Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
10 janvier 2009 6 10 /01 /janvier /2009 08:13

            Bueno, recapitulemos un poco. En la primera nota hablé de cómo la matemática ha influido mucho en la economía moderna, de la que la bolsa de valores es sólo un útil e interesante mecanismo. En la segunda, mencioné que el dinero en la bolsa, y el papelito en sí, puede, por sus características, ayudar para el desarrollo de una empresa que nos sirve a todos, el ejemplo utilizado fue Amazon.com. Siquiera he mencionado dos veces que, en condiciones normales, los bienes de la bolsa de valores—según lo mencionado por Alan Greenspan en los años noventa—puede estar sobrevalorada en un 40%, en condiciones normales. Eso. Como es gratis, yo les invitaría a releer los textos, que tan largos no están. Ya veremos de qué tamaño se pone éste.

 

Los templos de Rameses Segundo

 

            Cuando yo era niño decíamos Ramsés, parece que en los años noventa, o finales de los ochenta—quién sabe, por ahí fue antes—un cuate hizo su tesis de egiptología aclarando la posible pronunciación del nombre; aunque, me parece recordar, creo que el asunto es políticamente correcto, intentar pronunciar el nombre de este rey egipcio más aproximadamente a su lengua muerta, que en griego antiguo. Ahora, primero, ¿quién fue este tipo? Rapidito. Rameses fue el más importante de los reyes egipcios de lo que fue el Reino Nuevo, reconocido por muchos como el más brillante de su civilización. Su excepcional longevidad, que llegó a los noventa y pico, y su prolongadísimo reinado, comenzó a ser rey a sus veinte y pico, le permitieron construir templos nuevos y ampliar los ya presentes. Muchos dicen que hizo tantos nuevos templos que arruinó la economía del antiguo Egipto. Yo diría que eso es una gran paparruchada, una más de esas ilusiones matemáticas de la realidad. En un período donde el excedente es grande, tienes más, y cuando ese excedente se ve reducido, ya sea por una sequía u otro tipo de desastre (pérdidas militares, caos interno, etc.), tienes menos. Los numeritos, son sólo una abstracción útil. Lo interesante del asunto, claro está, es que el gobierno de Rameses II pudiese darse el lujo de invertir gran parte de su riqueza, o una descomunal parte, en hacer monumentos egocéntricos y elevar estructuras que, hoy por hoy, nos podrían parecer inútiles por completo. Eran miles de personas las que debían atender sus centros de adoración, imaginen lo que era construir cada uno de ellos, el tallado, la comida para los artesanos, vestimenta para los sacerdotes, pigmentos para la pintura, etc. ¿Es que no podía ser un poquito más racional con su riqueza, peguntarán algunos—ésa, se podría decir, es la velada observación que se encuentra tras la crítica mencionada, que es una paparruchada?

            La economía NO ES RACIONAL, NUNCA SERÁ RACIONAL, NO DEBE SER RACIONAL. Buscar una economía racional sería una BRUTAL AGRESIÓN AL SER HUMANO. Así, facilito, clarito. La economía ha sido un festival de tonterías desde la noche de los tiempos, un disparate absoluto, una mona posando de Marylin Monroe, un edificio al que sólo se puede entrar por arriba, un Evo Morales en la presidencia de Bolivia, en fin, un absurdo total y absoluto. La economía NO es más, no puede ser más, y es por eso que podemos convivir con ella. La economía siempre fue, pa’ concluir, templos, muchos templos de Rameses. Si no me creen, hagamos una rápida visualización de la economía contemporánea.

Primero hay que definir cuál sería el comportamiento racional, hagamos dos distinciones, lo que necesito, lo que es mejor para mí. Un comportamiento racional total sería comprar sólo lo que necesitas, o sea: comida, ropa, techo, por reducir la cosa y no entrar en detalles, tres aspectos de los que podrías comprar lo más barato, lo más simple. Listo, y lo mismo pa’ todos los seres humanos (o sea, estamos simplificando, ya que la verdad, es que eso, ni llorando sería suficiente, pues, eso es lo que quiero mostrarles). Esa es la primera noción de ‘racionalidad’. La segunda es más plausible—igual sigue siendo incompleta e irreal—que el consumidor (tú, yo, tú prima, etcétera) piensa de manera racional y evita lo que le hace daño, optando, entre las ofertas del mercado por lo que es, para su consumo, la mejor opción. Esta segunda noción de racional es muchísimo menos racional y más factible/posible/real. Pero simplifica demasiado y olvida que casi todo en el ser humano es subjetivo y, por lo tanto, caprichoso. Igual, apliquemos el rasero de racionalidad económica haciendo uso de ambos, con ciertas tolerancias, entonces, toda la economía, donde no se aplique ni un poco de uno u otro criterio, pues, será parte de ese diminuto monstruo (debería serlo, ¿no?) llamado economía irracional, absurda, templos de Rameses.

            Una de las mayores industrias del planeta es la militar. Por fortuna, fuera de África, y el medio Oriente, todas esas armas que son compradas y consumidas no están siendo utilizadas. En otras palabras, ‘una de las mayores industrias del planeta produce cosas que no son usadas, salvo para juegos, pero sí son consumidas, y en grandes cantidades’. ¿Es eso parte un esquema racional? Muchos dirán que es mejor estar preparados, que se debe estar listo. ¿Para qué?, ¿para que Polonia invada Alemania?, ¿para que Suiza ataque Italia o viceversa? Sabemos que eso no va a pasar, es racional. Incluso si Rusia fuese una amenaza, y no lo es por su débil economía, las señales para una agresión posible a la Europa del Este se vería a leguas. Desde un punto de vista racional, los ejércitos en funcionamiento del planeta, con muy pocas excepciones, son un exceso absurdo e irracional. En billetitos, el total de los gastos militares (compra de cositas pa’ juegos de guerra) es de casi 1.3 trillones de US$, ahora, los presupuestos militares del mundo entero, son más dinero. Mucho más. Digamos que algo de este monto de dinero es excusable, pero no lo es todo.

            Ahora, todos sabemos que las drogas ilegales hacen daño—son malas porque son muy buenas, te gustan pero te hacen muchísimo daño fisiológico, y eso lo sabe el ‘racional’ usuario que escoge hacerse daño—entonces, su consumo no podría ser calificado de racional. ¿Saben a cuántos billetitos haciende esta industria irracional? Sólo marihuana, en los EE.UU., 18 mil millones de US$. Pero recuerden que los números contables de esta industria, eh, no son muy confiables, ya saben, no es que no quieran pagar impuestos, es que son, pues, ilegales! De acuerdo a varios análisis económicos, las drogas vendrían a ser la tercera industria del mundo, después del petróleo y las armas. Dice. No olviden que, si es irracional su consumo, también se hace irracional su producción, su transporte, y esto, a su vez, generaría ecos de economía racional. El camellero que transporta opio necesita comer, su consumo de comida es racional, pero la razón que le permite comer, no. Así, se multiplicaría la base irracional de la economía racional.

            ¿Es racional el consumo de tabaco y alcohol?

            ¿Hay alguna razón por la que tú o yo tengamos que ver a otras personas haciendo deporte para entretenernos y aceptar que forman parte de una historia completamente caprichosa llamados ‘campeonatos’?, ¿saben que el dinero producido por las muchas competencias deportivas haciende a decenas de miles de millones de US$ sólo en los EE.UU.?, ¿es racional nuestra descomunal inversión en la exploración espacial—y por esto no me refiero a los millones de la NASA, sino a los millones que se gastan en documentales, juguetes, libros, museos, relacionados con los muchos millones de la NASA—a cambio de los resultados que obtenemos? Pero, yo comencé hablando de Templos de Rameses, y lo hice por una razón, que esos templos, hoy por hoy, sólo son ruinas inútiles (inútiles racionalmente, yo las encuentro una pinturita de bonitas, especialmente sus reconstrucciones, claro está, inspiran, agradan a la vista, nos benefician irracionalmente, que es como es la vida), porque esos dioses, que tanto dinero demandaron, en su cuidado, en su construcción, pintado, decorado, etcétera, hoy en día no tienen más que cuatro acólitos loquitos que los adoran para sentirse parte de algo especial. No había dioses en ese tiempo, no lo hay ahora… y, ¿cuántos templos creen que hay hoy en funcionamiento?, ¿cuántas iglesias?, ¿cuántos miles de millones de US$ se donan, se recaudan, para tal o cual movimiento religioso o cuasi religioso? La gente viaja por motivos religiosos, la gente se casa con el protocolo religioso, hay curas, radios, canales de televisión, que funcionan con ese dinero. ¿A cuánto asciende el monto de dinero directo en templos y sus funcionarios, y cuánto es el eco económico de su existencia?

            Finalmente, ¿es racional consumir juguetes y productos de ‘Power Rangers’? Hablamos de una industria valorada en 5 mil millones de US$, casi el valor de TODO lo producido en Bolivia.

            Eso, y eso, y lo otro, y mucho más. La economía mundial es absolutamente irracional, porque irracional es la naturaleza humana. Esa economía irracional es la solución de nuestros problemas, comprenderla, trabajar junto a ella, guiarnos lo mejor que podemos es cómo debemos enfrentar este asunto. La economía humana siempre será muchos y variados templos de Rameses, que, en buen estado, están relindos y son un agradable pretexto pa’ fiestas y creación de belleza. La economía racional, en su mejor definición, no se diferencia de economía animal, y aunque animalitos es lo que somos, debemos respetar y asumir como una verdad absoluta nuestra particular naturaleza animal, bañada por la cultura y el capricho propiamente humanos.

 

Sueños hechos realidad – La crisis hipotecaria

 

            Dinero = abstracción. Bolsa de valores = compra y venta de abstracciones en base a su valor subjetivo. Economía mundial = caprichoso caos de los consumidores, individuales y colectivos.

            ¿Les gustaría tener una máquina generadora de dinero? Si la respuesta es sí, pues, tarde o temprano, de tener esa máquina, tu dinero no valdría nada. Algo así paso en los EE.UU. el año pasado. El 2008, la bolsa de valores perdió alrededor de 12 trillones de US$, en su sentido anglosajón, de 13 mil puntos del DOW, en la Bolsa de Nueva York, ahora sólo tiene 8 mil, o sea, cinco mil puntos menos, que, de acuerdo a ciertos informes vendría a ser la cifra mencionada. Esto, hay que aclarar, no quiere decir que hayan, en verdad, desaparecido de la economía 12 trillones. Desconozco la relación de dólar en bolsa, versus dólar dentro de la economía real. ¿Desaparece todo? Creo que es un poco más complicado. Pero, sólo tiene que desaparecer el 80% para que se hayan perdido 9 trillones de US$. ¿Por qué?, ¿cómo, qué sucedió?, ¿qué provocó la crisis financiera del año pasado?

            No voy a pretender que he investigado el tema a fondo, me refugio en la opinión de otros, que, se supone, son expertos en el tema. Al menos, tienen un montón de argumentos  información que corroboran sus palabras. Les recomiendo ver el video ‘Burning down the house – What caused our economic crisis?’ en Youtube, hay siquiera tres versiones del mismo ahí. De mi propia cosecha recomiendo releer ‘El capitalismo es perfecto’ y ‘Un trillón hechos humo’ (este último, sin manejar datos completos, es correcto en su exploración inicial del fenómeno de la crisis hipotecaria).

            Veamos, el nudo del asunto es que en 1995 una iniciativa burocrática, obligó a los bancos a otorgar más préstamos para las personas con bajos recursos para que compren casa. En otras palabras, en el centro del huracán se encuentra una decisión del ‘Estado’. Lo que se hacía, al otorgar dinero a esas personas era introducir capital artificialmente en la economía. O sea, más papelitos, más abstracciones. El problema es que la introducción se hacía en un sector específico, el de bienes raíces. Este sector se caracteriza por su estabilidad, no por dar dinero. Es una buena inversión porque no pierde su valor, en condiciones normales de oferta y demanda. Lo que el Estado había hecho, al introducir esos prestamos obligatorios, fue desestabilizar un sector, no porque le restara valor, si no porque le daba valor por encima de lo que sería su precio en mercado. A medida que los prestamistas de bajos recursos invadían el mercado de bienes raíces, más se ganaba en el mismo. Dense cuenta que aquí tenemos un efecto domino.

            Una persona que no puede comprarse casa, adquiere un préstamo, introduce ese dinero artificial (billetitos) en la economía. Esto hace que las casas suban un poco su precio, digamos que las muy baratas, pero la cadena sigue, repentinamente hay un montón de gente que, prestándose dinero, con el precio de su casa, podrían adquirir una casa barata, en vez de muy barata. Entonces, por el lado del banco TODO está bien, ya que las garantías otorgadas, incluso en el peor de los casos, suben de valor. De acuerdo a lo analizado, dicen que a partir de 1995 las casas comenzaron a subir de precio por encima de la devaluación, antes, la regla decía que estas simplemente subían en equivalencia a la devaluación del dinero.

            Recuerden que en el mundo hay millones y millones de billetitos buscando dónde ser invertidos. La bolsa es demasiado atractiva para estos chiquitos, por lo que tardaron en reaccionar a lo que estaba aconteciendo en el mercado de Bienes Raíces. Veamos el peligroso cóctel que se conformaba, los bancos ganaban dinero con los prestamos, los precios de las casas crecían para beneficio de muchos, incluyendo los dueños de casa que podían prestar más dinero con su propiedad como respaldo (lean ‘Un trillón hechos humo’), y los políticos podían, a través del Estado, seguir financiando la introducción de Capital (billetitos) al mercado de Bienes Raíces, disque para ayudar a las personas de bajos recursos a adquirir casa. Las condiciones estaban dadas para la corrupción—te paso unos billetitos y me ayudas—, para que el estado siga metiendo plata, que no beneficiaba a los que supuestamente debía beneficiar, ya que las casas seguían subiendo de precio, haciéndola, precisamente, más difícil de acceder para las familias de bajos recursos. También interviene que se podía ganar dinero con esto, y que millones de US$ estaban dispuestos a ser introducidos en cualquier lado, para que ganen plata—¿por qué no ponerlos en el banco?, ¿acaso no habían garantías de que les iba a ir bien?

            Freddie Mac y Fannie Mae acabaron respaldando alrededor de 5 trillones de US$. Ambas son empresas estatales en gran medida, supervisadas por políticos. De acuerdo a ciertos reportes, en un momento dado, ambas empresas estaban garantizando dinero por 150 veces por encima del valor real de la empresa. Ninguna empresa privada podría hacer eso, ninguna lo haría. Con ese dinero artificial, introducido al mercado de bienes raíces, todos comenzaron a comprar y vender, ganando dinero, los bancos se interesaron más y más por adquirir y negociar las hipotecas llamadas Subprime (hipotecas de alto riesgo), entre muchas otras. Y es que la introducción artificial de dinero ya había provocado un efecto dominó hasta las más altas esferas del mercado de bienes raíces. Veamos: suben las casas de precio muy bajo, la gente puede prestarse plata del banco con su casa como respaldo, y comprarse otra mejor, así, hasta llegar a las casas pa’ gente rica. Por el otro lado, estoy haciendo mucho dinero prestando dinero para casas, entonces, que tal si el otro banco hace lo mismo, y sus clientes, todos contentos. Y qué tal si vendo las hipotecas, etc. Como yo les dije, hace ya tiempo, yo ya leí un artículo sobre la burbuja de los bienes raíces allá por el 2006 o tal vez antes. Se veía venir.

            La especulación en los bienes raíces se había convertido, una vez más, en una de esas maravillas que todos buscamos: un generador de billetitos, el resultado se veía llegar desde el principio del camino, tarde o temprano, el dólar comenzó a caer en picado; pero su caída no era nada, comparable a lo que estaba sucediendo con el precio de las casitas, y todos los banquitos que estaban colapsando por querer ganar billetitos con sueños, claro, ahora llegaba el momento de confrontar a la realidad, y puf, el precio de ciertas empresas de varios miles de millones se redujo a sólo un par de cientos de millones, vean lo que sucedió con Bear Stearns. El efecto cascada, consumidores que se prestaron mucho que consumieron mucho otorgando a muchos el pan de cada día, de pronto, cayó. Las casas, el dólar, cayeron primero, junto a los bancos. Les invito a revisar los detalles, hay mucho para leer en la Internet. También, todos hemos visto las noticias, sabemos qué sucede. Está todo ahí, y, en el centro del huracán, están FREDDIE MAC Y FANNIE MAE. ¿Saben de dónde vienen sus nombres? Freddie Mac es Federal Home Loan Mortgage Corporation (Corporación Federal de Prestamos Hipotecarios, énfasis en ‘federal’), empresa impulsada por el estado. Fannie Mae es Federal National Mortgage Association (Asociación Hipotecaria Federal Nacional), también de origen y respaldo estatal. Ambas son supervisadas por el Congreso de los EE.UU. Obvio, no olvidar que la crisis no habría llegado a ser tan grave si todos no habría colaborado con su granito de arena, hasta generar la avalancha actual. Me uno al coro de voces que pide que no se haga lo que se hizo, respaldar a bancos y demás, eso habría obligado a fusiones y una situación económica muy, muy, problemática; pero, después de llegar al fondo, pues, habría comenzado la recuperación. Esto habría sido imposible de aplicar en la realidad, el costo político habría sido incosteable. La gente desesperada, no hace muy buenos ciudadanos seguidores de la ley.

            Detalles, en la red, en todas partes.

            ¿Hay algo más que decir al respecto? En un artículo, un tipo habló de cómo había tantos culpables para la actual crisis financiera, recuerden que ésta viene a tan sólo una década de la burbuja de las punto com, y que uno de esos culpables podrían ser los asiáticos, que religiosamente ahorran su dinero para jubilarse, y ese capital está ahí, disponible para la Bolsa de valores, o el mercado hipotecario especulativo. Y ahí vuelvo a dar el número ‘40%’ de sobreprecio en condiciones normales. O sea, la economía del primer mundo es tan eficiente que NO sabe qué hacer con su DINERO. Ya que, hoy por hoy, hay más dinero en la bolsa, en condiciones normales, que el valor de las empresas ahí presentes. Ahora, volvamos al datito del monto de dinero perdido por la bolsa de valores el año pasado: alrededor de 12 trillones de US$, es dinero fugado de la bolsa, más que perdido; pero, a ojo, con sólo 6 trillones de US$, o sea, la mitad de lo perdido, se podrían resolver gran parte de todos los problemas del 3er mundo. Carreteras, hospitales, colegios, y, sólo con los intereses, sostenibilidad económica, esto, más el efecto multiplicador, pum, hechos y resueltos. Recuerden que ese monto de dinero, ese capital por encima del precio de la empresa, es DINERO que no sabe a DÓNDE ir para ganar dinero. Si miras bien dónde pones el dinero, éste te da más, las economías del primer mundo con sus crisis de exceso de plata en el lugar equivocado, son PRUEBA de que es así. El crecimiento mundial es prueba de eso. Entonces, todo ese capital podría venir a generar riqueza aquí, ¿no? Claro que sí, y podríamos resolver todos nuestros problemas, entonces, ¿qué es lo que sucede? Pues, que los del tercer mundo somos demasiado estúpidos y mezquinos, y no estamos dispuestos a hacer lo único que nos ayudaría a resolver nuestros problemas: generar condiciones benignas para el desarrollo del capital interno y externo, ¿qué es esto? Estabilidad, transparencia jurídica, honestidad y voluntad de trabajo.

            También esto se debería concluir en base a la actual crisis financiera.

Ya saben, todas las imágenes pertenecen a sus respectivos dueños. Esta bitácora no tiene fines de lucro. 

Partager cet article

Repost 0
Published by Rodrigo Antezana Patton - dans Problemas
commenter cet article

commentaires

Recherche

Archives

Articles Récents

Pages