Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
3 septembre 2014 3 03 /09 /septembre /2014 06:28

                Una de mis actividades favoritas, para disfrutar de mi tiempo libre, ha sido jugar DotA, un juego muy antiguo al que me introduje hace no tanto—Creo que va un año. Por limitaciones técnicas de mi computadora (por lo visto, ya llegó la hora de comprar una nueva) debo ir hasta un café-internet para poder jugar. Por suerte, en mi ciudad, no es caro (entre 3 y 2 Bs. la hora). DotA es lo que ahora se llama ‘Multiplayer Online Battle Arena’, algo así como arena de combate en línea para muchos jugadores, básicamente es un escenario en el que un equipo de cinco jugadores se enfrenta a otros cinco. Los jugadores pueden ser de prácticamente cualquier parte del mundo, he jugado con españoles, ingleses, sudamericanos, norteamericanos, asiáticos, rusos y ucranianos, etcétera.

2014-07-21 00001                Debido a que es un juego de equipo es imposible no interactuar, y son muy interesantes las reacciones que se suscitan en medio de la presión, diría que se aprende mucho en este juego, sobre uno, y algo sobre los demás. En mi caso, diría que no soy un mal jugador, me pondría entre ‘solvente’ y ‘bueno’, teniendo en cuenta que en verdad puede haber rendimientos impresionantes. Después de ganar un par de partidos, mi nivel de esfuerzo y cuidado desciende mucho, comienzo a confiarme demasiado y, por supuesto, muero más de lo debido, perjudicando al equipo, ya me pasó varias veces. Hasta cierto punto, el estar ahí, con tus superpoderes, es una lección de humildad, todos los demás también tienen sus fortalezas impresionantes y curiosas debilidades. Así que, no importa cuán poderoso te vuelvas, un movimiento en falso, un exceso de descuido, y estarás esperando volver al juego, ya que, una vez muerto, tardas un tiempo en resucitar. Tiempo suficiente para meditar sobre tus errores. Y tienes que volver a aprender una y otra vez, que no es fácil, que requiere cuidado.

                Me dijeron que por ahí ya hay varios estudios sobre el comportamiento, y la manera de pensar, de los jugadores de DotA, ya saben, de una muestra; aunque creo que eran los de LoL, un juego muy similar. Comprendan bien de qué se trata este asunto: 5 desconocidos deben pelear juntos contra otros 5 desconocidos, a veces puede que haya un par luchando coordinado, y si vas con tus amigos, pues, el sistema te enfrentará con ‘equipos’, o ‘grupos’, puede que de 2 y 3 coordinados, respectivamente, o hasta 5, claro. Y esos grupos deben ganar, así que es una situación de exigencia y presión. Por lo que es una situación muy interesante para observar el comportamiento humano, no solo de uno, que aprendes, sino de otros. (Se debería hacer estudios sobre esto, experimento con un grupo de gente enfrentando a equipos débiles, ver sus reacciones, luego, cambias, equipos más y más fuertes, ver qué pasa, cómo reaccionan; aunque, básicamente, eso es jugar DotA, DolA, Defensa de los Antiguos)

2014-07-21 00003                Una vez, jugando con Death Prophet, una personaje con la que soy bueno, comencé lamentando varias cosas: primero, parecía que mis compañeros no eran muy buenos, así que jugué medio derrotado, hice lo mío, maté, cubrí, etcétera; entonces comienzo a ver que los otros tampoco son buenos, víctimas fáciles, y que alguno de los míos estaban regular, comienzo a animarme, y, de pronto, nosotros perdemos a uno, se desconecta, no puede regresar, y comenzamos a retroceder. Sigo matando, sigo jugando, pero sin mucho ánimo, me huele que vamos a perder, así que no me rajo, somos 4 vs. 5; aunque sean malos, la ventaja numérica se puede hacer sentir. Y, de pronto, pum, uno de ellos se desconecta también, pum, estamos iguales… y hemos hecho mucho daño, y estamos a punto de ganar; pero estoy sin ganas, así que… pudiendo ganar, creyendo que ganábamos, un descuido, me matan y… perdimos. Sí, claro, salvo incrementar un poco mi propia importancia, debido a que es una narrativa resumida, esto es lo que pasó, y es muy interesante que haya pasado así. ¿No creen? Si hubiese peleado con todas las de la ley, ese partido, lo habríamos ganado. Ni modo.

                Es muy interesante ver cómo, cuando vas aniquilando al enemigo, una persona como yo se vuelve un poco descuidada, y la primera muerte es una lección de humildad. Este juego es una maravilla, en un partido estás: ‘aaaaaaaaaaah’, gritando como descocido—en sentido figurado—esquivando maldiciones, ataques y todo lo demás; y en el próximo juego estás ‘ji, ji, ji’, persiguiendo sin piedad y aniquilando gente. Hay algunos que no aguantan la presión, y ni bien comienzan a perder, pues, se retiran, o se acobardan, y se nota—lo he visto con mis propios ojos. Para ponerme de malas, a mí, como la historia previamente relatada, tiene que correr mucha agua. Una vez—asumo que modalidad de menos usados—sólo quedé yo, de todo un equipo de 5. El sistema tiene un problema, y a veces puede cambiar la configuración del tipo de juego que quieres elegir; pero yo no tengo ningún problema en probar algo nuevo (a pesar del año de juego, pues, todavía disto de ser un veterano), el punto es que todo el grupo comenzó a chillar como un grupo de monos. Eligieron sus personajes de mala gana, y la primera muerte ya había revolución. No sé en cuánto tiempo, ¿cinco minutos?, ¿diez minutos?, me encontré jugando solo contra cinco changos bien armados; pero yo estaba de buen humor, así que, solo hice algunos chistes con ellos más. Cuando me mataron, yo me queje: ‘¿Cómo van a matar al único jugador del juego?, y, ahora, ¿qué van a hacer?’, cosas por el estilo. Obviamente no pude aguantar mucho, ni hacer mucho; pero, cuando morí, lo que siempre es ‘gg’ (good game, a pesar de ser inglés es una tradición coreana), fue con saludos a Templar, la personaje, y no sé por qué, a pesar de que me habían arrasado, pues, sonó muy bien. ‘Good game, Templar’, y ‘Gracias por quedarte’, etcétera.

2014-07-30 00001                Pocas veces me he encontrado con gente que reacciona de manera positiva ante la adversidad. Me agrada decir que yo estaba entre los que se animaban a pesar de estar siendo derrotados. En una ocasión, vimos que el enemigo estaba ganando ventaja; pero, también sabíamos que podíamos dar una buena pelea, y todos hicieron lo suyo. Perdimos; pero con muy buena onda, con muchas felicitaciones, y reconociendo que todos habían jugado bien, con muchas víctimas en nuestro conteo, para suavizar un poco nuestra derrota. En cambio, en algunas ocasiones, cuando se comienza a perder, siempre hay alguno que se queja, que pone la mala onda y echa la culpa a otros—y a veces hay los que se quejan cuando no se gana rápido. En una ocasión, el enemigo nos reventó, ocuparon nuestro terreno, y, para ganar el juego, solo debían ‘entrar’ en nuestra base, y eso implica ‘subir’ hasta ella. Son tan solo un par de pasos más, pero en un juego donde el ‘terreno elevado’ te otorga una gran ventaja, entonces, subieron de manera desordenada, pues, y los reventamos en la base, varias veces. No habríamos podido igualarla, pero los matamos, y un montón, y en medio de sus masacres, ganando ellos, nos comienzan a llegar pedidos: ‘Reportar a Kunka’, uno de los personajes, y preguntamos ‘¿por qué?’, y resulta que Kunka, un tipo que lo estaba jugando bien; aunque, arriba se descuidó varias veces, había estado moleste que te moleste por cada error cometido, por cada tropieza, y el grupo ya estaba harto del tipo. Perdimos ese juego, con buena onda, entre halagos y aplausos, ellos ganaron, y, por lo visto, entre mala onda y rencores completamente innecesarios.

                En otra ocasión, me tocó algo así como ese Kunka. Debo reconocer que yo no jugué muy bien en ese partido, hice lo mío, mas no mucho ni muy bien. Me confié, ya que nuestro enemigo no era la gran cosa y teníamos de nuestro lado a una bestia de jugador, que además usaba a uno de los personajes más fuertes e impresionantes, uno de ataque, de aniquilación, Sven. El tipo era insoportable, no sé qué edad tendría, se quejaba y auto halagaba todo el tiempo. ‘Sin mí no son nadie’, ‘No pueden sin mí’, y ese tipo de frases, y tenía razón. Cuando estaba él, en las batallas, arrasábamos, sin él, pues, descuido y muerte. Yo le dije: ‘Buen jugador, mala actitud’, no sé si entendió, porque soltó ‘Tú crees que soy un novato, pero fíjate en mi perfil si quieres, tengo 200 (+) victorias’. ‘Eres buen jugador, yo sólo digo que tienes mala actitud’, fue mi aclaración. Y el juego medio que se empató, porque el enemigo luchó con desesperación, y… y… Sven ganó el juego, subió a la base mientras ellos atacaban, y pum, ganó. Pero qué mala onda.

2014-07-31 00001                He tenido victorias en las que fui la estrella, ya sea como Medusa, Enchantress o algún otro (debido a que no me sucede muy a menudo, con Enchantress tuve un partido en que tuve un puntaje de: 8 víctimas, 0 muertes, y unas 19 colaboraciones… ¡0 muertes! Eso es casi imposible de lograr, porque estuve en medio del combate, matando y ayudando a matar.), pero los mejores juegos son en los que puedes remontar el resultado—también son los peores cuando vas perdiendo, poco a poco, tu ventaja, o el enemigo te gana porque jugaste tan mal, a partir de cierto punto, que tus asesinadas no sirvieron de nada. El nombre que utilizo en el juego es de ‘SupahNoob’, después de me señalaran, gentilmente, que ‘Suppah’ es la ortografía informal de ‘Supper’, cena, no ‘Super’. O sea: Super Novato, ya que ‘novato’ era, y de ese nivel soy todavía en ciertos aspectos (107 héroes, un centenar de objetos, etc. El juego es difícil, y a veces yo no sé muy bien qué hacer, o cómo hacerlo. Soy bueno con pocos héroes, y esos pocos pueden ser contrarrestados, y aceptable con otros más. Un ‘pro’, un profesional, uno bueno, se las sabe, y tiene buen instinto. Yo, pa’ eso, diría que estoy algo viejo; pero todavía no tanto). El punto es que, con ese nombre, al ingresar a un juego, y probando un personaje en la modalidad de ‘menos utilizados’, bueno, me puse uno de los poderes (1 de 4 que tienen los personajes en promedio), y ya comenzó uno a decir: ‘uuuuuh, que ese tipo no debe saber naaada, es un novato, yo no quiero estar con eeeese, es un inútil’. Yo fui tranquilo, sin insultar a pesar de que me habían insultado, preguntando por qué estaba mal el haber elegido ese poder (uno defensivo), y logrando últimos golpes con un personaje con el que no estaba familiarizado. Después de unos pocos golpes de estos, el que me insultaba cambió de tono. En este juego no fui la estrella, de lejos; pero pudo cumplir con mi trabajo, la de ser un bicho duro que golpea fuerte y aguanta los golpes del enemigo, y me gané el apoyo de ‘insultitos’, el tipo que había comenzado el juego insultándome—que manejó un excelente Slardar, dicho sea de paso—. Ese juego me gustó, porque mostré buen temple en una situación, desde el principio, y porque cada que el enemigo nos hacía daño, yo decía: tranquilo insultitos, que les damos, y les dimos. (Después, con ese mismo personaje, me reventaron 2 veces  . Lección de humildad, humildad, humildad que nunca se aprende)

                DolA es un juego interesante porque todo el mundo, tooooodo el mundo, ingresa en él para hacerse al papi, para reventar a todos los demás, y algunos se enojan un montón cuando los revientan a ellos. Mi lección sería: tú no eres el papi, primero demuéstralo, cabeza baja, con cuidado. El problema es que una vez demostrado tu nivel, ¿cómo te sientes? El otro día, con un Razor, destrocé al enemigo. Lo hice tan bien que al final los enemigos me dijeron: gg, Razor. Claro, como era de esperarse, con el recuerdo de la gran victoria, hoy ingresé con un héroe que no conocía bien, que no manejaba bien, y me dieron una lección de humildad; porque los otros tampoco jugaron bien, así que nos pasaron por la cuchilla. Aniquilación. Nunca aprendo. Pero sí voy mejorando en el juego.

                El otro día, sufrí un juego de casi hora y media (en promedio duran 40 minutos como máximo), muy divertido; pero en esos momentos ya no sabes qué cosas utilizar, debido a que tienen sus reglas de acumulación y asociación. Cambié lo que estaba construyendo por otros objetos, y la situación mía mejoró. No estoy diciendo que yo fui el factor importante, simplemente que así ayudé mejor. Porque DolA tiene esa otra lección, que no existe un héroe que tú puedas utilizar que te permita salvarlos a todos, o el equipo hace un buen a aceptable trabajo, donde tú brillas, o el equipo te hunde. Hoy ganamos 4 a 5, y lo hicimos bien, ¿por qué? Porque el equipo que estaba presente trabajó bien, y la estrella de ese equipo fue un Lycan asesino que aniquiló, cada que pudo, a gran parte del enemigo. ¿Podría haberlo hecho solo si nosotros no hubiésemos colaborado efectivamente? No, no es posible, solo puedes ser el héroe si el equipo pudo, de una u otra manera, inclinar la balanza a tu favor.

 

                Una arena de batalla con mil lecciones… y, además, divertida, DotA (DolA), te espera con los brazos abiertos, los tentáculos listos, las mandíbulas jadeantes, las espadas afiladas, las flechas certeras, junto a una infinidad de maldiciones, trampas y obstáculos, si sobrevives por un buen tiempo, felicidades, y, si ganas, pues regresarás.

Créditos: Todos los derechos son de Valve, fotografías extraídas del juego solo para ilustrar. 

No es que haya estado de parranda, pero así pareciera, ¿no? Bueno, las clases me toman su tiempo, pa' preparar, pensar y ejercer, pues. También, como siempre, he estado consumiendo información, y este mundito está dando kilos y kilos de información que me interesa, en todo o en parte, consumir. Hay muchos líos que convocan mis ojos, y el pronóstico, en todos los casos, es muy malo. En verdad, cuando las cosas están mal, cuando nuestras ideas no están bien puestas, todo colapsa, y ese es nuestro tiempo. Sin embargo, ¿qué es lo que ha estado acaparando gran parte de mi tiempo libre? Si no fue escribir, ¿qué fue? Pues, fue esto:


 

¿Les interesa la narrativa?, ¿sus reglas, sus conflictos, su comportamiento? Pues, entonces, espero que sepan inglés porque de eso se tratan mis videos. Si no les interesa, igual, háganme el favor de visitarlos, de presionar sobre el enlace, ¿por qué? Porque no están siendo muy visitados, la verda' sea dicha, y tampoco he tenido la fuerza para publicitarlos como es debido. Editar, a pesar de que sea la edición más simple de la tierra, pues, me toma tiempo, bastante. Y además le tengo que hacer toooda la propaganda posible, pues, un montón de trabajo, ¿no? 

Estos no son videos que van a cobrar vida por si mismos, tal vez a la larga, porque no son suficientemente ágiles e interesantes en sí mismos. Tienen buenos datos, tienen buenos argumentos, valía la pena hacerlos; pero ahora me doy cuenta que yo soy del tipo que en Youtube ha visto un kilo de videos en los que solo se comparte información, y es la calidad de esa información (tantos videos de energía, crisis económica, etc.) la que, a mis ojos, hacía bueno al video. Los videos a los que menciono no son muy populares, serían aburridos para la mayoría de la gente, creo, ya que nunca tenían más de 40 mil visitas, 23 mil, 15 mil en promedio, y solo son gente hablando frente a la cámara con algún que otro gráfico estadístico. Ahora me doy cuenta que si yo deseo hacer algo popular, pues, debo rajarme con el guión, hacerlo muy dinámico, muy gracioso, editarlo de manera sofisticada... pero, el tema sería el mismo, ¿le gustaría a la gente? Ni idea. No sé. Creo que, para lo que podía hacer, están bien. Veremos que tal les va, y, para que les vaya bien, pues, agradezco su colaboración.

Este es el video que me tomó más tiempo editar, terrible, terrible. Bueno, no hay otra manera de aprender que haciendo, dicen. Aprendí mucho, muchísimo. Aquí hablo de la simpleza del 'malos buenos', del mundo simple infantil y el mundo simple adulto, de las películas y obras negativas, que en verdad son una ligereza inmadura en un mundo condescendiente, decadente, cobarde, llorón y egocéntrico por debilidad:

También es el video más largo. Nada menos que 20 minutos. Supongo que muchos lo visitarán (muchos, pensando en un plazo bastante largo), pero ¿será que alguien lo ve todo? 

Bueno, eso ha estado ocupando mi tiempo, en gran parte. Debido a que son temas que ocupan mi mente, diría que mis próximas notas no van a ser muy halagüeñas. Haré todo lo posible para hablar de narrativa, cine, o algo más divertido; pero creo que el público que sigue esta bitácora ya se acostumbró al tono... ah, pero tengo que hablar de ciencia ficción, ha salido publicado uno de mis cuentos en una antología de ciencia ficción boliviana. Sí, creo que llegó la hora de hablar de eso, hasta entonces, saludos, y gracias por el apoyo.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans mimeme
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages