Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
14 février 2011 1 14 /02 /février /2011 09:25

defensa004                El ser humano no vive inmerso en la realidad. Las cosas que nos rodean no son, para los humanos, lo que nosotros vemos y percibimos. Para los seres humanos, la realidad sensorial es sólo una pequeña parte de nuestras vidas—por más que sea una muy importante—. Supongo que ya he hablado de esto antes, por la importancia del tema, no veo por qué no hacerlo otra vez. Nosotros podemos ver un lote vacío e imaginar, diseñar, concebir y construir (no, necesariamente, en este orden), un edificio donde antes no había nada. Pero la imaginación humana está omnipresente en nuestras vidas. No es sólo lo que podemos construir. (Lo que es interesante de ver, ya que la mayor parte de las personas lo dan por sentado) Es lo que ya construimos. Por ejemplo, el dinero. El dinero no es algo ‘real’, ni siquiera el ‘oro’ es ‘dinero real’. El oro es sólo algo universalmente aceptado como dinero y que no es fácil de duplicar (hoy por hoy podemos hacer átomos de oro, claro que con suficiente energía como para, mmm, mejor hacer oooootras cosas), lo que obliga a las personas que utilicen el oro como moneda a ser responsables con sus gastos. Lo interesante del asunto es que si tú llevas un millón de Euros a una isla desierta, tendrían el mismo efecto llevar billetes o su valor en lingotes de oro. O sea, no serviría pa’ nada. ¿De qué sirve el dinero en una isla desierta? Si fuese ‘real’, el dinero se podría utilizar como dinero en cualquier parte, incluyendo una isla desierta. No sucede eso, ya que no es ‘real’, al igual que el idioma, el dinero es una ‘convención’. Dado que nadie, en verdad, inventó el dinero, que es resultado de la necesidad del trueque, se puede decir que su naturaleza, y la de los cerebros humanos, están relacionadas. El ser humano ‘crea’ convenciones, imagina, porque ésa es su naturaleza.

defensa002                El género de la ciencia ficción es uno de los más nuevos ‘modelos’ literarios de creación narrativa. Es la exploración intelectual de los efectos de la tecnología y de otros mundos. ¿Vale la pena este rumbo literario?, ¿es menos que la literatura ‘serie’, aquella más aferrada a la ‘realidad’ que nos rodea? Mi respuesta es que: No. Para nada. En tiempos de colapso cultural, que es la situación del nuestro, no hay ‘género’ o esquema que produzca algo bueno de manera automática. O sea, como no hay modelo a seguir, ni calidad. Si bien la elocuencia de una prosa sí se puede determinar, ésta es una riqueza y posibilidad intrínseca al lenguaje. Es algo así como el cuerpo humano, siempre hubo mujeres hermosas, no es que las egipcias existiesen sólo de perfil, y que las indias tuviesen ocho brazos. Es el cómo se manejaba ‘esa realidad’ lo que se consideraba un ‘canon’, un modelo a seguir. Entonces, el lenguaje tiene una riqueza y naturaleza que no se puede destruir, ni siquiera en un tiempo tan decadente como éste; pero sí se pueden destruir las narrativas que se cuentan. ¿Qué historias cuenta la literatura seria de nuestro tiempo? Historias irrelevantes en su mayoría. Se escribe mucho, se publica mucho. No todo reflejará la decadencia de nuestro tiempo. ¿Pero qué éxito reciente ha conquistado a la gente como ‘Harry Potter’? (texto que posee muchos defectos, pueden leer mi nota: Orco el hermoso enemigo) De la literatura ‘seria’, prefiero no hablar, hay buenos libros, claro; pero más o menos la misma cantidad que en la literatura ‘popular’, donde se encuentra la ciencia ficción (lo interesante del asunto es que no muchos piensan que la literatura seria está llenísima de libros tontos, irrelevantes, banales, etcétera, por lo que no es mejor que la lite’ popular). Entonces, para poder defender algo, me voy a remitir a viejos modelos, ya que los contemporáneos no sirven pa’ na’a.

defensa003                Vayamos a la semilla de occidente, al mundo griego. De este tiempo no sólo nos llegan las maravillosas obras de Esquilo, Sófocles, o el comediante Aristófanes, también nos heredaron la mitología griega, con sus centauros, grifos, sirenas, dioses y titanes. Si bien su mitología proviene de una visión apenas un paso por encima del animismo, el hecho de que sus ‘criaturas fantásticas’ sobrevivan culturalmente hablando, es una lección. ¿De qué sirven esos bichos? En primer lugar lo que estamos buscando es un uso para la imaginación, y por lo tanto para la literatura creativa. ¿Acaso la mitología sirve sólo como fuegos de artificio?, ¿carentes de profundidad? Las criaturas griegas todavía pueden coexistir narrativamente hoy en día porque nos siguen guiando los mismos impulsos: el miedo, el valor. Nos sigue asombrando la idea de un caballo que vuela, porque seguimos siendo humanos, o hablar con las criaturas de la naturaleza, porque sigue muda a nuestro lenguaje, y la naturaleza nos sigue asustando. Cada monstruo, la quimera o la medusa, es un desafío, un enemigo, que seguimos enfrentando. No hemos cambiado. Además, cada criatura tenía un espacio, un humor: los coléricos centauros, los festivos faunos, las embusteras sirenas, etcétera. Siguen siendo cualidades humanas, que podemos ‘aislar’, para propósitos narrativos. Todos los monstruos y criaturas de la Odisea, no están ahí sólo como ‘imaginación’, sino que representan elementos que podemos asociar con objetos concretos de nuestra realidad. Polifemo, el cíclope, con un desafío. Circe, la bruja, con el engaño. La ayuda de los dioses, con la talla moral, ya que ayudan a Ulises por ser un héroe entre los hombre, alguien bueno, noble, valiente, etc., y la buena suerte. No hay nada ahí con lo que un hombre de hoy en día no pueda relacionarse. Y sobre lo que ya existe se puede crear más cosas: como los zombies, la multitud hecha enemigo. ¿Razonan las multitudes? No mucho; aunque todavía más que los zombies.

                Finalmente un ejemplo extremo. “Godzilla”!!!!!!! Dentro del mundo de la ciencia ficción hay cadadefensa001 cosa, cada bicho, y Godzilla es el más grande de todos ellos. Es una criatura absurda. King Kong, de los años veintes, tenía un tamaño de dinosaurio; en cambio, Godzilla tenía el tamaño de un rascacielos, por ponerlo en perspectiva. ¿Qué puede tener de interés real y humano ese tremendo bicho? La respuesta es que ninguno. El bicho en sí no es el asunto, la ciudad, los edificios, la gente, eso es lo que sí existe y la destrucción de todo eso, por un poder mayor al que la gente de la ciudad tenga, ya sea por un maremoto, volcán, derrota militar, es posible, y con eso, con esa posible destrucción es que nosotros nos podemos relacionar humanamente (Además, la primera película es más interesante de lo que podría decirse a primera vista). Desde cierto punto de vista, Godzilla representa un poder de la naturaleza, uno más grande que el nuestro. Tampoco hay que negar que tiene su lado de fuego de artificio, y hay algo que decir al respecto: los fuegos artificiales son ruidosos y espectaculares. Y ahí podemos, una vez más, hablar de Godzilla, “Godzilla”, la producción estadounidense. Los personajes del filme de Roland Emmerich se ocupa tanto del monstruo que eso es lo único bueno del filme, en cambio, pierde toda perspectiva de sus personajes humanos y de la narración que debería mover la película. La historia no es Polifemo, es Ulises, es los problemas de Ulises, la capacidad de Ulises, el deseo, el esfuerzo de Ulises por regresar a su hogar. Si uno se distrae demasiado con los fuegos de artificio, pierde la historia, imagina en vano. Vean ‘La Ilíada’, donde, a pesar de que participan todos los dioses, de uno u otro bando, la historia es de Aquiles, Néstor y Héctor. Entonces, ¿cuál es la moraleja de tanta perorata? Imagina, imagina lo que quieras, que mayor pecado que imaginar demasiado es no imaginar, imagina cualquier contexto, con cualesquiera bichos que quieras, con cualesquiera formas, sin perder nunca de vista que la historia es de Ulises, de Patroclo, y esto no lo podrá superar nunca la literatura, ni tampoco podrá ocultarlo. Viva la imaginación, viva la ciencia ficción.

 

Hola público. Me pregunto cuán repetido es esto? O sea, cuántas veces ya lo he dicho, de una u otra manera? Es que no podía revisar la lista mientras escribía, estaba bajando archivos. He encontrado cada cosa!!!! El punto es que ya todos saben que hay historietas a como de lugar, por ahí. Y películas. De las malas y las buenas. El número de visitantes ha mejorado un poco, sólo un poco, por lo que deberé ponerme más honesto. Ya que cuando uno escribe sobre lo que quiere escribir, y dices lo que quieres decir, tu mensaje, bueno o malo, despierta el interés del público. (Claro, yo soy de la creencia de que soy una 'buena voz', una posición correcta). 

Ah, viva Egipto!!! que logró librarse de su dictador!! bravo!!! y conste que yo escribí la nota cuando él todavía no se había ido. Qué más? Mmm. Lean mi nota en el periódico, que hace referencia a unas cositas que vi por ahí y que están regias. Aquí les deje el enlace: El efecto tutele. Ah, y tutele.com es una buena traducción de youtube. Ah, y una errata, la foto, el fotograma, es de 'Acantilado Rojo', 'Red Cliff', la película. Y pronto estaré hablando de los clásicos chinos... ¿Si?

Preparen sus billeteras que se viene mi próxima novela de ciencia ficción y quiero que todos, porfa, porfa, porfa, porfa, porfa, porfa, la compren (la nota, en el fondo, es una de las ideas que rondaban mi cabeza para la presentación del libro). Y, otra vez, sugiero a los visitantes usuales, que son, ahora, más de 170 por semana, que se inscriban. Por el momento estoy con unas 1500 visitas por mes. No mucho, suficiente. Gracias a todos por el apoyo. Qué bonito el primer cuadro, ¿no? No pude encontrar quién lo había hecho. Saludos a todos, y les daré otro artículo la próxima semana.

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Historias
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages