. Supongo que entonces ella, la mamá, dejó de reírse del consejo que le habían dado los veteranos agentes, y sé dio cuenta que ellos sabían de qué estaban hablando. El estigma que deja la televisión es muy fuerte, y es apenas un puñado de actores los que tuvieron éxito en el hacer el cambiazo, de tele a cine. Mucho más fácil es de cine a tele. Ahora, Doogie, mucho más maduro, aparece en papeles aquí y allá, hace años lo vi en “Starship troopers”, es el, jaja, niño genio que acaba trabajando en inteligencia militar; aunque importante en apariencia, su papel es menor. ¿Podría él haber sido una estrella más estable? Ni idea, su mamá, mientras reía, le quitó una gran oportunidad.

            Ah, ¿me olvidé mencionar que en Londres, el 60% de los actores profesionales están en paro, lo que quiere decir: trabajando en cualquier cosa salvo teatro, cine o televisión?

            Pero he hablado de actores, cuando, a pesar de que soy un buen, a muy buen, actor, eso no es tanto lo mío como lo es el guión, la visión, la dirección. Vayamos por lo más fácil, guión. Cualquiera pueda escribir un guión. Precisamente. Sólo en la WGA, el principal sindicato de la Costa Oeste, hay más de 5 mil inscritos, y éstas son cifras de hace unos cinco años. ¿Cuántos son ahora? Ni idea, busquen en la red. Que cada uno de ellos tenga sólo un proyecto cinematográfico por año, por lo general se mantienen trabajando pa’ la tele, habría 5000 guiones. El número de películas producidas, incluyendo las muy, muy malas, de los EE.UU. es de 600, 350 a casi 700 en algunos años. Eso quiere decir que, podríamos tener entre 4300 y 4750 guiones no producidos, por año, que esto sea desde el 2001, incluyendo ese año, y tenemos unas 34000 historias que andan rebotando por ahí. En verdad, el número es muchísimo mayor, y muchas de esas aventuras se prestarían para darle más palabritas a la poblada jerga de Hollywood. ‘Archivo 13’, donde van todos los guiones que no vale la pena producir. ‘AMW’ (pronunciado como A-EME-Uvedoble, inglés), Actress, Model, Whatever… Actriz, Modelo o lo que sea, que se utiliza para referirse a esas chicas bonitas de Hollywood, que aparecen como extras en una multitud de series, o en espectáculos de realidad.

            Podría seguir y seguir con las historias, de éxito y de fracaso, que tiene Hollywood, para entrada ya está bien de tamaño, creo que eso es suficiente como para dar una idea de cómo se están comportando por esos lugares. El asunto es difícil, y creo que sería, psicológicamente, más difícil estando ahí, que en un lugar donde, al menos yo, podría estar más cómodo. Por mi lado seguiré escribiendo, seguiré puliendo mi trabajo. Diría que no falta mucho para que salga ‘Un sendero hacia el atardecer’, y eso ayudará mucho para cualquier plan narrativo que tenga a posteriori. Trabajar, trabajar, no queda otra. Lo que sí, a Hollywood, si alguna vez llego, será por la puerta grande, o ninguna—sí, lo más probable es que sea por esta última. La verda’, no es tan terrible como parece, ¿no se dan cuenta que hay destinos, desde mi perspectiva, muchísimo peores? Mientras tanto, envidio los simples sueños y alegrías de mis compañeros, que van a tal o cual lugar. Mi lugar, es más imaginación, menos realidad, es el éxito, mediano o pequeño—claro, yo sueño con el recontraarchidescomunal éxito, en eso no soy nada original, pero ya tengo la paz de ser un fracasado, sin considerarme uno, saber que se puede aprender, y mejorar, y mejorar. Y, mientras buscas el gran éxito, puedes vivir sin ningún problema—y puede estar en cualquier lugar, o en ninguno.

La conclusión y el final poco tienen que ver con el tema troncal de este asunto, lo que sucede es que así llegué a pensar el tema, y se los presento, más o menos, siguiendo el recorrido mental que me llevó al mismo. Si quiere más historias de fracaso en Hollywood, presione 1, si quiere más historias de éxito en H., presione 2. Siempre hay, están por todos lados.

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article
10 novembre 2008 1 10 /11 /novembre /2008 22:01

Tengo buenas y malas noticias, la mala es que he pérdido mi público. Debido a mi mes de ausencia muchos de los visitantes han dejado de venir. La buena es que resultó ser mi público en verdad, que los números no siempre se pueden leer con la facilidad que uno desea. Aparentemente, esta bitácora tiene alrededor de 1500 visitantes. Ahora se podría decir que tiene 1500 visitantes menos... ya que estamos en 600 o 400. Ehj, no hay mal que por bien no venga. Ahora, a recuperarlo. Si alguien se preguntaba qué tal tomé yo la victoria de Obama, pues, más decepción que enojo. Lo lamento mucho, perdió el bueno. Escribí una nota al respecto, más abajo. El compromiso, sin embargo, era otra nota, el 'factor lloriqueo', se las entrego ahora.


            Los bebes no tienen muchas posibilidades de modificar su ambiente, son completamente dependientes de las personas que cuidan de ellos. Esto no quiere decir que no sean criaturas vivas muy capaces de observar su alrededor y hacer lo posible por conseguir algo del mismo. Por eso lloran. El llorar es un instinto que tienen todos los seres humanos, probablemente algunos lo tienen más débil que otros—siempre hay alguna criatura más confiada en las atenciones de sus padres—pero todos lo tienen. Hambre, lloras, mugre, lloras. Y, como acto de magia, su ambiente es modificado, te alimentan, te limpian, y lo único que tuviste que hacer fue llorar, derramar unas cuantas lágrimas y entonar agudas notas de lamento. Esto es el factor lloriqueo, a partir del llanto, la comunicación humana evolucionará en capacidades muchísimo más sofisticadas. Esto no quiere decir que nuestro cerebro de reptil vaya alguna vez a olvidar que hubo tiempo en que sólo necesitaba lloriquear para resolver sus problemas.

            Debemos hacer una diferencia obvia, ya que, hoy en día, todo es motivo para relativizar, lo obvio ya no es tan obvio. Qué triste, tiempos de decadencia. El factor lloriqueo en su esencia es la imposibilidad de hacer cualquier otra cosa, a excepción de llorar, para conseguir la solución de un problema, pareciera que ésta es sólo una situación que afecta a los bebes, pero no es así. En muchísimas situaciones, seres humanos adultos se encuentran en situaciones de poder asimétrico, confrontando problemas mucho mayores al límite de sus fuerzas, en estas situaciones, si bien es absurdo pensar que ellos podrán superar al desafío por sí solos, es igualmente insensato creer que su lloriqueo resolverá el problema. Cuando la comunicación es inútil es lloriqueo, cuando sirve un propósito; aunque sea a largo plazo, entonces merece su nombre adulto de ‘comunicación’.

            Un ejemplo mínimo de factor lloriqueo vendría a ser una experiencia que tuve. Como bien saben el país tiene muchos problemas, con la desgracia añadida que muchos provienen del estado, del gobierno, el organismo que, precisamente, debería velar por tus intereses. De uno de los grupos a los que me uní, comencé a recibir unas 2 o 3 cartas por día, incluso cinco, cada que las cosas se ponían feas, yo me molesté y les hice notar que si bien simpatizaba con su posición democrática, etcétera, eso de enviarte correos hasta el cuello no servía ningún propósito práctico. ¿Vale condenar los problemas? Claro que sí, ¿sirve transmitir información al respecto?, algo, pero saturar cualquier correo electrónico no sirve ningún propósito. ¿Para qué cinco donde sólo se necesita de uno?

            Ése es sólo un ejemplo muy diminuto de lo que puede ser el factor lloriqueo. Démonos cuenta que el ‘factor lloriqueo’ en algunos casos puede implicar al ‘papá’ o una ‘mamá’, y por papá o mamá quiero decir cualquier ente (institución, persona) que reaccione ante el lloriqueo como si fuese algo más que eso, y, conmovido, busque solucionar el problema, por lo general con dinero, usualmente con mucho más lloriqueo de su parte. Entonces, hablemos una vez más qué implica el factor lloriqueo, si es comunicación inútil, en un adulto, también podría ingresar cualquier sonora queja que en verdad no busque abordar el problema, en otras palabras: cualquier lloriqueo, ya que, como adulto, se puede abordar el problema en sí. Esos lloriqueos pueden incluir todas las acciones que implican no abordar el problema, cualquier acción inútil. Aclarado esto se darán cuenta que existen muchísimas posibilidades de encontrarse con un ‘factor lloriqueo’ y que, a veces, es difícil hacer el juicio de si sirve, o no, pegarle un llanto. Mi posición es clara, si sirve, si en verdad sirve, entonces no es ‘factor lloriqueo’, ya que la idea de factor es, precisamente, acciones inútiles; aunque sonoras y visibles, que en realidad no abordan el problema.

            Vayamos a dos ejemplos más para redondear el asunto.

            Antes de llegar al poder, el movimiento cocalero y otros, bloqueaban por cualquier razón. Esos bloqueos nunca abordaban el problema, digamos que el bloqueo se da por la venta de los recursos naturales, ¿acaso impedirá su bloqueo el proceso de vender? No. Las acciones se realizaban pase lo que pase, pero el lloriqueo/bloqueo provocaba un gran daño al país. Abordar el problema sería en verdad razonar al respecto y trazar un plan para lidiar con él. Empezando por el planteamiento, ¿por qué sería malo vender los recursos naturales? A partir de esa respuesta, se debería comenzar a razonar sobre qué se puede hacer para impedirlo, si la conclusión razonada es que se trata de algo negativo. Nunca hicieron algo parecido. Lo que sí lograron fue cobertura mediática, ya que lloriquear siempre llama la atención. Otro ejemplo, el mayor de todos, que plaga a todas la ONGs del mundo, al menos todas las que están involucradas en desarrollo económico y social, vendría a ser una declaración del actual presidente de Haití, vergüenza de país a todo nivel—sí, se parece a Bolivia, sólo que Bolivia no ha fracasado tanto, y a pesar de sus líderes políticos, diría que su sociedad está muy sana—, el muy declaró que ningún país se había enriquecido con la caridad—hasta ahí todo bien—por lo que pedía ‘ayuda’ sistemática para mejorar su país. Eso es puro lloriqueo. Haití es un país que ha fracasado a múltiples niveles sociales, simplemente no ha sido capaz de levantar un marco legal aceptable durante ya un par de siglos, esa torpeza generó su pobreza actual (junto a una multitud de lacras culturales), es por esto que este país espanta la inversión extranjera, y, sin inversión extranjera, a Haití sólo le llegará caridad y hasta él sabe qué resultados tiene eso. En vez de lloriquear, para que las burras mamás y papás, ayuden al bebe, el presidente de Haití debería buscar poner su país en orden, no lo hace, prefiere lloriquear, claro, algo de esa ‘caridad’ siempre encontrará su camino a su bolsillo. Tonto el que lloriquea, igualmente tonto aquel que presta atención al lloriqueo cuando no corresponde.

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Preguntas
commenter cet article
10 novembre 2008 1 10 /11 /novembre /2008 21:42

Decir ‘ganó el negro’ es, obviamente, una frase con dejos racistas, ya que en vez de hablar de la persona sólo se refiere a su raza. Como podrán ver el título está entre comillas, es una cita, parafraseada, ya que yo sólo oí comentarios que se pueden resumir así, como ‘ganó el negro’, en vez de ‘ganó el mejor’ o ‘el más capaz’. Lo interesante del asunto es que, una vez más, es celebración en vez de condena, ¿acaso no se da cuenta la gente que, celebración o condena, si se valora la raza por encima de cualquier otro aspecto, es racista? La verda’, no, no se dan cuenta. Quería señalar eso antes de abordar el tema, el nuevo presidente de los USA.

 

Mejor escenario

            El futuro no existe, existirá, no está ahí, esperando que nosotros lleguemos a él, somos nosotros los que haremos ese futuro. Es por esto que los economistas, y todos los que manejan estadística, siempre hacen proyecciones con tres escenarios, ya que escenarios posibles son muchísimos más, estos son: el mejor escenario, el peor escenario y el escenario promedio (probable). A ojo, sin números, le daré un vistazo a los tres, respecto a esta horrorosa noticia que es el nuevo presidente de los USA.

Obama representa lo peor de la política estadounidense, es un populista, en el peor sentido de la palabra, un abogadillo comepleitos, etcétera. Cualquier plan que él tenga es malo, por no decir pésimo. Con una mayoría demócrata en el congreso es posible que muchos de sus peores planes cuenten con el apoyo de la Nancy Pelosi, otro monstruo de la izquierda horrorosa yankee. Sin embargo, aquí tenemos dos escenarios. En primer lugar hay que hacer notar que la extrema izquierda, si bien es líder dentro de los demócratas en este momento, no es la totalidad del partido. Aquí nos podemos plantear la primera situación, que los demócratas no extremistas, en conjunción con los republicanos, detengan los planes más costosos en la cámara baja. La segunda posibilidad es el senado, donde los demócratas también tendrán mayoría, pero no la necesaria para pasar todas las leyes que se les antoje. El senado podría bloquear iniciativas absurdas e incosteables por parte del ejecutivo de Obama, sin ayuda de ningún demócrata.

El escenario más optimista es la posibilidad real de que la presidencia de Obama no pueda hacer nada radical, ni muy dañino, ya que no controla el congreso con mayorías cómodas de izquierdistas radicales, y tampoco tiene los 2/3 del senado, así, tendrá que negociar muchísimo, lo que implica que sus locuras; aunque puedan ser muy descabelladas, tendrán que irse peinando para tener una posibilidad de ser aprobadas. Los más optimistas, creen que éste será el escenario más probable, no sólo por la realidad del Congreso, lleno de políticos que deben cuidar sus propios pellejos, sino por la situación actual del gobierno estadounidense, involucrado en dos guerras (Afganistán e Irak) y con una deuda de casi cinco trillones de dólares, que, dicen, aumentará a ritmo de un trillón (en su sentido anglosajón, un millón de miles de millones) anualmente, tal como están las cosas… si la economía mejora, claro, también crece la recaudación de impuestos. Esto no da mucho margen de maniobra a nadie que ingrese en la Casa Blanca. Es por eso que McCain era, de lejos, la mejor opción, éste es momento de cortar, de reducir, de incentivar el comercio, etcétera, el estado no puede hacer nada.

Al hecho debemos añadir que Obama, aunque tenga las ideas más imbéciles metidas en su cabeza, probablemente se dé él mismo cuenta de que sus planes son absurdos e insostenibles, un gran número de sus asesores podrán hacerle proyecciones de cómo es imposible costear proyectos grandilocuentes como ‘salud para todos’. Y, entonces, Obama, que, a pesar de sus ideas, tampoco parece un magno cretino y no es tan abismalmente ignorante como otros presidentes del vecindario, puede optar por la opción racional de sólo buscar aquello que podría ser sostenible.

Éste es el mejor escenario, Obama no hace locuras, ya que éstas no podrían ser aprobadas por el legislativo, donde los senadores pueden bloquear sus estupideces. Y el propio Obama, entendiendo sus limitaciones, tampoco busca hacer locuras. Esto significaría que toda la izquierda radical quedaría rápidamente decepcionada de él, por lo que no tendría el apoyo que tuvo en esta elección, los radicales quedarían fuera, y los demócratas perderían las elecciones.

 

Escenario Probable (promedio)

            Digamos que Obama insiste con sus burradas y obtiene lo que quiere negociando con la mayoría demócrata del congreso, además de algún ‘tocino’ de regalo para conseguir el apoyo de los republicanos (en los EUA se utiliza el término ‘pork’ para designar los extras, añadidos a una ley cualquiera, incluidos para ganarse el favor de tal o cual posición política). Digamos que, con eso, logra pasar varias de sus peores ideas. ¿Qué sucedería? Bueno, la reacción del mercado sería bastante rápida, subida de impuestos, retraso del crecimiento, menos trabajo, etcétera. Entonces, la respuesta del público sería igual de rápida, las ideas de Obama no funcionan, sus iniciativas tampoco, y en dos años tendríamos una victoria republicana del congreso. Esto ya sucedió con la administración Clinton, y los republicanos controlaron los gastos de su presidencia, el mérito de cualquier éxito económico, obvio, es republicano. Lo interesante del asunto es que, con dominio de ambos, presidencia y congreso, los republicanos de Bush no tuvieron piedad con sus propios gastos. Tal vez en verdad sirve tener al otro observando lo que tú haces, y no ser juez y parte.

            En otras palabras, este escenario de Obama es que el menso haría bastantes chanchadas, por las cuales pagaría muy duro llegada las elecciones del congreso, dentro de dos años. Y ése sería el fin de los problemas con el sonso éste.

 

Peor escenario

            Es el principio del fin, el preámbulo de la 1ª guerra global.

            Obama no dijo nada durante toda su campaña que no sean ambiguas promesas de cambio y mejora, eso es demagogia. En varias ocasiones atacó a las empresas, como si estas sólo fueran angurrientas bocas, de manera general, y defendió el estado, como si éste no fuese una burocracia inútil. Obama es lo más socialista que puede ser un presidente estadounidense, y esas ideas han destruido trabajos y riqueza donde quiera que hayan sido plantadas. Ejemplos actuales: Venezuela, el estatismo ha generado muchísimos problemas económicos, sólo paliados por el precio del petróleo, Bolivia, el pan ya está a 50 centavos y los inversionistas petroleros han abandonado al país, trayendo escasez de diesel, gasolina, y pozos trabajando. Vean en cualquier dirección y encontrarán lo mismo; aunque con muchos matices.

            A mí no me interesa Obama por lo que pueda causar en los EE.UU., me interesa porque lo que cause ahí tendrá consecuencias en mi país, Bolivia. Digamos que Obama se atrinchera en sus estupideces y las promueve lo más que pueda, atacando a los grandes negocios, y haciendo todo lo posible para destruirlos con impuestos, ¿qué consecuencias tendrían sus palabras en el resto del mundo?, ¿sus acciones? Si los Estados Unidos, en vez de callarles la boca a los líderes brutos de la región, se convierten en aliado de esos regímenes, ¿qué sucedería? ¿Qué sucedería si los problemas causados por sus estupideces, él los utiliza para promover incluso más sus ideas absurdas; aunque sean infructuosas legislativamente—o sea, que no las apruebe el congreso, y él diga ‘es que son unos vendidos al capital’?

            Ni idea qué sucedería. Es un escenario muy poco probable. Las ideas de ‘gobierno pequeño’, ‘bajos impuestos’, ya han dado demasiado resultado en todo el mundo. Eso lo sabe hasta Obama, ha sido un demagogo sólo para llegar a la Casa Blanca y habría perdido de no ser porque el estúpido e ignorante público estadounidense ha culpado a los republicanos de la más reciente debacle de su economía. McCain tenía una ventaja más que suficiente hasta la caída de la Bolsa, tras esa semana de septiembre los números cambiaron a favor de Obama, que no ganó por mucho en el voto popular.

            Sin embargo, la administración Clinton, Carter, los más recientes demócratas en ser elegidos presidentes, fueron un absoluto desastre en lo que a política exterior se refiere. Tal vez ése es el mayor problema, el verdadero peligro, pero esos son demasiados escenarios como para especular sobre ellos de manera ordenada. Lastimosamente tendremos la oportunidad de abordarlos a medida que se presentan.

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Problemas
commenter cet article
3 novembre 2008 1 03 /11 /novembre /2008 20:37

Vean, vean, lunes, puntual.

            Por fortuna el día de mañana, lunes—escribo en domingo—, es feriado. Ya saben, el equivalente católico de Halloween—que, dicho sea de paso, no es una fiesta protestante, sino un legado bárbaro de los pueblos germánicos al cristianismo—, fiesta de ‘todos santos’ o algo por el estilo. Este evento es un festín para los antropólogos, pa’ mí es sólo una razón más para denominar a mi tiempo como ‘todavía-muy-primitivito’. Bueno, tenía que hablar de ‘El factor lloriqueo o ‘deja de llorar’’, decidí cambiar de tema, así que el factor lloriqueo será para la próxima. El tema de hoy… espero les guste.

            ¿Alguien sabe cómo se dice historia, en su sentido narrativo, en griego? Aristóteles llamó ‘Poética’ a su ensayo sobre la narrativa, ¿será eso? No lo sé, de ser así, sin embargo, el título de este artículo/entrada podría ser ‘Poéticafilia’, como no estoy seguro de las palabras preferí usar el latín, amare narratio es en verdad: amar a las narraciones. Probablemente, en verdadero latín prácticamente carece de significado, algo así como simplemente unir dos palabras en español, amor narración, no dice nada, está mal escrito, pero digan, nomás, que no suena bonito, ¿eh? E incluso diría que suena sofisticado, como Carcadón Carcarias, para hablar de tiburón blanco. A mí me suena bien la cosa, así que ahí les dejo el par ‘Amare Narratio’ para denominar a una característica humana sobre la que pienso hablar ahora. Comencemos… resulta que me quería comprar un libro llamado… ‘libro’.

            Muchos olvidan que el nombre de ‘Biblia’ proviene del griego, Biblos, que es la palabra que ellos utilizaban para designar a sus rollos, los libros de ese entonces. Ahora, ¿por qué una persona racional se va a comprar una Biblia? Sin contar que ya hay una en casa, quería una pa’ mí, ilustrada, medio resumida, pa’ echarle un ojo a esa narración, y encontrar algunos detalles de su característica, detalles que me ayudarían con mi propio desarrollo narrativo. Viene bien leer los clásicos, y si bien el texto de ‘Éxodo’, que tuve que leer para el desquite de religión, cuando tenía 16 (¿segundo a tercero medio?) años, no me gustó nadita, nadie puede negar que la Biblia es un clásico de la narrativa occidental. Como texto letra por letra, la Biblia, sobretodo en sus primeros pedazos, no me convence, por extraño que les parezca, es muy cochinita (estaba hojeando la Biblia, en clase de religión, tenía 11 o 12 años, cuando tropecé con el texto de que las hijas emborrachan al padre pa’ tener hijos con él—tras leer eso, me dije “esta religioncita está maaaaaal”. Génesis, debe ser por el 19, 20), muy cruel, muy sumisa. Sin embargo, recoge, como buen librote grande, muchos problemas humanos, desde guerras, hasta sacrificios, celos y engaños. También es la mitología primitiva más popular de nuestro tiempo, y darle un vistazo a lo que dice y valora es ver lo que—como seres humanos—todavía valoramos hoy en día. Sin olvidar ese tufillo totalitario de verdad revelada no tolerante, también presente en el libro.

            Desde hace buen tiempo que vengo reuniendo ‘libros clásicos’ en mi biblioteca personal, hace poco me compré una versión resumida del Ramayana (en amazon, en inglés, sólo he visto que hay versiones resumidas del Ramayana, parece que incluso en Hindi y otras lenguas de la India sólo hay una versión resumida. La original, en sánscrito, parece que es larguísima y aburrídisima, con muchísima formula hablada de memoria, ya saben detalles como ‘Rama, el hermoso y justo, miel de su madre, brazo de su padre, cucharita de sus hermanos y escudo de sus hermanas, sus primos le pedían consejo, sus primas le saludan con reverencia, sus tíos le utilizan como ejemplo, etcétera’), méxicana, en español. También tengo el Genji Monogatari, y el Jeike Monogatari. ¿Qué más? Pues varios más. Ahora, en lo que a libros religiosos se refiere, pues, ahí están ‘El libro de Mormón’ (sobre el que me gustaría emitir algunos comentarios, pero… no me atrevo), el ‘Tao te kin’ (a sólo 15 Bs.!!!), y otros. Ah, y justo, en la feria, me compré un libro ‘Mitología Egipcia’ de Max Müller, ¡qué maravilla! Primera vez que leo un libro sobre el tema que comienza aclarando que la religión egipcia era una salvajada incoherente bien primitiva, y que por eso es interesante. Por lo general hay mucha apología sobre lo que los antiguos pensaban. Espero se popularice la opinión del Doctor Müller.

            Ahora, algunos dirán que hay una mezcla de temas, ¿no? Claro, un tema, de acuerdo a ustedes, o algunos de ustedes, vendría a ser libros filosóficos religiosos, como el Tao Te kin o la Biblia y otra cosa serían clásicos literarios como el Genji Monogatari, y la Odisea, y… tantas otras. ¿Verdad?, eso creen algunos de ustedes, ¿no? Me temo que no es así, son parte del mismo asunto… sí, tal vez estoy forzando la nota con el Tao te kin, ése libro, aaaah, que es una patada a la racionalidad, eso sí, interesante de todas maneras, ya saben, salvajito, salvajito. Digamos que ese texto sí es básicamente otra cosa, no es narrativa por ningún lado, es filosofía oriental en el peor sentido de la palabra… ya saben: Ommm, si no sabes la respuesta, ommmm, si no tienes ni idea, ommmm, si no estudiaste, ooommm, etc. El resto, sin embargo, son arena del mismo costal, pájaros de la misma bandada, alumnos del mismo colegio, frutos del mismo árbol, moscas que comen del mismo fruto, larvas de gusano dejadas por la misma madre… iiiiiiiuuuuwww, qué asco.

            Colecciono historias, me temo que no discrimino a la mala literatura, por lo que mi colección de textos de Koontz está creciendo, ya que la buena literatura sólo está bien escrita, no tiene nada que decir. Y si eso no es verdad, entonces, ustedes podrán mencionar siquiera tres autores de literatura seria de 30 países, ¿pueden? Claro que no. Y los hay, los hay por millares. El momento que alguno de los escritores serios descubra que hay algo más que amor a la vida, lamento de nuestra mortalidad, sufrimiento, placer, dolor y alegría, pues, en ese momento comenzaré a leer las obras del susodicho, o susodicha, hasta entonces, la mala literatura, incluso la pésima literatura (lease ‘Dan Brown) ofrece lo mismo que la mejor buena literatura, con la diferencia que una busca ser divertida y la otra, no. ¿Y qué tiene que ver esto con la Biblia?

            Bueno, todos saben que la Biblia cuenta historias. ¿no? Pues, eso. Ahí primero.

            En otro libro de religión egipcia que tengo—ah, ah, y, por favor, yo no llego a la cultura egipcia por misticucho, llego por gustos estéticos, pictóricos, arquitectónicos, después me vino la curiosidad por saber qué cuernos hacía ese cuatecito con cabeza de chacal, ése otro con cabeza de halcón, y por qué tenía ese dios su pené tan erecto… buscar a Min(u) si quieren saber algo al respecto—se hace referencia a una clasificación antropológica de las religiones. Y, antes de que digan algo, SÍ ES UNA CLASIFICIACIÓN EUROCÉNTRICA, Y QUÉ!!!!. La clasificación es la siguiente: animista, mitológica, teológica, verdad revelada (creo que este esquema de religiones pertenece a Levi Strauss, creo). La maravilla de la cultura egipcia es que encontramos todas las fases.

            Sobre esto también debemos hablar que el ser humano, creo haberlo dicho antes, narra como entiende la vida, no entiende la vida como narra. O sea, primero está nuestra manera de comprender el universo, sobre lo que nos contamos historias. El problema es que esto produce el fenómeno inmediato de ‘la narración que nos hace comprender la vida’. Ya captaron a dónde quiero llegar, ¿no? Sí, ahí. Démonos cuenta que, y esto se observa en los escritos egipcios y en los estudios animistas de los antropólogos, las narraciones animistas, precisamente, no son sólo historias, sino explicaciones de mundo. ¿Qué es un rayo?, ¿qué es una nube?, ¿por qué hay montañas?, ¿por qué hay enfermedades? Son preguntas que, sin un sistema científico o filosófico avanzado, pues, no tienen respuesta, entonces, no les queda otro remedio que tener ‘historias’. El animismo, después de todo, no es nada más que proyección humana como acto reflejo. Es algo como el ‘pienso luego existo’. Yo estoy vivo, todo a mi alrededor parece vivo, ¿no será que las cosas son como yo? Un tantito diferentes, pero como yo. El animismo, salvajito, es nada menos que otorgar vida humana a todo. Listo. Sí, tremenda ingenuidad vista desde nuestra perspectiva, pero tiene mucho sentido si buscamos meternos en sus… sandalias artesanales. La gente, hoy en día, olvida lo mucho que sabemos, lo mucho más que sabemos. (Valga, nomás, escuchar cómo doctores y profesores defienden la filosofía griega, olvidando, con todo el respeto y helenofilia que tengo, lo ignorantes que eran esos mismos griegos. El genio de Sócrates apoyó el exilio de… Anaxágoras, que se adelantó a su tiempo hablando del Sol como un objeto incandescente suspendido en el espacio—¡en serio! ¿o me equivoqué de nombre?—por decir eso le exiliaron, y Sócrates apoyo la iniciativa, qué tal burro ese genio, ¿eh?) Entonces, el animismo es una solución a nuestras ignorancias, sólo hay que asumir que todo está vivo, que todo, como tú, piensa, como tú, odia, así que hay que irse con cuidado, mucho amuleto, mucho conjuro, mucho… salvajismo. De ahí, el enhebrar historias sobre tal o cual ente animista es fácil. Precisamente, es posible ver la evolución de los espiritillos egipcios en magnos dioses.

            Después, si hay suficiente tiempo, algunos monjes se ponen a pensar sobre tal o cual naturaleza de dios, ahí es la fase teológica, y el salto a la verdad revelada es corto, de la que tenemos bastantes casos: Ajenatón, Zaratustra, Jesús, Buda, Lao Tsé, etcétera—uuuf, hoy en día estamos llenos de ‘verdades reveladas’, ya nadie tiene respeto por los viejos esquemas en tiempos de decadencia. ‘Yo he visto que’, o ‘Anubis me informa’, etcétera, son frases típicas de la ‘verdad revelada’. Es interesante ver que, de los cinco mencionados, sólo Lao Tsé reproduce ideas y percepciones de su época, en cambio los otros rompen con tradiciones muy enfrascadas en sus respectivas sociedades.

            Entonces, Biblia, historias, y las historias son nuestra manera de entender la realidad. Es así como pensamos hasta el día de hoy, vean, nadie recuerda su vida, ya saben, recuerdas la historia de tu vida. ¿Qué estabas haciendo el día 19 de septiembre a las 14:30?, ¿recuerdas? Si recuerdas, esto se debe a que sucedió algo ese día, algo que vale la pena contar. Eso es lo que recordamos, historias, narraciones, ya que de eso está hecho nuestro mundo. Probablemente por eso nos gustan tanto las historias, porque estamos afectados de Amare Narratio. Mi comprensión de la narrativa me ha permitido comprender ciertos aspectos antropológicos de nuestra naturaleza—o, también se puede decir, que mi comprensión de la narrativa ha confundido mi comprensión de otras áreas del conocimiento humano, es una posibilidad, y que nadie diga que no fueron advertidos. Es increíble lo embebidos que todavía estamos de este tipo de razonamiento, me gustaría decir que es primitivo, pero me temo que no es un abordaje que podamos cambiar, es como es, desde el principio de los tiempos hasta hoy en día, no recordamos nuestras vidas, recordamos la historia de nuestras vidas, y esto es tan cierto hoy como probablemente lo fue desde el homo erectus, o el habilis, o algún antepasado posterior. Entonces, son otros aspectos de nuestra manera de pensar los que deberían cambiar, evolucionar, mejorar. Es que esto de las historias, ya hay que detenerla ahí.

            Échen un vistazo a su alrededor, ¿quién está contando qué historia?, ¿ha verificado esa historia? Miren un ejemplo de caso extremo extremísimo, Israel, hay un estado en el mundo que se basa en un libro, pedazos de la Biblia, ya que, para ellos, los otros pedazos no corresponden. Los israelitas están ahí por Amare Narratio, el librito que todos ellos leen es demasiado importante, por lo que decidieron invadir lo que ya era terreno de otros para crear un estado que abarca geográficamente los espacios presentes en el libro que leen todos ellos. Interesante, ¿no? Los primeros habitantes de Israel querían hablar la lengua más común entre ellos, el yiddish, pensaron que sería una locura crear un estado de habla hebrea. No importa, lo hicieron, hoy en día en Israel se habla hebreo. Increíble.

            El fenómeno siempre es el mismo. Ejemplo, hay gente que emigra a Nueva Zelanda porque le encantó ‘El Señor de los anillos’. ¡En serio! Hay gente que habla Quenya, una lengua inventada por Tolkien (Galés mezclado con fines, más su propia cosecha, dis’que). Hay gente que habla Klingon… se está traduciendo la Biblia al Klingon, y eso hay que decirlo dos veces: ‘Se está traduciendo la Biblia al Klingon’. Ahora, ya les dije que así pensamos todos, TO-DOS, o sea, tú y tú, y ella y él, y… claro, yo también. El ejemplo de Israel y los emigrantes a Nueva Zelanda es sólo el ejemplo más irracional del asunto, ejemplos aparentemente racionales están en todas partes… ¿qué historia de tu país te contaron a ti?, ¿cómo te la contaron? Guillermo el conquistador es un héroe inglés. O ese aventurero argentino que murió en Bolivia, ese burro que bien merecido se tenía un juicio y cárcel ad infinitum, ¿qué historia te cuentan sobre él? Ven. Las historias están en todas partes, por eso nos gustan, por eso yo también las considero importantes, las estudio, y busco crear una que aguante el paso del tiempo y sirva de algo a aquellos que la lean, ya que son importantes no sólo lúdicamente sino intelectualmente.

            Conclusión: toda la sociedad debería prestar más atención a los críticos de cine.

La próxima semana sí vendrá 'el factor lloriqueo', que, espero, consideren más interesante que lo aparentado. Las imágenes pertenecen a sus respectivos dueños, utilizadas sin fines de lucro.

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Preguntas
commenter cet article
29 octobre 2008 3 29 /10 /octobre /2008 03:24

Bueno, ha llegado la hora de volver a escribir para mi bitácora, uno por semana, asegurado; aunque el día sea un poco desordenado. Sugiero inscribirse al Newsletter, les notificará cada que subo una nueva entrada.

Verán, hace mucho tiempo, muchos años atrás—en serio, harto—cuando yo era niño, ya no recuerdo de qué edad, fuimos con mi padre a ver a uno de sus amigos. Mientras ellos conversaban yo divisé un libro de historia, y le eché un vistazo. Ahí, en uno de esos libros de historia condensada, sin mucha literatura, sin diálogos fantásticos, leí una historia. Una que no conocía. ¿Qué fue exactamente lo que leí?, ¿qué decía? Me pregunto si después mezclé datos, confundí personajes. No lo sé. Ha pasado demasiado tiempo, ya he completo los vacíos con mi propia imaginación, ya he atado los cabos para que ESA historia sea la que yo recuerdo, la que ahora les pienso contar. Recuerden, no es una historia tal cual fue, tal cual sucedió, está basada en memorias difusas, que alguna vez imaginé que harían una buena historia. Ya no es la historia histórica, esta es la historia narrativa, la que se contaría, la que me pareció leer hace ya tantos años atrás. Es una historia que yo recuerdo como 'LA ira de la montaña'.

            El azote mongol se extendió por toda Asia. Siglos después de las brutalidades de Gengis Khan y otros, los mongoles, repartidos por todo el continente, aprendieron la cultura y refinación de los pueblos que ellos habían derrotado. Una de las ramas que mejor aprendió, imitó e impulsó, la cultura con la que se encontró fue la denominada ‘mogola’, variación de la palabra ‘mongol’. (Mughal, en inglés. Hay varias transliteración, y muchos simplemente prefieren hablar de ellos como los mongoles de la india) La cultura de estos guerreros era mongola, persa e islámica, y a pesar de su refinamiento tenían una muy fuerte tradición militar que los hacía muy agresivos, no sólo contra sus enemigos, sino que entre ellos mismos. Resulta que las herencias, como no había nombramiento válido por la tradición, como primogenitura o ‘designación’, siempre eran un asunto que se arreglaba a meta espada, derrama sangre. (Revisen la historia de los turcos, parientes de los mongoles, y vean los problemas de sus dinastías para comprobar este hecho) Primos peleaban entre ellos, o hermanos, o tíos. Sobrino contra tío, primo contra primo.

            Babar, mogol, padre de Humayun, peleó toda su vida, gran parte de ella contra otros aspirantes al control total de la región, muchos de ellos serían sus propios parientes. Ya viejo y enfermo, Babar llamó a sus hijos, todos ellos herederos nominales, y nombró a Humayun, el mayor, como su elegido, heredero. En su lecho de muerte, su padre, le dijo que la experiencia que más le había dolido en su vida fue haber luchado contra sus propios hermanos y parientes, derramar su propia sangre. No era la primera vez que su padre le mencionaba el dolor que le había provocado el fratricidio. Babar le hizo una recomendación final: No pelear con sus hermanos. Muerto Babar, gran guerrero y conquistador, Humayun fue nombrado rey del imperio mogol. Todos sus hermanos quedaban relegados a cargos menores. Humayun sabía que habría problemas si esto se mantenía así, habría levantamientos de clanes familiares, y él, al igual que su padre, tendría que pelear nuevamente contra su propia sangre.

            Humayun era muy joven y tomó una decisión, dividir el reino en tres, el norte para uno de sus hermanos, el sur para otro, el conservaría el centro, y juntos darían una lección al mundo de unión fraterna. Humayun no quería luchar contra su sangre, y para ello había dividido su reino de una manera, en su opinión, justa. Al poco tiempo comenzaron los conflictos, el hermano del sur quería más, el del norte quería más. Humayun cedió, otorgó más terrenos al del norte, más terrenos al del sur. No fue suficiente.

            El hermano del sur reunió un gran ejército y atacó el reino de Humayun, el hermano del norte hizo lo propio. Humayun tuvo que refugiarse en la montaña, con parte de su séquito y su familia, miembros de su clan, y soldados leales a él. Ahí, se dio cuenta que les había fallado a todos, había fallado a su familia, en vez de fuerza, al mostrar debilidad, convirtió a sus hermanos en más sedientos de poder. Ahora, refugiado en la montaña, Humayun tenía que tomar una decisión. Expulsado de su propio reino, cazado como una presa, Humayun bajó de la montaña para enfrentarse con todos aquellos que osaran oponerse a él. No tuvo más opción que enfrentarse a sus hermanos. Poco a poco fue tomando el control. Derrotados sus hermanos, otros enemigos les reemplazarían. Al final, Humayun, al igual que su padre, tuvo una vida de guerra.

            Ya mayor, un adulto Humayun recorría su palacio muy preocupado por la salud de su hijo, el sufría una fiebre peligrosa que insistía en permanecer. Humayun parecía estar conversando con alguien, al final gritó ‘Si eso es lo que quieres, entonces, tómala’. Al día siguiente Humayun, ‘el héroe de mil batallas’ fue encontrado muerto al pie de una escalera. Su hijo, Akbar, sería rey del imperio mogol, y es considerado el más grande de los emperadores mogoles.

             Debería haber trabajado un poco más el drama de esta historia, o de cómo esta historia podría ser narrada. El buen tipo que abandona su reino, que prefiere retroceder antes que enfrentar a sus hermanos. El problema es que eso es entrar en ‘inventar’, imaginar una historia que no fue. Tal como la recuerdo, la historia de Humayun tiene mucho que ver con la realidad—obvio, pero lo que imagine después, ya na’a que ver—peleó contra uno de sus hermanos y esas cosas; pero no sé, y no he podido comprobar, que haya sido su elección el ceder un pedazo del reino a su hermano. Sin embargo, es más interesante imaginar al hijo que su padre pidió tantas veces que no peleé con sus hermanos, que no les enfrente, que no derrame su propia sangre, imaginar que a él lo llevan hasta el límite, que lo cercan en la montaña, y que de ahí baja, decidido a ya no dejarse vapulear porque ceder no está sirviendo ningún propósito. Ésa es la historia que yo recuerdo, pero es más imaginación que otra cosa. Aparentemente, cada retirada de Humayun era estratégica, y al final acabó siendo el rey de todo.

            Imaginen a Omar Kayam como parte del séquito de Humayun.

            La cultura de los mogoles tiene muy buena pinta, en sus miniaturas y restos arquitectónicos, pero también tiene esa brutalidad mongola, donde debías cargar con arco y flecha, o alguien te cargaba con su arco y su flecha.

Denle un vistazo a las entradas sobre el imperio mogol en Wikipedia y otros lugares. La historia de estos tíos es bastante espectacular y exótica. Vaya, vaya, acabo de ver una entrada que tiene una historia de Humayun tal como la que recordaba, el problema es que está en inglés, bueno, practiquen. Es esta: El reinado de Humayun. Bueno, conmigo nos vemos la próxima semana, lunes o martes, mi próxima entrada será 'Ya deja de llorar... o el factor lloriqueo'. Es parte de la teoría 'sentido común payaso' que tanto me gusta, espero les guste a ustedes. Ah, también tengo que escribir '10 razones para odiar a Hitler', algo sobre la situación económica y más sobre malas películas. Nos vemos. Ah, respecto a las fotos, debido a que sólo encontraba las mismas imágenes, pues, no son exactamente del período preciso, mogol, humayun y su corte, pero van por ahí.
Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article
21 octobre 2008 2 21 /10 /octobre /2008 21:54

Vaya, vaya. Casi un mes sin subir nada nuevo, aparte de la noticia que les dí la otra vez, de que estaba en el laburo de la feria, bueno, nada. Qué barbaridad, y qué daño, he perdido a casi todo mi público... sólo quedan las visitas accidentales. Para la próxima, creo que debo ir preparando mis 'entradas' con antelación, veremos. Estoy con muchas ganas de escribir y tocar muchos temas, así que, pronto, muy pronto, y poco a poco, estaré presentando las novedades de forma contínua.

Ahora debo comenzar con algo que venía de hace muuuuucho tiempo. Cuando salió la Supercholita, historieta boliviana, sus creadores fueron entrevistados en CNN y otras cadenas internacionales. Ya había escuchado antes sobre el personaje, y todos eran buenos comentarios, al ver la repercusión internacional me dije que se debía colaborar a esta difusión, por lo que al poco tiempo me puse en contacto con Rolando Valdez para hacerle una entrevista, bueno, aquí está la entrevista, por fin, para que vea todo el público.

Mi Meme: ¿qué información nos puedes dar sobre tu persona?, ¿dónde estudiaste?, ¿estudias?

Rolando: Me llamo Félix Rolando Valdez Flores. Tengo 33 años. Nací un 23 de junio, soy Cáncer. 

Estudié y salí bachiller de la nocturna “Rió Seco”, luego estudié enfermería y salí hace 6 años. Ejercí 1 año, luego lo dejé.  

¿Qué puedo decir de mi vida? No lo he tenido fácil, en mi vida, pero no ha sido horrenda y he tenido mucha suerte, he tenido una familia que me ha respaldado. He trabajado desde mis 8 años en diversos trabajos, de todo un poco. Mi padre murió cuando tenía 14 o 13 años y es la persona que he odiado más; pero cuando él murió creo que todo mi odio murió con él. Mi padre estaba enfermo , era alcohólico.    

Pero, después he tratado de superarme, por mi mismo. Bueno no sé cómo describir mi vida, pero este hecho es, creo, el que más me marcó, mi vida. Junto a mi primer amor. Si no fuera por ella, no estaría aquí, supongo. Siempre me pregunto cómo alguien nos puede cambiar tanto.

Estoy divorciado y tengo una hija de 8 años, muy hermosa y a la que quiero mucho.

En cuanto a mi carácter me describo así: soy muy positivo, trato de comprender a todo el mundo. Me gusta aprender y conocer, y trato de tratar a las personas como quiero que me traten, y ser muy respetuoso, no sé si lo logre, pero trato.

Lo que no me gusta: la deslealtad y las personas que no son respetuosas, y el racismo.

No soy muy sociable, me siento incómodo a veces, así que no hablo mucho. Soy un poco raro creo, hay cosas que no hago y no entiendo cómo el resto lo hace. Bueno, sí lo entiendo; pero yo no lo hago. 

En cuanto a gustos, nada en particular. No tengo plato preferido, ni música. Escucho de todo. Y soy muy familiar, y soy un inútil para trabajos manuales. Bueno, soy coleccionista de anime. Me gusta. Los diálogos que hacen y los guiones, y en lo que creen, y me encanta ver películas. He visto casi de todas partes, y de las tres partes que más hacen películas: americanas, europeas y asiáticas (sin olvidar las otras regiones). Las que más me gusta ver son europeas. Me parecen más reales, y los guiones son sencillos. Es interesante ver las diferencias entre estas tres regiones que hacen películas.

Estas diferencias, te digo, y para ello te voy a poner un ejemplo, una chica de 30 años, por ejemplo, en una película romántica—bueno hay de todo, pero ésta es la esencia, para mí—.

Asiática, la chica se mantiene pura (incluso el hombre no ha tenido relaciones, en la mayoría de las películas). Creen, destino, que alguien está allí fuera, para él o para ella, y la pureza de los personajes es muy importante para ellos.

EE.UU., bueno, han tenido pareja unas 3 o 4 veces (y no digo que esté mal esto, conste), pero, después de intentarlo más de una vez, obtiene a su amor. Creen en la auto superación, en sus películas, y ser la potencia del mundo se refleja en ello.

Europea, bueno, creen en el día a día. Si la chica no es pura, conoce a alguien que sí lo es. Un equilibrio, o es al revés, a veces. Les gusta mostrar motivos, por lo que es, y no hay maldad en ello, además, no hay grandes enemigos, solo el día a día de cualquier persona (tal vez por eso te parece aburrido)

[Rolando hace una observación sobre un comentario que yo hice previamente, básicamente, que hay mucha película europea aburrida. Y no, no es por eso.]

No sé si mi explicación te sirva, pero así los clasifico yo, y, claro, hay más diferencias.

M: ¿cuándo comenzó tu gusto por escribir?, ¿qué autores te gustan, has leído?

R: ¿Escribir? Supongo, desde que tengo 15 años, pero tenía siempre tendencia a hacer esto. ¿Sabes?, mi imaginación era fuerte y cada cosa que me imaginaba lo trataba de escribir; pero en papeles que con el tiempo se fueron perdiendo.

¿Autores? Bueno, no me acuerdo de todos. Alcides Arguedas, con su ‘Pueblo Enfermo’, me gustó mucho. A pesar que lo critican, pero leyendo te das cuenta que, algunas cosas, nada cambian. Y he leído muchas cosas: ‘Chaskañawi’, ‘La niña de sus ojos’, ‘Raza de Bronce’, ‘María’. Bueno, ese estilo, unos siete. Luego, algo de boquerón, porque mi abuelo era benemérito, y algo sobre el che, y otras cosas.

En cuanto la primera obra no nacional, la primera que me acuerdo es ‘Marianela’. Cómo lloré con esta obra. Lo leí a mis 16 años, creo me gustó mucho la Nela , así le decían en la novela. Morir por amor, me parecía tan lógico y verdadero. Jajaja. Y otra que me gustó mucho fue ‘Juana de Arco’, me gustó mucho esta obra. Y Gabriel García Márquez, sus novelas son muy buenas. Carlos Cuagtemoc, ‘Juventud en éxtasis’, y otras. Pero éstas las  que me gustaron más.

M: ¿cómo nace tu gusto por la historieta?, ¿cuál es tu historieta favorita?, ¿qué tipo de historieta te gusta más?, ¿cuáles sigues y lees?

R: Bueno, en realidad, antes de ‘Supercholita’, sólo conocía a Patorusito y Condorito. Claro que conocía a Superman, Batman y otros más, pero nunca me llamaron mucho la atención. Más bien quería conseguir la obra ‘Kare Kano’ y ‘Fruits Básquet’, que son mangas. Las conseguí por Internet.

No he leído mucha historieta, la verdad, aparte de las que te dije. En cuanto al tipo que me gusta, la de corte real y romántica, y no sigo ninguna historieta.

M: como una superheroína, la Supercholita se inscribe en el género de Superhéroes, ¿por dónde surge tu deseo de crear una superheroína?

R: Bueno, nunca tuve la idea de hacer un héroe de este género. Cuando pienso en algo, creo que no hay Rambos en la vida. Sí las hay, pero necesitan apoyo, un grupo que los respalde, o algo en qué creer.

M: ¿Sí hay Rambos o no hay?

R: Bueno, no creo, en general, en héroes únicos. Superman, por ejemplo, el único que salva al mundo el único que hace todo. Creo que súper cholita necesitará ayuda, de otros héroes, para pelear y la ayuda de personas normales y de su familia (sin esas fuerzas, las personas, estaríamos perdidos). 

M: Háblanos de la Supercholita , ¿cómo surge la idea?, ¿características?  

R: Bueno, Supercholita surge a partir de un chiste que sigue a otro. El chiste de la comida quemada, luego lo del imperio. Bueno, y esto, a partir de un pedido que nos hicieron, era para un periódico. Que hiciéramos algo popular. Así nace esta heroína. En cuanto a las características, bueno, es un héroe atípico, miente, roba, soborna; pero trata siempre de superarse y hacer el bien. He tratado que todos nos reflejemos en ella, con virtudes y defectos, así es esta heroína. Es como nosotros.

M: Entonces, pensaste que Supercholita sería ‘popular’, ¿por qué un personaje de estas características?, ¿pensaste en otras opciones?, si así fue, ¿cuáles?

No, nunca pensé en eso, la verdad, en hacer un héroe popular, y no tenía otras opciones. Sólo fue una ocurrencia, que se me ocurrió en la calle, esta heroína, que tampoco era heroína, cuando la hice. Después del 4º chiste le  di el calificativo de heroína, y luego hice su presentación: más rápida que la lengua de una suegra, etc.

Yo tenía un pacto con Santos Callisaya, y otra persona, a cambio de ayudarles a vender comic. Ellos ya tenían Soccer boy y Marian, a cambio de ayudarles a vender sus fancines en mi puesto, ellos tenían que hacérmelo, un comic cada uno, con un guión mío. Eso era todo, la verdad, jamás pensé en otra cosa, y esa vez ni siquiera tenía guiones para ellos, y, poco a poco, me metí en el grupo y aparecieron otras personas. Al final, hicimos manga. Pero esas veces, de guionista, no tenía nada. Hacer novelas, era lo que trataba hacer, y sigo intentándolo.   

M: proyectos futuros—ah,  y sueños también valen. ¿Qué vienes preparando para futuras ocasiones?

Bueno, no sé si Súpercholita siga. Por mi dibujante, se ha dedicado a su carrera. Y cuando les pregunto a amigos, si pudieran dibujarla, no se animan; pero espero, a ver si alguien se anima. Ése es el sueño para Súpercholita, le debo mucho, así que trataré que no muera.

Bueno, he hecho muchas historias. Bueno, no muchas, unas siete. Espero que alguien se anime a hacerlas. Pero ahora estoy probando un cuento que he terminado, se llama ‘Noemí la princesa de la luna’. Luego, corregirla según me digan, espero terminarla y que se imprima para diciembre. Luego terminar dos que no tienen final, y tengo que acabarlas, esto se refiera a guiones de comic, por si acaso, y luego acabar la novela. ‘Lizbeth’ es la obra que quiero acabar. Después, estoy por la mitad, es una novela y está a medias.

M: ¿Es Lizbeth la que está a medias?

Así es, Lizbeth está a medias. Sabes, ésta es la obra que más he pensado, y la que más he escrito. Siempre pasa algo con esta obra, se me quema el disco duro, lo formatean. Bueno, cosas así, pero quiero que me recuerden por esta obra, lleva el nombre de mi hija. Pero, quiero que esta novela sea mi obra maestra, creo que me falta experiencia para acabarla y saber muchas cosas. Todavía me falta mucho por aprender.

Y, claro, para el futuro, escribir tres novelas que tengo en la mente. Una es de demonios, que es un poco larga, ‘Dominadores’. Otra es comedia romántica, se llama ‘Por favor amiga’, y una sangrienta, no tiene título, pero es de un grupo de asesinos que puede localizar violadores y van matándolos a todos sin discriminación, al estilo X-Men. Jajaja.

Pero mi sueño, en realidad, es escribir para música. Ser letrista, creo que se llaman así. Me gustaría escribir letra para canciones, sólo letra, porque creo que las palabras son mágicas.

M: Vaya, vaya. Así que tienes un montón de proyectos. Sin embargo, más que realismo, me temo que yo veo muchísima influencia del anime japonés. ¿Qué anime te ha gustado más?, danos algunos ejemplos, títulos favoritos. Mencionaste que coleccionas anime, ¿de qué tamaño es tu colección?

Sí, estoy influenciado por anime japonés. No voy a negarlo, pero yo no creo en algunas cosas que ellos creen, por ejemplo, el destino. No creo en eso, uno hace su destino. Y las que más me gustaron fueron: Kare Kano y Fruits Básquet. En estas dos series, los enemigos son ellos mismos, sus temores sus frustraciones. Tienen gran acogida entre el público, y me gustaría hacer algo así, pero creo que es lo mas difícil de hacer. Y las románticas “Ese día en que nos conocimos”, ”Por favor hermano“.

En cuanto a mi colección, debo tener anime, 2500, doramas (series con personajes reales) unos 100. Películas, no sé, unas 100, supongo, pero colecciono casi de todo. Americanas, tengo nomás con que defenderme, y europeas, es muy poco lo que tengo.  

M: ¿Qué puedes decir respecto a la respuesta del público a Súpercholita?, ¿te sorprendió, te la esperabas?, ¿qué fue lo que más te gustó de tu experiencia con Súpercholita?

R: Al público le gustó mucho y tiene buena aceptación. La verdad me quedé sorprendido con el éxito de esta heroína y no me esperaba esto. Bueno, ya sabes, tenía miedo, lo que me dijeran cuando la presente.

En el 5º encuentro, muchos me dijeron que era bueno; pero a esos tíos no les va gustar ver a una chola que vuela. En contra la voluntad de muchos lo saque, incluso santos estaba muy renuente, y el recuerdo más hermoso que tengo es el 5º encuentro, el primer día tenía miedo de lo que me iban a decir unas chicas, con una dulzura me lo dijeron, ‘mira la super cholis qué bonito y qué tierna’ y miraban y se reían. Después de eso mi miedo desapareció. En cuanto la experiencia de guionista, no sé, nada ha cambiado, me parece, sólo trato de hacer algo que me gusta hacer. Además, entre la novela y guión de comic la diferencia es abismal.    

M: Así que te gustaría escribir letras de canciones, ¿también o principalmente?, ya que, con tantos proyectos, me parece difícil imaginar que no priorices tu trabajo narrativo. ¿Qué tipo de música te gusta?, ¿para qué tipo te gustaría escribir letras?

R: Me gustaría escribir música romántica, y escucho casi toda clase de música, desde latinas, rock, nacionales, de todo un poco  

Bueno, qué te puedo decir, no sé cómo mejorar. Me uní a los comiqueros para mejorar mis historias. Ahora me uní a los escritores de El Alto pero la mayoría no habla de estos temas, no sé por qué en el último encuentro no había taller de guionaje, bueno, mis amigos me dijeron que si quería aprender más debería estudiar literatura y estoy seriamente pensando al año estudiar esto. Estoy buscando maestro, jajaja, tengo tanto por preguntar y aprender. Pero he encontrado a personas que les gusta escribir, y he escuchado sus historias y son muy hermosas y buenas. Escucharlas me gusta, y saber cómo las hacen, y les cuento cómo he creado también.

Supercholita ganó un concurso nacional de mejor manga 'local'. En la feria del libro pude comprar una pequeña historieta de esta heroína, creo que a un precio caro, debido a que hay demanda y no existe mucha oferta, ni modo, problemas de distribución que debemos enfrentar. La historieta tiene el número 1, pero no es la que se ve en las fotografías (Ah, todas esas imágenes pertenecen a sus respectivos dueños, utilizadas sólo con fines de ilustración en una bitácora sin fines de lucro). La historieta es, básicamente, chistes, más algún relato ultra corto. Es divertida, humana. El personaje y sus creadores tienen mucho potencial. Espero que logren encontrar el apoyo que se merecen. Y espero que esta entrevista ayuda también en algo.

Respecto a la bitácora... podrían incluirse en el newsletter, que sólo les notificará con un breve correo que se ha puesto un nuevo artículo en mi bitácora, sólo deben escribir su correo electrónico y después confirmar desde su correo... y eso es todo. Hasta la próxima.


Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article
25 septembre 2008 4 25 /09 /septembre /2008 07:34

Querido público!!! visitantes asiduos, van a disculpar las demoras para subir las entradas, presiones del laburo, con muchas horas extra, che, bueno, desorden personal también. Aquí está el prometido artículo a favor de Potter, se lo merece, no importan lo que digan otros. A mí me importa lo que digo yo, y tengo pruebas para respaldar mi posición. Ustedes juzgarán.

 

            Ya mencioné los principales problemas de la saga de Harry Potter (Principales defectos de Harry Potter), estos fallos están siempre presentes en la obra, la mala construcción de los personajes, las trampas narrativas, donde prácticamente todo es permitido. Ambos son grandes defectos, pero una obra con tanto éxito como la de Harry Potter tiene que tener siquiera méritos equivalentes, o mayores, como para opacar las visibles carencias del trabajo de Rowling. Siquiera. Para facilitar mi exposición de las cualidades de la saga, he divido estos aspectos en cuatro: imaginación, realidad, noción de ritmo y sentido del humor.

 

Imaginación

 

            La riqueza del mundo de Rowling es también la razón de uno de sus defectos, la excesiva variedad de fenómenos permitidos, genera a su vez, una realidad sin reglas. Sin embargo, la creatividad en Harry Potter diría que es el aspecto más fácil de notar como algo positivo dentro de su obra. Es simplemente impresionante. Recuerdo haber platicado antes de que, cuando yo fui a ver la película, no me gustó mucho. Lo que sí se podía rescatar de buenas y primeras, era la increíble imaginación de la autora. A ver, recordemos la primera película, qué novedades nos ofrecía: una escuela de magia, con cuatro casas de características diferentes, un sombrero seleccionador, un semigigante, un banco de gnomos, un centro de compras mágico (Callejón Diagon), búhos carteros, un bosque prohibido, varias materias mágicas, animales fantásticos, etc. Es cierto que muchos de los elementos mencionados, gnomos y unicornios, o la propia idea de magia y los clichés de magos y brujas, no son creaciones de Rowling, lo que no quiere decir que no sea un buen logro el haber reunido a todos esos elementos en un solo paquete. Ante la imaginación de Rowling, con sólo verla, me incliné.

            Entonces llegó la 2ª Película. Era el mismo lugar, el andén con decimales, el tren mágico al colegio, la confiteria con poderes, volvían al colegio de Hogwarts, ¿cuán diferente podía ser? En la segunda película tenemos novedades desde el inicio, el auto volador con el que van a rescatar a Harry Potter, nada menos que un sauce boxeador, una extraña criatura con poderes llamada elfo doméstico (dobby), una araña gigante (en el bosque prohibido, mismo lugar, nuevo elemento), un diario capaz de mostrarte el pasado, una fantasma llorona (nuevo personaje, ya conocíamos la naturaleza de los fantasmas), nuevas pociones (la que les permitió transformarse en los secuaces de Malfoy), y un monstruo oculto en el colegio. Era el mismo lugar, el colegio, los profesores, las clases, el mismo, y, a la vez, era completamente distinto. Al leer el tercer libro, ‘HP y el prisionero de Azkaban’, descubrí que Rowling tenía la capacidad de renovar su mundo hasta el infinito. A pesar de la construcción absurda, yo quedé satisfecho con el 3er libro, con el cuarto ya estaba encantado. Si la capacidad para renovar su propio mundo no es imaginación, y de las magníficas, pues, no sé qué podría serlo.

            Ah, y me olvidaba mencionar el quidditch, no lo mejor que hizo; aunque en las películas se veía muy bien.

 

Realidad

 

            Harry no es un niño que ha pasado toda su vida siendo despreciado por su tío, si tal es su pasado, se trata de un personaje mal construido que no manifiesta ninguno de los problemas que supuestamente debería tener. No es una personalidad construida. Eso es un defecto. La realidad de Harry, su persona, es la de un simple niño de buena familia, y clase acomodada, esa realidad, es muy atractiva. ¿Por qué? Dejando a un lado los defectos de construcción, las aventuras de niños, y mejor aun las divertidas aventuras de niños, al hacer recuerdo de los mejores momentos de esa realidad, pues, nos entretienen. Otro de los aspectos fantásticos de Harry Potter no tienen nada que ver con esa fantasía descabellada, sino, todo lo contrario, con la concreta realidad de ese grupo de amigos.

            La realidad de las relaciones infantiles y adolescentes, están presentes en toda la saga. Como muestra voy a hablar de uno de los mejores momentos. El Baile de Yule, si no me equivoco con el nombre. En el cuarto libro, HP y el cáliz de fuego, durante la visita de los colegios extranjeros se realiza un baile, obviamente, hay una gran expectativa. Todos los problemas que suceden: desde Ginny, la menor, que quiere asistir; Harry y Ron encuentran dificultades para encontrar pareja, acaban improvisando ir con las hermanitas; que el traje de Ron está horrible, y se encuentra muy disgustado por ello; la ansiedad de Harry que deberá iniciar el baile, y su torpeza al hacerlo; la expectativa provocada por el evento, y la decepción de muchos al final del mismo, ¿qué más? No recuerdo los detalles, pero todo lo mencionado no tiene nada que ver con magia, no hay trucos, encatamiento o maldiciones, es puro realidad. Esa realidad, también presente en toda la obra, me parece fantástica. Ya que, no siempre, todo lo mencionado, uno lo ha vivido, o ha visto vivir, por eso la llamo realidad, en vez de fantasía. Ahora, el que eso logre entretenerte tiene que ver con una talentosa noción de ritmo.

 

Noción de ritmo

 

            Una vez más tenemos que hablar de un aspecto del que se podría dar una infinidad de ejemplos. El éxito de la Harry Potter está relacionado con que cada capítulo deja un pedazo, o varios pedazos, pendientes para el próximo, o sea, el lector, debe seguir leyendo, es por esto que niños de 8 a 10 años terminaron de leer los mamotretos de ‘El Calíz de fuego’ o ‘La orden del Fénix’ de un día para otro, quedándose despiertos toda la noche. Lo hicieron porque Rowling tiene la capacidad de tejer su narración invitando al lector a seguir leyendo. Imaginación y una correcta noción de ritmo le permiten construir una obra ágil de principio a fin. A veces, este quiebre, de un capítulo a otro, simplemente hace imposible el abandono de su lectura.

            Cualquiera que deseé puede observar este fenómeno de construcción al analizar cada fin de capítulo y ver qué elementos quedan sin concluir, es interesante hacer eso. Ahora, debido a restricciones de espacio, sólo voy a dar un ejemplo, uno de los que me parecen verdaderamente magistrales.

            En el último libro, el séptimo, ‘HP y las joyas de la muerte’, el hermano de Ron se va a casar. Así que tenemos a la familia reunida en la pequeña casa, tenemos a los invitados que van llegando, muchísimos de ellos conocidos para el lector, sobre el conjunto revolotea los problemas provocados por Lord Voldemort y su grupo, hay tensión en el ambiente; pero es un grupo talentoso el que está en la fiesta, donde Harry se encuentra con Luna Lovegood, entre otros compañeros y amigos, también está ahí Tonks y Lupin. Nos encontramos en un ambiente de fiesta, con la música, los encuentros, las conversaciones, los chismes, los regalos, los parientes, amigos… y, de repente, llega una criatura translúcida, los que han visto la tercera película, o leído los libros, los recordarán, una criatura que parecía estar hecha de humo de plata, un Patronus, lo utilizan para ahuyentar Dementores, protección contra ciertas maldiciones, y también pueden llevar mensajes. A la animada fiesta, el patronus llegó con un mensaje: ‘El ministerio ha caído, cuidado’. Sólo esas palabras, y desapareció, inmediatemente la fiesta entra en caos, llegan los enemigos, y todos escapan como pueden. Fin del capítulo. ¿Alguien podría dejar de leer después de eso? No lo creo.

            El contraste, la sorpresa, obligan al lector a seguid leyendo, no todos los fines de capítulos son tan impresionantes como el mencionado, y no tienen porque serlo, hay una infinidad de buenos momentos.

 

Sentido del humor

 

            Imaginación, realidad, sentido de ritmo. A los que debo añadir un buen sentido del humor. En muchas ocasiones, Rowling sólo se divierte con su mundo, y eso es muy agradable—especialmente en oposición a los momentos cuando quiere ser oscura y sólo logra manejar clichés de maldad—una vez más, por limitaciones de espacio, tiempo, trabajo, sólo voy a mencionar un ejemplo: Harry, Ron y sus papas están caminando por el campamento mágico para el campeonato mundial de Quidditch, el padre está saludando a mucha gente, uno de esos ratos dice: ‘Qué tal Finneas. ¿Todo bien?’, o algo así, después, aclara a los muchachos, ‘Finneas trabaja en el área de experimentación. Hace ya buen tiempo que tiene esos cuernos.’ Es una línea, no me la esperaba, me hizo reír. (Ah, y no es la línea exacta, es como la recuerdo) Así sucedió en muchas ocasiones. ¿Recuerdan?, en el quinto libro, cuando van al hospital nos encontramos con un montón de graciosos absurdos de los posibles accidentes mágicos, y problemas con la magia, que se podrían tener. Un aspecto que a mí me agradó mucho, de la obra de Rowling, es que, ella está dispuesta, a aprovechar cada oportunidad posible para hacerte reír. No siempre con éxito, cierto, pero cuando lo logra, sabe dibujar sonrisas.

 

Todas las imágenes pertenecen a su respectivo dueño. Utilizadas sólo para ilustrar una bitácora sin fines comerciales.

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages